Tuesday, July 20, 2010

SALUD POR LA POESIA ?

ÉXITO MEDIÁTICO Y CALIDAD POÉTICA
Me temo que hay demasiados poetas, y no solo jóvenes, que confunden estos dos aspectos del fenómeno poético. Es una suerte de tara satisfactoria que se vino gestando desde los ochenta, con algún grupo preocupado por escandalizar y colocarse en la línea de mira de los fotógrafos de diarios a los que en el fondo detestaban, pero continuó durante los noventa y sus luces de neón, para arreciar luego en las generaciones siguientes, cualesquiera que estas sean.

El éxito mediático es muchas veces aleatorio, algunas inmerecido y siempre relativo y cambiante. Recuerdo que una vez Vila-Matas contó que durante los ochenta le fue muy mal con las reseñas de sus libros; y ahora es toda una superestrella mediática. Lo mismo pasa con poetas peruanos que en los setenta o noventa llenaban páginas de las secciones culturales, y hoy están sepultados en el más injusto (o justo) olvido.

La calidad poética casi no guarda relación con el éxito mediático, o esa relación es irrelevante. Hay muy buenos poetas con muy buena prensa: Montalbetti y Pimentel padre, digamos, y hay poetas excluidos por la crítica periodística (la supérstite, famélica) que tienen una calidad excepcional: Emilio J. Lafferranderie, Enriqueta Beleván, Paul Guillén, Salomón Valderrama, otros.

Pero eso no es todo. Lo peor es que algunos jóvenes confunden publicación con existencia poética, y se preocupan más por publicar que por escribir algo interesante; por ser reseñados -lo cual persiguen con desvergonzada fruición- aunque sea negativamente, en lugar de conocer nuestra tradición poética. Sin duda, esto es producto del hipermediatismo actual. Así, tenemos poetas de menos de treinta años con cinco poemarios publicados, varias invitaciones a eventos internacionales (ganadas a pulso y codazo) y una legión (es un decir) de admiradores que no dejan de acompañarlos (con rones y chelas, claro) cada vez que se presentan en el Averno, el Yacana o en el bar Zela.

Todo esto pasa como si un recital, por sí mismo, tuviera alguna importancia con respecto al camino poético que cada uno tiene que forjarse, con la fidelidad a la escritura que debe ser el norte de todo poeta simplemente porque siempre ha sido de esa manera. Muchos poetas jóvenes han caído en un relacionismo, en una euforia autocelebratoria engañosa y… fútil. Piensan que leerse entre ellos y felicitarse unos a otros de una manera ombliguista –sin debatir nada- los puede llevar a algo más que a un penoso autoengaño.

(Incluso hay quienes, sin haber estudiado literatura siquiera, ni mucho menos haberse enterado bien de qué va esta ardua forma de existir que es la poesía, dictan talleres poéticos “hechos en casa”, aumentando más gasolina al fuego de la confusión poética predominante).

Por ello, antes de aceptar invitaciones –y no soy el único, por fortuna-, participar en recitales o prestar mis textos para antojolojías y componendas literarias, pienso en Ojeda, Chirinos Cúneo, Ramírez Ruiz, los hermanos Peralta y tantos otros poetas que nunca se afanaron por “estar” donde revienta el cohete (ni porque le revienten cohetes, por supuesto); sino que dedicaron su vida a la escritura poética, a "ser" en poesía, y a la reflexión sobre su trabajo y el de los demás. Jamás pensaron, como me dijo un poeta "exitoso" alguna vez, que “no importa que hablen mal de tu libro, lo importante es que hablen”.

984 Comments:

Anonymous Anonymous said...

primero la chola con el banano, ahora los cholos cheleando, por qué mejor no dedican un post al perro calato

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

DINTILAHCOS, ESTE DOMINGO IVÁN THAYS RESPONDE EN EL CANAL 11 A BAYLY, NO SE LO PIERDAN!!!!!!

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

ta que gente más fea... empezando por gargola de huaca...

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

pero si todos sabemos que el primero que se muere por el reconocimiento y el primero en celebrar las mas minima reseñita que le hacen es Cholomural ¡No sean pendejos!

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

"Dos paradigmas de ciudades imaginarias existen en la literatura desde siempre. Las que carecen de relación con el mundo real por completo, como las ciudades invisibles del famoso libro de Italo Calvino --lo cual no quiere decir que su descripción o lo que en ellas suceda no aluda o simbolice el mundo real--, y las que son creadas a partir de una deformación, mutación o degeneración de una ciudad real".

(Víctor Mural, obviamente. Su primer "paradigma" implica una fe ciega en la magia: la idea de que existen escritores en este planeta que son capaces de crear objetos ficcionales sin "relación con el mundo real por completo". Pero la magia sería incluso mayor: esos escritores lograrían que sus creaciones carecieran de relación con el mundo real pero aun así "aludieran" a él y lo "simbolizaran". Así que "aludir" y "simbolizar" no son formas de relacionar un discurso con la realidad. Curiosa idea).

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

El expoeta de inciales VC --también conocido como Víctor Mural desde que sus versos abandonaran su PC y triunfaran en las paredes de los WC de EC-- tiene una política peculiar en lo que atañe a la administración de comentarios en su blog.

Él los escribe anónimamente y los responde de igual forma; en unos insulta a diversas personas, en otros las defiende; en unos más se agrede a sí mismo, en otros se indigna por los ataques autoendilgados.

En suma, la sección de comentarios de su blog es como un circo de cuatro pistas que en todas ellas ofreciera una misma rutina: la de un juglarcillo acantinflado que la emprendiera a cachetadas de ida y vuelta contra sí mismo con tal de atraer la atención de algún distraído expectador.

A veces, sin embargo, en el baile de máscaras de esos seudodiálogos, algo interesante asoma. Miren, si no, este texto suyo (que como rara excepción ha publicado con su propio nombre):

"Al primer libro de Alarcón, traducido como Guerra en la penumbra, lo leí prestado por Oscar Malca. Me sorprendió favorablemente y por eso le hice una nota en Somos el año 2004, antes que todos. De Castañeda leí Hotel Europa y el último. De Hotel Europa publiqué una reseñita favorable en la misma revista. De Fotografías de Sala tengo una opinión más positiva que la de Ágreda, pero como le han hecho tanta propaganda facilona, no creo que escriba una reseña. Sobre la antología firmada por Ruiz, Disidentes, no la he leído porque con lo que cuesta he preferido comprar otros libros más importantes. No me parece trascendente la verdad".

Mural se ufana de haber escrito "antes que todos" sobre la traducción al español del primer libro de Daniel Alarcón. Lo curioso es que dice haberlo hecho en el año 2004, es decir, dos años antes de que apareciera la traducción al español y... un año antes de que fuera publicada la versión original en inglés (lanzada el 29 de marzo del 2005). Mural dice haber leído y disfrutado un ejemplar del libro War by Candlelight cuando Alarcón estaba aún, probablemente, escribiéndolo (y recordemos, a todo esto, que Mural no es precisamente un hablante de inglés).

Más allá del afán ferrandesco y más allá de lo irrelevante de su "yo lo descubrí", provoca decirle a Mural que quizá él llegó, en efecto, "antes que todos", porque los demás sólo comentan cosas que han leído. Y cosas que existen.

Más curiosidades: Mural declara que no escribirá una reseña sobre el libro más reciente de Luis Hernán Castañeda porque a dicho libro ya le han hecho demasiada "propaganda facilona". La frase es muy sintomática acerca de la visión que Mural tiene de su antiguo oficio de reseñista: las reseñas, piensa, están allí para promover o para obstaculizar, no para abrir un diálogo literario.

Y, en la misma línea, sobre la antología Disidentes, de Gabriel Ruiz Ortega, declara que no es un libro importante ni trascendente. Pero también dice no haberlo leído.

Pero la frase más interesante, sin duda, es la última: "no me parece trascendente la verdad". Es llamativo que el lapsus que lleva al autor a olvidar la coma después de la palabra "trascendente", termine por generar la única frase verdadera y verosímil del párrafo: a Mural no le parece trascendente la verdad. De hecho, jamás le parece relevante decirla.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Más curiosidades: Mural declara que no escribirá una reseña sobre el libro más reciente de Luis Hernán Castañeda porque a dicho libro ya le han hecho demasiada "propaganda facilona". La frase es muy sintomática acerca de la visión que Mural tiene de su antiguo oficio de reseñista: las reseñas, piensa, están allí para promover o para obstaculizar, no para abrir un diálogo literario.

Y, en la misma línea, sobre la antología Disidentes, de Gabriel Ruiz Ortega, declara que no es un libro importante ni trascendente. Pero también dice no haberlo leído.

Pero la frase más interesante, sin duda, es la última: "no me parece trascendente la verdad". Es llamativo que el lapsus que lleva al autor a olvidar la coma después de la palabra "trascendente", termine por generar la única frase verdadera y verosímil del párrafo: a Mural no le parece trascendente la verdad. De hecho, jamás le parece relevante decirla.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

"Fue uno de los pocos escritores que influenciaron directamente en la obra de su compatriota Fernando Pessoa".

(Estupefaciente Víctor Colomural, disertando sobre el poeta portugués Mario de Sá-Carneiro, aprovecha para proponer la idea de que casi nadie influyó en la obra de Pessoa... ¿Y entonces de dónde salió el arte de Pessoa? Poesía infusa, que le llaman).

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

"La música estuvo aceptable, pero se pudo hacer mucho más con la época (los setenta), en la que hubo un excelente rock".

(Víctor Colomural hablando sobre Watchmen. No pudo siquiera mencionar el título de la novela y la película correctamente y después metió las cuatro incluso para situar la época en que ocurre la historia: no son los setentas; es 1985).

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

usto cuando el actor inglés Sacha Baron Cohen pensaba que no quedaba ser humano sobre la tierra que aún se pudiera tragar la ficción de que el personaje Borat es realmente de Kasajstán, aparece una excepción. Adivinen de quién es el siguiente texto:

"Santiago Roncagliolo [estuvo] de visita en el pueblo de Borat. En el blog del autor de la exitosa Abril rojo -que sigue funcionando- me entero que estuvo dando unas charlas en Kazajistán, el pueblo del famoso actor Borat, protagonista de una desopilante película muy comentada el año pasado. Reproduzco la parte -el texto completo fue publicado en El País hace un par de semanas- donde Roncagliolo describe Astana, el pueblito del famoso actor".

