Thursday, July 08, 2010

CON VILA - MATAS EN LIMA


595 Comments:

Anonymous Anonymous said...

gordo puto

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Señores, vi a Coral vendiendo panetones en el Fan Fest de la plaza mayor

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Paolo de Lima tiene una vuvuzela en el orto desde hace una semana y no pueden sacarla. Está en la clínica San Borja, donaciones a la cuenta

08549874-4543, del Banco de Crédito

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

ME LA VAS A CHUPAR HIJO DE PUTA LO JURO HIJO DE PUTA

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

ESTOY CACHONDO ESTOY ARRECHO

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Tordoya dijo...

ISHIIIIIII CORALLLLLLLLLL SIEMPRE PRESTO PARA SACARLE BRILLO A LA PELADA DEL MISTER FERNANDIN AMPUERO Y TODOS LOS REGIOS COMO EL TIO CUETO. POR QUÉ NO NOS DAS TUS CRÍTICAS DEL ÚLTIMO LIBRO DE CUETO!!!! SE TE MOJA LA CANOA PICHI DEL DIABLO
8.7.10
wilfrido vargas dijo...

Eternos "cover-boys" de nuestra literatura, Ampuero del Bosque y demás glorias del criollismo se desmelenan defendiendo su derecho a seguir posando solos para la foto hasta nuevo aviso. O hasta que salga un nuevo Arguedas, por lo menos. Una primicia: De acuerdo con la atendible lógica de "Los Regios", nuestros columnistas Fernando Maestre y Frieda Holler son los mejores escritores peruanos vivos después de Mario Vargas Llosa.
8.7.10
jack kerouac dijo...

"Sé que no es de buen gusto que mencione mi obra, pero YO, modestamente, he agotado varias ediciones de mis novelas y cuentos y una crónica novelada que se vendió como pan caliente", se agasajó esta semana, a piacere, el ingenioso hidalgo de los "novelistas criollos" Fernando Ampuero, en sorpresivo 'road-show' multimedia que -a juzgar por su súbita laboriosidad y por la matemática sincronía de sus apariciones- no hace sino presagiar inminente lanzamiento de libro nuevo, además de permitirle perfeccionar el llamativo 'look' gris-plata-Audi-A4 con que reincide -para la foto- en su ya legendaria pose "ta-qué-rico-que-soy" tan ideal para poner en la solapa. Seamos justos: Nunca lo habíamos visto tan cerca de Hemingway como ahora.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

MILKITO dijo...

"Hace unos días, en el supermercado Wong", -se jacta Fer, en no sé cuál de sus inusuales artículos de esta semana, con orgullito prestado- "el buen Bryce firmó, en una tarde, 600 ejemplares de su reciente libro de memorias". ¿Bryce en Wong?, ¡manya!, ¡qué maldito! ¿Quién auspiciaba?, ¿Tacama?, ¿Navarro-Correas?, ¿Absolut Vodka? No sé por qué pero me cuesta trabajo imaginarme a otros grandes de la literatura universal autografiando en el supermercado: "Estimados clientes, les informamos que, de 3 a 6 de la tarde, el renombrado autor José Saramago estará firmando ejemplares de su última novela en la sección lácteos donde usted y familia podrán también degustar los nuevos sabores tropicales de Milkito Light: mango, guanábana y maracuyá."
8.7.10
BATACLANA DEL OLIMPO dijo...

Ampuerín se pregunta: "¿Le duele a alguien no ser elevado al Olimpo?". ¿El Olimpo? Aguanta tu carro, causa. Aguantafá. ¿El Olimpo?, ¿in Perú? Distinguidos habitúes de la pastelería "San Antonio", tengo noticias para ustedes: el único Olimpo que hay en Lima queda en la Plaza Manco Cápac de La Victoria y es un teatrito charcheroso que hiede a berrinche y en el cual, por una módica suma, puede uno deprimirse en medio de la muda contemplación del strip-tease continuado de algunas de las señoras más tristemente flácidas del país. "Ser elevado al Olimpo!!!" Gimme a fucking break.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

MILKITO dijo...

"Hace unos días, en el supermercado Wong", -se jacta Fer, en no sé cuál de sus inusuales artículos de esta semana, con orgullito prestado- "el buen Bryce firmó, en una tarde, 600 ejemplares de su reciente libro de memorias". ¿Bryce en Wong?, ¡manya!, ¡qué maldito! ¿Quién auspiciaba?, ¿Tacama?, ¿Navarro-Correas?, ¿Absolut Vodka? No sé por qué pero me cuesta trabajo imaginarme a otros grandes de la literatura universal autografiando en el supermercado: "Estimados clientes, les informamos que, de 3 a 6 de la tarde, el renombrado autor José Saramago estará firmando ejemplares de su última novela en la sección lácteos donde usted y familia podrán también degustar los nuevos sabores tropicales de Milkito Light: mango, guanábana y maracuyá."
8.7.10
BATACLANA DEL OLIMPO dijo...

Ampuerín se pregunta: "¿Le duele a alguien no ser elevado al Olimpo?". ¿El Olimpo? Aguanta tu carro, causa. Aguantafá. ¿El Olimpo?, ¿in Perú? Distinguidos habitúes de la pastelería "San Antonio", tengo noticias para ustedes: el único Olimpo que hay en Lima queda en la Plaza Manco Cápac de La Victoria y es un teatrito charcheroso que hiede a berrinche y en el cual, por una módica suma, puede uno deprimirse en medio de la muda contemplación del strip-tease continuado de algunas de las señoras más tristemente flácidas del país. "Ser elevado al Olimpo!!!" Gimme a fucking break.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

MILKITO dijo...

"Hace unos días, en el supermercado Wong", -se jacta Fer, en no sé cuál de sus inusuales artículos de esta semana, con orgullito prestado- "el buen Bryce firmó, en una tarde, 600 ejemplares de su reciente libro de memorias". ¿Bryce en Wong?, ¡manya!, ¡qué maldito! ¿Quién auspiciaba?, ¿Tacama?, ¿Navarro-Correas?, ¿Absolut Vodka? No sé por qué pero me cuesta trabajo imaginarme a otros grandes de la literatura universal autografiando en el supermercado: "Estimados clientes, les informamos que, de 3 a 6 de la tarde, el renombrado autor José Saramago estará firmando ejemplares de su última novela en la sección lácteos donde usted y familia podrán también degustar los nuevos sabores tropicales de Milkito Light: mango, guanábana y maracuyá."
8.7.10
BATACLANA DEL OLIMPO dijo...

