Saturday, March 22, 2008

LEO Y SU FOTOCHECK LITERARIO DE MARZO

EL HÍGADO DE JUAN
Epidemia de pynchonismo

23 años y se mató. Desesperada, desolada, con la angustia marcada en el rostro (Rosas Ribeyro); envuelta en el humo azabache de su cabellera nocturna (Hildebrando Pérez). 1972. Salvo profes y compañeros de un taller en San Marcos, nadie sabía que María Emilia escribía poemas. Lo supimos 14 años más tarde, cuando apareció la colección titulada EN LA MITAD DEL CAMINO RECORRIDO. Poco después, uno de aquellos poemas se convirtió en un hit. SOY LA MUCHACHA MALA DE LA HISTORIA dio un vuelco a la poesía escrita por mujeres (Marco Martos). Y no sólo eso. María Emilia Cornejo fue prácticamente coronada como la nueva santa del panteón feminista (la apertura, non sancta, explica por qué: yo soy la muchacha mala de la historia, la que fornicó con tres hombres, y le sacó cuernos a su marido). Pero fíjense que, al parecer, ese milagrito se debe a tres hombres. Lo sostiene José Rosas Ribeyro en el número 5 de Intermezzo Tropical: alentados por Hildebrando Pérez, Elqui Burgos y yo utilizamos el mundo desgarrado, angustiado, autodestructivo (...) que se percibía en los apuntes desordenados (...) para construir tres poemas que queríamos redondos. Dice “utilizamos”, dice “construir”. Sugiere que los versos originales no pasaban de “apuntes desordenados” y que, por supuesto, no eran “redondos”. O sea, cortaron, pegaron, tacharon, zurcieron… y luego se callaron, por más de 30 años. César Gutiérrez diría que los buenos muchachos (muchachitos del ayer) “ensamblaron” o “samplearon” los versos de MEC. La pregunta sería: ¿ensamblar o samplear equivale a crear?(SIGUE EN EL PRIMER COMMENT)

72 Comments:

Blogger DINTILAKO said...

(SIGUE)

El propio Gutiérrez intenta resolver esa cuestión con las 600 páginas de BOMBARDERO (título original: 80M84RD3R0). Él asegura que no es un escritor sino un DJ. Y su novela, of course, no es una novela. Prefiere llamarla “escáner”, “mix” o “artefacto”. No he leído todo el libro (un ladrillazo de 80 gramos por 80 mangos) sino dos fragmentos colgados en la web. Por eso no me animo a reseñarla (tampoco estamos –como ya se verá– en una página de reseñas). Y, sin embargo, esos mismos fragmentos han bastado para cosechar elogios y cherrys casi un año antes de publicarse la novela trucha: v.g., Abelardo Oquendo, Paolo de Lima, los chicos de Puertoelhueco, Gustavo Faverón... siguen firmas. A su vez, tantos elogios y cherrys han bastado para disuadirme. Saber que se le compara con Pynchon (Mónica Beleván) o que será más fácil que ingrese a la historia de la literatura peruana que a las listas de best-sellers (Oquendo) sólo me hace desconfiar.
***
El caso de la Muchacha me recuerda cierto rumor sobre la verdadera autoría de CAMINO DE XIMENA (Norma, 2002). En la tapa figura el nombre de Santiago del Prado, pero algunos creen que los críticos Abelardo Oquendo y Mirko Lauer tramaron ese libro al alimón y, sabrá Dios por qué, decidieron ocultarse bajo un alias de tufillo aristocrático (alias que, dicho sea de paso, figuró por primera vez en la revista que ambos dirigen, Hueso Húmero, dizque antologando, o parodiando, o sampleando, a Vallejo, Eguren, Adán, Eielson y demás peces gordos... otra pista: Lauer ya hizo una jugada similar con el seudónimo C. C. García). Por lo demás, SDP no acudió a la presentación de su único libro y, en una entrevista para el diario El Comercio, apareció con una máscara de Darth Vader.
***
La verdad es que muy pocos leímos ese libro (engatusados por el truco Pynchon), pero, eso sí, creo que todos han leído, glosado y gozado al decano de los blog-basura que, como se supo más tarde, también es obra del fantasmal Del Prado: CONVENTILADOR. Firmando como Aquiles Cacho (¿seudónimo al cuadrado?), SDP hizo exactamente lo que prometió el título: tiró barro con ventilador. Mediáticos y marginales, criollos y andinos, caseritos de Circo Beat y parroquianos del Yacana... toda la farándula cultural limeña sintió la estocada de su espada láser. Pero el blog dejó de actualizarse tan pronto como rodó el casco de Darth Vader. Y he aquí que dos pescadores se disputan el descubrimiento de ese bacalao: Daniel Salas (el más famoso escritor peruano inédito, después de Paco No Soy Fantomas Ángeles) y Beto Ortiz, que detalló sus pesquisas en la columna semanal de Perú 21.
***
El truco Pynchon: hacerte famoso sin querer queriendo. Hacer bulla sin abrir la boca. Jugar con el suspenso, provocar leyendas. Llevar al extremo la consigna semiótica: fuera del texto no hay salvación. O, como dijo la Ollé para defender a la Cornejo, el poema importa más que el poeta. Thomas Pynchon, eterno candidato al Nobel, jamás concedió una entrevista. Huye de las premiaciones, torea paparazzis. No almuerza con los editores, no firma autógrafos. Nadie sabe dónde michigan se esconde. Hay quienes juran haberlo visto en Nuevo México, Argentina o la isla de Capri. Who knows, quizá llegó hasta Perú... y si aquí no tenemos un Pynchon, más que sea tenemos un Cacho. Y, claro, su vaquita más: el comando de críticos que dispara tras esa trinchera llamada La Vaca Profana (muy pronto escribiré... o exprimiré las ubres).
***
Uno de los últimos (y más comentados) artículos de la extinta bitácora FANTOMAS: LA AMENAZA ELEGANTE (por cierto, otro caso de pynchonismo... ver la entrevista en Dedomedio 6) involucra a dos presuntos miembros del team LVP. Se puso en cuestión una reseña firmada por Marco García Falcón para El Dominical de El Comercio: el autor de PARIS PERSONAL y EL CIELO DE CAPRI redactó un obsequioso comentario sobre la segunda edición de EL INVENTARIO DE LAS NAVES de Alexis Iparraguirre. ¿Y cuál es el rochabús? Fácil: que son compadres. Well, is not a big deal. Eso lo sabemos todos, y, además, hay una prueba textual del compadrazgo. Un pequeño deal: Marco dedicó un cuento de su libro-debut a Iparraguirre (más que un cuento, un arreglo de cuentas con cierto profesor de la Católica... hablaremos de eso en el próximo número) y Alexis, cómo no, devolvió la flor en su INVENTARIO. Para ser más precisos, el problema no es que sean amigos ni que se manden besitos; el problema es disfrazar el chape de crítica literaria. Concluye Fantomas: si eres mi causa, mejor no te reseño. Especialmente si todo el mundillo está muy enterado de lo “nuestro”. Ahora bien, tratándose precisamente de un mundillo, donde todos chupan y chapan con todos, donde campea la suspicacia, ¿qué hacer para mantener una efectiva distancia crítica o, cuando menos, crear la ilusión de distancia crítica? ¿Recurrir al truco Pynchon? ¿Mudarse a la isla de Capri? ¿Quizá reconocer textualmente que los objects in mirror are closer than they appear? ¿Dedicar las reseñas?