Obviamente, el autor del texto es el polifuncional y multivocálico Víctor Coral, poeta, narrador, crítico y krayola mayor del mundo del graffiti peruano, quien nos regala con una nueva joya de las suyas: un párrafo de cien palabras en el que demuestra que él no necesita ver una película para juzgarla (la llama "desopilante" pero es evidente que no la ha visto, de otra manera sabría, por lo menos, que Borat es un personaje y no un actor) y que no ha leído tampoco el mismísimo artículo que recomienda (de otra forma estaría advertido de que Astana no es un "pueblito", sino la ciudad capital de Kasajstán, y sabría también, como dice Roncagliolo, que "Borat nunca estuvo realmente en este país".

Claro, la otra posibilidad es que sí haya visto la película y también haya leído el artículo y, simplemente, ambos le hayan resultado excesivamente abstrusos. A decir verdad, esa explicación parece más probable.

Y a todo esto: ¿no se podrá presentar ante el Congreso de la República un proyecto de ley para hacer obligatoria la carrera de la crítica literaria como requisito para su ejercicio? Si eso es demasiado, quizá se pueda lograr al menos que los que quieran llamarse críticos deban pasar antes una prueba básica de lectoescritura. Así respetamos la democracia pero también el nivel intelectual del oficio.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Más de una persona me ha contado en estos días que el último número de Ajos & Zafiros trae un ensayo del profesor Miguel Ángel Huamán sobre mi libro Toda la sangre: antología de cuentos peruanos sobre la violencia política.

Ne interesa, obviamente, leer el ensayo: se lo he pedido a un amigo que, supuse yo, trabajaba en la revista, pero descubro que ya no.

Se lo he pedido también a uno de los editores de Ajos & Zafiros, José Cabrera Alva, quien me dijo que ya pronto me enviaría el artículo en un documento de Word (para evitar la demora de mandar un ejemplar impreso por correo postal). Mientras sigo esperando que la amabilidad de José se cristalice, me encuentro con pasajes del ensayo en internet.

[PD: amabilidad que José supo coronar hace unos minutos: acabo de recibir en mi correo electrónico una copia del ensayo].

Los hallo, para más señas, en el blog del crítico mutante Víctor Coral. Cuando llamo mutante a Coral, aclaremos, no me refiero a que esté desarrollando un tórax paralelo, no insinúo que le haya surgido de pronto una nariz nueva en la nuca (que sería para olerte mejor): me refiero a la cataclísmica rapidez con que es capaz de mudar su valoración de un libro; él, que, se supone, es un crítico literario y tiene las cosas claras.

Si el artículo del profesor Huamán fuera como lo describe Coral, entonces el artículo sería bastante endeble, pero lo dudo mucho y, en todo caso, ese juicio me lo tendré que reservar para luego de leerlo entero, como es obvio: Coral es capaz de deformar cualquier cosa: es un crítico mutante transitivo. Lo realmente curioso es contrastar los dos textos que enlazo a continuación:

A) El post con el que Coral, esta semana, después de tantos meses de tozuda pataleta contra mí, no sólo elogia el ensayo de Huamán, sino que parece esgrimirlo en contra mía, como una dama madrileña de moño y peineta esgrimiría su abanico contra el fantasma del soponcio por venir. Con gran impotencia, dicho sea de paso: con la impotencia de quien descubre que otro crítico es capaz de articular la crítica que uno simplemente no puede construir (sin morderse la cola: problemas de la mutación).

B) El post de Coral de hace un año y tres meses, en el que el crítico mutante, antes de la mutación, no notó ni lejanamente ninguna de las cosas que ahora critica Huamán y que hoy él suscribe transido por la emoción. Y cuando las mencionó, cuando aludió a los que para Huamán son defectos, lo hizo para alabarlos como virtudes. Incluyendo su idea de que mi libro era "un hito", "fundacional y referente ineludible", clave para "hurgar en los pliegues de nuestra tragedia colectiva", una obra "absolutamente necesaria para comprender el que tal vez sea el problema mayor de nuestra sociedad".

¿Con cuál Coral se quedan, con el que escribió eso hace un año o con el que, hepatitis de por medio, parece ver el libro ahora con los ojos de otra persona y las ideas ajenas, sin el menor respeto por las suyas propias o por la buena memoria de sus lectores? Yo, como siempre, no me quedo con ningún Coral: para mutantes, prefiero los del Planeta de los simios. Yo sigo esperando, con anticipación del deleite, el ensayo del profesor Huamán.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

"Como no la he leído, no puedo prejuzgarla".

(Víctor Coral, desgracia de la lógica, tumba de la razón, entierro de la sinapsis. Sostiene que para poder prejuzgar una obra, primero tiene que leerla. Plop).

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

"El mundo adulto es expuesto como poco comprensivo y amenazante, mientras que el mundo del skate y de la juventud expresa complejidad y sensibilidad especiales, veraces, aunque difuminadas".


(Higiénico muralista Víctor Coral comenta la cinta Paranoid Park, de mi tocayo Van Sant, después de haber visto, aparentemente, un double feature de Roller Boogie y Xanadú… No, en serio: qué bestia qué superficial es este pata... Nada más nos falta una frase de Rodolfo Ybarra y estamos hechos…)

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

"Hay novelas del lenguaje, es decir, aquellas en que el autor ha enfatizado sistemáticamente no la trama, ni la historia ni la "construcción de personajes" sino el movimiento autoconstructivo de la palabra, que vuelve sobre sí misma y encuentra en esa dinámica autónoma su sentido más esencial, pero no el único"

(Víctor Coral, en la frase más hueca y palabrera que he leído en meses --los meses en que no leí a Víctor Coral).

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Luz de Limbo, de Víctor Coral.- El estilo de Coral es huachafo a conciencia y posero por desgracia congénita: sus posts son una mezcla de inquina, maledicencia y falsa erudición de diccionario enciclopédico. Sus usos verbales son los de la izquierda mastodóntica (Coral exige "deslindes", reclama "tomas de posición", pide que los demás asuman posturas seudorrebeldes y cada vez que tiene la buena idea de mencionar algo que los otros pasan por alto, acusa a la blogósfera en pleno de complotar en una sordomudez que llama "ominosa"). Sus momentos más bajos son las zalamerías para con aquellos que lo han despreciado públicamente (el caso de Marco Sifuentes); sus puntos más altos: el humor involuntario.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Entonces, uno de los 500 mil gritones incompetentes (el más incompetente, el más gritón) hace el esfuerzo de torcer el sentido de la reseña, darle un significado nuevo, en el que esa última observación deja de ser el señalamiento de una excepción y se convierte en el gran juicio de valor de Ágreda sobre El cielo de Capri.

El gritón incompetente, de nombre Víctor Coral, procede luego a escribir un artículo que más bien parece un resumen escolar del concepto de kitsch según uno de sus primeros varios formalizadores, Hermann Broch: el kitsch como búsqueda de la belleza, por oposición al arte verdadero, que busca la verdad. ¿Por qué no eligio la definición de Adorno (el kitsch como parodia de las circunstancias de la sensación de catarsis)? ¿O la de Sontag o Greenberg o Kundera o Elias? No interesa.

Lo importante, de hecho, es que la observación misma de Coral no interesa, no viene al caso, es inoportuna, derivativa y parte de la mala intención; es bochornosamente equívoca y lo es al propósito. Coral no tiene la intención de decir nada sobre El cielo de Capri, ni quiere explicar nada sobre la crítica de Ágreda (al fin y al cabo, no hay nada que explicar: Ágreda usa el término "kitsch" en su sentido más coloquial, refiriéndose a las apariciones esporádicas de clichés efectistas en la prosa de García Falcón, a la que, por otra parte, elogia abundantemente).

Y además, Coral no dice nada en absoluto sobre el kitsch (más allá de las notas que pueda haber tomado en su blog Loro veinte años atrás, y que ahora, al parecer, le cuesta descifrar). Solo quiere una oportunidad para lucir ese rudimento de teoría que alguna vez escuchó de volada en un salón de clase. Y una voluta humosa y humorosa en su volición, siempre dañina, le indica que es un buen momento para desempolvar la idea y utilizarla para desprestigiar a un crítico serio como Ágreda.

Félix Reátegui, en un comentario enviado a Coral, ha resumido el problema de la mejor manera:

"Javier Ágreda escribe varios párrafos razonadamente elogiosos sobre la novela breve de Marco García Falcón y en el párrafo final pone esta observación, citada en un comentario anterior de Luz de Limbo: «en algunas páginas la búsqueda de lo estético llega demasiado cerca del kitsch». Un lector competente y que al mismo tiempo lea de buena fe entendería con facilidad que Javier está señalando lo que, según él, es una falla en la novela; no está diciendo que la novela sea un proyecto o un resultado literario “kitsch”. Víctor Coral entiende o elige entender mal algo tan simple y escribe un texto que es cuatro veces más largo que el de Javier Ágreda para demostrar que es erróneo algo que Javier no ha dicho. Es más, el mismo Coral, en su presunta admonición, sentencia: «Calificar como kitsch a una obra solo por contener un elemento ligado a una de estas coordenadas es por lo menos irresponsable, entonces». Sí, pues, un crítico competente y honesto no caería en los errores de lectura que sí comete penosamente Coral".

Es curiosa la manera en que, cada vez que uno busca un ejemplo para ilustrar el mundo aquel del que habla Franzen --el mundo de la blogósfera literaria, su superficialidad, sus quinientos mil energúmenos-- descubre de inmediato un ejemplo a la mano en el blog de ya-vieron-quién. Parece al propósito.