Ampuerín se pregunta: "¿Le duele a alguien no ser elevado al Olimpo?". ¿El Olimpo? Aguanta tu carro, causa. Aguantafá. ¿El Olimpo?, ¿in Perú? Distinguidos habitúes de la pastelería "San Antonio", tengo noticias para ustedes: el único Olimpo que hay en Lima queda en la Plaza Manco Cápac de La Victoria y es un teatrito charcheroso que hiede a berrinche y en el cual, por una módica suma, puede uno deprimirse en medio de la muda contemplación del strip-tease continuado de algunas de las señoras más tristemente flácidas del país. "Ser elevado al Olimpo!!!" Gimme a fucking break.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

MILKITO dijo...

"Hace unos días, en el supermercado Wong", -se jacta Fer, en no sé cuál de sus inusuales artículos de esta semana, con orgullito prestado- "el buen Bryce firmó, en una tarde, 600 ejemplares de su reciente libro de memorias". ¿Bryce en Wong?, ¡manya!, ¡qué maldito! ¿Quién auspiciaba?, ¿Tacama?, ¿Navarro-Correas?, ¿Absolut Vodka? No sé por qué pero me cuesta trabajo imaginarme a otros grandes de la literatura universal autografiando en el supermercado: "Estimados clientes, les informamos que, de 3 a 6 de la tarde, el renombrado autor José Saramago estará firmando ejemplares de su última novela en la sección lácteos donde usted y familia podrán también degustar los nuevos sabores tropicales de Milkito Light: mango, guanábana y maracuyá."
8.7.10
BATACLANA DEL OLIMPO dijo...

Ampuerín se pregunta: "¿Le duele a alguien no ser elevado al Olimpo?". ¿El Olimpo? Aguanta tu carro, causa. Aguantafá. ¿El Olimpo?, ¿in Perú? Distinguidos habitúes de la pastelería "San Antonio", tengo noticias para ustedes: el único Olimpo que hay en Lima queda en la Plaza Manco Cápac de La Victoria y es un teatrito charcheroso que hiede a berrinche y en el cual, por una módica suma, puede uno deprimirse en medio de la muda contemplación del strip-tease continuado de algunas de las señoras más tristemente flácidas del país. "Ser elevado al Olimpo!!!" Gimme a fucking break.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

MARCIAL AYAYPOMA dijo...

Hay por ahí, dando vueltas, un periodista que vende como 15 mil ejemplares de cada libro que saca pero -a menos que lo atropelle un Enatru- no lo mencionaremos por su nombre aunque nos maten porque se la tenemos recontra jurada. Además, es cholo. ¿Entienden? Así es la nuez. Si no me cae bien, no lo menciono y si no lo menciono, no existe. Voilá. Es así como funciona la cofradía. No le digan mafia, tampoco secta. Suena horrible. Es apenas un alegre círculo de regios criollitos fotogénicos y dicharacheros al que, malhaya nuestra suerte, no pertenecemos. No seamos, pues, tan igualados. Ubiquémonos. Nosotros no somos como los Orozco. Yo los conozco, son ocho los monos: Nano, Toño, Alonso, Alfredo, Willy, Pita, Balo, Iwasaki. Nosotros no somos como los Orozco. Yo los conozco. (bis).

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Malca Clandestino dijo...

"¿Qué sucede ahora?" -guapea Ampuero del Bosque, como quien dice: ¿qué cosa pasa acá, carajo? - "Algo francamente ridículo. Un grupo de autores andinos, cobijados bajo el ala de Miguel Gutiérrez, reclama atención. Pero, ¿hay razones para dársela? ¡Por favor!". La frase le habría quedado más redonda, si escribía: ¿hay razones para dársela? S' il vous plait! "No existe un escritor andino de la dimensión de Alegría y Arguedas" -sentencia el autor de

Deliremos juntos que, como sus millones de groupies en todo el orbe sabemos, se llama también Paren el Mundo que acá me bajo. Me pregunto: ¿Y por qué les ponen la valla tan alta, ah? ¡Qué buena vaina! ¿Desde cuándo hay que ser Arguedas para salir en Circo Beat si Niño de Guzmán -que escribe un libro cada 20 años- sale todas las semanas?

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

bellatin dijo...

Pero de todo su Cora-Cora Melody (título que, lamentablemente, no es tan chistoso como él cree pues parodia el nombre de un libro menos conocido de lo que él quisiera), mi frase favorita es esta: "Mario Bellatín escribe bien, aunque a mi juicio es frío: no me mueve un pelo". ¡Eso sí que es un exceso imperdonable! ¿Qué nomás habría que escribir para moverle un pelo. a Ampuero? Es como si una noche de estas, Hildebrandt terminara de volverse loco y exclamara: "¡Me llega altamente!"

July 08, 2010  
Anonymous TOM Y JERRY said...

Hildebrandt, claro. Ya estaba tardando. ¿Hasta cuándo seremos, señor, tan absolutamente previsibles y aburridos? Magalita Hildebrandt contra Giselita Ampuero. Ampuero Capuleto contra Hildebrandt Montesco. Bah. Desde los chanchullos de Almeyda hasta las nuevas voces de la poesía, todos los temas humanos y divinos pasan obligatoriamente por el escrutinio de los mismos inofensivos Tom y Jerry de toda la vida que, queriendo intercambiar deliciosas pullas, no se les ocurre mejor cosa que tratarse de "renombrados zonzos". Tres veces bah. Y lo peor de todo es que luego el Enano agarra y se cruza y va y vuelve a escribir y escribe y de su almita brotan lombrices, tenias solitarias como esta: "Esos que han pujado toda su vida para que les saliera un párrafo indoloro, una frase con alas, un adjetivo que no goteara en la micción de un cólico nefrítico". ¿Cómo dijo?, ¿un-adjetivo-que-no-goteara-en-la-micción-de-un-cólico-nefrítico? Ay, Enano, Enano, ¿cómo te lo explicamos para que no te nos ofendas? No insistas más. Claudica. Ríndete. Es inútil. Escribes hasta el culo.

July 08, 2010  
Anonymous TOM Y JERRY said...

