Friday, February 22, 2008

QUE BONITA FAMILIA

Faveron es INOCEEEENTEEEEE said...
El abogado dice:

"Qué les cuesta tener un poquito más presente (como sí lo hace el mismo Burneo) que Burneo/Spencer no es la víctima del plagio (aunque es obvio que se sienta directamente afectado). Qué les cuesta reivindicar más al autor, en vez de formular la noticia de una manera tan inexacta que al final parecen darle a Saldarriaga tras cuernos palos, olvidando que él es el plagiado, y no el administrador del blog.

(¿A alguien se le hubiera ocurrido decir que la víctima del plagio en el caso de un artículo de Bryce tomado del diario La Nación era el editor de La Nación, y no el autor del articulo?: No. Ese es el motivo por el cual en las decenas de posts que se escribieron sobre el caso Bryce se aludió a todos y cada uno de los autores plagiados y no a los propietarios, directores o editores del las revistas o diarios, con la sola excepción, escasa y tangencial, de los que fueron entrevistados por agencias de noticias)."

El fiscal presenta pruebas:

"Todo plagio es igualmente condenable. Lo que uno lee bajo la firma de una persona debería ser siempre el producto del esfuerzo de esa persona. Por otra parte, debo decir como ex editor de Somos, que según los estatutos del diario, El Comercio es dueño de los derechos de autor de todos los textos escritos por sus periodistas, de modo que, estrictamente hablando, el plagio es contra El Comercio y no contra esos cuatro periodistas, que, por supuesto, tienen todo el derecho del mundo de sentirse burlados por León."

SOY INOCEEEEEEEENTEEEEEEEE

11 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Los errores de Gustavo Faverón

Una lección de respeto a la literatura la que nos da Miguel Angel Huamán en el reluciente número 8-9 de la revista Ajos & Zafiros, que acaba de salir de imprenta (pronto verán una reseña completa en LDL). En su ensayo “¿Literatura de la violencia política o la política de violentar la literatura?” comenta la antología Toda la sangre. Antología de cuentos peruanos sobre la violencia política (Matalamanga, 2006) y encuentra que, siguiendo arquetipos de dominación propios de una visión poscolonial, cierta crítica plantea una lectura de la narrativa peruana poniendo de relieve “el vínculo entre literatura y violencia política con la intención de conseguir notoriedad”.

Toda la sangre se inscribe dentro de esa tendencia -dice el académico Huamán-, aunque con un diferencial de argumentos más coherentes y consistentes que los de otras producciones similares (por ejemplo el libro de Mark R. Cox El cuento peruano en los años de violencia (2004). Las correcciones que Huamán hace al blogger, sin embargo, son contundentes. Comencemos con esta:

Otro aspecto para resaltar es el que Faverón recurra constantemente a ensayos de ciencias sociales para ilustrar su punto de vista. Con ello refrenda, tal vez sin proponérselo, dos típicos errores de los científicos sociales cuando enfrentan la literatura: la falacia referencial y el determinismo positivista.”

Tomar el discurso literario como un documento que refleja directamente la realidad, y la práctica de creación verbal como un uso referencial que brinda información directa de los fenómenos sociales son concepciones que empobrecen radicalmente el fenómeno estético-literario. (pp 34, énfasis mío)

Es cierto. Con cada vez más frecuencia olvidan los críticos culturales que toda obra literaria es fundamentalmente un hecho estético, mediado, además, por el lenguaje, y que implica un uso simbólico del mismo que se escabulle siempre de cualquier reduccionismo ideológico o de cualquier interpretación unívoca y afincada únicamente en un aspecto, sea social, político, antropológico u otros.



Continúa MAH afirmando que “no hay una literatura peruana de la violencia política, sino una lectura crítica que la inventa como totalidad referencial.”. Esa invención tendría que ver más con "las necesidades del mercado" que con la voluntad de aportar en el terreno de la literatura peruana y sus diversos horizontes. Según el profesor de San Marcos hay toda una dimensión positiva de la producción literaria actual que camina en el sentido de la superación imaginaria de las “contradicciones de la experiencia colectiva; es decir, construir efectivamente el espacio simbólico de una comunidad imaginada que restañe las heridas”.