En este caso, siendo Coral un blogger que alguna vez tuvo su oportunidad como crítico, el ejemplo deja claro que la diferencia entre una esfera y la otra no es crucialmente ética: tanto críticos como bloggers pueden hacer de su oficio una componenda, una vendetta o una ruleta rusa, si asumen su trabajo sin darse cuenta de que lo suyo debería ser el esclarecimiento de problemas estéticos y no la confusión de las ideas como disfraz para las pequeñeces del mal ánimo.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Luz de Limbo, de Víctor Coral, es un blog-escarapela, de esos que sus autores hacen para luego colgárselos en el pecho y que la gente los distinga: "ah, ese pata es un intelectual". Es lo más cercano en el Perú a un blog de crítica, por la naturaleza de los posts que publica, y a la vez lo más lejano, debido a la horrorosa calidad de esos mismos posts.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Ir a decirle al hombre que Borges jamás había escrito novela alguna era algo para lo cual hacía falta un corazón de piedra: ¿se daría cuenta del ridículo que representaba un instructor de literatura que desconocía lo más básico sobre el más canónico escritor de toda América Latina?

Dándole una inopinada miradita al blog del crítico literario y polígrafo Víctor Coral me encuentro con un post suyo en el que interesantemente da un poco de lustre a su fama transoceánica de erudito sin fronteras para comentar a una escritora argentina poco conocida por los lectores de hoy: Luisa Mercedes Levinson, madre de la más famosa Luis Valenzuela. Sobre Levinson escribe Coral lo siguiente:

"He releído dos textos clave para escribir esta pequeña nota: “El abra”, de su libro El estigma del tiempo (Seix Barral, 1975), y "La hermana de Eloísa", escrito a cuatro manos con Jorge Luis Borges, así como lo escuchan. Que se sepa es la única vez que el genio de Ficciones aceptó escribir al alimón un cuento con alguien".

Ups. El erudito parece no haberse enterado nunca de que Borges fue uno de los más notorios cultores de la colaboración literaria en el mundo de las letras hispanas, y que, junto a más de una decena de libros de ensayo coescritos por él y amigos suyos (¿han visto el tomo gigantesco de las Obras en colaboración de Emecé?), están también los extraordinariamente célebres libros de cuentos (la mayoría policiales) que Borges escribió en coautoría con Adolfo Bioy Casares.

Borges y Bioy escribieron "a cuatro manos", como dice Coral (suponiendo, claro, que ambos fueran ambidiestros), los libros Seis problemas para don Isidro Parodi (1942), Dos fantasías memorables (1946), Crónicas de Bustos Domecq (1967) y Nuevas crónicas de Bustos Domecq (1977).

Los dos primeros se publicaron bajo el seudónimo de Honorio Bustos Domecq; los dos siguientes bajo los nombres reales de Borges y Bioy. Aún antes de engendrar a Bustos Domecq habían escrito más ficción en colaboración (Un modelo para la muerte, por ejemplo, bajo el seudónimo de Benito Suárez Lynch). No usaron seudónimo para su colaboración en los guiones cinematográficos de Los orilleros y El paraíso de los creyentes.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

"Dos más y el conchito de la raspadilla", dijo, impositivo, marcial (habíamos llevado nuestra moveable feast hasta un bar frente al campus de San Marcos), dirigiendo su verbo sustantivo y sus diminutivos de pueblo hondo al vertical garçon que nos atendía. "Dos más y el conchito de la raspadilla", repitió, posando en mí sus dos ojos, que parecían los ojos de dos tuertos diferentes y a los que sólo unía el odio y una nariz que incordiaba la paz de su gesto cinocéfalo.

Y añadio:

"Héctor Larval, pese a tu nombre de salsero de todos los reclusos, tu camino a la fama se verá enladrillado de libros y poemas del más sutil calibre, de una genialidez francamente anarcosindicalista; beberás el futuro a manos llenas; tu talento para la repartición de las frases adverbiales será la llave de San Pedro que te abrirá el sétimo cielo del que hablaban los profetas; te hundirás en el beneficio de la duda; emergerás en la otra ribera; nadarás el protervo mar de la Atarjea y te será dado ver la fauna de peces mutantes que se solaza bajo el espejo de sus aguas; tus amigos serán legión pero tus enemigos serán legionarios de cólera fácil y puñete al quítame allá estas pajas; volarás entre sinalefas para despertar cada mañana en la cama de una nueva musa clásica (recuerda, eso sí, que sólo son nueve: sospecha de las demás)".

Yo apenas podía contener las lágrimas. Según Suárez Barrios hablaba, mis ojos, escapados de sus cuencas, se fijaban con descocada impertinencia, más y más, en la agitación vespertina de los labios del mítico dipsómano y moralista, y desde cierto momento el sonido de sus palabras llenó todos los espacios de mi mundo: más que palabras eran presagios, eran el anuncio de mi genio finalmente revelado a la humanidad:

"Héctor Larval", siguió diciendo Suárez Barrios, "en verdad te digo esto: las siete casas de la poesía esperan por tu arribo; en cada uno de los siete palacios de la sublimidad hay una habitación con tu nombre; en las siete torres vigías del futuro cada peldaño de cada escalera tiene la forma de tus tabas aladas; tu reflejo espera por ti en el espejo del altar de las siete catedrales más altas del mundo solar, y en las siete catedrales más hondas del mundo sublunar. El universo que ha sido letrina y ha sido cementerio, será paraíso cuando tú lo dejes resucitar con tus sofonetos".

Se me hizo agua la boca. Suárez Barrios añadio:

"Y para que eso pase, sólo tienes que responder una pregunta".

"Lo que quieras, maestro", dije. "¿Te apetece otra raspadilla?"

"Respóndeme, Héctor Larval: ¿cuál es la diferencia entre el concepto de alegoría de los tomistas, el de Adorno, el de Abrams y el de Benjamin?"

"Ahí sí me agarrastes".

"Entonces te cambio la pregunta: ¿alguna vez Conrad escribió narraciones en colaboración?"

"Ahí sí me agarrastes".

"Una más, facilita: ¿qué significa poetry".

"Ahí sí me agarrastes".

"¿Siete por cuatro?"

" ... "

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Ay, ay, el ex reseñador Víctor Coral. Como se recuerda, Coral le tiene un odio jarocho y recalcitrante al poeta José Antonio Mazzotti. Y Mazzotti, al parecer es ahora colaborador (no sé si eventual o fijo) de El Dominical de El Comercio (el medio de prensa del que Coral fue despedido porque habría dedicado sus horas de oficina a escribir mensajes obscenos en las paredes de los baños, según me han referido tres decenas de amigos míos que allí trabajan).

Picón como suelen ser los grandes artistas (artista del graffiti porno, en este caso), Coral vio el nombre del colaborador Mazzotti y de inmediato recordó que quien edita hoy El Dominical es el poeta Alonso Rabí, y para sugerir que el acercamiento de Mazzotti a El Dominical es producto de la amistad, publicó una foto de Rabí y Mazzotti en una fiesta. El pequeño detalle es que la persona que aparecía junto a Mazzotti en la foto no era Rabí, sino Christian Roa de la Carrera.

Lo más gracioso es que, una vez que le han hecho notar la manipulación, Coral no ha hecho explícita una rectificación, sino que simplemente ha cambiado de fotografía, colocando ahora una en la que no aparece Roa, el seudo Rabí. Yo quiero hacer notar que Coral conoce a Rabí desde hace muchísimos años, y que no existe la mínima posibilidad de que lo suyo sea una confusión. Por el contrario: en la primera fotografía, Coral se dio el trabajo de bajar tanto la definición de la imagen que, en efecto, era casi imposible reconocer el rostro del fotografiado. Pueden comprobar lo que digo aquí.

¿Alguien dijo código de conducta blogger?

Aprovecho la ocasión para pedirle al blogger de Luz de Limbo que deje de enviar comentarios a Puente Aéreo bajo más de media docena de seudónimos. Me aburren las repeticiones y me cansan las tonterías. Si escucho zonceras a una sola voz, vaya y pase, pero las nimiedades corales son un exceso, ¿no les parece?

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

uego, con la intención de dedicarle más tiempo a su trabajo creativo, Calderón Fajardo dio por concluida su incursión en El Hablador, y se despidió de sus columnas. Entonces vinieron las cosas raras. Y no vinieron ni de su parte ni de parte de El Hablador. Vinieron de Víctor Coral, quien publicó un extraño post en su blog Luz de Limbo, en el que insinuaba que Calderón Fajardo había renunciado a El Hablador en razón del supuesto poco nivel de sus administradores, a quienes, además, acusaba de fomentar un blog basura.

Una raya más al tigre: Calderón Fajardo ha enviado a El Hablador una carta aclaratoria en la que niega las insidias de Coral y aclara una vez más que en su renuncia no media ningún motivo oculto. Además de eso, Calderón Fajardo repite que acaso sus artículos eran muy largos y tediosos para la dinámica de los blogs.

Debo decir que un texto inteligente y bien escrito siempre es apreciable, no importa el medio, y que si las columnas de Calderón Fajardo en El Hablador no fueron un éxito (cosa que es más que discutible) el problema es de la blogósfera y no del escritor ni en particular del blog que tuvo la buena idea de invitarlo a colaborar.

No sé si lo recuerdan, pero hace no mucho los administradores de El Hablador demostraron que Coral tenía la costumbre de ingresar como comentarista en ese blog y enviar textos en los que, bajo seudónimo, insultaba en términos racistas a... Víctor Coral. Hmm... me pregunto si eso tendrá algo que ver con su exabrupto.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Éste es el tipo de cosa que --escrita en internet por un blogger culto, crítico literario, sometido a la constante mirada escrutadora de sus lectores, y constante escrutador él mismo de otros bloggers-- podría (uno imagina) ser causal inmediata de su linchamiento online.

Víctor Coral ha escrito en su blog sobre lo que, literalmente, él llama "los preparativos ... con vistas a celebrar en mayo próximo los ochocientos años de la publicación del Cantar de Mío Cid".

¿Qué? ¿Ahora resulta que el Cantar de Mío Cid se publicó hace ochocientos años?

Uno juraría que Coral maneja una definición de "publicar" que va mucho más allá del uso que le dan los demás mortales: él debe estar celebrando la primera vez que alguien en las calles de algun poblado hispano supo de la existencia del poema, o acaso celebra una primera lectura pública de la que, de manera misteriosa que debería contar a sus lectores, parece haber tenido noticia.

Pero no. Coral ilustra su post con una imagen de la copia manuscrita conservada del poema, y como pie de foto escribe: "página de la primera edición". La imagen que coloca, repito, es la del manuscrito de Per Abbat. Entonces no cabe duda: el culto crítico literario no tiene la menor idea de cuándo fue escrito el poema, cuándo fue vertido en esa copia (todo entre hace siete y ocho siglos) y cuándo fue hecha su primera edición (apenas en 1779, no hace ochocientos años).

