Friday, October 19, 2007

CENSURAN LIBRO

En un gesto propio de una sociedad retrógrada, medieval y represiva, la administradora de una librería local ha censurado el libro, Para tenerlos bajo llave, del escritor Carlos Carrillo, conminándolo a retirar los ejemplares del libro mencionado por tratarse un una literatura “satánica, pornográfica y pedófila”, según sus propias palabras.

54 Comments:

Anonymous Anonymous said...

o tal vez por tratarse de una literatura de mierda ?

October 19, 2007  
Anonymous Anonymous said...

No a la censura.

October 19, 2007  
Anonymous Anonymous said...

la única virtud literaria de ese libro es que ha sido censurado. En 10 años no se sabrá ni el nombre de ese señor. En cambio la obra de un Gabriel Ruiz-Ortega o de un Ezio Neyra es sempiterna. Envidiosos!!

October 19, 2007  
Blogger TEE said...

¿qué libreria?

October 19, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Sólo los ricos y famosos creen tener...
LICENCIA PARA INSULTAR
Escribe: Dante Castro Arrasco

En la sesión de incorporación de Mario Vargas Llosa a la Academia Peruana de la Lengua, del 24 de agosto de 1977, el reciente "incorporado" presentó un discurso extenso, no de su propia obra, no de su línea narrativa o política, sino sobre José María Arguedas. Ese discurso se intituló: "José María Arguedas entre sapos y halcones". La campaña de cuestionamiento a la verosimilitud de la obra de Arguedas ha pasado desde entonces por diferentes etapas de agudización, explicitándose mejor en "El pez en el agua" (1993) hasta alcanzar su climax enfermizo con "La utopía arcaica" (1996).

En las páginas 344 a 346 de "El pez en el agua", los lectores pueden verificar el odio de Varguitas contra la literatura telúrica, 'de la tierra', indigenista, andina, popular o comprometida. El clan Vargas Llosa odia, isulta, ridiculiza y desmerece públicamente todo aquello que se opone a la prédica neoliberal en las letras y en otras disciplinas del saber. Tienen "licencia para insultar" porque quienes les contesten carcen del nivel necesario para compararse con ellos o presuntamente obran movidos por la envidia, el afan de protagonismo u otras bajezas morales.

Papá Varguitas acepta sus iras nada sanctas:


"En la reseña, algo feroz, no me contenté con criticar al libro, sino deslicé frases durísimas contra los escritores peruanos en general, los telúricos, indigenistas, regionalistas y costumbristas..." (El pez en el agua, pág.404)

Y el mismo "papi riqui" insulta y ridiculiza a cuanto poeta o escritor le haya salido al paso para atajar sus arbitrarios juicios a la literatura peruana:

"...el poeta Francisco Bendezú, gran promotor de la huachafería en la literatura y en la vida..." (ob.cit. p.404)

Y así como ésas, hay muchas más que podríamos citar. Haríamos un libro de agravios vargasllosistas, queridísimos sobones del famoso escribidor. Bryce, Thais, Ampuero, Cisneros, etc., son magisters y doctores del agravio zahiriente. La derecha no sólo insulta, sino que agrede, mata, desaparece, tortura y viola, como los presidentes más admirados por Varguitas en 1977: Pinochet y Videla. Sabemos de sobra que en los 80 se rectificó farisaicamente de estos juicios, enjuagándose la boca con la palabra democracia.

No me parece justa la ley del embudo. El jarjacha Alvarito se atreve a insultar mundialmente a los izquierdistas en general, a los populistas-paternalistas-estatistas sin distinción de etiquetas partidarias, con un libraco hecho a seis manos, nada menos que en complicidad de Plinio Apuleyo Mendoza y el agente de la CIA Carlos Alberto Montaner: EL PERFECTO IDIOTA LATINOAMERICANO. Este libelo vio la luz en épocas favorables al discurso de Fukuyama, de la muerte de la historia, del fracaso de las ideologías, del arrasamiento de los derechos laborales y sociales, etc. Los IDIOTAS son aquellos que persisten en frenar las ruedas del avance arrollador del capitalismo con discursos populistas, con castrismo ayer ...y sería con chavismo ahora. O sea, querido lector de izquierda, nos rotulan IDIOTAS y deberíamos hacer lo mismo que el chinito cuando le volaron su casa: mirar y tragar saliva.

Pero los perfectos IMBÉCILES no se parecen a nosotros los IDIOTAS populistas-estatistas-socialistas-comunistas. Por lo menos a los idiotas que persistimos en la rebelión de los oprimidos nos han dedicado un libro (malísimo). Un perfecto IMBÉCIL es aquel que justifica los crímenes de los de arriba y denosta la rebelión de los de abajo. Otro IMBÉCIL de mejor catadura es aquel que dice. "no vamos a caer en el mismo juego porque insultar a los grandes, es malo". El IMBÉCIL tiene su más remoto antepasado en FELIPILLO y por más que reclame su orígen popular y hasta progresista, se parecerá siempre a su otro antecesor: PUMACAHUA cuando combatía a Túpac Amaru II en nombre de la cordura y el sano equilibrio o convivencia pacífica con los colonizadores.