“A nuestro juicio, hay autores, incluso algunos de los recopilados en el libro (Toda la sangre), que pertenecen a una literatura andina que puede estudiarse como parte de una respuesta simbólica y cultural frente a la violencia y, por lo tanto, como parte de la cura de la misma. Función esta, de la literatura, que debería enfatizarse en lugar de conceder en el tratamiento sensacionalista (del tema) y en la búsqueda de géneros más comerciales.” (pp 35)

No reducir la literatura a su contenido. Pero eso no es todo. El autor de Danzante de lengua señala que Faverón incurre en el determinismo según el cual “la literatura expresa o refleja todos los sucesos sociales de una colectividad. Con ello se reduce equivocadamente su naturaleza a su contenido o mensaje explícito”. Como sabemos quienes respetamos a la creación (y a los creadores), el hecho literario rebasa con creces las condiciones sociales que posibilitaron su producción, y más bien extiende sus redes semánticas hacia otros ámbitos de lo existente, incluso (y, muchas veces, sobre todo) más allá de lo político y de lo social.

Finalmente, Huamán, antes de señalar que celebra de todas maneras la publicación de Toda la sangre, deja al desnudo un error más del popular “Juan Pérez”; la reducción de los ricos conceptos de filiación y afiliación que utilizara el respetable y recordado crítico Edward Said:

“en esto radica el error en la lectura de Faverón: el trasladar mecánicamente la apreciación de Said para intentar aplicarla a la lectura de las obras que abordan el conflicto armado peruano.” (pp 37)

“se ha reducido la idea de afiliación hasta convertirla en sinónimo de ideología (con lo que se enfatiza su rasgo de conciencia falsa); en segundo lugar, se obvia la dimensión social del término (...) en tercer lugar, la idea de filiación que implica una dialéctica entre naturaleza y vida se ha convertido en un determinismo genético (...) en cuarto lugar, las adscripciones anteriores terminan por eliminar la pluralidad de respuestas socioculturales del mundo andino frente a la violencia (...) y en quinto lugar, la lectura simbólica del discurso literario se ha convertido en la unívoca constatación referencial (por ello, un relato de 1974 que aborda la ideología izquierdista se convierte en senderista antes de que aparezca sendero) (pp 38)

Quiero felicitar a los actuales directores de Ajos & Zafiros, José Cabrera Alva y Agustín Prado (quien gentilmente me obsequió un ejemplar), por el trabajo realizado. También a Marcel Velásquez y las demás personas que siguen apostando por un proyecto que tanto nos costó fundar hace ya una década.

February 22, 2008  
Anonymous Anonymous said...

http://puenteaereo1.blogspot.com/2008/02/no-recuerdo-seor-juez.html

February 22, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Dintilakos, ando revisando los archivos de PEH y me parece que se han perdido los post de Febrero y Marzo del 2007.

February 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

http://bloodyhell-la.blogspot.com/2008/02/quin-le-teme-puerto-el-hueco.html

February 23, 2008  
Anonymous el autentico dintilaco said...

Asi como Borges fue un invento de Bioy, no existió Luisito Hernández. Todo fue una invención de su hermano Max, que le daba roche escribir poemas cursilones mientras leía a Lacan.
No existió César Vallejo. Toda fue una broma armada por la vanguardia limeña para comenzar desde aquella época gloriosa del fútbol peruano la pelea entre los regios y los andinos
.No existió José María Arguedas. Este era un profesor de colegio fiscal, cuyo nombre fue tomado por la gente regia del IEP para diseñar su plan de conquista del mundo.
Mario Vargas Llosa murió luego de escribir La Casa Verde. La Guerra del Fin del Mundo es una traducción de una obra considerada menor en Brasil (A Guerra dos Canudos) realizada por su hermano Álvaro (que además es hayista), para vivir de los royalties.
Iván Thays es Aquiles Cacho (Conventilador, el primer blogstard peruano).
Bryce concertó con Miró Quesada una broma, los plagios fueron deliberados y para darle publicidad a El Comercio
Miguel Grau no era un gran cojudo con alma de bombero, en realidad saltó del Huascar y nadó hasta la orilla. Fugó a Buenos Aires donde se dedicó a fabricar sillas de madera y vivió hasta los 89 años, rodeado de hijos.
Mariano Ignacio Prado no se fue a Europa con las joyas para comprar barcos, es decir no fue el ladrón que se robó la plata para armarnos. En realidad, Piérola lo asesinó y le pagó una pensiòn a su familia para que se quedarán callados. Las joyas se las robó Piérola
Gustavo Faverón es quien escribió las primeras frases, que plagié de un post. Y Gustavo Faverón soy yo.