Entre unas fechas y otras no son pocas las cosas que median; un crítico literario podría estar al tanto al menos de una de ellas: la invención de la imprenta; o hilar un poco más fino y empezar a repasar sus definiciones de libro , publicación, incunable, manuscrito, etc.

Pero, más que comentar la metida de pata de Coral, quiero hacer notar algo: éste es el tipo de cosa que nos da la talla de cuánto se preocupan en verdad ciertos reclamones e insatisfechos navegantes de la blogósfera literaria peruana por lo que los bloggers escriben en sus páginas. Ningún chisme se les escapa, pero los hechos más evidentes de la historia literaria les son ajenos.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La pareja dispareja de Paolo de Lima y Víctor Coral entra nuevamente en crisis: ahora Coral desciende al nivel personal para acusar a De Lima de la cosa más extraña: dejar a consignación, para su venta en una librería limeña, un ejemplar de una edición no venal de cierta novela de Enrique Congrains Martin, regalada a De Lima por el autor. ¿Es un lío importante? Not really.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

“Me pregunto… cuál es el sentido de contar, a posteriori, lo sucedido en un evento en vivo”.

--Víctor Coral critica al escritor Max Palacios por haber hecho una pequeña crónica de la presentación de mi antología Toda la sangre. Coral parece proponer una de estas dos posibilidades: (a) que los eventos sean contados a priori, o (b) que los eventos nunca sean contados. Ya saben: si algún dictadorzuelo fascista anda en busca de jefe de prensa, Coral es la voz.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

“Me olvidé de poner la palabra histórica junto a novela peruana”.

Víctor Coral inaugura la línea “se me chispoteó” en la crítica literaria, para explicar por qué confundió el origen de la novela histórica peruana con el origen de la novela peruana en general, a partir de su pésima lectura de un interesante ensayo de Marcel Velázquez.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

“La Academia Sueca premió al monárquico y católico ortodoxo T. S. Eliot”.

Víctor Coral dando cátedra de erudición. Lo malo es que T.S. Eliot era de una familia de la Iglesia Unitaria (de la que su abuelo fue ministro) y su conversión, que es famosa para los amantes de la poesía, fue al anglicanismo.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

“Que Faverón diga por qué no incluye en su sofisticada listita de no premiados a César Vallejo”.

Víctor Coral, no se sabe por qué, me reta a explicar por qué yo no incluí a César Vallejo en mi lista de escritores que la Academia Sueca marginó del Premio Nobel. Después de que hizo la pregunta, le escribí para explicarle que cuando Vallejo murió casi toda su obra estaba sin traducir y era perfectamente desconocida para la Academia. Coral censuró mi respuesta y me acusó de “fascista”. Plop… Ah, por cierto, mi “sofisticada” lista (que no era sino una cita del blog de Iván Thays) era la siguiente: "Tolstoi, Chejov, Joyce, Pound, Proust, Kafka, Nabokov, Rulfo, Borges, Onetti. ¿Qué vergüenza un crítico al que eso le parezca sofisticado, ¿no?

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Víctor Coral no deja de dar lecciones de lucidez. Su más reciente post es de antología. En él, comenta una (pésima y muy lamentable) reseña de Olga Rodríguez Ulloa a la última novela de Peter Elmore. Pero, en un giro sorprendente, parece echarle la culpa de los errores de Rodríguez a... ¡la clase media norteamericana! Los dos párrafos iniciales son alucinantes.

Díganme si no:

"It´s funny, it´s not funny. Gran parte de la cultura norteamericana moderna o posmoderna se basa en estos dos axiomas repelentes uno del otro. La idea de lo divertido como requisito indiscutible se ha ido introduciendo en el mundo actual vertiginosamente.

"Hasta el punto que no solo las películas y los cómic, pero también las novelas (¿y la poesía?) tienen que cumplir con el imperativo categórico de la respetable clase media gringa: “no me importa si es bueno o malo, ¡que sea divertido!”.

No entiendo cómo se puede meter la pata tantas veces en cincuenta palabras. Pero tratemos de hacer un recuento: primero dice que "it´s funny" y "it´s not funny" significan, respectivamente, "es divertido" y "no es divertido". No, pues; no es así. "Funny" significa gracioso (que mueve a la risa) o raro, en el sentido de curioso, inusual o sorprendente: como "It´s funny how a person can make so many mistakes in so few words".

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Luego dice que "it´s funny" y "it´s not funny" son "dos axiomas". Esa afirmación, que (ella sí) parece axiomática, no tiene en verdad ni pies ni cabeza. Y dice con sorpresa que ambos posibles juicios (porque eso son: juicios posibles, no axiomas) son "repelentes el uno del otro". ¿Alguien me quiere explicar cómo podrían no ser contradictorios los juicios "it´s funny" y "it´s not funny" predicados acerca de un mismo objeto?

Luego habla de "la cultura norteamericana moderna o posmoderna"... Un momentito. Esos dos adjetivos parecen ser "repelentes el uno del otro". Pero no en Coral: en su mente todo es lo mismo: una chanfaina. Él se está refiriendo a "la cultura norteamericana" y como desconoce qué adjetivo le conviene, le planta los dos a la vez. Para asegurarse, como quien dice. Faulkner o Pahlaniuk: la misma cosa.

Resumamos hasta allÍ: según Coral, la "cultura norteamericana moderna o posmoderna" (da lo mismo) es tan rara que sus miembros piensan que las cosas divertidas no son aburridas, y viceversa.

Sigamos leyendo, con la ayuda de Dios.

Coral, luego, identifica a la "cultura norteamericana moderna o posmoderna" con "la respetable clase media gringa", cuyo gusto, al parecer, ha invadido el mundo de la crítica y, en el Perú, ha capturado particularmente a Olga Rodríguez Ulloa (no busquen el puente entre una cosa y otra; no hay paso lógico). O sea que "la cultura norteamericana moderna o posmoderna" le corresponde sólo a una clase social. Y, por cierto, es la media, no la alta, que, al parecer, nada tiene que ver con el colonialismo cultural americano. Ni la baja, a pesar de ser gigantesca y ser el origen de muchas de las manifestaciones culturales más extendidas en los Estados Unidos hoy (¿o alguien cree que el rap, el hip hop y sus descendientes, por ejemplo, son fruto de la clase media, típicamente blanca?).

De inmediato, Coral afirma que esa "clase media gringa" tiene el siguiente "imperativo categórico" estético: "no me importa si es bueno o malo, ¡que sea divertido!"... Ajá. En más de seis años viviendo en Estados Unidos no me había dado cuenta de que los americanos de la clase media consideraran que "bueno" y "malo" son adjetivos intercambiables o insignificantes.

Yo, que debo vivir en la ceguera, percibía que muchos americanos, los menos interesados en el arte, lamentablemente consideran buenos sólo al cine y la literatura que los divierten. Pero para eso la ecuación se tiene que dar entre "divertido" y "bueno", no entre "bueno" y "malo".

Y me pregunto desde cuándo eso es una exclusividad de los gringos, y más exclusivamente de los gringos "modernos o posmodernos". ¿O es que Coral piensa que la literatura hecha exclusivamente para divertir no ha tenido un público cautivo desde por lo menos la edad media hasta hoy sin interrupción alguna? ¿O es que cree que hubo un tiempo en que la cultura de la elite fue masiva? (Quizá, en su mente, "masivo" y "elitista" significan lo mismo. Como "moderno" y "posmoderno").

Supongamos por un segundo que lo que ha querido decir Coral es eso: que a los norteamericanos (de la clase media) sólo les parece buena la literatura que los divierte.

Si eso es verdad, es un hallazgo grandioso. Porque significa que, para la clase media norteamericana, iconos indiscutibles de la cultura contemporánea (que Coral llamaría, con más precisión, "moderna o postmoderna") como Thomas Pynchon, Philip Roth, Cormac McCarthy y David Lynch, son no sólo buenos, sino además divertidos.

Y si es así, entonces, ¿cuál sería el problema?

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

"Muchos han dicho que World Trade Center es tal vez la peor película de Stone y una de las peores que se hayan hecho sobre el tema de la aviación". (¿Película sobre la aviación? Ja. La frase es de Víctor Coral, quien, confundiendo a World Trade Center con Dónde está el piloto, le hace el avión a sus lectores, opina sobre un tema que desconoce y una cinta que no ha visto, y da un ejemplo práctico de lo bien que está la prensa cultural peruana).

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

EL ENANO FAVERÓN, QUE MANEJA ESTA LETRINA, SALE A DEFENDER A SU LUSTRATABAS DE QUIEN JAMÁS ESCRIBIRÁ UNA LINEA ELOGIOSA EN UN LIBRO, PORQUE AUNQUE PIENSA CON EL HÍGADO NO ES TAN BRUTO PARA NO DARSE CUENTA QUE THAYS ES UN POBREDIABLO COMO ESCRITOR Y COMO HUMANO.

VÍCTOR

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Asunto: Tu último post: No te pases, pe, causita.

Creo que se te chispoteó (o tal vez es una broma muy crípitica, no lo sé): casi a la mitad de tu post "Bizarro Kid, Reynoso, Jáuregui (...)" afirmas que yo soy el autor de "Rito de Paso". No, pues. Así no juega Perú. Prefiero mil veces una mentada de madre a que me acuses de un crimen tan horrendo como ése.