March 22, 2008  
Anonymous Anonymous said...

COMENTARIO CENSURADO EN PUENTE AÉREO

crees que tus apellidos, tu doctorado y tus gustos musicales te salvan de ser cholo? Es una ilusión. La tuya es una forma alambicada de ser bien peruano (es decir, bien cholo). Utilizas la cultura y la academia para diferenciarte de los demás, esa tonta ingenuidad es completamente bucólica y provinciana. Eres un cholo de mierda y de la peor clase: la de aquellos que no se dan cuenta de lo que realmente son.

March 22, 2008  
Anonymous Anonymous said...

ni hablar, ésa es la ñanga de bardem...

March 22, 2008  
Anonymous Anonymous said...

aguanta, el hígado de juan? eso no es de la mujer de mi vida? sigue salienda esa hue...?

March 22, 2008  
Anonymous Anonymous said...

la mujer de mi vida? en esa revista no chambeba también la tal adaui? mmmm...

March 22, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Pronto: Aguirre se putea con tía sesentona que le financió el conde de san germán. No se lo pierda!

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

La reseña del libro de chismes de aguirre la escribió en el dominical su compadre yushimito, quien es el editor de su mamarracho. El pajarraco quiere prensa, ser el próximo en el candelero. No le den bola, dintilhacos.

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

leo
te estas volviendo tan cabrito con esas frases en ingles, tan simples, tan de primer ciclo del icpna, mas de jiron cuzco que de arequipa con angamos. intentas tanto parecerte a beto que pronto te penetrara por completo. deja el universo pando por favor, tu eres mucho mas talentoso escribiendo el higado, no puedes andar viviendo siempre en un ecosistema repleto de nerds y sodálites maricas reprimidos. madura por favor.

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

ayyy noooooo la mujer de mi vida ya no sale

Ezio

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Poema inédito de M. E. Cornejo...

LEO, EL MUCHACHO FLACO DE LA HISTORIA

Soy
el muchacho flaco de la historia
el que hizo chuculún
con tres putas feas
y le sacó cachos
a su jermita Monse.

Soy el cofla
que la engañó siempre
por un miserable plato
de canchita serrana,
aquel que la despojó
de sus vestimentas de ternura,
con infinitos gemidos de pato
en una cama de agua,

soy
el muchacho flaco de la historia.

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

LA IRRUPCIÓN DE BOMBARDERO
Balas sobre el occidente
Por Enrique Sánchez Hernani

Con absoluta seguridad Bombardero, el megatexto del poeta y escritor César Gutiérrez, es el experimento narrativo posvanguardia más ambicioso de los últimos cincuenta años. Alguien que ha revisado el libro (descomunal, por otra parte: 558 páginas) nos mencionó que tenía en mente Escalas melografiadas de César Vallejo o La casa de cartón de Martín Adán, en su resuelto interés de modificar los límites del género narrativo. Nosotros no nos animamos a ubicar dentro de un género a Bombardero. Aparenta ser una novela (hay un narrador omnipresente) y desarrolla varios cuadros que podrían tener una sucesión histórica: va del ataque a las torres del World Trade Center hacia un futuro incierto. Pero la narración corresponde más bien a un gran texto de prosa poética que incluso ha trabajado la tipografía: hay centenares de modificaciones de tipos de letras y se han insertado todos los isotipos que han sido posibles cuando se habla de tal o cual marca.

Por otra parte, la reflexión que existe sobre la gran deflagración (profecía que los ecologistas manejan para avizorar el fin del planeta) y sobre la guerra, al incluir una devastadora cantidad de información (desde marcas de objetos civiles y bélicos, a datos minuciosos sobre una multitud de cosas y sucesos) y al hacer confluir a muchos personajes -no todos perfectamente identificables-, nos hace pensar que también hay un propósito ensayístico y filosófico en el uso del lenguaje.

¿Qué cosa es Bombardero entonces? Un megatexto cuyo cuerpo central, podemos identificar, es un gran alegato antibélico. Pero no hay nada que sea identificable con un discurso político (aunque subyazca una ideología) o con un género narrativo convencional que hayamos visto antes. La técnica narrativa se parece, más bien, a ese tipo de redacción que viene consolidándose con el uso de la tecnología informática y de la telefonía celular para enviar mensajes. Y los referentes son decenas y decenas de canciones o grupos musicales (el autor fue alguna vez DJ en Arequipa, su ciudad natal), centenares de hechos y situaciones producto de la gran cultura de la multiinformación.

El autor, y esto, pensamos, más en clave de humor, además incorpora textos en otros idiomas, desde el inglés y el quechua al árabe, que finalmente son guiños a otras culturas y así, creemos, deberían ser tomados. Por momentos los referentes podrían ahogar a un lector poco culto. El libro lo abren 25 epígrafes, con párrafos de El Corán o frases de Brian Eno o David Bowie. Creo que esto es una advertencia sobre el afán totalizador y enérgicamente ambicioso del megatexto. De alguna manera es, también, la clave para leer el libro como un universo particular al que hay que aproximarse asiéndose de la poesía y la tecnología visual e informática. De otra manera -y esto lo sabemos porque hablamos con su autor en una conversación que hemos extraviado- es el relato de un viaje interior que comprendió, también, un viaje exterior: el libro fue escrito a lo largo de más o menos ochos años en ciudades que van de Arequipa y Lima a Nueva York. Por eso es que está salpicado del recuerdo de una mujer (Rachel) y de una multitud de referentes a la cultura peruana dentro del contexto explícitamente neoyorkino donde el texto pretende desarrollarse. El lector no la tendrá fácil al leer este libro. Pero no podrá eludir su magia fascinante y su carisma, su poesía.

Quienes estén interesados por el desarrollo moderno de la cultura occidental y sus no pocos tropiezos con el mundo musulmán, avizorados desde una torre poética, aquí tienen una pieza narrativa que van a adorar. Obviamente, Bombardero debe merecer una lectura y análisis académico pues, definitivamente, algo nuevo ha nacido en la literatura peruana e hispanoamericana.

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

tía sesentona? cuál? la que amenazó con arruinarle la presentación del primer libro? suelten el nombre, pe, dintilakos

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

La mujer de mi vida... que nombre pa más gay, por mi madre... con razón la ezio estaba metida en esa cojudez

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

aaaaaaaummmmmmmmmmmmmmm qué aburrido! no hay otro tema dintilahcos?

March 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Hola, hola. Cuándo publicarán (o acaso ya?) al ganador del Copé de novela?, alguien lo sabe?

March 24, 2008  
Anonymous Anonymous said...

−¿Intentas recrear la violencia que vivimos en nuestro tiempo?