Hildebrandt, claro. Ya estaba tardando. ¿Hasta cuándo seremos, señor, tan absolutamente previsibles y aburridos? Magalita Hildebrandt contra Giselita Ampuero. Ampuero Capuleto contra Hildebrandt Montesco. Bah. Desde los chanchullos de Almeyda hasta las nuevas voces de la poesía, todos los temas humanos y divinos pasan obligatoriamente por el escrutinio de los mismos inofensivos Tom y Jerry de toda la vida que, queriendo intercambiar deliciosas pullas, no se les ocurre mejor cosa que tratarse de "renombrados zonzos". Tres veces bah. Y lo peor de todo es que luego el Enano agarra y se cruza y va y vuelve a escribir y escribe y de su almita brotan lombrices, tenias solitarias como esta: "Esos que han pujado toda su vida para que les saliera un párrafo indoloro, una frase con alas, un adjetivo que no goteara en la micción de un cólico nefrítico". ¿Cómo dijo?, ¿un-adjetivo-que-no-goteara-en-la-micción-de-un-cólico-nefrítico? Ay, Enano, Enano, ¿cómo te lo explicamos para que no te nos ofendas? No insistas más. Claudica. Ríndete. Es inútil. Escribes hasta el culo.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

vicoc dijo...

jajajaja. A ver, contestaré los rebuznos más relevantes (?) entre lo que han escrito los dos anónimos escondidos tras diez seudónimos.
Me reservo con todo derecho mi opinión sobre el último vástago de Cueto y no sé qué tiene que hacer en este post Alonso.
Yo mismo pongo en el post que Ampuero está lanzando sus cuentos completos y está muy bueno el libro.
el supermercado Wong es un espacio muy popular; yo mismo compro ahí mis vinos argentinos y franceses a excelente precio. No veo qué tenga de malo firmar ahí, a menos que el anónimo sea prejuicioso socialmente y piense que un escritor de gran llegada como Bryce tiene que firmar en el coliseo del puente del ejército, sino traiciona al pueblo.
Claro que no hay que ser ni regio ni excelente escritor para salir en las ansidas páginas del Decano: sino lean la entrevista a Miguel Gutiérrez que le sacaron en el Dominical hace unos meses. El Perú avanza...

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

ESTUDIANTE SANMARQUINO dijo...

Me datearon mis mariscales que estás que te quieres morir porque Ruiz Ortega se codeó con Vila Matas y le regaló LA CACERÍA, la mejor novela de la literatura peruana novísima.
Ruiz Ortega y Max Palacios son los mejores del momento. ENVIDIOSO
8.7.10
Anónimo dijo...

Señor Coral, si quiere un debate alturado responda con respeto. Yo le digo una sola cosa y espero que me sepa responder si no es cierto.
La cultura oficial que los Cueto dirigen y su soldadesca distribuye es parte del mismo cadáver exquisito del sistema. La literatura del entretenimiento mal parido no puede tolerar que algunos -más jóvenes que ellos unos, contemporáneos otros- le recuerden su estiramiento de difunto rancio y la atmósfera mendaz que le permitió, durante algún tiempo, hacer pasar geranios por orquídeas.
Y justamente al reservarse su opinión sobre libros de Ampuero y Cueto, usted lo ratifica.

José María Navarro
Estudiante PUCP

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

vicoc dijo...

Y ya el escritor Ruiz Ortega se disculpó personalmente conmigo por algunos errores inducidos del pasado. No problem. Si no fui a ver a ambos escritores es porque estoy en cierre en la revista en que trabajo tan a gusto.

Saludos, Juan Pérez.
8.7.10
Anónimo dijo...

Al anónimo le digo que estoy en segundo año y que recibí una mención honrosa en los Juego Florales del año pasado. ¿Quiere que le pase mi correo electrónico y mi DNI? Hombre, usted firma como anónimo y niega mi existencia. Y el señor Coral no me responde. Quien calla otorga.

José María Navarro

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

vicoc dijo...

señor José María Navarro, si existe, envíe sus generales de ley y responderé su confusa y agresiva pregunta que no es otra cosa que el sambenito de siempre sobre la cultura oficial y los marginados. Bah, ¿qué hace Miguel Gutiérrez a toda página en el Dominical si eso es cierto? Y ¿dónde están los kilométricos cherrys y extensas reseñas al último libro del supuesto "letrateniente" Alonso Cueto?
8.7.10
Anónimo dijo...

Ojo q no dicen nada sobre la tercera reedicion del libro de palacios con prólogo de carrasco. dale espacio a los narradores nuevos vico

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Saulo dijo...

Víctor, yo creo que la discusión literaria debe ser otra cosa, porque la literatura es un rastro de nuestros conflictos sociales y un síntoma de nuestras flaquezas históricas, pero es también, quizá sobre todo, una esperanza de solución. Y, si es así, entonces la literatura tiene que ir más allá de sarcasmos, cocachos y zancadillas: el debate intelectual no debería parecerse tanto al zafarrancho de insultos de un reality show.
Te pongo un ejemplo.Si a un albañil se le piden paredes firmes y a un cocinero platos comestibles, a un intelectual se le puede exigir que piense con claridad y hable con transparencia. Pero, sobre todo, que sea capaz de colocarse a sí mismo bajo el microscopio de vez en cuando, que se dé cuenta de que su trabajo no es accesorio, sino crucial, particularmente en un país como el nuestro, malherido por la incapacidad secular de sus clases dirigentes, un país radicalmente necesitado de inteligencia y solidaridad.
9.7.10
vicoc dijo...

De acuerdo contigo, pero anda explícales eso a los anónimos insultantes.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

AMORES BIZARROS

Escribe FERNANDO AMPUERO

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

“Amores bizarros” está conformado de nueve cuentos. Aunque los dos finales, apartados con el nombre de “otros cuentos”, muestran rasgos significativos, nuestra reseña está centrada en los siete cuentos iniciales ya que por su temática y tratamiento configuran un ciclo cuentístico inquietante. He aquí, entonces, el primer logro de este libro.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

AMORES BIZARROS

Escribe FERNANDO AMPUERO

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

“Amores bizarros” está conformado de nueve cuentos. Aunque los dos finales, apartados con el nombre de “otros cuentos”, muestran rasgos significativos, nuestra reseña está centrada en los siete cuentos iniciales ya que por su temática y tratamiento configuran un ciclo cuentístico inquietante. He aquí, entonces, el primer logro de este libro.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

AMORES BIZARROS

Escribe FERNANDO AMPUERO

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

“Amores bizarros” está conformado de nueve cuentos. Aunque los dos finales, apartados con el nombre de “otros cuentos”, muestran rasgos significativos, nuestra reseña está centrada en los siete cuentos iniciales ya que por su temática y tratamiento configuran un ciclo cuentístico inquietante. He aquí, entonces, el primer logro de este libro.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