February 23, 2008  
Anonymous Anonymous said...

falso! Gustavo Faverón es una pesadilla adolescente del enorme escritor MONSEfuano Max Palacios, es un personaje de su novela-(me)río "A los cuarenta me nivelo", de alto contenido autobiográfico y autoirónico, dos más.

February 23, 2008  
Anonymous tom said...

blog basura: http://lahabitaciondetomgreenpuntocom.blogspot.com/

February 23, 2008  
Anonymous la tuya said...

chaque yo siempre pienso este mes puertoelhueco ya no la hace, no creo que este mes se haya peleado nadie, que nadie haya dicho ninguna imbecilidad , que los viejos odios resentidos de siempre sigan conservandose y siempre me equivoco!!!!siempre pasa algo como en cholliwood , o siempre hay platito nuevo como en gaston, INCREIBLE!!!!!!!!!!!!!!!!!!

pd:aunq es claro q d las estupideces q escribe coral s podria hacer una enciclopedia d varios tomos, las ultimas son sus huevadas esas d microrelatos, sus "humildes" opiniones sobre kerouac ,jajaja ,què imbecil por dios!!! y el empezar a sentirse maestro d las nuevas generaciones d poetas , esta ultima nisiquiera da para reirse, DA MIEDO!!!!!!!!!!!!!!

February 24, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Daniel Salas dijo...

Hola, Luis:

Coincido con muchas cosas excepto con la idea de "basureo". Sería interesante que expliques a qué casos te refieres. Por ejemplo, muchos bloggers han interpretado como "basureo" o "maltrato" lo que es en realidad un ánimo de polémica.

Ocurre que hay bloggers que se consideran irresponsables. Es decir, no se les puede cuestionar nada, no se les puede decir nada. No son capaces de entrar en polémica ni de responder con argumentos.

Yo no me opongo a que escriban lo que quieran. Me parece mal, en cambio, que se consideren agentes de cambio, de revolución mediática, aquellos que no saben sino repetir unos cuantos lugares comunes y unas cuantas actitudes conservadoras.

Desafortunadamente, eso no se puede discutir porque los aludidos se niegan a responder.
23 de febrero de 2008 14:08
schatz67 dijo...

A mi no me molesta que escriban lo que quieran siempre y cuando firmen con nombre y apellido sus "sesudas" aportaciones.Créeme que sucederían dos cosas de inmediato si las cosas fuesen así: la autocensura por temor a juicios o querellas disminuiría la propagación de basura o simplemente la gente dejaría de visitar un espacio cuya autoría ya esta confirmada pues ya no hay más morbo que alimentar.

Saludos

Jorge
24 de febrero de 2008 8:04
Silvio Rendon dijo...

Luis,

Tu post hace una concesión a la lógica de culpar a las víctimas. Éstas serían vanidosas, les faltaría correa pues se los acusa desde páginas de baja calidad, pésimos corta-y-pega, etc. No todos los casos son como pones el de tu buen amigo que te confrontó. La gente tiene sensibilidades muy variadas. Sé de gente que ha sido muy afectada por acusaciones anónimas. Está en su derecho. Es válido que se indigne. La impotencia en combatir estos ataques no les quita que puedan ser devastadores. Mi respuesta a tu pregunta es que sí, hay gente que sí les teme.