¿Donde estaban los perfectos IMBÉCILES cuando los escritores vargasllosistas parodiaban a los narradores andinos recomendándoles que se pusieran las polleras de Dina Páucar?... No desmerezco la significación cultural de una cantante del pueblo, sino que demando que no sea ridiculizada para ridiculizar a su vez a otros artistas. La comparación, hecha por Ampuero y Thais, es un insulto para la cantante como para los escritores aludidos.

¿Dónde se escondieron, PERFECTOS IMBÉCILES, cuando el miraflorino Antonio Cisneros llamó llorón y melancólico a César Vallejo, diciendo que su poesía debería servir para música chicha?

Los hoy defensores de la honorabilidad de Álvaro Vargas Llosa callaron a todas voces o susurraron cobardemente sus rencores cuando se insultaba o ridiculizaba a los poetas, escritores, dramaturgos, cantantes, y artistas de nuestro pueblo. Creen que sólo los de arriba tienen derecho a patear, herir, aporrear a los de abajo. Estos defensores serviles y rastreros, no saben más que gimotear por la honorabilidad de los opresores y así también descalificarán mañana o más tarde el derecho a rebelarse de los pobres, de los que fueron representados por Mariátegui, Vallejo y Arguedas.

No se trata de que el buen gusto de los "sensibles y moderados" haya sido herido por mis palabras. Se trata de poner en cuestión a quién lo dice, (la clásica interrogante: ¿y éste quién se cree?), porque si viene el insulto de arriba, no lo criticarán: lo celebrarán como una 'genial ocurrencia'. Otros de "aquisito" nomás aprovecharán su hipócrita "llamado a la decencia" para enmascarar rencores personales guardados, olvidándose cuál es la contradicción principal y cuál es el aspecto principal de la contradicción.

¿Se han preguntado acaso si el incesto aludido es de índole cultural? Eso fue lo que debatimos en el congreso de escritores en Madrid y lo hemos vuelto a poner sobre el tapete en el encuentro de escritores de Huanchaco, anteayer, octubre de 2007. Y si por casualidad tiene consonancia con sus anomalías mentales.. bueno pues...

Quien insulta periódicamente a Vallejo, a Mariátegui, a Arguedas, no merece mi humilde respeto, mi insignificante reconocimiento, mi microscópica tolerancia. Les devuelvo la cortesía en nombre de grandes prohombres de nuestra historia que no les pueden responder. Denostarlos es tan fácil como manchar el monumento "El ojo que llora" o como ofender por internet, a la distancia o desde la ventanilla de una combi en plena marcha.

No es preocupante el ataque de los felipillos. Es bueno que nos ataquen. Era, de antemano, un riesgo previsible dada nuestra inisgnificancia frente a Vargas Llosa. Asumiremos los riesgos de esta polémica por un medio tan impersonal como internet, aplicando dialécticamente la máxima de un gran revolucionario:

"Sostengo que para nosotros es malo si una persona, partido, ejército o escuela no es atacado por el enemigo, porque eso significa que ha descendido al mismo nivel del enemigo. Es bueno si el enemigo nos ataca, porque eso prueba que hemos deslindado campos con él. Y mejor aún si el enemigo nos ataca con furia y nos pinta de negro y carentes de toda virtud, porque eso demuestra que no sólo hemos deslindado los campos con él, sino que hemos alcanzado notables éxitos en nuestro trabajo"
(Mao Tse Tung)

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

la casa verde, Tee

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

¡¿donde lo puedo comprar dintilakos!?, por que parece que tambien lo acaban de retirar del virrey, por que no les creo que se les haya acabado, ayer fui y me estuvieron peloteando.

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

tampoco hay en Crisol , aunque alguien me dijo que nunca lo tuvieron.

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

claro, ninguna librería querrá comprar un libro malísimo de un don nadie y, pa concha, diseñado con pésimo gusto. no pasa nada con ese gordito, escribe igualito que su editor. vayan a vender su huevada a quilca

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

a max palacete no le da bola ninguna librería. Y en cuanto al libro... habrá que leerlo. Pero la portada es de pésimo gusto. POF!

October 20, 2007  
Anonymous La tía de La Casa Verde said...

Hijos! No jodan. El hecho de que yo tenga una librería no quiere decir que venga este mocoso atorrante a querer meter libros de Yesabella o Mario Poggi.
Por favor, las librerías nos reservamos el derecho de admisión, y vamos a firmar y mandar una carta a los medios para protestar contra las atrocidades que Makcito nos quiere hacer.
La tía de La Casa Verde

October 20, 2007  
Anonymous Librero de la Green House said...

Señores:
¿Cómo vamos a aceptar un libro artesanal que se despega, con tinta corrida, que parece una burda copia pirata?

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

cual es la diferencia? quien iba a comprar ese librito? no jodan pues dintilakos

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Dense una vuelta por Contracultura, en la Av. Larco.

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

No caer en la falacia faveroniana que iguala causa moral con buena literatura -cuando le conviene, porque vaya a saber por qué no censura todas las alusiones pedófilas de Castañeda y el esperma de delfin. Se debe luchar porque no censuren a nadie, aunque ese alguien sera un idiota. Ello no hace del idiota un ser digno de elogio; se defienden sus derechos, no se concuerda o exalta su modo de ser.

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

BIZARRO EDICIONES CORAZON!!! VIVA MAX PALACIOS!!!!

October 20, 2007  
Anonymous Anonymous said...