AMORES BIZARROS

Escribe FERNANDO AMPUERO

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

“Amores bizarros” está conformado de nueve cuentos. Aunque los dos finales, apartados con el nombre de “otros cuentos”, muestran rasgos significativos, nuestra reseña está centrada en los siete cuentos iniciales ya que por su temática y tratamiento configuran un ciclo cuentístico inquietante. He aquí, entonces, el primer logro de este libro.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

AMORES BIZARROS

Escribe FERNANDO AMPUERO

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

“Amores bizarros” está conformado de nueve cuentos. Aunque los dos finales, apartados con el nombre de “otros cuentos”, muestran rasgos significativos, nuestra reseña está centrada en los siete cuentos iniciales ya que por su temática y tratamiento configuran un ciclo cuentístico inquietante. He aquí, entonces, el primer logro de este libro.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

AMORES BIZARROS

Escribe FERNANDO AMPUERO

La obra narrativa de muchos jóvenes escritores peruanos, que hicieron su aparición en la década del noventa, estuvo signada por la influencia de autores como Ray Loriga, Mañas, Easton Ellis y Charles Bukowski. Desde luego que de esa efervescencia de epígonos nada originales del malditismo extranjero han quedado algunos nombres mencionables como Malca, Bayli, Sergio Galarza y Manuel Rilo. La obra de estos jóveves autores daba cuenta del poco interés otorgado al trabajo estructural y lingüístico de los discursos diegéticos (cuentos, novelas) priorizando el plano de la historia en la que describen anécdotas donde el sexo, el alcohol, la homosexualidad y las drogas configuraban los ejes narrativos. No obstante, para suerte de nuestra literatura, esta tendencia narrativa ha sido efímera como se constata después de leer la obra inicial de jóvenes narradores como José de Piérola, “Sur y Norte” (2001); Marco García Falcón, “París personal” (2002); Sandro Bossio, “El llanto en las tinieblas” (2003); Elí Caruzo “El mejorero y otros cuentos” (2003), entre otros. Por su puesto que a esta lista de autores nuevos habría que añadir el nombre de Max Palacios con su libro de cuentos” Amores bizarros”.

“Amores bizarros” está conformado de nueve cuentos. Aunque los dos finales, apartados con el nombre de “otros cuentos”, muestran rasgos significativos, nuestra reseña está centrada en los siete cuentos iniciales ya que por su temática y tratamiento configuran un ciclo cuentístico inquietante. He aquí, entonces, el primer logro de este libro.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous MALCA EN LA COMPETENCIA said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous MALCA EN LA COMPETENCIA said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous ganadorrrrr said...

Tengo Minimal Poética, mi último libro. Estoy tan emocionado.Tanto esfuerzo y ahora publico en una gran
editorial. Al fin entré a las ligas mayores de la poesía. La Champións League Poética de España.

Mi libro ha sido impreso en Madrid. Vaso Roto Ediciones, tiene ahora su sede en esta ciudad. Ellos han publicado a destacados poetas y autores como Alda Merini, W.S.Merwin, Tzvetan Todorov, Clara Janes; Siendo yo, el primer poeta latinoamericano hispano hablante que sale en su selecto catalogo literario. Sus ediciones son elegantes y cuidadas.

Se venderá el libro en Casa de Libro, Fnac, La Central, y en las principales librerías de España.Habrá dos presentaciones, la primera en el Museo Reina Sofia y la segunda, en Casa de América.

Me voy a celebrarlo. Cinco años de esfuerzo y sacrificio en España y al fin logré publicar mi mejor libro. ¡Carajo, lo logre! ¡ Lo logré!

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Tengo Minimal Poética, mi último libro. Estoy tan emocionado.Tanto esfuerzo y ahora publico en una gran
editorial. Al fin entré a las ligas mayores de la poesía. La Champións League Poética de España.

Mi libro ha sido impreso en Madrid. Vaso Roto Ediciones, tiene ahora su sede en esta ciudad. Ellos han publicado a destacados poetas y autores como Alda Merini, W.S.Merwin, Tzvetan Todorov, Clara Janes; Siendo yo, el primer poeta latinoamericano hispano hablante que sale en su selecto catalogo literario. Sus ediciones son elegantes y cuidadas.

Se venderá el libro en Casa de Libro, Fnac, La Central, y en las principales librerías de España.Habrá dos presentaciones, la primera en el Museo Reina Sofia y la segunda, en Casa de América.

Me voy a celebrarlo. Cinco años de esfuerzo y sacrificio en España y al fin logré publicar mi mejor libro. ¡Carajo, lo logre! ¡ Lo logré!

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA said...

Tengo Minimal Poética, mi último libro. Estoy tan emocionado.Tanto esfuerzo y ahora publico en una gran
editorial. Al fin entré a las ligas mayores de la poesía. La Champións League Poética de España.

Mi libro ha sido impreso en Madrid. Vaso Roto Ediciones, tiene ahora su sede en esta ciudad. Ellos han publicado a destacados poetas y autores como Alda Merini, W.S.Merwin, Tzvetan Todorov, Clara Janes; Siendo yo, el primer poeta latinoamericano hispano hablante que sale en su selecto catalogo literario. Sus ediciones son elegantes y cuidadas.

Se venderá el libro en Casa de Libro, Fnac, La Central, y en las principales librerías de España.Habrá dos presentaciones, la primera en el Museo Reina Sofia y la segunda, en Casa de América.

Me voy a celebrarlo. Cinco años de esfuerzo y sacrificio en España y al fin logré publicar mi mejor libro. ¡Carajo, lo logre! ¡ Lo logré!

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA said...

Tengo Minimal Poética, mi último libro. Estoy tan emocionado.Tanto esfuerzo y ahora publico en una gran
editorial. Al fin entré a las ligas mayores de la poesía. La Champións League Poética de España.

Mi libro ha sido impreso en Madrid. Vaso Roto Ediciones, tiene ahora su sede en esta ciudad. Ellos han publicado a destacados poetas y autores como Alda Merini, W.S.Merwin, Tzvetan Todorov, Clara Janes; Siendo yo, el primer poeta latinoamericano hispano hablante que sale en su selecto catalogo literario. Sus ediciones son elegantes y cuidadas.

Se venderá el libro en Casa de Libro, Fnac, La Central, y en las principales librerías de España.Habrá dos presentaciones, la primera en el Museo Reina Sofia y la segunda, en Casa de América.

Me voy a celebrarlo. Cinco años de esfuerzo y sacrificio en España y al fin logré publicar mi mejor libro. ¡Carajo, lo logre! ¡ Lo logré!

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA said...