Ellos no sólo difaman e insultan, para lo cual, efectivamente, hay leyes que deberían funcionar. Hacen también algo que no comentas y también es ilegal: roban contenido. Por esta razón nunca darán la cara. Se autoinculparían. Ya vimos lo que ocurrió hace poco, el "no dije lo que dije".

Sin embargo, no hay crimen perfecto y al final todo se sabe con el tiempo. Ellos mismos han dado pistas. Dos palabras: Católica y literatura. No estamos hablando de mucha gente. Es un ambiente muy pequeño. El mismo profesor Gonzalo Portocarrero los considera como "crítica literaria" en un enlace en su página web. Están allí. Y claro, eso crea suspicacia, sospecha, errores. Son los mismos autores de los ataques y robos anónimos los que han creado este clima de desconfianza. Gracias a ellos muchos inocentes son sospechosos. Estas cosas son así. Es la culpa de aquellos que en vez de dedicarse a estudiar se dedicaron a esto, y por eso llevan el título PeH, en vez de PhD. De seguro que tuvieron caminos mejores, pero algún tipo de miedo al éxito los hizo estancarse en lo que están.

En realidad parecen personajes sacados de una película de los hermanos Cohen, de esos que se creen muy vivos, pero en realidad son muy tontos y acaban por autodestruirse por su propia codicia.
24 de febrero de 2008 13:08
Roberto dijo...

Estimado Hell Master:

Comparto esa idea final del ego de las víctimas.

Responsabilidad o no, demasiado ego, demasiado fácil convertirse en una suerte de mono con megáfono en la sociedad red. La replicabilidad del mensaje llega a niveles no vistos previamente. No es la replicabilidad de la sociedad de masas. Es algo nuevo.

Ahora, para entrar a discutir con Salas, es cuando ese "pedido de responsabilidad" se mezcla con una moralina, a mi juicio, inaceptable.

También, claro sería interesante que Salas diga quiénes deberían sentirse aludidos. Que yo sepa para armar debates serios uno debe decir: tú, nombre y apellido. Digo, para que haya conversa.

En todo caso, Salas, te dejo la pregunta (para saber si debo responder), ¿me debo sentir aludido? Si la respuesta es afirmativa, ¿En qué parte me he considerado yo un agente de cambio o revolución mediática?

Ojo: Otro tema es confundir anonimato con seudonimato. Han habido casos recientes muy entretenidos de bloggers seudónimos (cuando no en la historia periodística y política).
24 de febrero de 2008 13:38
Daniel Salas dijo...

Se ha producido largas discusiones sobre el impacto de los blogs y su diferencia respecto del periodismo. Hay incluso un tedioso video al respecto, en donde se dicen un par de perogrulladas.

Uno de los debates se refirió a la tontería publicada por Time sobre "La persona del año". Hubo un intento de utilizar esa nominación para afirmar que "algo estaba pasando" algo importante, pocierto. Si quieren nombres, recuerdo que en los blogs de Bustamante, de Sifuentes, de Godoy se comentó con ánimo celebratorio al respecto. Se trataba de una mega-corporación realizando una evidente y grosera maniobra publicitaria: en vez de criticarla, la celebraron contentos. Si eso no es auto-retratarse como agentes de una revolución mediática, díganme qué lo es. Que me disculpen el recurso siempre peligroso a "tiempos mejores" pero si leen el último post de Rocío Silva Santisteban sobre los ochentas, comprenderán que hace 20 años esto hubiera sido inimaginable para alguien formado en un campus universitario.

Bustamante vuelve a utilizar el concepto de "moralina" que suelen usar los que renuncian a cualquier responsabilidad. Haría bien en aclararlo, a fin de distinguir entonces qué es moral y qué es moralina. ¿Desde cuándo, en todo caso, el pedir responsabilidad por lo que se dice y lo que se hace es "moralina"? Observen que no estoy diciendo que hay que comportarse de tal o cual manera, ni me escandalizo porque se vean una o varias partes del cuerpo humano (vivo en un pueblo en donde todos los años un grupo de ciclistas desnudos realiza una carrera por las calles principales). Simplemente sostengo que hay que ser capaz de responder.
24 de febrero de 2008 16:11
ocraM dijo...

he sido convocado.