Abrazo

Leonardo

Bueno, sí, me equivoqué al decir que la novela Rito de paso pertenece a Leonardo Aguirre. Y ahora que lo pienso bien, entiendo su indignación. Como se sabe, el autor de Rito de paso es Víctor Coral - responsable de muchos anónimos que emputecen la blogósfera (como hace poco lo hizo notar la gente de El hablador y cuya defensa risible del dizque temible blogger fue la de consignar su Laptop ante un notario) en los que, para variar, endilga a otros sus propias bajezas; grafitero de los baños de El Comercio, gracia por la cual fue expectorado de allí; estafador de jóvenes poetas como Salomón Valderrama a quien le pidió un adelanto de edición con el cuento de ser representante de la Editorial Zignos; y muy recordado por hacerse pasar como un integrante de Sendero Luminoso, realizando una llamada bajo el apelativo de Gasparcito Cucardas, en la que amenazó con hacer explotar una bomba en el Centro Cultural de España con el fin de sabotear la clausura del evento Memorias In Santas en el año 2005-.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Coral no se fue del comercio, lo botaron por acoso sexual, ese acoso no tuvo nada que ver con doris bayly sino con una diseñadora grafica, y coral ni siquiera se metió directamente con ella si no que lo ampayaron escribiendo cosas en la pared de un baño. Todo eso ocurrió en un solo día a finales de la semana pasada. A la gárgola de huaca no la han botado por nada que ver con su trabajo, tampoco le han cerruchado el piso ni tampooco se ha ido para chambiar en UPP, todos esos son palos. Los han botado porque es un despreciable que ataca a las mujeres anónimamente escribiendo mensajes en las paredes cuando nadie lo ve. Es obvio que una persona que hace eso también puede estar detrás de blogs como este o los otros que hay por ahí. Coral, ya quedaste en evidencia, después de tus sucias maniobras contra gente honorable como Mazzotti y Paolo, ahora queda claro que clase de persona eres.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Hipólito Luna, el escritorzuelo mediocre y melenudo que tiene su tallercito en la Católica es Iván Thays, en la última novela de Bayly, no la compren!!!!!!!

Melcochita Ágreda

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

mazzotti y paolo de lima gente honorable, ahahahahahahahahahahahahahahaha

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

EL ENANO FAVERÓN, QUE MANEJA ESTA LETRINA, SALE A DEFENDER A SU LUSTRATABAS DE QUIEN JAMÁS ESCRIBIRÁ UNA LINEA ELOGIOSA EN UN LIBRO, PORQUE AUNQUE PIENSA CON EL HÍGADO NO ES TAN BRUTO PARA NO DARSE CUENTA QUE THAYS ES UN POBREDIABLO COMO ESCRITOR Y COMO HUMANO.

VÍCTOR

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

qué me atacas a mí, enano estúpido, como si yo hubiera escrito los tres capítulos donde maltratan y asesinan a tu lustrabotas Thays.

Ubícate, cromagnon de palanca de cambios de microbusero.

July 20, 2010  
Anonymous CRISTIANO RONALDO said...

Me los voy a fornicar a todos los que ataquen a Coral. Faverónicos!!!!!

July 20, 2010  
Anonymous Pichi de diablo said...

Panetoooooooones, riiiiiiicos panetones, panetooooooones para los racitaaaaales, lleve su rico panetones

July 20, 2010  
Anonymous Banana Joe said...

Recorcholis!!!!!!!!!
Oe Pichi de diablo, salgo en la novela de Bayly?????
Di que sí y te compro 50 panetones!!!!!!!!!!
Ñam Ñam

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

qué me atacas a mí, enano estúpido, como si yo hubiera escrito los tres capítulos donde maltratan y asesinan a tu lustrabotas Thays.

Ubícate, cromagnon de palanca de cambios de microbusero.

July 20, 2010  
Anonymous Giuliano Vecco F. said...

Hace ya buenas semanas que nos enteramos por Luz de Limbo de que la nueva producción literaria de Víctor Coral, “BOLAÑO PUTO”, estaba a punto de salir a la venta en Lima, por la editorial San Marcos. En una comunicación informal, Víctor nos cuenta brevemente algo más sobre ella:

“Bolaño Puto es en realidad el desarrollo en profundidad de la vida y obra de Roberto Bolaño, a través de una historia que encierra historias en las que los personajes, como casi siempre ocurre en los híbridos literarios (novela/ensayo), se ven obligados a replantear sus opciones morales. En una sociedad de moral relajada como la latinoamericana, o bien de velada ausencia de ética, la necesidad obliga a la transgresión, ¿no? Y Bolaño es un transgresor. El libro anda a caballo entre la novela existencialista, la biografía y la novela negra.
Bolaño Puto es la historia de un poeta y narrador, un creador y un detective salvaje”.

July 20, 2010  
Anonymous Giuliano Vecco F. said...

Hace ya buenas semanas que nos enteramos por Luz de Limbo de que la nueva producción literaria de Víctor Coral, “BOLAÑO PUTO”, estaba a punto de salir a la venta en Lima, por la editorial San Marcos. En una comunicación informal, Víctor nos cuenta brevemente algo más sobre ella:

“Bolaño Puto es en realidad el desarrollo en profundidad de la vida y obra de Roberto Bolaño, a través de una historia que encierra historias en las que los personajes, como casi siempre ocurre en los híbridos literarios (novela/ensayo), se ven obligados a replantear sus opciones morales. En una sociedad de moral relajada como la latinoamericana, o bien de velada ausencia de ética, la necesidad obliga a la transgresión, ¿no? Y Bolaño es un transgresor. El libro anda a caballo entre la novela existencialista, la biografía y la novela negra.
Bolaño Puto es la historia de un poeta y narrador, un creador y un detective salvaje”.

July 20, 2010  
Anonymous Giuliano Vecco F. said...

Hace ya buenas semanas que nos enteramos por Luz de Limbo de que la nueva producción literaria de Víctor Coral, “BOLAÑO PUTO”, estaba a punto de salir a la venta en Lima, por la editorial San Marcos. En una comunicación informal, Víctor nos cuenta brevemente algo más sobre ella:

“Bolaño Puto es en realidad el desarrollo en profundidad de la vida y obra de Roberto Bolaño, a través de una historia que encierra historias en las que los personajes, como casi siempre ocurre en los híbridos literarios (novela/ensayo), se ven obligados a replantear sus opciones morales. En una sociedad de moral relajada como la latinoamericana, o bien de velada ausencia de ética, la necesidad obliga a la transgresión, ¿no? Y Bolaño es un transgresor. El libro anda a caballo entre la novela existencialista, la biografía y la novela negra.
Bolaño Puto es la historia de un poeta y narrador, un creador y un detective salvaje”.

July 20, 2010  
Anonymous Giuliano Vecco F. said...

Hace ya buenas semanas que nos enteramos por Luz de Limbo de que la nueva producción literaria de Víctor Coral, “BOLAÑO PUTO”, estaba a punto de salir a la venta en Lima, por la editorial San Marcos. En una comunicación informal, Víctor nos cuenta brevemente algo más sobre ella:

“Bolaño Puto es en realidad el desarrollo en profundidad de la vida y obra de Roberto Bolaño, a través de una historia que encierra historias en las que los personajes, como casi siempre ocurre en los híbridos literarios (novela/ensayo), se ven obligados a replantear sus opciones morales. En una sociedad de moral relajada como la latinoamericana, o bien de velada ausencia de ética, la necesidad obliga a la transgresión, ¿no? Y Bolaño es un transgresor. El libro anda a caballo entre la novela existencialista, la biografía y la novela negra.
Bolaño Puto es la historia de un poeta y narrador, un creador y un detective salvaje”.

July 20, 2010  
Anonymous Daniel Salas said...

Javier: Yo pensaba que el tuyo era un blog serio. No entiendo por qué le das cabida a comentarios basura. Mi modesta opinión es que si te relajas tanto con los comentarios esto puede terminar en un degenere.

De lo que deberíamos estar debatiendo es sobre la definición de fascismo. A mí no me parece que a este gobierno se le pueda aplicar. Me parece que es autoritario a secas y que eso es suficiente para repudiarlo. No hay ninguna conspiración contra la cultura, hay pura y simple idiotez.

July 20, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

No tengo la dicha de contemplar su afilado rostro hace ya algunos años.
Me ha privado usted de semejante goce por razones de índole moral, debo
suponer. Añorando su gallarda compañía, me he permitido enviar a la
mansión que usted ocupa unas notas breves y afectuosas, sugiriéndole
tímidamente un encuentro que me dé oportunidad de pedirle disculpas y
acaso reverdecer la amistad que nos unió. Sin embargo, doctor, usted me
ha respondido con la más cruel de las indiferencias, con un silencio que
me duele aquí abajo, en la boca del estómago. Esto me hace pensar que
me guarda justificado rencor; que no me ha perdonado aquel libro que
perpetré y mancilló injustamente su viril reputación; que no me será dado
el privilegio de volver a estrechar su mano; que, en fin, me ha arrojado a
las mazmorras de su desprecio. ¿Merezco yo tan brutal castigo? Me llevo la
mano al pecho, hago examen de contrición y le digo: sí, doctor, todo
castigo que me imponga será insuficiente para expiar mis culpas y reparar
el daño moral que le infligí. ¿Estoy arrepentido? Sí, doctor, sí: ¿no ve que
estoy llorando? ¿He perdido la esperanza de reunirme con usted algún
día? Por lo que más quiero: ¡no! Batallaré infatigablemente, haré de mi
orgullo una alfombra, me hincaré de rodillas si fuese necesario, pero no
descansaré hasta que usted pueda oir mis sentidas disculpas. Sé que su
altísimo sentido del honor le hará imposible perdonarme, doctor, pero al
menos tenga piedad y escúcheme cinco minutos, oiga usted.

July 20, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

No tengo la dicha de contemplar su afilado rostro hace ya algunos años.
Me ha privado usted de semejante goce por razones de índole moral, debo
suponer. Añorando su gallarda compañía, me he permitido enviar a la
mansión que usted ocupa unas notas breves y afectuosas, sugiriéndole
tímidamente un encuentro que me dé oportunidad de pedirle disculpas y
acaso reverdecer la amistad que nos unió. Sin embargo, doctor, usted me
ha respondido con la más cruel de las indiferencias, con un silencio que
me duele aquí abajo, en la boca del estómago. Esto me hace pensar que
me guarda justificado rencor; que no me ha perdonado aquel libro que
perpetré y mancilló injustamente su viril reputación; que no me será dado
el privilegio de volver a estrechar su mano; que, en fin, me ha arrojado a
las mazmorras de su desprecio. ¿Merezco yo tan brutal castigo? Me llevo la
mano al pecho, hago examen de contrición y le digo: sí, doctor, todo
castigo que me imponga será insuficiente para expiar mis culpas y reparar
el daño moral que le infligí. ¿Estoy arrepentido? Sí, doctor, sí: ¿no ve que
estoy llorando? ¿He perdido la esperanza de reunirme con usted algún
día? Por lo que más quiero: ¡no! Batallaré infatigablemente, haré de mi
orgullo una alfombra, me hincaré de rodillas si fuese necesario, pero no
descansaré hasta que usted pueda oir mis sentidas disculpas. Sé que su
altísimo sentido del honor le hará imposible perdonarme, doctor, pero al
menos tenga piedad y escúcheme cinco minutos, oiga usted.