Tengo Minimal Poética, mi último libro. Estoy tan emocionado.Tanto esfuerzo y ahora publico en una gran
editorial. Al fin entré a las ligas mayores de la poesía. La Champións League Poética de España.

Mi libro ha sido impreso en Madrid. Vaso Roto Ediciones, tiene ahora su sede en esta ciudad. Ellos han publicado a destacados poetas y autores como Alda Merini, W.S.Merwin, Tzvetan Todorov, Clara Janes; Siendo yo, el primer poeta latinoamericano hispano hablante que sale en su selecto catalogo literario. Sus ediciones son elegantes y cuidadas.

Se venderá el libro en Casa de Libro, Fnac, La Central, y en las principales librerías de España.Habrá dos presentaciones, la primera en el Museo Reina Sofia y la segunda, en Casa de América.

Me voy a celebrarlo. Cinco años de esfuerzo y sacrificio en España y al fin logré publicar mi mejor libro. ¡Carajo, lo logre! ¡ Lo logré!

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA said...

Tengo Minimal Poética, mi último libro. Estoy tan emocionado.Tanto esfuerzo y ahora publico en una gran
editorial. Al fin entré a las ligas mayores de la poesía. La Champións League Poética de España.

Mi libro ha sido impreso en Madrid. Vaso Roto Ediciones, tiene ahora su sede en esta ciudad. Ellos han publicado a destacados poetas y autores como Alda Merini, W.S.Merwin, Tzvetan Todorov, Clara Janes; Siendo yo, el primer poeta latinoamericano hispano hablante que sale en su selecto catalogo literario. Sus ediciones son elegantes y cuidadas.

Se venderá el libro en Casa de Libro, Fnac, La Central, y en las principales librerías de España.Habrá dos presentaciones, la primera en el Museo Reina Sofia y la segunda, en Casa de América.

Me voy a celebrarlo. Cinco años de esfuerzo y sacrificio en España y al fin logré publicar mi mejor libro. ¡Carajo, lo logre! ¡ Lo logré!

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

http://leozeladabrauliograjeda.blogspot.com/

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

http://leozeladabrauliograjeda.blogspot.com/

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

El Retablo de Julián

Por Rafael Inocente

Quizá para algunos el vocablo retablo evoque nada más —pero nada menos— a las famosas artesanías ayacuchanas representativas de la complejidad de un mundo hoy casi inexistente en el Ande peruano. Para cualquier muchacho desnutrido en los tugurios húmedos de Lima, el término retablo le hará añorar seguramente la zona más nórdica de Comas, aquel garbanzal de discotecas, pubs y chiquillas aligeradas de ropa y modales que deforman sustantivos con el sufijo ex (Jorgex, Carlex, Retablex, amix) y se revuelcan con chiquillos alfondohaysitio al ritmo de la ortocumbia (de Tarapotooo, Peerúuu) mientras bailan por un sueño, ribeteado de celulares chinos, autos relucientes y estadísticas mandraqueadas. Pero pocos, muy pocos, sabrán que Retablo es el título de una de las mejores novelas escritas en el Perú en los últimos años, concebida por el ayacuchano Julián Pérez Huarancca (1954), quien tiene en esta solitaria labor de crear ficciones, muchos más años y harto más arte que cualquiera de los karate kids que se empeñan en hacer creer a europeos e ingenuos que un abril rojo de salsa de tomate les brindará una hora azul de lectura grata y provechosa. ¿Por qué entonces esta novela sigue siendo casi desconocida después de tres silenciosas ediciones? Pregúntale a la noche.

Empecé a leer Retablo en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

El Retablo de Julián

Por Rafael Inocente

Quizá para algunos el vocablo retablo evoque nada más —pero nada menos— a las famosas artesanías ayacuchanas representativas de la complejidad de un mundo hoy casi inexistente en el Ande peruano. Para cualquier muchacho desnutrido en los tugurios húmedos de Lima, el término retablo le hará añorar seguramente la zona más nórdica de Comas, aquel garbanzal de discotecas, pubs y chiquillas aligeradas de ropa y modales que deforman sustantivos con el sufijo ex (Jorgex, Carlex, Retablex, amix) y se revuelcan con chiquillos alfondohaysitio al ritmo de la ortocumbia (de Tarapotooo, Peerúuu) mientras bailan por un sueño, ribeteado de celulares chinos, autos relucientes y estadísticas mandraqueadas. Pero pocos, muy pocos, sabrán que Retablo es el título de una de las mejores novelas escritas en el Perú en los últimos años, concebida por el ayacuchano Julián Pérez Huarancca (1954), quien tiene en esta solitaria labor de crear ficciones, muchos más años y harto más arte que cualquiera de los karate kids que se empeñan en hacer creer a europeos e ingenuos que un abril rojo de salsa de tomate les brindará una hora azul de lectura grata y provechosa. ¿Por qué entonces esta novela sigue siendo casi desconocida después de tres silenciosas ediciones? Pregúntale a la noche.

Empecé a leer Retablo en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

El Retablo de Julián

Por Rafael Inocente

Quizá para algunos el vocablo retablo evoque nada más —pero nada menos— a las famosas artesanías ayacuchanas representativas de la complejidad de un mundo hoy casi inexistente en el Ande peruano. Para cualquier muchacho desnutrido en los tugurios húmedos de Lima, el término retablo le hará añorar seguramente la zona más nórdica de Comas, aquel garbanzal de discotecas, pubs y chiquillas aligeradas de ropa y modales que deforman sustantivos con el sufijo ex (Jorgex, Carlex, Retablex, amix) y se revuelcan con chiquillos alfondohaysitio al ritmo de la ortocumbia (de Tarapotooo, Peerúuu) mientras bailan por un sueño, ribeteado de celulares chinos, autos relucientes y estadísticas mandraqueadas. Pero pocos, muy pocos, sabrán que Retablo es el título de una de las mejores novelas escritas en el Perú en los últimos años, concebida por el ayacuchano Julián Pérez Huarancca (1954), quien tiene en esta solitaria labor de crear ficciones, muchos más años y harto más arte que cualquiera de los karate kids que se empeñan en hacer creer a europeos e ingenuos que un abril rojo de salsa de tomate les brindará una hora azul de lectura grata y provechosa. ¿Por qué entonces esta novela sigue siendo casi desconocida después de tres silenciosas ediciones? Pregúntale a la noche.