SILVIO: entonces, según tú, ¿la relación de Portocarrero con PEH es de...?

DANIEL: una cosa es que me haya parecido bacán lo de Time (¡¡horror, parte de una megacorporación...!! como tu cuenta de Blogger, DUH) reconociendo lúdicamente al ciudadano común que contribuye creando contenido en la red (¿todavía te acuerdas de eso? memoria de elefante). otra cosa es que yo me crea agente de nada (no sé de donde lo sacas, yo soy tan blogger como tú y como dintilako y como 20 mil más). y otra cosa es que tu manchita me crea agente de algo (lo que me resisto a creer a pesar de las constantes alusiones a mis posts).

en fin. esas son tres cosas distintas. uno podría suponer que alguien con la paciencia para descifrar textos medievales tendría el discernimiento suficiente como para distinguir entre esas tres situaciones. pero, bueno, el Quijote también terminó confundiendo molinos con gigantes.

siempre es un placer conversar contigo. ba bai.
24 de febrero de 2008 17:02
Roberto dijo...

¿En qué momento el alma de Jesús Cossío ocupó el alma de Daniel Salas?

La lógica de Salas es que como las corporaciones son malas, todo es manipulación.

Claro, Gustavo Faverón (te convocamos) dijo en su momento: "En verdad, sólo están dando el primer paso en un proceso que (recuérdenlo) va a conducir sin duda a un esfuerzo de Time Warner por comprar Google."

Todavía lo recordamos y la compra no se ha realizado y más bien Google compró Youtube.

Yo con el tiempo incluso he matizado todo esto del protagonismo blogger, y más bien me he preocupado por esto de lo que le he llamado "mono con megáfono". (Para que luego no digas que hemos rehuido el debate):

Cuando los bloggers adquieren protagonismo y una voz privilegiada. Sí, hay responsabilidad en lo que se dice.

Ahora, nunca estuvimos de acuerdo con la lógica que imperó en GCC sobre eso que llamaron "código de ética blogger". (Dicho sea de paso, la metáfora de la cuarentena habla mucho sobre esta suerte de idea de que "la blogósfera está enferma" y que hay gente más sana que otra).

Por ese lado viene la moralina. Hay una idea de que algo está mal, enfermo, sucio. Y que frente a ello hay algo bueno, sano, limpio. Implica un discurso construido desde un lugar privilegiado, vertical, de arriba hacia abajo.

¿Rehuyo el tema de la responsabilidad? No. Lo resumo en una sola frase:

Vigila tu ego, por favor. (No es personal, va a todos, incluyéndome).
24 de febrero de 2008 17:08
Silvio Rendon dijo...

Sr. Sifuentes,

Si ha "sido convocado", no lo ha sido por mí. Si quiero aludirlo, lo hago con nombre propio y, si procede, pongo un enlace.

No he escrito sobre relación alguna. La pregunta que Vd. hace se la tendría que hacer directamente a él. Por mi parte, no creo que haya relación alguna. Es sólo que los considera como gente de literatura. Él sabrá por qué lo hace. Es un dato interesante, pues las pistas sobre los autores del blog en cuestión conducen a Literatura en la Universidad Católica.
24 de febrero de 2008 17:43
Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Luis Aguirre:

En Puerto el Hueco se dicen no decenas sino centenares de mentiras sobre mí. De todo tipo: personales y públicas. Se me inventa una vida ajena, relaciones con mujeres a las que no conozco o apenas conozco, parentescos que no tengo; se dicen mentiras sobre mis amistades, se alude falsamente a mi trabajo intelectual, a mi trabajo profesional, etc. Según tú, no debería importarme mucho. Y si me importa es por mi "paranoia" o por mi exceso de "vanidad".

Bien.

Yo vivo y trabajo en Estados Unidos desde hace ocho años y soy profesor universitario de literatura latinoamericana, de modo que la mayor parte de la gente con la que trato son profesionales y estudiantes universitarios norteamericanos que hablan y leen español.

Muchos de ellos, además, son lectores de mi blog, que está enlazado desde la página de la universidad.