LOPUEDEN ENCONTRA EN "CONTRACULTURA", LARCO 986 creo, pasando 28 de julio, en miraflowers. Firme causita,pa q te saqes el calvo!

October 21, 2007  
Anonymous Anonymous said...

A CONTRACULTURA ¡NO VAYAN!, YA CIRCULA UNA EDICION PIRATA POR QUILCA

October 22, 2007  
Anonymous Anonymous said...

max palacios, ya es hora de decirlo, estafa a sus editados. sus libros no se encuentran en ninguna librería porque este seudoeditor se ha peleado con todos los dueños, así no se puede hacer empresa. lo que ha pasado con el notable narrador carrillo que sirva de lección, los libros que edita ese señor nadie los quiere porque son feos y de pésima calidad, vayan a publicar a una editora seria, mesa redonda, estruendomudo, solar, matalamanga, hay tantas y con tan buen gusto!!

October 22, 2007  
Anonymous MAXITO PALACIOS said...

ya se kien eres baboso. Ruega para no cruzarme contigo. Yo soy el HE -Man de Trilce. Ya verás imbecil.

October 22, 2007  
Anonymous Anonymous said...

obvio, pe, varón: si el mismo maxito fue a vender sus libritos a las librerías de miraflores, está cagado. con ese cacharro... ala... igualito que el cholito avilés al que lo botaron de la Sede

October 22, 2007  
Anonymous El datero de Somos said...

"La ociosidad es la madre de todos los vicios. Y la ignorancia es soberbia (y estúpida)". Así comienza su última columna en La República mi siempre estimada Rocío Silva Santisteban.

ESTO DICE FAVERÓN EN SU ÚLTIMO POST. HIPÓCRITA Y CACHACIENTO ERES, MARRANO. YO TE HE ESCUCHADO RAJANDO DE LO OCIOSA QUE ERA LA TÍA ROCHI SILVA EN SOMOS CUANDO TRABAJABA BAJO TU MANDO Y TE DICTABA AL TELÉFONO RESEÑAS DE LIBROS QUE NO HABÍA LEIDO PORQUE NI PASABA A RECOGERLOS AL MERCIOCO

October 22, 2007  
Anonymous Anonymous said...

el indecopi no da pie en bola. primero sancionan a nicolás yerovi por plagiar su propia obra (solamente en perú). luego, desestiman la denuncia de herbert morote contra alfredo bryce echenique por un plagio cometido en un artículo publicado en el comercio. claro, el peritaje fue realizado por julio ortega, el mismo que antes se había pronunciado sobre los otros plagios de bryce, aduciendo que había un carácter transgresor, lo cual fue luego ridiculizado por fernando vivas (mucho mejor explicado en el útero de marita).


el joker, por brian bolland

ahora bien, en uno de esos felices descubrimientos en la blogósfera, encuentro esto. del libro "doce cartas a dos amigos" (editado este año del señor), ¡bryce reconoce los plagios y el leiv motif!

del blog malasangre (los énfasis son míos):

- En su primera carta, El Nóbel y otras historias, ABE dice que "hay que ser generoso a la hora de dar. Pero también hay que saber ser generoso para recibir. La frase es mía, queridísimos Maruja y Ramón, o sea que pueden incluirla en el título de Carnets en que recojo frases, mías o ajenas, con las que resulto inteligentísimo y tan culto como penetrante cuando me aburro en una reunión. And that is all, folks." (p.17)

- En la sexta carta, Huyendo de Madrid, ABE hace un descubrimiento. "Seguiré con mis cartas de Puerto Rico, a veces un poco aturdido por el ruido del coquí que se me ha meido en la máquina. Tal vez por ello nunca les cuento la misma historia de la misma manera. ¿Quiere decir eso que miento? En todo caso, añado estas palabras de Graham Greene: 'la verdad jamás le ha valido de nada al ser humano. La búsqueda de la verdad es cosa de filósofos y matemáticos. En las relaciones humanas, la bondad y las mentiras valen lo que mil verdades juntas." (p.52)

- En la quinta crónica de la segunda sección del libro, Casi entra la letra con sangre, ABE se topa con amigos escritores --como, por ejemplo, Carlos Fuentes-- en una feria del libro. Cada quien suelta palabras para el público oyente. "Después me tocó mi turno y también hablé precioso y directo, con plagio y todo..." (p.126)

- Finalmente, en la crónica Un sin fin de semana, ABE tira la toalla mil veces recogida. "De los placeres, el más triste es el viajar...¿Quién dijo eso...? ¿Goethe...? O a lo mejor fui yo...Porque lo he dicho o pensado muchas veces... Y en algunas ocasiones me da por probar mis frases atribuyéndoselas a otro... Y después, si funcionan, las recupero y las reestreno ante otro público... En fin, no sé... Y qué diablos..." (p.148)

ahora pienso que todo esto es una gran performance, una gran broma en la que participan por supuesto el propio bryce, julio ortega, el indecopi.

y a nosotros nos queda sonreír (y pedir que nos devuelvan la plata por circo tan malo).

October 22, 2007  
Anonymous Max Palacios said...

No se desvíen babosos. El tema del post soy yo, no los plagios de Bryce.

October 22, 2007  
Anonymous Anonymous said...

No tengo nada en contra, pero las ediciones de Max Palacios son bien feas.