−Digamos que el pretexto fue el 11 de setiembre, pretexto para elaborar una historia de amor y de guerra que es, desde mi punto de vista, sobre todo de guerra. Sí, de guerra porque es de lo único que podemos hablar ahora, por lo menos yo. Vivimos en una de las épocas más aterradoras de la historia de la humanidad, gobernados básicamente por sicarios, y supongo que la tarea del arte es capturar ese momento histórico. Como ves, va más allá de la anécdota del 11 de setiembre.

−¿El ensamblaje de tu lenguaje ha querido volar también la escritura tradicional?

−Supongo que sí. Supongo que esa es una tarea permanente. Yo había escrito un vómito negro de 2000 páginas y para escribir viajé a Nueva York, quise que el lenguaje tenga la tensión de la ciudad, el ruido, los diálogos. Siempre estuve grabando conversaciones.

−Escribes "Dios es una máquina". ¿Se acabó la pureza, el amor, la fe, la felicidad?

−Se acabó eso hace mucho tiempo, ¿no? Hace mucho tiempo que Dios ha muerto. Mira, este libro tiene influencia de la electrónica y por eso también es un libro contra las patrias, contra las deidades, es agresivamente ácrata porque así soy yo. No creo en muchas cosas y supongo que mi condición de apátrida me viene de mi onda rockera, punk y que se muestra en mi escritura.

−Escribes también "soy un delirante escriba del Apocalipsis"? ¿Asistimos al Apocalipsis?

−Sí, es verdad, todos los días morimos. Todo los días muere gente en la Franja de Gaza, todos los días hay cochebomba en Bagdad.

−Una frase tuya: "El amor es la piel de un planeta en expansión…". Tu lenguaje está claveteado de frases poéticas.

−Uno de los líos de este texto denso y tan atravesado de información es que podía ser ininteligible. Busqué salvarlo con poesía. No podía dejar de ponerle frases arrancadas de cuajo, como bien dices, clavetearlo con poesía. En esta novela no he podido dejar de ser poeta.

−¿El libro como metáfora de la destrucción?

−Es la gran metáfora del caos interior y exterior. Yo también soy caótico. Soy desgarrado con frecuencia. Siempre encuentro un motivo para estar cayéndome.

ESCRITO CON FURIA

−El libro comulga ánimos de vanguardia.

−Busco que cada frase tenga una rotación, sea un motor, sea un vehículo interno en combustión.

−La violencia, el dolor como punto de partida de creación.

−A veces lo que más te hace doler es lo que más te hace crear.

−Tú preguntas: "¿La luz de Dios nos guía o nos ciega?

−A mí me ciega. A mí me parece de una arrogancia enorme que uno pueda creer en Dios.

−El título de Bombardero suena a destrucción, ¿por qué?

-Sí, suena a catástrofe, porque la guerra es el símbolo de nuestro tiempo. Ha sido escrito con mucha velocidad, con mucha furia. Creo que se parece un poco a mí.

−Un escritor en guerra…

−Y en la guerra. La guerra con uno mismo, que es la peor guerra, la madre de todas las guerras.

PERFIL

César gutiérrez. Poeta, editor, rockero y punk. Nació en Arequipa, en 1966. Ha trabajado en periodismo cultural en algunos medios de Lima. En 1997 publicó La caída del equilibrista (Ed. El Santo Oficio). Después de años de trabajo, ahora saca a la luz Bombardero, un libro esperado y que incluye todos los géneros.


MUCHOS SOLO BUSCAN EL ÉXITO

–¿Cómo te miras con tus colegas?, ¿con otros escritores?

–Yo miro a mis colegas de afuera, no mucho a los de acá, porque, digamos, no encuentro una empatía con escritores peruanos, excepto con Mónica Belevan, Jaime Bedoya, para citar dos cercanos, pero digamos, no me conmueven mucho los escritores de acá.

–¿Te parecen muy realistas o preocupados por el mercado?

–Creo un poco de todo eso. Me parece que mucha gente tiende a ser exitoso, a modular las cosas, acomodarlas para que pueda vender, ganar un premio, competir. Yo no, mi prosa es distinta. Mi libro no tiene ninguna pretensión, es reflejo de mi humanidad. Este libro no encontró editor, fue rechazado en España y aquí. Digamos que soy un perdedor, pero cualquier huevón no puede ser un buen perdedor.

March 24, 2008  
Anonymous DON NADIE said...

Muchachos

Aunque no soy muy asiduo de los concursos, esta vez me anime el ultimo dia a participar de este. Es un concurso de novela. Mi novela se llama Como el ladrón en la noche, y espero puedan hacer algun comment y aprovechar para descargar el 1er capitulo. Y que la noche os sea propicia. La direccion web es
http://www.premioqlvw.com/informacion.html?cnt_id=2162

A ver qué les parece, comenten y ayuden a que me gane un Volkswagen del año.

Abrazos

March 24, 2008  
Blogger Mundo said...

Poco llamativo el titulo de Bombardero, poco literario, por eso vende poco . Que hablen los marketeros de libros

March 24, 2008  
Anonymous Anonymous said...

este arequispeño es poserazo, vean su aspecto estudiadamente carcoso:

http://www.larepublica.com.pe/content/view/211059/28/

March 24, 2008  
Anonymous Carlos Yushimito said...

Todos los veranos la misma historia, las personas se alejan del ruido de la ciudad, pero no logran escaparse del tema del verano...

March 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

JA,JA,JA!!!!! como dirìa el gordo cassareto:no, no passsa!!! y ahora quièn podrà salvarnos de todos estos pajarracos??!!! marco aurelio!!! marco aurelio!!!!

March 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

la verdad da penita ver todo ebrio a César repitiendo sus cuatro ideas de siempre, que no son suyas además: la muerte de Dios, el anarquismo, su rollo resentido de que no lo publicaron en España, ya cansa, siempre dice lo mismo en sus entrevistas, es incapaz de profundizar sobre su propio trabajo, su vitalismo es repulsivo y rígido; si la novela es buena (no parece), es un caso de un escritor que no está a la altura de su propia novela.

March 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

cuándo no, el mermelero de sanches hernani, el hombre de los 200 cocos, el que metió a su hijito en el dominical... esa reseñas son mas dudosas que el carajo. oye, characato fashion, la proxima pidele a otro que levante tu adefesio si quieres calar en la “intelligentsia“

March 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

RESEÑAME QUE TE RESEÑO EN EL DOMINICAL DE EL COMERCIO

Está visto que con la dirección del poetastro Alonso Rabí do Carmo, el Dominical se ha convertido en el paraíso del "reséñame que te reseño".
Todos hemos visto la sorprendente reseña de Miguel Ildefonso al libro de poemuchos de Rabí, publicada en Letras S5. Sorprendente porque Ildefonso siempre dijo en Quilca, sano y ebrio, que Rabí era un pésimo poeta.
Este domingo salió el pago por el fellatio crítico de Ildefonso: Rabí mandó a su chacal (tiene hasta la cara de chacal) José Carlos Yrigoyen a reseñar un libro de Ildefonso que ha salido hace más de un año.
Favor con favor se paga y todos a celebrar el aniversario de El Dominical! Solo espero que inviten al Gloria a Ildefonso y no lo choleen como siempre hacen (en su ausencia).