DECENAS de veces, esas personas se han encontrado con los textos de Puerto el Hueco y de otros blogs y me han preguntado por ellos. DECENAS de veces he tenido que explicarles qué cosa es Puerto El Hueco (y otros blogs similares), y he tenido que explicarles que las firmas que aparecen allí son falsas; que los textos que se me atribuyen son frecuentemente recortados o se les añaden palabras y frases enteras o son simplemente escritos por otra personas y falsamente atribuidos a mí; que a pesar de la cantidad de veces que aparece el aviso "gustavo faverón says", la verdad es que yo jamás he dejado un comentario allí; etc, etc.

Tú estás comentando la situación como si en efecto todo el universo supiera qué cosa es un blog peruano, y en particular un blog peruano basura, cuál es el ambiente de la blogósfera peruana, qué crédito merecen esos blogs, etc, etc. Y además estás asumiendo que lo único que interesa es quién EN LIMA --y más aun, quién en Lima y en el ambiente literario-- le puede dar crédito a lo que lea en PeH.

Pues deberías tener en cuenta que Lima no es todo el universo.

MUCHíSIMA gente que no sabe NADA sobre el origen de los blogs basura y su naturaleza puede leer esas cosas y empezar a cuestionarse la figura de las personas que son insultadas en esos blogs. ¿Y qué encontrarán cuando los lean? Bueno, supongo que esa parte no necesito explicártela: supongo que el "par de veces" en que le has dado un "vistazo" a PeH habrá sido suficiente para ilustrarte sobre el tema, así como ha sido suficiente para que te formes una opinión sobre la "vanidad" y la "paranoia" de quienes se sienten insultados por las cosas que allí se dicen.

Te hago una pregunta obvia:

¿Acaso es casualidad que las personas que con más frecuencia expresan su incomodidad ante los blogs basura seamos personas que vivimos en el extranjero?

Obviamente no es casual: esa gente puede ser seriamente afectada en su vida diaria por las estupideces que esos blogs basura publican día a día. En mi caso, algún blog basura ha llegado hasta el extremo de atribuir (por medio de un comentario anónimo, como siemrpe) hechos criminales a parientes míos. ¿Tengo que ser un paranoico vanidoso para indignarme?

La última vez que estuve en Lima, en la presentación de "Toda la sangre", tuve que explicarle a una tía mía, una señora muy anciana, que mi hermano no había sido jamás un criminal de guerra porque nunca había siquiera estado en ninguna unidad de la Marina que interviniera en la guerra y que no vivía exiliado en Canadá, sino que vivía y trabajaba allí por su voluntad como cualquier otro migrante. ¿Por qué tuve que explicarle tal cosa? Porque un sobrino de ella le había contado que había leído en internet que mi hermano era un acusado de delitos contra la humanidad. No tengo que decirte en qué tipo de blog lo leyó. Tampoco tengo que decirte que el texto era un comentaro anónimo. Según tú, si eso me indgina es porque soy vanidoso y paranoico. Te invito a que me expliques eso claramente y lo antes posible, porque no lo entiendo.

(Por cierto, si quieres comprender cómo es que los blogs basura pueden dañar a una persona mucho más allá del ámbito cerrado de la blogósfera, considera esto: unos cuantos meses después de que ese rumor falso sobre mi hermano apareciera en comments anónimos en blogs, el paladín del periodismo peruano, César Hildebrandt, escribió en una columna suya en la prensa que YO era un ex oficial de la Marina. Obviamente, Hildebrandt quería colgarse del rumor anterior y endilgármelo a mí, ya no a mi hermano: quería que se me indentificara a mí como el supuesto ex criminal de guerra. Ah, pero yo tengo que ser un "paranoico" y un "vanidoso" para indignarme con esas cosas).

Pero no quiero que este mensaje sea sólo una defensa de mi caso (porque en el Perú, por lo visto, quien recibe insultos tiene que defenderse de las acusaciones adicionales de vanidad y paranoia si es que reacciona), sino que quiero dejar clara, una vez más, que mi posición es general: cada uno de los mensajes mentirosos que se ha dejado en esos blogs anónimamente sobre cualquier persona representa un delito; el anonimato no es lo que los convierte en delito; el anonimato simplemente los hace delitos impunes.