October 23, 2007  
Anonymous Anonymous said...

por ahí he leído que el chongo sucedió entre el autor de la bazofia esa y la dueña de la librería porque maxito, dando ejemplo de cómo funciona una editorial, obliga a sus autores a repartir ellos mismos sus libritos. qué buena. y encima les cobra

October 24, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Si yo soy dueño de una tienda, y me llega una mercadería podrida, que apesta y me malogra lo que tengo al lado, la única opción que tengo es sacarla de los estantes.
No sé cuál es el problema con este libro, pero hay otros ejemplos que también debieron correr la misma suerte, por ejemplo, ese esperpento llamado "Perdido en el paraíso" de Marcos Milla, publicado en 2005. La diferencia entre este ultimo libro y el de Carrillo es que el de Milla fue publicado por Alfaguara.
Por eso lo tuvieron allí bastante tiempo, pero al de Carrillo lo sacaron al toque. Mmmm...

October 24, 2007  
Anonymous Anonymous said...

"entre los estantes de la ilustre librería encontró algunos ejemplares del Marqués de Sade, como La filosofía en el tocador, Las ciento veinte jornadas de Sodoma y Justine; Las once mil vergas de Apollinaire; Trópico de cáncer y Trópico de capricornio de Henry Miller; y, en una sección especial, muchos títulos de la buscada y reclamada colección La sonrisa vertical de Tusquet ediciones",

¿O sea, según Max Palacios y por lo que dice en este párrafo, Carillo está a la altura de Apollinaire, Sadem Miller y otros?

No te pases pues Max, hay mucha diferencia en lo que es horrísono y transgresor, y lo que es simple y llanamente basura.

October 25, 2007  
Anonymous Anonymous said...

claro, todo esto es un invento nomás pa levantar a un escritor mediocre de una mediocre editorial (dirigida x otro mediore)

October 25, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Hay cosas que también deberían desaparecer de la internet, como estas, dizque de una alumna de literatura de la PUCP, nada menos.

http://www.mundoalterno.com/decimas/antoanettealza.htm

Bien dicen que lo que natura no da, la PUCP no lo presta.

October 28, 2007  
Anonymous Anonymous said...

¿Dices que "deberian desaparecer"?
Pues la que mencionas ya desapareció: el link no funciona.

October 30, 2007  
Anonymous Anonymous said...

ESTOY DE ACUERDO EN QUE NO SE PUEDE OBLIGAR A UNA EMPRESA PRIVADA A HACER ALGO QUE NO QUIERE. PERO SI MAÑANA EL COMERCIO VETA (NO CENSURA) A UN ESCRITOR O A UN POEMARIO HACIENDO USO DE SU LIBERTAD Y DE SU DERECHO, ¿ACASO ESOS DERECHOS HACEN DESAPARECER LA CALIDAD DE VETO DEL ACTO?
SI JUSTIFICAMOS CADA VETO QUE ALGUIEN QUIERE HACER EN SUS PREDIOS, PRONTO ACABAREMOS CON MÁS VETADOS QUE PERMITIDOS, O ENGREÍDOS, EN LOS MEDIOS.

October 31, 2007  
Anonymous Anonymous said...

El motivo de la queja de carrillo es que, después de haber aceptado en un primer momento sus libros, se los hayan devuelto quejándose por la temática que toca en ellos. Su reclamo iba por el lado de que otros libros de temática similar (erotismo, sadomasoquismo, etc) se podían encontrar en los estantes de la librería. Él me señaló que no quería obligar a nadie a vender sus libros pero le molestaba la discriminación. Cuando indagué con la librería, no dieron muchas explicaciones, lo cual es su derecho. Pero al igual que la librería tiene el derecho de escoger según su criterio qué vende, Carrillo está en el derecho de quejarse de lo que considera una discriminación. Supongo que si la librería explicara que por x razones no desean vender el libro de Carrillo distintas a la temática, nadie le reclamaría nada. Claro, se puede alegar que es un negocio privado. Pero con la misma lógica que se reclama por la poca oferta en el cine (como lo señala un anónimo hace poco) también se puede pedir algo de reglas claras en la oferta de las librerías. En todo caso, se puede y debe discutir ese tema.

October 31, 2007  
Anonymous observador said...

era de esperarse, una vez más Gustavo Faverón se va por las ramas. ¿Alguien ha leído, en la defensa que hace faverón, en relación a las justificaciones que dió la dueña de la librería para retirar los libros de su estand?. Heyy Gustavito, ese es el tema y no la alambicada defensa que tú construyes.

October 31, 2007  
Anonymous faveron said...

Sobre la mal llamada censura a un libro de Carrillo

Si soy dueño de una librería, ¿estoy obligado a vender todos los libros que lleguen a mis manos? Yo, que muchas veces he tenido la fantasía, jamás hecha realidad, de dedicarme a librero, sé que el oficio dejaría de llamarme la atención si así fuese.

Si yo hiciera una librería no sería para vender todos los libros que apareciesen en el mercado, sino para vender los libros que juzgara mejores y más interesantes. Es un asunto simple: hay librerías que atraen por sus dimensiones (esas son casi insostenibles en el Perú) y hay otras que atraen por la calidad de su selección (allí está, por ejemplo, El Virrey). Yo prefiero las segundas.