July 20, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

No tengo la dicha de contemplar su afilado rostro hace ya algunos años.
Me ha privado usted de semejante goce por razones de índole moral, debo
suponer. Añorando su gallarda compañía, me he permitido enviar a la
mansión que usted ocupa unas notas breves y afectuosas, sugiriéndole
tímidamente un encuentro que me dé oportunidad de pedirle disculpas y
acaso reverdecer la amistad que nos unió. Sin embargo, doctor, usted me
ha respondido con la más cruel de las indiferencias, con un silencio que
me duele aquí abajo, en la boca del estómago. Esto me hace pensar que
me guarda justificado rencor; que no me ha perdonado aquel libro que
perpetré y mancilló injustamente su viril reputación; que no me será dado
el privilegio de volver a estrechar su mano; que, en fin, me ha arrojado a
las mazmorras de su desprecio. ¿Merezco yo tan brutal castigo? Me llevo la
mano al pecho, hago examen de contrición y le digo: sí, doctor, todo
castigo que me imponga será insuficiente para expiar mis culpas y reparar
el daño moral que le infligí. ¿Estoy arrepentido? Sí, doctor, sí: ¿no ve que
estoy llorando? ¿He perdido la esperanza de reunirme con usted algún
día? Por lo que más quiero: ¡no! Batallaré infatigablemente, haré de mi
orgullo una alfombra, me hincaré de rodillas si fuese necesario, pero no
descansaré hasta que usted pueda oir mis sentidas disculpas. Sé que su
altísimo sentido del honor le hará imposible perdonarme, doctor, pero al
menos tenga piedad y escúcheme cinco minutos, oiga usted.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Fernando Ampuero said...

Mi inquietud no era del todo descabellada: hasta la edad madura de
treinta años, usted sólo supo movilizarse a pie y en bicicleta, para no
mencionar el transporte público, que usaba rara vez y a regañadientes,
pero no supo manejar un auto, lo que era visto por sus amigos como una
excentricidad más de millonario y por mí, como un verdadero peligro, pues
aún no olvido una mañana caribeña en la que usted, contrariando el
sentido común, se empeñó en manejar el auto que yo había alquilado y
casi acabamos estrellados contra la fachada de un local de comida rápida,
luego de que usted hiciera maniobras en verdad indefendibles, episodio
que concluyó con usted ofuscado, las mejillas coloradas, gritándome
injustamente y echándole la culpa de todo a un caballero de tez
aceitunada que casi hunde su Cadillac de colección en nuestras narices.
Por eso, señor, y porque ya era padre de familia y no quería dejar viuda y
huérfana, le pregunté si ya sabía manejar, no para faltarle al respeto sino
para salir ileso de esa andadura. Fue grato escucharle decir que había
tomado usted lecciones en el Touring Club del Perú y aprobado con
sobresaliente; fue menos grato oir de pronto la voz de la señora Pantoja
chillando su desconsuelo en los parlantes de ese automóvil rendidor, lo
que provocó en mí una reacción de escalofrío y pavor.

July 20, 2010  
Anonymous Beto Ortiz said...

Pudiste ser un congresista de lujo, Daniel. El Parlamento se privó de un
representante esclarecido, insobornable y provocador. Yo pensé que te
invitarían a integrar las listas parlamentarias de la coalición que, según
todas las encuentas, ganaría las elecciones y se haría del poder. Yo quería
votar por ti. Me parecía un acto de justicia: no dudaba de tus calidades
morales e intelectuales para darle brillo a un escaño, y de paso podía
agradecerte así los numerosos gestos de amistad que tuviste conmigo
cuando era apenas un aprendiz de reportero. Mis informantes, gente
confiable, me aseguraban que ocuparías un lugar preferencial en la lista
parlamentaria. Ya entonces nos veíamos rara vez. No había ocurrido, que
recuerde, ningún incidente que nos enemistase; simplemente te habías
casado y mudado a una ciudad lejana, donde presentabas un noticiero de
televisión, mientras yo me las ingeniaba para ganar dinero en Santo
Domingo, hospitalaria ciudad que me premió con un programa de debates
en la televisión y en la que me permitía todas las extravagancias caribeñas,
como vivir en un hotel de lujo y darme masajes asiáticos todas las
mañanas. Digamos entonces que el destino nos había alejado, pero la
amistad, desde luego, seguía firme y en pie. Supe, te decía, que el
candidato presidencial de la coalición tenía simpatía por la lucidez, el rigor
intelectual y la intransigencia con que defendías, en reuniones partidarias
y artículos periodísticos, tus ideas liberales. No me sorprendió.

July 20, 2010  
Anonymous Miguel Angel Zapata said...

CORAL, ESE MUERTO DE HAMBRE AL QUE RILO LE SACÓ LA CSMRE EN EL TELEVISIÓN. EL MISMO POBRE DIABLO QUE LE PAGARON PARA DIFAMAR A KLOAKA CON EL CUENTO DEL SENDERISMO (HABLA COJDO CUÁNTO TE PAGÓ OSCAR MALCA). EL MISMO MEQUETREFE QUE COBRA 150 SOLES POR PONER UNA RESEÑA EN SU BLOG BASURA. EL QUE LE ROBÓ 1500 SOLES AL CJDO DE SALOMÓN VALDERRAMA CON EL CUENTO DE LA EDICIÓN DEL LIBRO (EL MISMO SALOMÓN BORRACHO HA CONTADO SU CASO). EL MISMO WEÓN QUE VOTARON DE ESE PERIODICUCHO POR HACER UN HUECO EN EL BAÑO PARA MIRAR A LAS PERIODISTAS QUE IBAN A MEAR.
TODO SE SABE CORAL, INCLUSO EL CASO DE TU HERMANA “SENDERÓLOGA” SIRVIENTE DEL SIN Y DATERA DE LA DEA Y DEVIDA: ISABEL CORAL CORDERO.

CORAL, EL SOPLÓN DEL SIN

YA SABES QUE TODO SE SABE.

July 20, 2010  
Anonymous ELEJALDER GODOS said...

Pero siempre fuiste más astuto que yo, lo querías todo junto: tu carrera de
actor, tu matrimonio con Ariadna, tu vida familiar, tu buena reputación y
también nuestro amor secreto, la oscura pasión de nuestros cuerpos.
Llegamos a un punto muerto. Tú no cederías; yo tampoco. No te di un beso
antes de irme a dormir. No quería que me vieras llorar. Cerré la puerta de
mi cuarto y lloré despacio, callado, para que no me oyeras. No serías mi
hombre, te perdería otra vez, la vida por delante sería extrañarte: así
parecía estar escrito mi destino. Más tarde entraste en mi cuarto y me
despertaste. Solía dormirme con esa ilusión: vendrá a mi cama y me
amará. Te sentaste en mi cama. Estabas llorando. Me dijiste que habías
llamado a Ariadna. Vi el reloj despertador. Eran las tres y pico de la
mañana. La habías despertado. Trataste de decírselo. No encontraste las
palabras. No te salía la voz. No podías. Fue demasiado. Nunca podrías
decírselo. Lo habías intentado con todas tus fuerzas, pero no pudiste. La
querías demasiado. Le dijiste que la habías llamado sólo porque la
extrañabas. Te notó raro, triste; se quedó preocupada; te preguntó si
querías que viniese unos días a acompañarte. Había sido un error
llamarla. La habías dejado nerviosa. Te conocía y sabía que algo raro
estaba pasándote. Pero no te arrepentías. Al menos ahora sabías que,
aunque lo intentases, no podías contarle ni una palabra de lo nuestro.
Nunca le harías un daño tan grande. Sería un golpe bajo. Ella no merecía
una cosa así. Te escuché en silencio. Me conmoviste. Lloré contigo.

July 20, 2010  
Anonymous ELEJALDER GODOS said...

Pero siempre fuiste más astuto que yo, lo querías todo junto: tu carrera de
actor, tu matrimonio con Ariadna, tu vida familiar, tu buena reputación y
también nuestro amor secreto, la oscura pasión de nuestros cuerpos.
Llegamos a un punto muerto. Tú no cederías; yo tampoco. No te di un beso
antes de irme a dormir. No quería que me vieras llorar. Cerré la puerta de
mi cuarto y lloré despacio, callado, para que no me oyeras. No serías mi
hombre, te perdería otra vez, la vida por delante sería extrañarte: así
parecía estar escrito mi destino. Más tarde entraste en mi cuarto y me
despertaste. Solía dormirme con esa ilusión: vendrá a mi cama y me
amará. Te sentaste en mi cama. Estabas llorando. Me dijiste que habías
llamado a Ariadna. Vi el reloj despertador. Eran las tres y pico de la
mañana. La habías despertado. Trataste de decírselo. No encontraste las
palabras. No te salía la voz. No podías. Fue demasiado. Nunca podrías
decírselo. Lo habías intentado con todas tus fuerzas, pero no pudiste. La
querías demasiado. Le dijiste que la habías llamado sólo porque la
extrañabas. Te notó raro, triste; se quedó preocupada; te preguntó si
querías que viniese unos días a acompañarte. Había sido un error
llamarla. La habías dejado nerviosa. Te conocía y sabía que algo raro
estaba pasándote. Pero no te arrepentías. Al menos ahora sabías que,
aunque lo intentases, no podías contarle ni una palabra de lo nuestro.
Nunca le harías un daño tan grande. Sería un golpe bajo. Ella no merecía
una cosa así. Te escuché en silencio. Me conmoviste. Lloré contigo.

July 20, 2010  
Anonymous ELEJALDER GODOS said...