Restarle importancia a eso y subrayar el ego, la "vanidad" y la "paranoia" de quienes son víctimas de esos delitos es, por decirlo con inmerecida suavidad, una reflexión increíblemente torcida.
24 de febrero de 2008 17:52
Luis Aguirre dijo...

hola a todos, recien leo los comments

respondo rápido algunas cosas.

daniel: defino "basurear" al acto de denominar blog-basura al blog de Fulano o de Mengano. nada más. creo que hay un consenso -me uno a él- en definir a PEH como blog-basura (mix de mentiras, calumnias y medias verdades anónimas), y esa es la medida que estoy usando. de acuerdo contigo en esto: polemizar no es maltratar, aunque no todos los polemizantes tengan el mismo grado de susceptibilidad o aguante.

silvio: si alguien se está tomando la molestia de perseguir a los autores de PEH para denunciarlos judicialmente pues perfecto. pero mi postura es más escéptica: dudo que se logre dar con ellos en esta vida (y con pruebas). más bien trato de verlo del otro lado: estas mentiras solo tendrían un efecto devastador si es que alguien las cree. cómo podría alguien -con dos dedos de frente- creerle a PEH o citarlo como fuente fidedigna de información? de ahi venia mi pregunta. de otro lado, que gonzalo portocarrero linkee PEH como crítica literaria rebasa mi comprensión. en lo que sí no estoy de acuerdo contigo es en esta idea de que ser PhD te vuelva inmune a los traspiés éticos o a la envidia desmedida por el éxito ajeno. detrás de PEH puede estar realmente cualquiera.
24 de febrero de 2008 17:57
Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Luis:

Los diarios chicha tampoco eran las instituciones más prestigiosas del mundo y destruyeron por completo la imagen pública de cientos de personas cuya honras maltrataron.

El mecanismo del chisme y la táctica de la repetición de la injuria funcionan y siempre han funcionado; no es necesario que los lectores tengan menos de "dos dedos de frente", como dices.

Y una forma de validar a ese blog y las infamias que se publican en él es, precisamente, que un profesor universitario lo enlace como "crítica literaria" o que otros blogs, no anónimos, lo mencionen como uno de los "mejores blogs literarios" del año pasado. ¿Te parece o no?
24 de febrero de 2008 18:15
Jose Alejandro Godoy dijo...

Una atingencia y dos comentarios sobre el tema de fondo.

La atingencia: En ningun momento he escrito algo sobre el ya mencionado numero de Time de Person of the Year 2006. Ahi está el archivo de mi blog para mayores detalles.

Comentario 1:
vuelvo a repetir algo que siempre he dicho en relación con este tipo de debates. Yo no haría mayor caso de una página que se dedíca únicamente a hacer infundios sobre mi. Esa es mi política. Si otras personas optan por demandarlos, denunciarlos públicamente u otro tipo de acciones, están en su perfecto derecho de hacerlo. Y coincido con Luis Aguirre cuando menciona que lo peor sería darles a estas personas un grado de atención mayor de la que realmente merecen. Ese es justamente lo que desean conseguir.

Comentario 2:
A que vamos con moral y moralina? Pues es simple: no creo que nadie deba convertirse en una suerte de "comisario" de lo que se haga en la blogósfera. La crítica me parece válida y sana y de hecho, varios de mis amigos bloggers me dan con palo y recibo sus comentarios de buen grado. Publico a quienes opinan diferente a mi y de hecho, varias de las personas que han intervenido en este debate lo han hecho en diversas ocasiones. Lo que no tolero es que me digan que debo hacer o no con mi blog. Esa decisión solo me compete a mi. Si Marco Sifuentes, Daniel Salas o Luis Aguirre ponen lo que desean en su blog es su problema y su responsabilidad. No deseo que ellos hagan lo mismo que yo ni yo hacer lo mismo que ellos. Son estilos distintos y esa diversidad es la que enriquece. ¿No se trata de eso la democracia?
24 de febrero de 2008 21:03
Luis Aguirre dijo...