Digo todo esto con un poquito de estupor al ver la facilidad con que el escritor Carlos Carrillo viene acusando a los propietarios de la excelente librería La Casa Verde de haberlo censurado al negarse a vender la tercera edición de su libro de cuentos Para tenerlos bajo llave. No puedo concebir que se acuse a un empresario privado de no aceptar hacer negocios con todo el que se lo proponga: y en el negocio del librero en particular el capital mayor es el criterio de selección.

¿Podríamos acusar a un cine de no querer exhibir todas las películas del mundo? ¿O a un galerista de no colgar en sus paredes todos los cuadros que se le hagan llegar? ¿O acusaríamos acaso a un editor de no publicar todos los manuscritos que se le envíen? ¿Bajo qué principio podríamos obligar, entonces, a un librero a vender cualquier libro?

Sin embargo, la protesta contra los dueños de La Casa Verde ha sio respaldada por un número considerable de escritores, que han suscrito una carta de protesta. (Aunque al menos en un caso se sabe ya que uno de los nombres colocados entre los de los suscriptores fue puesto allí sin consultarle al supuesto firmante).

La carta en cuestión es un texto bastante desorientado: leyéndola da la impresión de que los dueños de La Casa Verde hubieran hecho algo atroz, hubieran encadenado al autor para que no escribiera, o le hubieran dicho sobre qué podía o no podía escribir.

No citaré sus pasajes porque pueden leerla íntegra aquí, pero baste decir que el primer párrafo alude a la libertad de expresión y creación del autor, ninguna de las cuales ha sido agredida, y en cambio olvida el elemental derecho a la libre empresa de los dueños de La Casa Verde, que claramente está siendo desestimado por quienes protestan.

El segundo párrafo afirma primero un desatino ("el acto creativo de escribir tiene un carácter ficcional") y luego repite lo anterior. El tercer párrafo dice que para apoyar al arte, los libreros deben suspender sus juicios críticos, es decir, deben volverse cretinos, no juzgar, sólo aceptar pasivamente lo que se les dé. Y dice que lo mismo debería hacer la sociedad toda ("si la sociedad no apoya el arte y la creación, lo menos que puede hacer es no convertirse en juez de la actividad creadora de los artistas"). El cuarto párrafo se va del tema demagógicamente.

October 31, 2007  
Anonymous max palacios said...

Hola Gustavo:

He leído tu post con mucha sorpresa y estupor, y a lo único que apelo para poder justificar el mismo es a la falta de información sobre lo que verdaderamente ocurrió.

Los hechos son los siguientes: Carlos Carrillo ingresó el libro "Para tenerlos bajo llave" en La Casa Verde sin ningún problema. Días después, la administradora (o dueña) lo llamó para decirle que retirará los libros, afirmando que su libro era "pornográfico, satánico y pedófilo" ¿!?. Hasta ahi el asunto podría tratarse de la libertad de una empresa para seleccionar los productos que vende. Sin embargo, grande fue la sorpresa del autor cuando entre los estantes de la librería pudo distinguir algunos ejemplares del Marqués de Sade, de Apollinaire, de Henry Miller y la colección de la Sonrisa Vertical de Tusquet.

Cuando algunos periodistas se comunicaron con La Casa Verde, se negaron a contestar y ante la insistencia de los mismos, la dueña atinó a decir: "Eso lo decido yo, es mi librería". Este tipo de repuestas resume la prepotencia de algunas personas de creer que cada negocio que emprenden se convierte en un pequeño feudo y trabajan como si estuvieran en su chacra.

Por otro lado, en el post se cuestiona el termino de "censura" con respecto a lo sucedido. ¿Con qué otro nombre podemos señalar a una actitud arbitraria, prepotente y castrante? La RAE no puede ser más clara:

censura.

(Del lat. censūra).


1. f. Dictamen y juicio que se hace o da acerca de una obra o escrito.

2. f. Nota, corrección o reprobación de algo.

3. f. Murmuración, detracción.

4. f. Intervención que ejerce el censor gubernativo.

5. f. Pena eclesiástica del fuero externo, impuesta por algún delito con arreglo a los cánones.

En todas las librerias en las que figura el libro no hemos tenido ningú problema, léase Crisol, El Virrey o Íbero. ¿Qué se puede pensar? ¿Qué los administradores de las otras librerías tienen un criterio literario más amplio y de apertura?

En uno de los comentarios se dice también que se confunde la esfera privada con la esfera pública. Un libro está destinado a la esfera pública y la figura del escritor también circula dentro de esa esfera. ¿De qué esfera privada se habla? O acaso el comentarista prefiere que se guarde un silecio complice. Como decía González Prada, en el Perú la gente está acostumbrada a hablar en voz baja cuando se les atropella sus derechos, y es por ello que las cosas están de mal en peor. Los escritores que han firmado la Carta de Protesta están en todo su derecho de levantar su voz y llamar la atención ante un atropello de esta magnitud.

Por otro lado, cuando se afirma en la carta que todo acto creativo tiene una carácter ficcional se refiere al ámbito narrativo, que es el género del libro en cuestión. Aquellas personas que han llevado al menos un curso de Teoría Literaria saben a lo que se refiere. Por ejemplo: Cuando Nabokov crea el personaje de Lolita no podemos creer que el escritor ruso haya tenido inclinaciones pedófilas ni mucho menos. Lolita es una trágica historia de amor que se sotiene por el carácter ficcional de la misma, mal hacemos si juzgamos la obra desde un punto de vista moral. Todo se circunscribe en torno a la ficción.