Pero siempre fuiste más astuto que yo, lo querías todo junto: tu carrera de
actor, tu matrimonio con Ariadna, tu vida familiar, tu buena reputación y
también nuestro amor secreto, la oscura pasión de nuestros cuerpos.
Llegamos a un punto muerto. Tú no cederías; yo tampoco. No te di un beso
antes de irme a dormir. No quería que me vieras llorar. Cerré la puerta de
mi cuarto y lloré despacio, callado, para que no me oyeras. No serías mi
hombre, te perdería otra vez, la vida por delante sería extrañarte: así
parecía estar escrito mi destino. Más tarde entraste en mi cuarto y me
despertaste. Solía dormirme con esa ilusión: vendrá a mi cama y me
amará. Te sentaste en mi cama. Estabas llorando. Me dijiste que habías
llamado a Ariadna. Vi el reloj despertador. Eran las tres y pico de la
mañana. La habías despertado. Trataste de decírselo. No encontraste las
palabras. No te salía la voz. No podías. Fue demasiado. Nunca podrías
decírselo. Lo habías intentado con todas tus fuerzas, pero no pudiste. La
querías demasiado. Le dijiste que la habías llamado sólo porque la
extrañabas. Te notó raro, triste; se quedó preocupada; te preguntó si
querías que viniese unos días a acompañarte. Había sido un error
llamarla. La habías dejado nerviosa. Te conocía y sabía que algo raro
estaba pasándote. Pero no te arrepentías. Al menos ahora sabías que,
aunque lo intentases, no podías contarle ni una palabra de lo nuestro.
Nunca le harías un daño tan grande. Sería un golpe bajo. Ella no merecía
una cosa así. Te escuché en silencio. Me conmoviste. Lloré contigo.

July 20, 2010  
Anonymous PIRULO FAVERON said...

Nos besamos con lágrimas en los ojos. Te pedí que te quedaras a dormir en
mi cama. Esa noche, por primera y última vez, dormimos juntos. Antes de
quedarme dormido, busqué la calidez de tu espalda y la humedecí con una
lágrima. Yo sabía muy adentro mío que, hiciera lo que hiciera, te perdería
de todas maneras. Ya te había perdido. Me lo decía una voz implacable
desde muy adentro: se irá a Lima con ella; te quedarás solo en Miami; deja
ya de llorar; ¿quién te dijo que la vida es una sucesión de triunfos y
alegrías? Pero yo no quería escuchar esa voz ingrata. Yo quería escuchar
tu dulce voz susurrando en mi oído: sólo te quiero a ti, quiero que estemos
juntos los dos y nadie más, tú me bastas para ser feliz. Pero todo era
silencio. Un silencio opresivo, el amargo presagio de la derrota. No se
volvió a hablar del asunto. Los días siguientes fueron una sucesión de
pequeños placeres distraídos. Flotaba en el aire la certeza de nuestra
inminente separación, pero la ignorábamos para no enturbiar las cosas y
fingíamos que todo estaba bien. Miami ardía de calor. Corría agosto, el mes
peor. Tú gozabas en la playa. Podías pasarte el día entero tumbado en la
arena, expuesto al sol. Yo te acompañaba a regañadientes y con
abundante crema protectora, pues no toleraba más de dos horas bajo el
sol y, en general, los placeres de ir a la playa me parecían
considerablemente sobreestimados, algo en lo que, por supuesto,
estábamos en franco desacuerdo. Te veía dormir en la playa. Después de
cubrir tu piel con bronceador, te echabas sobre una toalla y, para mi
envidia, quedabas dormido sin la menor dificultad. Hay gente que duerme
en cualquier parte: tú eras uno de esos afortunados.

July 20, 2010  
Anonymous PIRULO FAVERON said...

Nos besamos con lágrimas en los ojos. Te pedí que te quedaras a dormir en
mi cama. Esa noche, por primera y última vez, dormimos juntos. Antes de
quedarme dormido, busqué la calidez de tu espalda y la humedecí con una
lágrima. Yo sabía muy adentro mío que, hiciera lo que hiciera, te perdería
de todas maneras. Ya te había perdido. Me lo decía una voz implacable
desde muy adentro: se irá a Lima con ella; te quedarás solo en Miami; deja
ya de llorar; ¿quién te dijo que la vida es una sucesión de triunfos y
alegrías? Pero yo no quería escuchar esa voz ingrata. Yo quería escuchar
tu dulce voz susurrando en mi oído: sólo te quiero a ti, quiero que estemos
juntos los dos y nadie más, tú me bastas para ser feliz. Pero todo era
silencio. Un silencio opresivo, el amargo presagio de la derrota. No se
volvió a hablar del asunto. Los días siguientes fueron una sucesión de
pequeños placeres distraídos. Flotaba en el aire la certeza de nuestra
inminente separación, pero la ignorábamos para no enturbiar las cosas y
fingíamos que todo estaba bien. Miami ardía de calor. Corría agosto, el mes
peor. Tú gozabas en la playa. Podías pasarte el día entero tumbado en la
arena, expuesto al sol. Yo te acompañaba a regañadientes y con
abundante crema protectora, pues no toleraba más de dos horas bajo el
sol y, en general, los placeres de ir a la playa me parecían
considerablemente sobreestimados, algo en lo que, por supuesto,
estábamos en franco desacuerdo. Te veía dormir en la playa. Después de
cubrir tu piel con bronceador, te echabas sobre una toalla y, para mi
envidia, quedabas dormido sin la menor dificultad. Hay gente que duerme
en cualquier parte: tú eras uno de esos afortunados.

July 20, 2010  
Anonymous GABRIEL RUIZ ORTO said...

Comparto con ustedes, la entrevista que me hizo la poeta y locura de Radio, Sinda Miranda. Con motivo de la presentación de mi último poemario Minimal Poética, en el Museo Reina Sofía. Salió en el programa Mimos para el Alma. Que se trasmite en Radio Nava FM.

En este enlace pueden oír la entrevista. Salgo en el minuto 17, 30 segundos. Espero les guste. Sinda no lo sabe, pero en ese momento estaba en la Gran Vía. Gracias linda por tus palabras.

Este el primer enlace de varias notas y entrevistas en prensa escrita y TV, que me han hecho por la salida de Minimal Poética. Los cuales en las próximas semanas compartiré con los lectores de este blog.

Este es el link de Radio Nava:

http://mimos-para-el-alma.blogspot.com/2010/07/emision-64-entrevista-leo-zelada.html

Y aquí el comentario sobre la aparición de mi libro en el diario Madridpress:

http://www.madridpress.com/noticia/106437/


Un abrazo.

July 20, 2010  
Anonymous GABRIEL RUIZ ORTO said...

Comparto con ustedes, la entrevista que me hizo la poeta y locura de Radio, Sinda Miranda. Con motivo de la presentación de mi último poemario Minimal Poética, en el Museo Reina Sofía. Salió en el programa Mimos para el Alma. Que se trasmite en Radio Nava FM.

En este enlace pueden oír la entrevista. Salgo en el minuto 17, 30 segundos. Espero les guste. Sinda no lo sabe, pero en ese momento estaba en la Gran Vía. Gracias linda por tus palabras.

Este el primer enlace de varias notas y entrevistas en prensa escrita y TV, que me han hecho por la salida de Minimal Poética. Los cuales en las próximas semanas compartiré con los lectores de este blog.

Este es el link de Radio Nava:

http://mimos-para-el-alma.blogspot.com/2010/07/emision-64-entrevista-leo-zelada.html

Y aquí el comentario sobre la aparición de mi libro en el diario Madridpress:

http://www.madridpress.com/noticia/106437/


Un abrazo.

July 20, 2010  
Anonymous GABRIEL RUIZ ORTO said...

Comparto con ustedes, la entrevista que me hizo la poeta y locura de Radio, Sinda Miranda. Con motivo de la presentación de mi último poemario Minimal Poética, en el Museo Reina Sofía. Salió en el programa Mimos para el Alma. Que se trasmite en Radio Nava FM.

En este enlace pueden oír la entrevista. Salgo en el minuto 17, 30 segundos. Espero les guste. Sinda no lo sabe, pero en ese momento estaba en la Gran Vía. Gracias linda por tus palabras.

Este el primer enlace de varias notas y entrevistas en prensa escrita y TV, que me han hecho por la salida de Minimal Poética. Los cuales en las próximas semanas compartiré con los lectores de este blog.

Este es el link de Radio Nava:

http://mimos-para-el-alma.blogspot.com/2010/07/emision-64-entrevista-leo-zelada.html

Y aquí el comentario sobre la aparición de mi libro en el diario Madridpress:

http://www.madridpress.com/noticia/106437/


Un abrazo.

July 20, 2010  
Anonymous EL UTERO DE MARITA said...

"Dime quién es tu perra" le dice jalándole el cabello. "Tú lo eres" le responde. "Te gusta que te den duro, ¿no?". Quizá te gusta oír deliciosas frases como esta, insultos o simplemente deseas que tu chica se vista de látex, coja las esposas y te enmarroque contra la cama. Puede que incluso le pidas que te grite, ordene que te jalonee un poco y quizá hasta clames porque te restriegue su látigo, hasta que ella haga un diestro movimiento y reviente el sonido muy cerca a ti. O, por el contrario, esta vez quieres que te trate bruscamente y no acepte excusas, que te exija lo que quiere, te utilice, se satisfaga.

Sea en ocasiones o en la rutina diaria, el poder juega un papel importantísimo en la relación y, cuando nos referimos específicamente al sexo, cobra un brillo muy particular. Hay hombres y mujeres a los que les gusta ser dominados, otro(a)s prefieren dominar y otro tanto puede jugar en ambos lados.

July 20, 2010  
Anonymous EL UTERO DE MARITA said...

"Dime quién es tu perra" le dice jalándole el cabello. "Tú lo eres" le responde. "Te gusta que te den duro, ¿no?". Quizá te gusta oír deliciosas frases como esta, insultos o simplemente deseas que tu chica se vista de látex, coja las esposas y te enmarroque contra la cama. Puede que incluso le pidas que te grite, ordene que te jalonee un poco y quizá hasta clames porque te restriegue su látigo, hasta que ella haga un diestro movimiento y reviente el sonido muy cerca a ti. O, por el contrario, esta vez quieres que te trate bruscamente y no acepte excusas, que te exija lo que quiere, te utilice, se satisfaga.