estimado gustavo:

quizás hayamos llegado a un punto inmovil de discusion.

no niego que lo de PEH sea un delito, claro que lo es, aunque sólo en algunos casos.

pero por más que consignemos ese delito es imposible dar el siguiente paso: denunciar a ese fantasma o buscar censurarlo. porque si PEH desaparece, aparecerá otro. y aún así Blogger decida eliminarlo, aparecerá un punto.com con el mismo contenido. y así hasta la eternidad. usar un solo baygon para matar a todas las cucarachas es imposible.

entonces que hacer? por un lado el que busca informarse debe entender que hay sitios confiables en internet y sitios que no lo son. suena a perogrullada, pero no lo es. y en esto lima y usa juegan las mismas reglas, sobre todo si eres estudiante universitario. porque el fenómeno PEH no es único del perú, sino, creo, universal. reemplaza escritores o intelectuales con una vida pública -tener un blog es tener una vida pública- y en su lugar coloca a estrellas de la farándula y estaremos frente a lo mismo. por mi lado, jamás me atrevería a preguntarte sobre un aspecto de tu vida personal que apareció en un sitio X firmado por nadie.

sobre la paranoia y la vanidad. paranoia es la que sintió mi amigo del post en discusión y la que subraya silvio rendon en su comentario: los inocentes empiezan a parecer culpables. la vanidad viene porque mi amigo no dejaba de consultar PEH para ver si hablaban o no de él. o porque estaba muy atento a lo que otros le decían que aparecía en PEH. la cadena de distorsiones aquí es interminable y lo sé porque yo también he tenido que dar explicaciones. pero estar al tanto de cada una de las cosas que se dicen de uno por todos lados -y no solo en la www- es condenarse a una vida de amargura insostenible.

la validación que hace portocarrero de PEH es incomprensible. pero habría que preguntársela a él. eso lo hace complice de un delito? no lo creo.

en todo caso, en tanto sí creo, como tú, que algunos aspectos de PEH sí constituyen delitos, hay otros que no. por ejemplo: opinar sobre otras opiniones. o interpretarlas "erróneamente", o ser burlón con ciertos libros o autores o bloggers. en este punto anónimos y no anónimos están en su pleno derecho de decir lo que les plazca.
24 de febrero de 2008 21:56
Roberto dijo...

En todos los lugares se cuecen habas. La comunidad de arqueólogos tienen también su Puerto El Hueco:

arqueologosperuanos2

Igual, me acuerdo que de mi se decía cada cosa, que vivía en Asia, que mi casa con piscina, etc.

Bah.

Y claro, de acuerdo con Luis. Seguro si se cerraba iba a aparecer otro blog.

Parte de las contradicciones del sistema.
24 de febrero de 2008 22:02
Gustavo Faverón Patriau dijo...

Saludos de nuevo.

¿Sabe alguno de los aquí presentes si el J. A. Godoy que firma ese comentario es el mismo que, hace apenas una semana, sacó una cuenta de correo electrónico con el nombre "Quipu" y se propuso a sí mismo como "notario" para brindar "transparencia" a un proyecto en el que trabajan desinteresadamente otros 25 bloggers?

Ahora escribe:

"No creo que nadie deba convertirse en una suerte de "comisario" de lo que se haga en la blogósfera".

Y también:

"Lo que no tolero es que me digan qu[é] debo hacer o no con mi blog".

Eso es lo que se llama una rápida evolución ideológica.
24 de febrero de 2008 22:08

February 24, 2008  
Anonymous Manuel Erausquin said...

Gracias Luis por el post de este también tu blog. Te recomiendo que no seas tan obvio, van a descubrir que tú eras Fantomas.

February 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Silvio:

Te cuento que ahorita le estoy diciendo al jefe de la sección de Literatura de la católica para que te demande por injuria, calumnia y difamación por atribuirle a nuestra especialidad tales condiciones sin pruebas. Retracte o te verás con la mancada

February 25, 2008  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home