La actitud tomada por los señores de La Casa Verde está muy lejos de lo que se puede esperar de una librería abierta a la pluralidad, la tolerancia, el respeto a la creación y a los autores peruanos, como sí se da en otras librerías limeñas, como las señaladas líneas arriba.

Un abrazo y gracias por permitirnos la réplica y el inicio del debate.

October 31, 2007  
Anonymous faveron said...

Max,

Nada de lo que dices modifica la situación ni mi opinión sobre ella: los dueños de La Casa Verde tienen todo el derecho del mundo a negarse a vender un producto por los motivos que juzguen apropiados.

Suponiendo que sus razones fueran las que indicas, La Casa Verde tiene derecho a no vender las cosas que juzgue pornográficas, y tiene derecho a juzgar que Sade, Apollinaire, Nabokov y Miller no son pornográficos y también tiene derecho a pensar que Carrillo sí lo es.

Y si bien viene al caso discutir el límite y la diferencia desde el punto de vista crítico, no viene al caso discutir su pertinencia como norma dentro de un negocio privado.

¿Por qué?

Porque tú no tienes derecho a obligar a los dueños de La Casa Verde a actuar según tu moral y no según la de ellos.

Es muy simple. Si quisieras ser un poco más comprensivo con la librería te bastaría ponerte por cinco segundos en el lugar de alguien a quien se pide que venda un producto que le parece moralmente repudiable.

(Y ojo que no estoy juzgando el libro, que desconozco; sino evaluando la información de que se dispone, así de simple).

Es sólo por afán de escándalo y victimismo que se puede acusar a alguien de censurador por el simple hecho de ejercer su criterio y su libertad en un negocio privado.

Si te sigue pareciendo que mi opinión es desinformada, te pido que me proporciones información nueva.

October 31, 2007  
Anonymous nesto said...

la dueña de la casa verde dió las explicaciones del caso, y le comunicó al escritor (luego de que en un primer momento aceptara vender sus libros, claro está) que retirara su obra porque era "satánica, pornográfica, y pedófila". Nadie ha puesto en cuestionamiento el derecho de la seudo librera de decidir qué libros vende y cuál no, lo que se cuestiona son los argumentos risible que da. En ese sentido la defensa oficiosa de Gustavo Faverón es conservadora y superflua.

October 31, 2007  
Anonymous carlos rhode said...

Con esta defensa cerrada de Faveron a los dueños judios de la libreria La Casa Verde, lo que esta haciendo es reactualizar el tema de la censura que el ejercio en su blog contra los usuarios anonimos, ¿se acuerdan?. Haciendo el ridiculo mas grande de la blogosfera, al punto que tuvo que recular y admitir no solo opiniones anonimas, sino algunas subidas de tono. Estas cosas pasan por que algunos creen que son hegemonicos, y en algo tienen razon, por que en el Peru, mejor dicho en Lima, hay escasas y ridiculas librerias, por eso es que los de La Casa Verde se toman esa "libertad" o malcriadez de vender lo que les da la gana. Esa misma libertad se dio Faveron, creyendose el Blogger mas lucido de la Blogosfera, al punto de tener un codigo VIP excluyente y vergonzoso, ese es el trasfondo de este asunto.

October 31, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Ah, con razon, no sabia que los dueños de esa libreria eran judios.

October 31, 2007  
Anonymous Anonymous said...

LA BESTIA QUE FIRMA COMO CARLOS RHODE NO ES OTRO QUE VICTOR MURAL. TE VENDISTE PAYASO.

October 31, 2007  
Anonymous Anonymous said...

qué poca dignidad. facherón lo cuadra a Max "tengo 5 libros y sigo en las mismas" Palacios, y el pobre diablo agacha la cabeza y se deshace en elogios. qué es eso, sadomasoquismo?

November 01, 2007  
Anonymous Luis said...

Pero si se tratara de una discriminación tipo "a mi discoteca no entran estos", entonces sí es válida la pregunta y la protesta.

Tal vez la diferencia entre Sade y Carrillo es que Sade lleva muerto un par de siglos en Europa y Carrillo sigue lateando por acá (con las consecuencias que ello podría implicar -supongo que piensa la librera- para la población infantil limeña). Nadie saca a "Mi Lucha" de los estantes, pero ¿aceptarían el último anuario del KKK?

November 01, 2007  
Anonymous d.s. said...

Entonces es cierto que no se trata de censura, sino de algo más tenebroso: la dictadura de las buenas conciencias, de los lectores decentes que no leen "eso" tan feo.
Los dueños de la librería tienen todo el derecho de vender o no vender lo que les plazca, asi como los demás tenemos todo el derecho de cuestionar sus criterios de selección.
Espero no abusar del espacio de tu blog, Dintilako, para añadir un texto del escritor norteamericano Robert Bloch (autor de "Psicosis"), que parece muy adecuado para el presente caso. Bien podría haber sido escrito por Carrillo...