Empecé a leer Retablo en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

El Retablo de Julián

Por Rafael Inocente

Quizá para algunos el vocablo retablo evoque nada más —pero nada menos— a las famosas artesanías ayacuchanas representativas de la complejidad de un mundo hoy casi inexistente en el Ande peruano. Para cualquier muchacho desnutrido en los tugurios húmedos de Lima, el término retablo le hará añorar seguramente la zona más nórdica de Comas, aquel garbanzal de discotecas, pubs y chiquillas aligeradas de ropa y modales que deforman sustantivos con el sufijo ex (Jorgex, Carlex, Retablex, amix) y se revuelcan con chiquillos alfondohaysitio al ritmo de la ortocumbia (de Tarapotooo, Peerúuu) mientras bailan por un sueño, ribeteado de celulares chinos, autos relucientes y estadísticas mandraqueadas. Pero pocos, muy pocos, sabrán que Retablo es el título de una de las mejores novelas escritas en el Perú en los últimos años, concebida por el ayacuchano Julián Pérez Huarancca (1954), quien tiene en esta solitaria labor de crear ficciones, muchos más años y harto más arte que cualquiera de los karate kids que se empeñan en hacer creer a europeos e ingenuos que un abril rojo de salsa de tomate les brindará una hora azul de lectura grata y provechosa. ¿Por qué entonces esta novela sigue siendo casi desconocida después de tres silenciosas ediciones? Pregúntale a la noche.

Empecé a leer Retablo en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 08, 2010  
Anonymous RODOLFO IBARREX said...

El Retablo de Julián

Por Rafael Inocente

Quizá para algunos el vocablo retablo evoque nada más —pero nada menos— a las famosas artesanías ayacuchanas representativas de la complejidad de un mundo hoy casi inexistente en el Ande peruano. Para cualquier muchacho desnutrido en los tugurios húmedos de Lima, el término retablo le hará añorar seguramente la zona más nórdica de Comas, aquel garbanzal de discotecas, pubs y chiquillas aligeradas de ropa y modales que deforman sustantivos con el sufijo ex (Jorgex, Carlex, Retablex, amix) y se revuelcan con chiquillos alfondohaysitio al ritmo de la ortocumbia (de Tarapotooo, Peerúuu) mientras bailan por un sueño, ribeteado de celulares chinos, autos relucientes y estadísticas mandraqueadas. Pero pocos, muy pocos, sabrán que Retablo es el título de una de las mejores novelas escritas en el Perú en los últimos años, concebida por el ayacuchano Julián Pérez Huarancca (1954), quien tiene en esta solitaria labor de crear ficciones, muchos más años y harto más arte que cualquiera de los karate kids que se empeñan en hacer creer a europeos e ingenuos que un abril rojo de salsa de tomate les brindará una hora azul de lectura grata y provechosa. ¿Por qué entonces esta novela sigue siendo casi desconocida después de tres silenciosas ediciones? Pregúntale a la noche.

Empecé a leer Retablo en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 08, 2010  
Anonymous RODOLFO IBARREX said...

El Retablo de Julián

Por Rafael Inocente

Quizá para algunos el vocablo retablo evoque nada más —pero nada menos— a las famosas artesanías ayacuchanas representativas de la complejidad de un mundo hoy casi inexistente en el Ande peruano. Para cualquier muchacho desnutrido en los tugurios húmedos de Lima, el término retablo le hará añorar seguramente la zona más nórdica de Comas, aquel garbanzal de discotecas, pubs y chiquillas aligeradas de ropa y modales que deforman sustantivos con el sufijo ex (Jorgex, Carlex, Retablex, amix) y se revuelcan con chiquillos alfondohaysitio al ritmo de la ortocumbia (de Tarapotooo, Peerúuu) mientras bailan por un sueño, ribeteado de celulares chinos, autos relucientes y estadísticas mandraqueadas. Pero pocos, muy pocos, sabrán que Retablo es el título de una de las mejores novelas escritas en el Perú en los últimos años, concebida por el ayacuchano Julián Pérez Huarancca (1954), quien tiene en esta solitaria labor de crear ficciones, muchos más años y harto más arte que cualquiera de los karate kids que se empeñan en hacer creer a europeos e ingenuos que un abril rojo de salsa de tomate les brindará una hora azul de lectura grata y provechosa. ¿Por qué entonces esta novela sigue siendo casi desconocida después de tres silenciosas ediciones? Pregúntale a la noche.

Empecé a leer Retablo en el baño, a mucha honra. Y ya veo las sonrisas cachacientas. No es el consuelo intelectual del constipado, esto de leer en el baño. Es en el excusado en donde quienes disponemos de escaso tiempo enriquecemos el espíritu. Además, como que resulta gratificante intercambiar el producto del catabolismo, por uno de carácter intelectual, mucho más valioso y etéreo si se quiere, que la acumulación nitrogenada que nos encantaría faxear a Alan García. Imposible leer de un tirón novela tan dolorosa y multiforme. Tal vez un cuento pueda leerse de un empellón sentado en el inodoro. El tirón que puede permitirte aliviar el rumen en diez minutos, no más, por las almorranas. Pero no fue así. Abstraído como estaba con las deliciosas narraciones que intercala Julián Pérez en Retablo, mi abstracción fue tal, que no reparé en que otros, urgidos por la opresión del cuajar golpeaban la puerta del sanitario, notablemente incómodos ante mi involuntaria demora. Proseguí con mi lectura en una combi asesina del Callao. Sucedió lo mismo. Tanta fue mi concentración en las múltiples historias que se cuentan, que incluso no increpé al chófer de la Colonial por la atroz tortura con la que estos humanoides maltratan a los pasajeros: el infame reggaetón de la hez centroamericana que florece en Yankilandia, pasó inadvertido en esta ocasión a mis oídos. Por la noche, convertido en un zombie silencioso, mi lectura continuó, ahora sí en paz, más allá de la medianoche, al filo del lecho conyugal.

July 08, 2010  
Anonymous pingon de mierda said...

Hace poco leímos una interesante obra escrita por Rodolfo Ybarra, Arturo Delgado Galimberti y Rafael Inocente. El libro, compuesto por una variopinta serie de discursos, apunta a denunciar e incluso a burlarse del orden de las cosas. El nombre del mismo deriva de lo antes dicho y tampoco pasa desapercibido: Discursos contra La Bestia Tricéfala, así como suena.
Rafael Inocente usa el relato urbano —callejero unas veces, como cuando explora el piropo de esquina: «¡Qué buena chacra pa’ sembrar mi nabo!», y otras veces salpicado de furia— para contarnos historias sumamente directas y satíricas respecto de los estereotipos que los medios pretenden vendernos como deseables.