March 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

que Oquendo hable bien, pase, pero que todos, absolutamente todos, hablen bien de Bombardero, tendrá que ser por algo, no? Lo que sí me parece deleznable es el posero. Ese se viste con trapos para la foto pero bien que es amigo de Ampuero, de Lauer, de Llona. Mas falso que un billete de dos dolares, como dice en una de las páginas de su libro. Que asco.

March 25, 2008  
Anonymous santiago del prado said...

Se viene, se viene Historia del excremento (la biografía de Mirko Lauer), jejejeje

March 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Por momentos pienso que Gutiérrez es un verdadero artista contemporáneo, un genio de nuestro tiempo; en otras ocasiones, las más, lo veo no como un buen perdedor, como él se ufana en decir, sino como un perfecto imbécil. Una lástima.

March 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

es una verguenza lo que pasa con el dominical. lo han convertido en una cueva de comerciantes de reseñas. marcel velázquez castro reseña el libro del director de ajos y zafiros elogiosamente, claro, es la revista que él dirige desde las sombras y ese "poeta" josé cabrejos es el pelele personal de la vaca profana, horror! y rabí se presta para esas cosas, claro. si pasó por alto los 200 cocos que le pagó espinoza a osito sanchez hernani, y si le intercambió unos elogios a ildefonso, dame que te doy, qué lindo país, y todavía hablan que no existen mafias y argollas.

pero el que queda peor es ildefonso, porque los regios lo utilizan, en cambio él dónde pondrá la cara cuando la historia lo jusgue por elogiar a un poetastro como rabí???????????????

March 26, 2008  
Anonymous jorge valenzuela said...

Choral me pidió 100 cocos por una nota de Diégesis en el dominical. Jamás atraqué. Ese sujeto es de lo peor

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Que Aguirre se acuerde de sus epocas de cachorro provocador en la fac de comunicaciones de la Católica, cuando formaba parte de Psirrosis y escribía en loa baños sus coplas de amor no correspondidas como Coral

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

con esto te vendiste, leo: ahora ya está clarísimo que tú eres el autor de esta letrina

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Por lo menos, a Leonardo Aguirre se le nota más sinceridad que a muchos otros.

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

muy sospechoso: saquen la cuenta de cuántas veces ha aparecido leonardo aguirre en esta letrina... y después lo culpan al pobre choral

March 26, 2008  
Anonymous tu ex said...

Aguirre empezó siendo un transgresor del discurso crítico oficial. Juntaba cuatro elementos: un desprecio “baylyano” por las formas acartonadas de los “intelectuales serios”; un conocimiento básico pero sólido sobre el cuento que incluía una serie de axiomas: knock out, brevedad, trama, etc.; desdén hacia la literatura “intelectualizada” o “culta”; y aprecio por una literatura que él consideraba “vivencial” o realista a ultranza, arraigada en la experiencia cotidiana del “limeño de a pie”. Estos elementos populares o populistas, sumados a una lengua que entonces era fresca y dicharachera (y aquí intento ser abogado de Aguirre), producían una imagen interesante, insuficiente para crear un crítico, pero que lograba traducir con cierta verosimilitud una “voz de la calle”, una especie de tribuna popular que reclamaba una literatura “que represente a la gente”, “que hable de nosotros y nos conmueva”; y lograba hacer todo esto en un ambiente de fiesta, de bullicio carnavalesco que minaba la supuesta “seriedad” de los escritores “cultos”. Aguirre era el vocero del sentido común (o mejor dicho, en sus mejores momentos lograba serlo). Su mayor éxito era, justamente, hacerle creer al lector que detrás de él había un estadio de fútbol lleno que apoyaba sus juicios y celebraba sus jugadas. Pero sucedió que demasiado pronto, este espacio carnavalesco que empleaba la grosería festiva y más o menos inocente empezó a degradarse bajo la creencia de que así lograría tener no sólo uno, sino dos estadios de fútbol celebrando las jugadas. Esa degradación se ha comprobado en todos los niveles, y era perfectamente visible en el lenguaje de su blog, algunos dirían que también en el libro de cuentos Manual para cazar plumíferos, por poner un ejemplo. Yo diría que actualmente en el Perú, nuestras expectativas éticas para un escritor no rebasan las que tendríamos para cualquier ciudadano común, son incluso menores. En algunos casos, no esperamos más del escritor que lo que esperamos del político corrupto. En general, creemos que hay una estrecha relación entre el lenguaje del escritor y la estética, pero no entre el lenguaje del escritor y la ética o la política. Por este motivo, el escritor, un sujeto del que muchos desconfían y del que casi nadie se ocupa, puede llegar a considerar, en su extrema soledad, que posee una “libertad absoluta” para usar el lenguaje como le plazca, aun en contra de la ética si es necesario para lograr sus fines estéticos y personales, a veces íntimos, incomunicables. Cree que nadie lo escucha, y tiene mucha razón. Esta libertad (que en realidad es marginalidad) es la que termina generando, quizá, una narrativa muy interesante como la de Mario Bellatin o como la de Iván Thays (en lo que ambas tienen de solipsistas); pero en el lado oscuro, produce una escritura como la de Leonardo Aguirre, que carece de fines estéticos pero sabe muy bien cómo camuflar sus fines personales bajo la etiqueta del “escritor”.

March 26, 2008  
Anonymous claudia said...

Hay más vigor en los cuentos de Leo que en sus reseñas.
Y sobre los chicos de puertoelhueco... ¿a quien le debe más la actual renovación del interés en la literatura peruana, sino al primer Aquiles Cacho y su "Conventilador"? ¿Y al presente blog "Puertoelhueco"? Hagan memoria, antes de "Conventilador" a nadie le importaba un carajo la literatura, ahora todo el mundo pone su blog (incluso quienes al principio hacían ascos a la internet) y alucinan que han descubierto la pólvora, hasta festejan...¿Qué festejan? ¿Seguir la huella de aquellos a quienes primero criticaron?
No se cuanto tiempo está cumpliendo "Puertoelhueco", pero ya es tiempo de celebrar.

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Aunque ahora, como siempre, se ha subido oportunistamente al carro de los elogios, Coral acertó en su inicial descripción de Bombardero: "el estercolero linguístico de un ebrio desalentado". Para mí, que he terminado de leer el adefesio haciendo un esfuerzo descomunal, se trata de un desvarío lírico inconducente, además de una desaforada (y triste) inflamación del ego. ¿Se han dado cuenta de que quienes elogian a Gutiérrez son "poetas", en la mayoría de los casos cercanos a él? Esa huevada no tiene nada que ver ni con Martín Adán ni con Vallejo. Tremenda infamia, carajo...

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Ja! Esa "reflexión" sobre la ética y la estética en Aguirre sólo la ha podido hacer un amigo de Aquirre o, más seguro, él mismo. Aguirre, en realidad, no vale nada. Sólo tiene un tonito, una entonación. Nada más. No hay mundo interior, no hay creación de personajes o situaciones perdurables, no hay humanidad. Pobrecito. Es nada y todavía lanza teorías sobre él mismo...