“Entonces yo escribía relatos cortos para revistas pulp . Ni las publicaciones ni el material que les enviaba eran lo que se dice una gran contribución al estatus de la literatura norteamericana, pero gracias a ella podía reclamar el título de escritor. Hoy en día podría decir lo mismo (y probablemente conseguiría más atención de la crítica y los medios de comunicación) si hubiera ido por ahí pintando grafitis. En cualquier caso, aunque no gocé de tales oportunidades, era un escritor al que habían publicado. Algunos de mis colegas, igual de orgullosos que yo de su posición, estaban menos satisfechos con su salario. Bajo varios seudónimos conseguían ingresos extra produciendo guiones y argumentos para cómics. Pero eso no era algo de lo que se hablara sin tapujos en sociedad, ni siquiera en privado. Incluso en aquellos días había límites para admitir las ligerezas que uno cometía: cualquiera podía proclamarse cristiano renacido, pero pocos admitirían ser satanistas “recocidos”.

Y los cómics, para algunas personas, eran satánicos. Eran vehículos burdos y sórdidos de la violencia, y sus creadores, el tipo de gente que al lado de un pederasta, salía perdiendo.

(…)

En aquella época era fácil encontrar las raíces de las historietas en las revistas pulp, desde las que se transportaron y transplantaron numerosos personajes de las series hasta las viñetas. El material gráfico mostraba la influencia de las tiras de los periódicos, de los dibujos animados, de las ilustraciones de las revistillas y de las películas de entonces. Mucho de lo que ofrecían aquellos cómics estaba ya muy manido y algunos, por lo menos en parte, merecían las críticas de las almas bienpensantes que temían que sus hijos se convirtieran en “mal-leyentes”.

Y los cómics eran una influencia, de eso no cabía duda alguna. Los jóvenes que sucumbieron a esa influencia crecieron para convertirse también ellos en influyentes: se convirtieron en escritores, artistas o directores de cine."


Robert Bloch (Introducción al cómic Hellboy, episodio “Semilla de destrucción”)

November 01, 2007  
Anonymous Faveron said...

Luis: estás confundiendo a un discotequero que discrimina por racismo con un librero que elige los libros que le parecen mejores. Eso no tiene ni pies ni cabeza.

D.S.: ¿ahora resulta que un lector que elige no leer algo porque no le gusta o un librero que elige no venderlo son unos tenebrosos dictadores? Ya pues. En efecto, tienes derecho a "cuestionar el criterio de selección" de La Casa Verde, pero lo que has hecho no es eso: lo que has hecho es firmar una carta en la que se acusa a los dueños de la librería de censurar algo.

Aquí todo el razonamiento necesario se reduce a esto: ¿eres capaz de pensar en un libro que los dueños de La Casa Verde tengan derecho a rechazar sin que los acuses de censura? Porque si la respuesta es sí, entonces todo el resto de la discusión no viene al caso.

November 01, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Si los pocos duenos de la distribucion de los productos culturales -y sus ayayeros criticos- tienen el irrestricto derecho de aceptar/rechazar lo que les plazca -siguiendo tu idolatria de la propiedad privada- la mayoria estara siendo manipulada sin termino. Dicho de otro modo, si no se regula el poder economico este aplasta descontrolado. Por eso se legisla contra los monopolios, y, sin embargo, mientras para controlar el abuso de poder se lo divide (ejecutivo, legislativo, judicial), el mayor poder, el poder economico, se deja "libre", es la supuesta "mano invisible" del "libre" mercado. Ave Bolsa de Valores, genuflexion ante la propiedad privada (privada de sociedad, aislada, instrumentalizada)

November 01, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Estoy totalmente de acuerdo con lo señalado con el Sr. Faveron. Y le diria a Max Aguirre que yo como propietario de una libreria no estoy ni obligado a aceptar ni a vender las obras de Arguedas, de Vallejo, ni de Borges o Cervantes etc, etc.
(claro que seria pues una bestia de librero...... pero asi funcionan las cosas y una libreria no es de ninguna manera un bien publico, sino por el contrario es como una embarcacion privada y como tal, autonoma; alla pues el librero que solo quiera "acoderar" en los puertos de la Antartida o de la cochinchina....su problema.)

November 01, 2007  
Anonymous Anonymous said...

"¿eres capaz de pensar en un libro que los dueños de La Casa Verde tengan derecho a rechazar sin que los acuses de censura?"

Por favor, Gustavo, no puedes entender la diferencia? Ellos habrían tenido toda la razón del mundo en retirar o no aceptar el libro, porque no se venda, porque no es de los mejores como tu dices, o sin dar explicación alguna. Solo a un idiota se le ocurriría obligar a las librerías a vender tal o cual cosa.

Lo que no quieres entender es que la razón que esgrime la dueña es lo criticable: que rechace la novela por "pornográfica, satánica y pedófila".

Vamos, si mañana la Casa Verde retirara todos los libros de autores judíos, solo por ser de judíos, te animarías a defender su derecho a vender lo que les da la gana?

Y que ocurriría si un cine decide no mostrar la Ultima Tentación de Cristo? Si la levanta de cartelera porque no va nadie, bien. Pero si decide hacerlo porque es 'satánica', pues es obvio que está ejerciendo censura. No se necesita ser parte del Estado para ejercerla.

November 01, 2007  
Anonymous faveron said...

¿O sea que el cine de Larcomar, digamos, estaría obligado a pasar películas que considere pornográficas? Absurdo.

Explícame cómo puedes comparar "satánico, pedófilo y pornográfico" con "judío", por favor, ya que aparentemente te resulta tan natural pasar de una idea a la otra como si estuvieran en un mismo plano. Es evidente que "satánico, pedófilo y pornográfico" son juicios morales. ¿"Judío" te parece una categoría moral?