Sea en ocasiones o en la rutina diaria, el poder juega un papel importantísimo en la relación y, cuando nos referimos específicamente al sexo, cobra un brillo muy particular. Hay hombres y mujeres a los que les gusta ser dominados, otro(a)s prefieren dominar y otro tanto puede jugar en ambos lados.

July 20, 2010  
Anonymous EL UTERO DE MARITA said...

"Dime quién es tu perra" le dice jalándole el cabello. "Tú lo eres" le responde. "Te gusta que te den duro, ¿no?". Quizá te gusta oír deliciosas frases como esta, insultos o simplemente deseas que tu chica se vista de látex, coja las esposas y te enmarroque contra la cama. Puede que incluso le pidas que te grite, ordene que te jalonee un poco y quizá hasta clames porque te restriegue su látigo, hasta que ella haga un diestro movimiento y reviente el sonido muy cerca a ti. O, por el contrario, esta vez quieres que te trate bruscamente y no acepte excusas, que te exija lo que quiere, te utilice, se satisfaga.

Sea en ocasiones o en la rutina diaria, el poder juega un papel importantísimo en la relación y, cuando nos referimos específicamente al sexo, cobra un brillo muy particular. Hay hombres y mujeres a los que les gusta ser dominados, otro(a)s prefieren dominar y otro tanto puede jugar en ambos lados.

July 20, 2010  
Anonymous EL UTERO DE MARITA said...

"Dime quién es tu perra" le dice jalándole el cabello. "Tú lo eres" le responde. "Te gusta que te den duro, ¿no?". Quizá te gusta oír deliciosas frases como esta, insultos o simplemente deseas que tu chica se vista de látex, coja las esposas y te enmarroque contra la cama. Puede que incluso le pidas que te grite, ordene que te jalonee un poco y quizá hasta clames porque te restriegue su látigo, hasta que ella haga un diestro movimiento y reviente el sonido muy cerca a ti. O, por el contrario, esta vez quieres que te trate bruscamente y no acepte excusas, que te exija lo que quiere, te utilice, se satisfaga.

Sea en ocasiones o en la rutina diaria, el poder juega un papel importantísimo en la relación y, cuando nos referimos específicamente al sexo, cobra un brillo muy particular. Hay hombres y mujeres a los que les gusta ser dominados, otro(a)s prefieren dominar y otro tanto puede jugar en ambos lados.

July 20, 2010  
Anonymous EL UTERO DE MARITA said...

"Dime quién es tu perra" le dice jalándole el cabello. "Tú lo eres" le responde. "Te gusta que te den duro, ¿no?". Quizá te gusta oír deliciosas frases como esta, insultos o simplemente deseas que tu chica se vista de látex, coja las esposas y te enmarroque contra la cama. Puede que incluso le pidas que te grite, ordene que te jalonee un poco y quizá hasta clames porque te restriegue su látigo, hasta que ella haga un diestro movimiento y reviente el sonido muy cerca a ti. O, por el contrario, esta vez quieres que te trate bruscamente y no acepte excusas, que te exija lo que quiere, te utilice, se satisfaga.

Sea en ocasiones o en la rutina diaria, el poder juega un papel importantísimo en la relación y, cuando nos referimos específicamente al sexo, cobra un brillo muy particular. Hay hombres y mujeres a los que les gusta ser dominados, otro(a)s prefieren dominar y otro tanto puede jugar en ambos lados.

July 20, 2010  
Anonymous EL UTERO DE MARITA said...

"Dime quién es tu perra" le dice jalándole el cabello. "Tú lo eres" le responde. "Te gusta que te den duro, ¿no?". Quizá te gusta oír deliciosas frases como esta, insultos o simplemente deseas que tu chica se vista de látex, coja las esposas y te enmarroque contra la cama. Puede que incluso le pidas que te grite, ordene que te jalonee un poco y quizá hasta clames porque te restriegue su látigo, hasta que ella haga un diestro movimiento y reviente el sonido muy cerca a ti. O, por el contrario, esta vez quieres que te trate bruscamente y no acepte excusas, que te exija lo que quiere, te utilice, se satisfaga.

Sea en ocasiones o en la rutina diaria, el poder juega un papel importantísimo en la relación y, cuando nos referimos específicamente al sexo, cobra un brillo muy particular. Hay hombres y mujeres a los que les gusta ser dominados, otro(a)s prefieren dominar y otro tanto puede jugar en ambos lados.

July 20, 2010  
Anonymous FULVIA CELICA said...

Lo cierto es que cada quien es diferente y el coctel de ímpetus puede ser muy variado. Por ejemplo, qué pasa si se juntan dos dominantes por excelencia, si ninguno quiere ceder y precisan llevar la batuta. Lo más probable es que el juego de seducción se vuelva más excitante aún debido a esa pelea por el mando, que la tensión se vuelva latidos, estos sudor y las feromonas terminen con esta lucha -o la continúen- por el bien de ambos. Lo cierto es que no hay nada más excitante que luchar por lo que se desea y cuando tienes un gran contrincante mejor.

ELLA TE DOMINA. Es tan delicioso este deseo, fantasía al fin, que, hay mujeres que se ganan la vida como dominatrices. Una dominatrix es aquella mujer que adopta el papel dominante en prácticas sexuales de bondage, dominación y sumisión o sadomasoquismo (cobra por participar en juegos eróticos).

Aunque también existe la figura del hombre dominante (se le llama "maestro"), las dominatrices son las más conocidas y cuya más se exalta. Hay clubes que pueden funcionar como salones de recepciones o salas de conciertos tradicionales pero tienen DJs residentes vestidas de cuero, DJs invitados de otras partes del mundo, clientes con billeteras gordas y nombres pomposos. Este es un gran negocio, no solo por el juego sino por los secretos que se guardan.

July 20, 2010  
Anonymous FULVIA CELICA said...

Lo cierto es que cada quien es diferente y el coctel de ímpetus puede ser muy variado. Por ejemplo, qué pasa si se juntan dos dominantes por excelencia, si ninguno quiere ceder y precisan llevar la batuta. Lo más probable es que el juego de seducción se vuelva más excitante aún debido a esa pelea por el mando, que la tensión se vuelva latidos, estos sudor y las feromonas terminen con esta lucha -o la continúen- por el bien de ambos. Lo cierto es que no hay nada más excitante que luchar por lo que se desea y cuando tienes un gran contrincante mejor.

ELLA TE DOMINA. Es tan delicioso este deseo, fantasía al fin, que, hay mujeres que se ganan la vida como dominatrices. Una dominatrix es aquella mujer que adopta el papel dominante en prácticas sexuales de bondage, dominación y sumisión o sadomasoquismo (cobra por participar en juegos eróticos).

Aunque también existe la figura del hombre dominante (se le llama "maestro"), las dominatrices son las más conocidas y cuya más se exalta. Hay clubes que pueden funcionar como salones de recepciones o salas de conciertos tradicionales pero tienen DJs residentes vestidas de cuero, DJs invitados de otras partes del mundo, clientes con billeteras gordas y nombres pomposos. Este es un gran negocio, no solo por el juego sino por los secretos que se guardan.

July 20, 2010  
Anonymous CHORAL CUADRA FEO A FAVERÓN said...

qué me atacas a mí, enano estúpido, como si yo hubiera escrito los tres capítulos donde maltratan y asesinan a tu lustrabotas Thays.

Ubícate, cromagnon de palanca de cambios de microbusero.

July 20, 2010

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

EL PERSONAJE DEL LIBRO DE BAYLY ES MELCOCHITA AGREDA

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

July 20, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous vladimir popovic said...

El canon literario peruano, oficial y público, con más visibilidad que en muchos otros casos, se construye y es construido por una crítica que excluye, silencia y calla. El canon literario peruano, que es una construcción sociolingûística, cultural y política, resulta ser muy estrecho y exclusivo, y hace daño a las tentativas infinitas de inclusión que se han prestado a la literatura peruana a lo largo del siglo XX. Estas múltiples tentativas, desoídas por la crítica, son las que hacen que la literatura peruana se encuentre en primera posición entre las literaturas hispanoamericanas. La crítica académica peruana y, con pocas, excepciones, la crítica de los periódicos y de las revistas literarias, trabajan para establecer coherencia, unidad y homogeneidad para y en un canon que termina reflejando los deseos de la crítica más que las ambivalencias, la polifonía y la variedad de la literatura peruana. Los efectos generados por los procedimientos de la fundación del canon literario peruano, en muchos casos, hacen que los lectores y los estudiantes de la literatura peruana e hispanoamericana se desorienten y se equivoquen (19)

July 20, 2010  
Anonymous PIRULO said...

MI COMENTARIO ES EL NRO 100 LES HAGO CHUPARME LA TROLA

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous MELCOCHITA AGREDA said...

Empecé a leer No se lo digas a nadie en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 20, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Enrique Verástegui said...

Me estoy pajeando sobre la novela de Baylys!!!! Voten por Baylys para la Alcaldía de Barranco!!!

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous Diego Bertie said...

Echense talco al culo para que no les raspe, hijos de perra, estoy cachondo.

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous ELOY JAUREGUI said...

VAN A VER COMO LOS YO A PERFORAR COMO EL NEGRO SEDAPAL!!!!!!!! VAN A MOQUEAR POR EL ANO!!!!

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  
Anonymous Alonso Cueto said...

Thays eres coquero, pues te había rogado numerosas veces que la dejaras, y entonces le arrancaste el papelito con cocaína y lo tiraste a la calle y ella se quedó pasmada y luego montó en
cólera y te insultó feamente, por lo que te viste obligado a detener el coche y decirle gallardamente: o la coca o yo, elige. Ella no meditó demasiado su elección y por eso te mandó al diablo enseguida y tuviste que consolar tu soledad con alguna opulenta estudiante del Centro Cultural de la PUCP de aquellas que entrevistabas en Vano Oficio, pero yo me sentí orgulloso de ti cuando me contaste que, si bien estabas enamorado de ella y gozabas muchísimo de sus indudables dotes amatorias, no estabas de ninguna manera dispuesto
a tener como pareja a una chica cocainómana: eso sí que no, Iván, yo con coqueras ni a la esquina. Mis viajes interiores son como una disciplina de la vanidad, ¿Entiendes o tienes piojos?

July 21, 2010  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home