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Quién se apunta para hacerle una colecta a este pajarraco ? sale en todas las fotos con la misma camisa.

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

El Dominical siempre ha sido una verguenza, lo único que ha cambiado es el jefe de ese sistema mafioso de intercambio de favores: salio Cuettone y entró Rabito.

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Ay Leíto, Leíto. Te jode la onda Pynchon de nuestros escritorcitos, pero mucho más lamentable es tu postura de figuretti, porque hasta ahora no has escrito ni una línea decente pero vas por todas partes dando entrevistas y pontificando sobre la "nueva generación" de narradores jóvenes (tú ya no lo eres tanto), mismo futbolista o vedette: no le han empatado a nadie pero quieren salir en portada de EL CHINO todos los días.

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

He hojeado el último libro de Leonardo Aguirre y tengo la impresión de que es una broma. Parece escrito por Mario Poggi. Pretende ser gracioso pero da pena: es un texto oscuro, disforzado, escrito para vacilón de los 3 amigos que le quedan, no creo que nadie más pueda entenderlo. Y al final, lo único que me hizo reir fue la cara de baboso con la que aparece el autor en la foto de la contratapa.

March 26, 2008  
Anonymous el bachiller said...

oye , gordito valenzuela , tù mejor te callas ya??? ya no te acuerdas cuando , todo cancherazo (cancherazo , digo, porsiaca) , te sentabas en tu clase de seminario de literatura hispanoamericana y todo bacàn avisabas (sì, avisabas, porque los cerdos no tienen tacto) que tus clases de miercoles y viernes ya no iban a poder ser sino sòlo los viernes porque tenìas "cosas que hacer"?? ,yano te acuerdas de eso, de còmo sin ninguna verguenza en la cara te soplabas la mitad d tu curso como si nada y ,claro, contabas con el asentimiento silencioso d todos porq todos allì eran unos vagos de eme?? , ay gordito chistoso , mejor hubieras seguido siendo profesor de ballet , como decìas en los pasillos d nuestra alma mater ,què pena q toda una generacion d literaturos s haya ido al carajo por tener profes como tù

March 26, 2008  
Anonymous Faveron es inocente said...

zzzzzzzZZZZZZZzzzzzz

(Jateando en pleno juicio y planeando el próximo ataque)

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

"tu ex"????? oe, cachorrîn castañuela, deja de postear huevadas de hace 10 años que tenîan el ûnico fin de contentar a tus amos thays y faverôn. mejor ponte a practicar, que tu prosa es cada vez peor... en cambio, yo subo como la espuma.
***
que todos elogian al characato? what???? y si asì fuera... què, eso te basta? eres un esnob hasta el culo... a cueto tb lo sobonean todos y ya ves... espèrate nomàs que en el pròximo dedomedio voy a poner en su lugar a ese pobre diablo que se jura posmoderno solo por mezclar el teorema de pitàgoras con las peores canciones de soda stereo (hasta maxito-tengo-cinco-libros-y-sigo-en-las-mismas puede hacer eso)

leo

March 26, 2008  
Anonymous el gato volador said...

ese plumífero desperdicia su talento en esas reseñitas, que son pura mala leche. ya déjate de huevadas y ponte a escribir en serio.

March 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Remontamos el cuerpo flojo del niño proletario hasta el lugar indicado. Nos proveímos de un alambre. Gustavo lo ahorcó bajo la luna, joyesca, tirando de los extremos del alambre. La lengua quedó colgante de la boca como en todo caso de estrangulación.

SOY INOCENTEEEE

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

ganó ildefonso el copé de novela, callense la boca envidiosos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!1

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Estimado Carlos:

Una vez más aprovecho de tu gentileza, ahora para cerrar lo concerniente al reclamo que, en legìtma defensa, efectué por injuria, calumnia y difamación al doctor Gustavo Faverón Patriau.

Estimado Gustavo:

Por medio de esta bitácora expreso que me doy por satisfecho con tu rectificación.

Alexis Iparraguirre
DNI 08157171

March 27, 2008  
Anonymous vanessa tello said...

Plis, me pueden ayudar? me viene siguiendo un sujeto bien feo, tiene joroba en la frente y pus en la punta de la lengua. Me equivoqué de blog al comentar y el mostrito alucina que quiero algo con él.

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Más seriedad, muchachos. Ayer estuve hablando con Donayre y me dio la calentita. El ganador del Premio Copé de Novela es nada más y nada menos que Francisco Angeles. "El jurado ha que quedado totalmente deslumbrado", me comentó Pepe. "Es un texto de una honestitad brutal... Con decirte que el seudónimo que utilizó es Fantomas."

March 27, 2008  
Anonymous Victor Coral said...

Tu culito es poesía, vanessita.

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Esta es la razón por la que Thays ya no postea (y por la que ahora, menos que nunca, volverá a escribir).
Puden ver la foto que le tomaron sus "cachorros" aquí.

http://bp1.blogger.com/_DGMWcBnmODs/R98qo4sRMAI/AAAAAAAAAdQ/GpSBqjQ3ccM/s1600-h/La+pipol+en+previas.JPG

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

César, los que van a morir te saludan.
(M.V.Ll.)

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

He ingresado por primera vez a este blog y veo el ánimo mediocre, provinciano y huachafo del personal de escribidores que ocupan su tiempo de desocupados lacrosos tirando el hígado en esta letrina. No se la crean tanto. Ninguno es nada. Ninguno pasará a la historia. Pobres figurettis sin tribuna. Escriban algo y dejen que circule por el desagüe. Son los urracos de la literatura peruana. Los Magalys, los cómicos blogueantes del ciberespacio. Ustedes no existen. Decansen en paz.
B.C.

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

http://uterodemarita.com/2008/03/27/croniqueros-seriales/

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

o sea, tanto el judío como la vaca arrugaron. se cabrearon. se mariconearon. el pajarraco por lo menos tienes huevos. le sacaron la entreputa pero ahí sigue, jodiendo y jodiendo

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

no lo jodan a Leo, que ahorita llama a su adú Eloy Yo-No-Choreo-Cajeros Jáuregui

March 27, 2008  
Anonymous Favi Black Label said...