(Y por si acaso: los dueños de la librería SON judíos. ¿Los obligarías a vender un libro de Hitler, por ejemplo? Y si se negaran, ¿los acusarías de censuradores?).

Aquí lo único que es lamentable es que la gente crea que la Casa Verde tiene derecho a rechazar el libro bajo cualquier tipo de razón excepto por una razón moral. Como si, en efecto, la gente no tuviera derecho a actuar de acuerdo con su propia moral y su propia consciencia. En nombre de la libertad (pero con un afán evidentemente publicitario y escandaloso) se está pretendiendo atropellar el derecho de los dueños de esa librería a actuar según su moral.

Y qué bueno que se haya hecho notar varias veces que La Casa Verde sí vende los libros de Apollinaire y Nabokov y Miller y Sade y Bataille, etc., porque entonces queda claro que la moral de la Casa Verde no es la de la cucufatería. Quizá todo el problema sea que los temas de Apollinaire, Nabokov, Miller, Sade, Bataille, etc., en manos de Carrillo se convierten en otra cosa. Si es así, ¿¿por qué el resultado tendría que ser aceptable para todo el mundo??

November 01, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Es curioso: el mismo argumento para validar las acciones de la señora dueña de la Casa Verde se lo escuche al Director de Estudios en la Universidad de Piura para tener libros prohibidos en su biblioteca. El problema no es si es válido o no el argumento. El asunto es que frecuentemente se le ha usado con mala voluntad para encubrir lo otro. De principio, si el asunto es el criterio del dueño, lo único que podría decirse es que pena por él, el problema es cómo evaluar el resultado de un libro x que no se quiere difundir cuando sabemos que es un libro importante y se tiene, por ejemplo, el monopololio de la distribución. El caso cambia. No se puede generalizar la expresión de que el dueño de la librería hace lo que desea y punto. ¿Podría tomarse esa expresión como un corolario de creer en el liberalismo -individualismo- salvaje?

November 01, 2007  
Anonymous faveron said...

Max, aplaudo que hayas llevado un curso de teoria literaria, pero dudo que te haya servido de mucho. En efecto, muchas teorias literarias te dicen que no puedes pasar de evaluar el contenido de una obra a evaluar la moral de su autor (muchas, pero no todas: alli tienes, por ejemplo, a la critica sicoanalitica, que hace exactamente lo contrario; a decir verdad, en la practica tienes alli a casi cualquier tipo de critica literia no formalista). En efecto, no tengo porque concluir, tras leer Lolita, que Nabokov sea un pedofilo. Tampoco puedo concluir que no lo fuera. Sin embargo si puedo especular. Pero eso, simplemene, NO viene al caso, porque NADIE ha acusado a Carrillo de ser ni un pedofilo ni ninguna otra cosa. Nadie lo ha sometido a el a ningun juicio, nadie le ha negado el ingreso a La Casa Verde y, lo que es mas relevante: La Casa Verde no rechazo el libro en primera instancia (lo que podria haber respondido a un prejuicio), sino luego de tenerlo y revisarlo, es decir de acuerdo a una valoracion del material. Lo que se le ha dicho, segun lo que ustedes mismos declaran, es muy simple: no queremos vender tu libro porque creemos que esta informado de valores cuya difusion va en contra de los principios de los duenhos de este establecimiento.

?Que clase de "libertad" triunfaria si La Casa Verde estuviera obligada a vender lo que no quiere vender y lo que va contra sus principios y valores, o incluso, sin ir mas lejos, contra su estetica?

November 01, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Carlos Rhode tiene mucha razon en este lio, tenemos tan mediocre mercado librero que estas actitudes mezquinas se parecen mucho a las practicadas por las discotecas VIPs, practicadas igualmente por Faveron y su combo.

November 01, 2007  
Anonymous leonardo aguirre said...

JAJAJAJAJAJAJAJA
JAJAJAJAJAJAJAJJAJA
JAJAJAJAJAJAJAJJAJJAJ
JAJAJAJAJAJAJJAJAJA
JAJAJAJAJJAJAJAJJAJAJAJ
JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJ
JAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJ

November 01, 2007  
Anonymous Anonymous said...

Señor Carrillo:
En primer lugar, déjeme decirle que su libro no es el peor
del año, sólo porque es una reedición. Sus efluvios seudoliterarios
me hacen pensar que la influencia de lo que usted fuma es
más notoria de lo Ud. cree, de lo que usted seguramente niega.
Lo único que existe a lo largo de las mal editadas páginas de su opúsculo es la regurgitación del malditismo, retahilas histriónicas que aparecen en orden casi aleatorio debido a su evidente falta de oficio.
¿De veras supone Ud. que llevando al extremo la consabida obsesión por la niña-mujer va a soslayar sus carencias creativas, su vergonzosa elección de frases, sus textos que podrían pasar como libreto preliminar de una B-movie de los ochentas?
Reflexione, o mejor arrepiéntase de haber cogido la pluma y empuñe ahora una escoba, para ayudarle a la regenta de La Casa Verde
a barrer los rastros de polvo que su intrascendente panfletucho ha dejado regados por ahí, junto con cierto aroma a delito punible perceptible, detectable.

- Anónimo, ¿y qué?

November 26, 2007  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home