Arturo Delgado Galimberti usa una gran ficción que resume el ser del libro. Un grupo de anarcocomunistas utiliza el internet para intercambiar ideas sobre la caducidad de la propiedad privada. El ambiente de secta y casi de oscurantismo es trastocado al inmiscuirse un elemento extraño: El mundo de Delgado Galimberti es un mundo del no lugar, de nicknames. El mundo cibernauta es explotado hábilmente para crear ese espacio inexistente. Los personajes no se delimitan porque no es necesario. Es internet, pues. (...)

July 08, 2010  
Anonymous PINGON Y ARRECHO EN CASMA said...

Hace poco leímos una interesante obra escrita por Rodolfo Ybarra, Arturo Delgado Galimberti y Rafael Inocente. El libro, compuesto por una variopinta serie de discursos, apunta a denunciar e incluso a burlarse del orden de las cosas. El nombre del mismo deriva de lo antes dicho y tampoco pasa desapercibido: Discursos contra La Bestia Tricéfala, así como suena.
Rafael Inocente usa el relato urbano —callejero unas veces, como cuando explora el piropo de esquina: «¡Qué buena chacra pa’ sembrar mi nabo!», y otras veces salpicado de furia— para contarnos historias sumamente directas y satíricas respecto de los estereotipos que los medios pretenden vendernos como deseables.

Arturo Delgado Galimberti usa una gran ficción que resume el ser del libro. Un grupo de anarcocomunistas utiliza el internet para intercambiar ideas sobre la caducidad de la propiedad privada. El ambiente de secta y casi de oscurantismo es trastocado al inmiscuirse un elemento extraño: El mundo de Delgado Galimberti es un mundo del no lugar, de nicknames. El mundo cibernauta es explotado hábilmente para crear ese espacio inexistente. Los personajes no se delimitan porque no es necesario. Es internet, pues. (...)

July 08, 2010  
Anonymous TE VOY A CACHAR CON VUVUZELAS said...

Hace poco leímos una interesante obra escrita por Rodolfo Ybarra, Arturo Delgado Galimberti y Rafael Inocente. El libro, compuesto por una variopinta serie de discursos, apunta a denunciar e incluso a burlarse del orden de las cosas. El nombre del mismo deriva de lo antes dicho y tampoco pasa desapercibido: Discursos contra La Bestia Tricéfala, así como suena.
Rafael Inocente usa el relato urbano —callejero unas veces, como cuando explora el piropo de esquina: «¡Qué buena chacra pa’ sembrar mi nabo!», y otras veces salpicado de furia— para contarnos historias sumamente directas y satíricas respecto de los estereotipos que los medios pretenden vendernos como deseables.

Arturo Delgado Galimberti usa una gran ficción que resume el ser del libro. Un grupo de anarcocomunistas utiliza el internet para intercambiar ideas sobre la caducidad de la propiedad privada. El ambiente de secta y casi de oscurantismo es trastocado al inmiscuirse un elemento extraño: El mundo de Delgado Galimberti es un mundo del no lugar, de nicknames. El mundo cibernauta es explotado hábilmente para crear ese espacio inexistente. Los personajes no se delimitan porque no es necesario. Es internet, pues. (...)

July 08, 2010  
Anonymous EL PINGA LOCA said...

Hace poco leímos una interesante obra escrita por Rodolfo Ybarra, Arturo Delgado Galimberti y Rafael Inocente. El libro, compuesto por una variopinta serie de discursos, apunta a denunciar e incluso a burlarse del orden de las cosas. El nombre del mismo deriva de lo antes dicho y tampoco pasa desapercibido: Discursos contra La Bestia Tricéfala, así como suena.
Rafael Inocente usa el relato urbano —callejero unas veces, como cuando explora el piropo de esquina: «¡Qué buena chacra pa’ sembrar mi nabo!», y otras veces salpicado de furia— para contarnos historias sumamente directas y satíricas respecto de los estereotipos que los medios pretenden vendernos como deseables.

Arturo Delgado Galimberti usa una gran ficción que resume el ser del libro. Un grupo de anarcocomunistas utiliza el internet para intercambiar ideas sobre la caducidad de la propiedad privada. El ambiente de secta y casi de oscurantismo es trastocado al inmiscuirse un elemento extraño: El mundo de Delgado Galimberti es un mundo del no lugar, de nicknames. El mundo cibernauta es explotado hábilmente para crear ese espacio inexistente. Los personajes no se delimitan porque no es necesario. Es internet, pues. (...)

July 08, 2010  
Anonymous ME LA CACHÉ A TU HERMANA said...

Hace poco leímos una interesante obra escrita por Rodolfo Ybarra, Arturo Delgado Galimberti y Rafael Inocente. El libro, compuesto por una variopinta serie de discursos, apunta a denunciar e incluso a burlarse del orden de las cosas. El nombre del mismo deriva de lo antes dicho y tampoco pasa desapercibido: Discursos contra La Bestia Tricéfala, así como suena.
Rafael Inocente usa el relato urbano —callejero unas veces, como cuando explora el piropo de esquina: «¡Qué buena chacra pa’ sembrar mi nabo!», y otras veces salpicado de furia— para contarnos historias sumamente directas y satíricas respecto de los estereotipos que los medios pretenden vendernos como deseables.

Arturo Delgado Galimberti usa una gran ficción que resume el ser del libro. Un grupo de anarcocomunistas utiliza el internet para intercambiar ideas sobre la caducidad de la propiedad privada. El ambiente de secta y casi de oscurantismo es trastocado al inmiscuirse un elemento extraño: El mundo de Delgado Galimberti es un mundo del no lugar, de nicknames. El mundo cibernauta es explotado hábilmente para crear ese espacio inexistente. Los personajes no se delimitan porque no es necesario. Es internet, pues. (...)

July 08, 2010  
Anonymous SOY EL MAS PINGON DE LOS OLIVOS said...

Hace poco leímos una interesante obra escrita por Rodolfo Ybarra, Arturo Delgado Galimberti y Rafael Inocente. El libro, compuesto por una variopinta serie de discursos, apunta a denunciar e incluso a burlarse del orden de las cosas. El nombre del mismo deriva de lo antes dicho y tampoco pasa desapercibido: Discursos contra La Bestia Tricéfala, así como suena.
Rafael Inocente usa el relato urbano —callejero unas veces, como cuando explora el piropo de esquina: «¡Qué buena chacra pa’ sembrar mi nabo!», y otras veces salpicado de furia— para contarnos historias sumamente directas y satíricas respecto de los estereotipos que los medios pretenden vendernos como deseables.