"Roncagliolo yerra al contar la biografía del policía Benedicto Jiménez, captor de Guzmán, y también la de José Carlos Mariátegui, el marxista crucial de la historia latinoamericana. En algún momento habla sobre la cultura Wari como enemiga de la Inca, a pesar de que los waris desaparecieron siglos antes del surgimiento de la cultura cusqueña. Y sí: nuevamente, como en Abril rojo, atribuye a Túpac Amaru II rasgos propios de Túpac Amaru, esto en relación con el mito del inkarri, que las ciencias sociales peruanas han estudiado desde mil puntos de vista distintos."
Tomado de:
http://www.barcelonareview.com/62/s_resen.html


“- los wari no se aliaron con los españoles para derrotar a los inkas. los wari desaparecieron con el horizonte medio.
- efectivamente, el mito de inkarrí se relaciona con la ejecución de túpac amaru, pero túpac amaru I (y no el segundo como afirma santiago roncagliolo). hubo casi 200 años de diferencia entre el primer y segundo hecho. y este hecho no ocurrió en ayacucho, sino en cusco.”
Tomado de:
http://www.elmorsa.com/2007/11/22/roncagliolo-devuelveme-mi-dinero/

SOY INOCEEEEENTEEEEEEEEEE

March 27, 2008  
Anonymous Anonymous said...

http://bloodyhell-la.blogspot.com/2008/03/el-mtodo-etiqueta-negra-y-el-historiar.html

esta denuncia silenciada!! DINTILAKO YOU'RE OUR ONLY HOPE

March 28, 2008  
Anonymous melcoloco said...

Existe gente que insulta anónimanente, pero suena razonable: marcel aka la vaca profana. Será cobarde, pero está cuerdo.
Existe gente que insulta dando la cara. No solo son maleducados, sino delirantes porque se fundan en insultos, deducen insultos y concluyen en insultos. Serán valientes, pero están chiflados; entonces, ni valientes son

March 28, 2008  
Anonymous el otro aguirre said...

El método Etiqueta Negra y el historiar en serie (anti-crónica)

"Era una refrescante mañana de verano en una casa de playa cuando el blogger cogió inadvertidamente un ejemplar de Etiqueta Negra -aquel dedicado a los deportes- y empezó a hojearlo por primera vez, ciclópeamente arrullado por las olas que reventaban, los lobos marinos que mugían, las gaviotas que chillaban y el ruido de la licuadora que hacía un necesario y reparador jugo de papaya. Los huevos y el tocino se asomaban también por la nariz. Pero los ojos ya se adelantaban al pequeño festín que el paladar saborearía más adelante: entre las hojas de su ejemplar las historias se sucedían unas tras otras en un magnífico abanico de sorpresas y revelaciones. Ahí estaba la historia del heroico Cienciano, la del perdedor más famoso del mundo de la natación, la del ajedrecista metafísico encerrado en la física de los trebejos. Como un hambriento abandonado a su suerte en una isla llena de frutos preciosos, el blogger devoró cada una de las crónicas -hipnotizado, admirado, secuestrado- aunque sin prestarle mucha atención al hecho de que varias de esas historias ya las conocía de otro lado. Pero cuando lo hizo, de ningún modo aquel detalle se convirtió en una objeción. Todo lo contrario. El blogger se maravilló de cómo una historia podía cambiar tanto si se encontraba el adjetivo justo o el circunloquio adecuado. Si un hecho fuese un objeto, la belleza de las palabras era como la luz que lo transformaba y que un fotógrafo atento y avispado podría testimoniar para la eternidad. No uno, sino muchos objetos; no una, sino muchas crónicas: no importa la historia, importa el historiar. El blogger nunca se sintió tan nutrido por la magia del verbo como lo fue en esa mañana... "


Hasta aquí mi mejor esfuerzo para hacer periodismo literario. En realidad, lo único que quería contar era lo siguiente. Hace unos años leí por primera vez Etiqueta Negra. Fue la No. 11, el número dedicado a los deportes. Y una de las historias (corrijo, crónicas) que leí con atención -en mi seudocrónica del párrafo anterior exageré un poco porque no devoré toda la revista- fue la que escribió el cronista Juan Manuel Robles. Se titulaba "Cien piscinas para Moussambani" y era sobre el nadador Eric Moussambani, paradójico ídolo de Guinea Ecuatorial que se hizo célebre perdiendo en las Olimpiadas de Sydney. Era una historia simpática y graciosa, aunque caí demolido por tanto rodeo literario (léase verboso). No recuerdo qué desayuno tomé esa mañana -seguramente fue un tamal- pero desde entonces y ante el empacho verbal mi hambre por Etiqueta Negra decayó hasta hacerse inapetencia pura. La verdad, nunca más volví a abrir otro número de la revista y me volví inmune a su celebridad y a su prestigio, a veces sintiéndome mal por ese desdén. Etiqueta no era para mí y yo, seguramente, no para ella, por más distraído que fuese.

Pero tan distraído no soy. Mi memoria es mala, pero curiosamente afilada para detalles absurdos y sin importancia. Y es así que hace dos días, de total casualidad y animado por una amiga admiradora del cronista, googleo el nombre de Julio Villanueva Chang, artífice de Etiqueta Negra y, sin duda, su director cuando ese número 11 dedicado a los deportes salió a la luz pública. Google me lleva a Letras Libres y en Letras Libres veo que aparece un artículo suyo publicado en febrero del 2008, o sea, muy recientemente. Se titula "Fábula del perdedor perfecto". Leí las primeras líneas y al instante me pegó un relámpago porque, como dije, mi memoria es absurda: en ese artículo se contaba otra vez la historia de Eric Moussambani, la que Robles publicó unos años antes.

Ya sé qué están pensando: "carajo, ¿otro caso de plagio?" Confieso que eso mismo me dije, pero me parecía demasiado ridículo que algo así ocurriese, sobre todo con dos cronistas que trabajaron en el mismo medio y bajo el género que ambos por igual han promocionado y que tanta aceptación ha tenido entre los lectores más selectos. Lo que descubrí posteriormente me ha llevado a conclusiones más complejas y menos pedestres que el simple acto del copiar y pegar. Espero poder explicarme bien en lo que sigue y como punto de partida para este rollo me gustaría que prestasen nuevamente atención a la frase que ya dije: "ahí se contaba otra vez la historia".

Vuelvo a mi anécdota. Una vez sufrido el relámpago de la memoria tenía que confirmar si tal golpe era correcto o no. Felizmente, como se puede ver arriba, una parte del texto de Juan Manuel Robles está online. Apareció en el 2004. Mucho más riguroso hubiese sido que lo consiguiera completo, lo sé, pero ese detalle no es tan necesario, porque incluso en ese fragmento es posible establecer las diferencias y, sobre todo, las similitudes con el texto de Julio Villanueva Chang que, recordemos, es posterior en cuatro años.

Vayamos de frente al grano. Leí atentamente ambos textos y encontré nueve similitudes. En algunos casos, la similitud es casi textual. Esto será tedioso, pero aquí están:

1) Villanueva 2008:

En Sydney su marca fue de un minuto con 52 segundos, el peor registro de natación en la historia de las olimpiadas, treinta segundos más que la marca de Arnold Guttmann para la misma distancia en las Olimpiadas de Atenas, pero las del siglo XIX.

Robles 2004:

El tiempo de Moussambani fue de 1’52” y eso –un suspiro en la existencia– es la peor marca de la historia de las Olimpiadas, treinta segundos por encima del húngaro Arnold Guttmann en las olimpiadas de Atenas del siglo XIX

2) Villanueva 2008:

De inmediato tuvo un club de fans por internet, modeló enterizos de piel de tiburón diseñados para nadadores más veloces y en una subasta alguien pagó más de 2,500 dólares por sus gafas acuáticas.

Robles 2004 (en tres momentos distintos del texto):

Y todos querían también sus memorables lentes submarinos por los que alguien pagó 2.551 dólares en una subasta La marca de ropa deportiva Speedo le regaló un enterizo azul de piel de tiburón con el que Moussambani se dio chapuzones de fama. la página web del Eric Moussambani Fan Club, una de las tantas que se erigieron en su nombre en esa piscina de kilobytes que es Internet.

3) Villanueva 2008:

Luego se mudó a España, donde se consiguió un entrenador y logró rebajar a un minuto su marca en los cien metros libres.

Robles 2004:

Viajó a Barcelona, y allí utilizó su fama para conseguir entrenador y piscina. Moussambani ha rebajado su marca más de treinta segundos.

4) Villanueva 2008:

Hasta llegar a las olimpiadas, nunca había visto una pileta de cincuenta metros como el Aquatic Centre de Sydney.

Robles 2004:

Nunca había visto una piscina de cincuenta metros hasta el día en que pisó el gigantesco Aqua Centre de Sidney.

5) Villanueva 2008:

La leyenda decía que apenas había aprendido a nadar meses antes en las aguas de un río infestado de cocodrilos, que de lunes a viernes se entrenaba en una piscina de veinte metros de un lujoso hotel de la capital del país africano y que los fines de semana le quedaba el río donde se jugaba la vida.

Robles 2004:
La leyenda no tardó en divulgarse: Eric Moussambani, hijo negro de Guinea Ecuatorial, se había entrenado en un río repleto de cocodrilos, y sólo pudo sumergirse en una piscina cuando por fin conoció un hotel de lujo de Malabo, en Guinea.

6) Esta cita es interesante, porque no es una copia de datos, sino de ideas. Villanueva pone en entredicho la cultura del éxito y acto seguido menciona como el deporte de élite como una actividad de químicos y laboratorios.

Villanueva 2008:

Moussambani y Koplowitz son de algún modo una celebración del atraso, pero también del esfuerzo y la suerte determinantes en contra de esa ideología de la victoria, tan cara a los laboratorios químicos de alta competencia.

Robles en el 2004 había seguido la misma secuencia de pensamiento, pero con más florituras:

Las Olimpiadas –la calle, el mundo– huelen a esa farsa meritocrática que quiere hacerte creer que vivimos en una democracia del mérito, que el destino no existe (o es un detalle) y que el oro es el resultado aritmético de la dedicación. Sé de un entrenador estadounidense que ha dicho que los atletas de elite del primer mundo deberían ser considerados «freaks genéticos». Cuando Eric Moussambani compitió, algunos dijeron que jóvenes como él hacían las Olimpiadas más humanas. La frase es absurda en sí misma, pero tiene cierta profundidad. ¿Acaso son los juegos olímpicos la más humana de las competencias? Para el doctor Llosa, estos parecen cada vez más un torneo de especímenes salidos de un laboratorio.

7) Villanueva 2008:

A su regreso, en su ruta para completar los cien, la cámara acuática lo exhibe en sus braceos, a veces en forma circular como nadan los perros, y con una desesperación por conservar su cabeza afuera.

Robles 2004:

Eric Moussambani nadó con la cabeza afuera, ejecutando una rara coreografía de brazadas de perrito y pataleos de rana.

8) Villanueva 2008:

Un día después de su hazaña, cambió su anticuado bañador celeste playero por un traje de baño de piel de tiburón. En una guerra casi instantánea entre firmas comerciales que peleaban por patrocinarlo, la marca de ropa deportiva Speedo se lo regaló. “Ahora me siento realmente rápido”, dijo.

Robles 2004:

La marca de ropa deportiva Speedo le regaló un enterizo azul de piel de tiburón con el que Moussambani se dio chapuzones de fama. «Ahora me siento realmente rápido», dijo el negro sacando pecho en su recién estrenado cuerpo azul.

9) Villanueva 2008:

El Daily Mirror de Inglaterra le concedió una medalla de oro en nombre de todos sus lectores.

Robles 2004:

La prensa elogió su peculiar estilo y el DAILY MIRROR de Inglaterra le otorgó una medalla de oro en nombre de todos sus lectores.

OK. Ya establecimos las similitudes. No puedo asegurar que haya más porque, como dije, no tengo a la mano el texto completo de Robles. Pero sobre las diferencias es importante decir que el texto de Villanueva Chang no solo se limita a Moussambani, sino que también habla de la maratonista Zoe Koplowitz y un poco también del fenómeno del atletismo caído en desgracia Marion Jones. Digamos que en la piscina del texto, lo de Moussambani de Robles está subsumido en el Moussambani de Villanueva Chang. Su reivindicación de la derrota tiene una mirada más en perspectiva y con la ventaja de los años transcurridos.

Ahora vayamos a la especulación. ¿Ante qué clase de caso nos encontramos? ¿Hay plagio? A ojo de buen cubero, sin duda. Un texto apareció primero; el otro después. Y no hay forma -como diría alguna amiga mía- de que Villanueva Chang desconociera el texto de Robles, ya que se publicó en la misma revista que él editaba. Hay líneas casi idénticas y datos que se repiten. Ambos vienen firmados y sin consignar ninguna fuente (1). Desde este punto de vista, Robles es el plagiado.

Segunda pregunta: ¿hay una manera de explicar racionalmente este plagio de modo que no sea considerado un plagio? Afirmativo: todo se explica si AMBOS autores recurrieron a las mismas fuentes y si Villanueva Chang sufrió una amnesia radical y selectiva. Aquí tenemos que hacer un salto de fe: algunas líneas son casi iguales y sólo se diferencian por cuestiones estilísticas. Los malpensados y escépticos suelen creer que estas "diferencias" son más bien marcas de una alevosía mucho mayor en el acto plagiario. Pero trataré de no ir por ese camino. Solo diré que si Robles y Villanueva recurrieron a las mismas fuentes, esas fuentes nos son desconocidas y ellos no las consignan. Pero casi podemos verlas entre las sombras si unimos ambos textos como si formaran un palimpsesto. Lean las citas: ahí, escondida por el poder de la retórica, está la fuente que se pierde en la trituradora periodística del contar y recontar la misma historia. Desde este punto de vista -y considerando que ambos frasean de similar manera su texto- Robles y Villanueva, ambos, son plagiarios.

Tercera pregunta y de corte retórico. ¿No es la palabra "plagio" demasiado fuerte? ¿No tiene el periodismo literario este salvoconducto que le permite devorar de muchos lados, de deglutir, regurgitar y luego arrojar palabras con el toque personal del cronista/escritor? Si leen bien, los guiños racistas de Robles no aparecen para nada en el relato de Villanueva Chang. Podemos decir que ese es su toque personal. Pero ¿podemos estar seguros de eso?

En efecto, no se puede estar seguro de eso. Solo hemos visto como funciona la dinámica del periodismo literario comparando dos textos. ¿Dónde están los demás? ¿Hay más? No se sabe y es inútil rastrearlos, porque no los encontraremos. Yo hallé esto de pura casualidad. Pero lo que sí me queda claro es que una de las mañas de este periodismo en particular es canibalizar, retazear, acomodar, embellecer, empaquetar y luego, zuas, publicar sin citar a nadie. Por supuesto, esta no es una gran novedad. Pero sí me parece revelador constatar cómo funciona la maquinaria. El periodismo literario -en algunos casos, no en todos, pero duden mucho cuando una crónica no se refiera a un tema cercano o local al cronista- no busca la literatura con fines estéticos. Esa palabra queda demasiado grande: la usa solo con fines cosméticos.

Hace unos meses Fernando Vivas escribió acerca del plagio. Era a propósito de Alfredo Bryce y denunció a su vez un plagio propio. Fue un pequeño dato que apareció en un texto de la revista Gatopardo que luego fue explicado con las dispensas correspondientes. En esa columna Vivas dijo:

necesitamos correctivos urgentes. Sugiero algunos: 1) Incluir en los códigos de ética el explícito mandato de no plagiar, pues siempre queda implícito. 2) Sancionar severamente a los plagiarios, si no hay atenuantes con el despido o rescisión de contrato. 3) Que los editores obliguen a citar las fuentes de frases y datos prestados, desterrando esa fea costumbre de la crónica periodística que consiste en omitirlos para no 'ensuciar' el texto con digresiones. ¡Miseria del mal llamado periodismo literario!
Subrayo lo último.

En la misma Letras Libres hace tres años Villanueva Chang escribía sobre el oficio del cronista con entusiasmo arrollador, enfatizando no la originalidad de la información, sino la mirada sobre la información:


La objetividad es más para un Premio Nobel de Física que para un cronista. En esta época ya no es posible transmitir conocimiento con sólo dictar información: lo que descubra un autor por sí mismo tiene la ventaja de fijarse más en su memoria y en la de sus lectores. Para ello, un cronista responsable tiene un pacto tácito con un lector: le cuenta una historia construida desde un punto de vista múltiple, incluyendo en mayor o en menor medida el suyo, y el lector supone que va a leer una historia que no es objetiva pero que intenta ser honesta. Si se toma libertades, el lector espera —tácitamente— que el cronista se lo advierta.


Lamentablemente no vi ninguna advertencia en su texto de Moussambani. Pero, además, tiene esta otra línea que es como el versículo que sustenta la religión de la crónica:


Más que un relato entretenido y bien escrito, un cronista ensaya una visión de su época a través de la experiencia extraordinaria de un individuo.

Hay una larga distancia entre los deseos y los métodos. ¿El fin justifica los medios? No compro ese sebo de culebra.

Y quizás esa es una de las razones por las cuales no leo Etiqueta Negra, inscribiéndome probablemente en una minoría no muy selecta de lectoría local y siguiendo una intuición más que una comprobación (hasta ahora). Porque no comparto su fiebre por las historias y porque creo que es una versión vacuamente embellecida del infomercial de TV o del vendedor que una tarde cualquiera toca la puerta de casa: me ofrece cosas que no necesito. O, peor, ofrece lo que se puede conseguir más rápido y más fácil en otro lado -¿el periódico en la noticia AP habitual?-, pero envuelto en un vistoso empaque, tal si fuera una botella de agua Evian. ¿Valor agregado? Yo diría que en su máquinaria bien engrasada del historiar, el periodismo literario -como se ha entendido aquí- está ofreciendo muchas historias que están de más o que están ahí para llenar una edición. Como lo frasearía Pedro Salinas y lo digo robándome solamente el estilo: de la literatura su canal Sony, o sea.


(1) Robles solo cita al New York Times para un dato sobre el equipo de natación americano. Villanueva Chang, muy interesantemente, solo cita el cuento de Eloy Serrano llamado "Estilo libre", basado en la hazaña de Moussambani.

March 28, 2008  
Anonymous el urraco said...

oe ese cerdo de coral tambièn cambiaba reseñas por salir a tomar un "lonchecito" con èl, pregùntenle sino alas chicas de sarita cartonera ,que lo arrocharon encima, jaja!!! ni pa un lonchencito està ,

March 28, 2008  
Anonymous Anonymous said...

dintilahcos, escribi esto y lo censuraron:

quién más puede preocuparse por la buena educación que rabi do carmo, el poeta más educado de latinoamérica (solo que no es poeta), quien ha creado su débil imagen de poetastro llevándole el maletín y limpiandole de regurgitaciones el saco a toño cisneros durante todos los noventa. experto franelero y campéon del nunca-quedo-mal-con-nadie-y-sigo-trepando.

pobre engañado, en diez años, en cinco!, nadie se acordará de sus libracos de poesía insulsa.

March 29, 2008  
Anonymous VITOCHO said...

Posteen mi entrevista, Dintilakos. ¿A qué le temen?

March 30, 2008  
Anonymous Anonymous said...

buena foto dintilakos de thays y su trampa

March 31, 2008  
Anonymous Anonymous said...

¿O sea que el simio gago ahora sólo se junta con la "pipol"? Debe ser cierto entonces el chisme ese que dice que ya no postea porque ha entrado a trabajar como Gerente de Imagen Institucional de una importante empresa minera (cuyo dueño sería padre del cuerito con el que posa en la foto). De algo le sirvió trabajar en OSINERG. ¿Literatura? Eso es para los serrshanos, yo me quito en mi nuevo AUDI A4, color plata, igualito que el de mi pata Amcuero.

March 31, 2008  
Anonymous Anonymous said...

El nuevo estribillo de de Iván Ghays:

"Tengo una pituca
que me tiene loco
ya no escribo máááááás
me he olvidado del winning
Kuguuaaayyyyyyyyyyyyyyyyyy
No soy un brichero normal
Kuguuaaayyyyyyyyyyyyyyyyy
no regresaré a Neverland

March 31, 2008  
Anonymous YO MISMO said...

HOY HOY HOY HOY HOY HOY HOY HOY HOY

Bombardero, un cataclismo en nuestra literatura. Óscar Tramontana comenta novela de Césa Gutiérrez. C.C. Británico. Jr. Bellavista 531. Miraflores. 7.30 pm. Libre.

April 01, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Se venció el plazo y le jurado del premio COPE de novela no dio el fallo. Esto me huele a chamusquina...

April 01, 2008  
Anonymous Anonymous said...

es una vaina tener mi apellido, no, luchito? tendrías que estar a la altura, pero, según parece, no das la talla...

el único aguirre

April 01, 2008  
Anonymous Anonymous said...

le descubre un plagio a alguien de etiqueta negra y te responden con una Comision investigadora que te dice que siempre fuiste un looser, que nunca hiciste nada bueno
ya saben,los plagios de etiqueta no deben ser señalados, esa gente esta en otro level, suave con ellos

April 02, 2008  
Anonymous Anonymous said...

me han dicho leo que andas corretando chicas y aparte de creerte el siniestro y vivir a tu novia, andas dejando siempre mal a las escritoras, el arribismo te matara..nunca seras bueno..nunca en el limbo jamaz por sonso

April 08, 2008  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home