Arturo Delgado Galimberti usa una gran ficción que resume el ser del libro. Un grupo de anarcocomunistas utiliza el internet para intercambiar ideas sobre la caducidad de la propiedad privada. El ambiente de secta y casi de oscurantismo es trastocado al inmiscuirse un elemento extraño: El mundo de Delgado Galimberti es un mundo del no lugar, de nicknames. El mundo cibernauta es explotado hábilmente para crear ese espacio inexistente. Los personajes no se delimitan porque no es necesario. Es internet, pues. (...)

July 08, 2010  
Anonymous FLETE PINGON Y AVENTAJADO ZAPATON said...

Hace poco leímos una interesante obra escrita por Rodolfo Ybarra, Arturo Delgado Galimberti y Rafael Inocente. El libro, compuesto por una variopinta serie de discursos, apunta a denunciar e incluso a burlarse del orden de las cosas. El nombre del mismo deriva de lo antes dicho y tampoco pasa desapercibido: Discursos contra La Bestia Tricéfala, así como suena.
Rafael Inocente usa el relato urbano —callejero unas veces, como cuando explora el piropo de esquina: «¡Qué buena chacra pa’ sembrar mi nabo!», y otras veces salpicado de furia— para contarnos historias sumamente directas y satíricas respecto de los estereotipos que los medios pretenden vendernos como deseables.

Arturo Delgado Galimberti usa una gran ficción que resume el ser del libro. Un grupo de anarcocomunistas utiliza el internet para intercambiar ideas sobre la caducidad de la propiedad privada. El ambiente de secta y casi de oscurantismo es trastocado al inmiscuirse un elemento extraño: El mundo de Delgado Galimberti es un mundo del no lugar, de nicknames. El mundo cibernauta es explotado hábilmente para crear ese espacio inexistente. Los personajes no se delimitan porque no es necesario. Es internet, pues. (...)

July 08, 2010  
Anonymous PINGA CON CEVICHE said...

Hace poco leímos una interesante obra escrita por Rodolfo Ybarra, Arturo Delgado Galimberti y Rafael Inocente. El libro, compuesto por una variopinta serie de discursos, apunta a denunciar e incluso a burlarse del orden de las cosas. El nombre del mismo deriva de lo antes dicho y tampoco pasa desapercibido: Discursos contra La Bestia Tricéfala, así como suena.
Rafael Inocente usa el relato urbano —callejero unas veces, como cuando explora el piropo de esquina: «¡Qué buena chacra pa’ sembrar mi nabo!», y otras veces salpicado de furia— para contarnos historias sumamente directas y satíricas respecto de los estereotipos que los medios pretenden vendernos como deseables.

Arturo Delgado Galimberti usa una gran ficción que resume el ser del libro. Un grupo de anarcocomunistas utiliza el internet para intercambiar ideas sobre la caducidad de la propiedad privada. El ambiente de secta y casi de oscurantismo es trastocado al inmiscuirse un elemento extraño: El mundo de Delgado Galimberti es un mundo del no lugar, de nicknames. El mundo cibernauta es explotado hábilmente para crear ese espacio inexistente. Los personajes no se delimitan porque no es necesario. Es internet, pues. (...)

July 08, 2010  
Anonymous EL HIJO BASTARDO DE DOÑA CEBOLLA said...

Lo malo es que Los Serranos publican sus argumentos en precisamente los medios que Los Costeños supuestamente controlan. Esto les quita piso pero les aumenta la gracia. En La República, por ejemplo, se ha puesto bravazo el costeño Chiquiticosa (no uso el nombre de este conocido locutor porque pronunciarlo causa raquitismo) publicando insultos de un calibre insólito para un periódico serio. Con alambicada pasión defiende al crítico de El Comercio.

Cito textualmente: "A González Vigil pretenden arrimarlo hasta volverlo olvido. Y lo vienen consiguiendo". ¡Vaya, vaya! Yo en la luna y González Vigil volviéndose olvido (que es mucho peor que volverse recuerdo, por si acaso les aviso, amigos). La noticia no me entristece, pero con tan buenos amigos quién necesita enemigos, reflexiono. Y me alegro una vez más de poder renovar con esta columna la siempre bienvenida enemistad de Chiquiticosa. ¡Qué sería de mí si él pensara que es mi amigo! ¡Me mandaría al olvido como a González Vigil!

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

En una reciente entrevista que le hace Alberto Mego (perseguido injustamente por la prensa burguesa) a Oswaldo Reinoso en la revista impresa Primero de Mayo, el autor de Los Inocentes dice que no acepta el sistema binario de los andinos y criollos, que él no se siente parte, ni nada por el estilo. Oswaldo refiere que hay escritores transgénicos (o sea l@s vedettes literarias que embelesan los certámenes literarios y las vitrinas culturales de este país) y escritores auténticos (o sea, los de cuño y puño). En vista de que la respuesta no me llega a convencer, con todo el respeto que le tengo a Oswaldo (en un mundo desbaratado por el excesivo uso y abuso de la información donde todos heredamos y “copiamos” algo cuasi subliminalmente, la autenticidad ya no es un bien, es una manifestación egotista), propongo que a los escritores TRANSGÉNICOS se opongan los escritores MULTIDROGOS RESISTENTES (categoría de tbc fortalecida por el excesivo abuso medicamentoso). Si hubiera alguien que ofreciera mejores definiciones, por favor manifestarse. Las propuestas quedan abiertas.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

En una reciente entrevista que le hace Alberto Mego (perseguido injustamente por la prensa burguesa) a Oswaldo Reinoso en la revista impresa Primero de Mayo, el autor de Los Inocentes dice que no acepta el sistema binario de los andinos y criollos, que él no se siente parte, ni nada por el estilo. Oswaldo refiere que hay escritores transgénicos (o sea l@s vedettes literarias que embelesan los certámenes literarios y las vitrinas culturales de este país) y escritores auténticos (o sea, los de cuño y puño). En vista de que la respuesta no me llega a convencer, con todo el respeto que le tengo a Oswaldo (en un mundo desbaratado por el excesivo uso y abuso de la información donde todos heredamos y “copiamos” algo cuasi subliminalmente, la autenticidad ya no es un bien, es una manifestación egotista), propongo que a los escritores TRANSGÉNICOS se opongan los escritores MULTIDROGOS RESISTENTES (categoría de tbc fortalecida por el excesivo abuso medicamentoso). Si hubiera alguien que ofreciera mejores definiciones, por favor manifestarse. Las propuestas quedan abiertas.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

En una reciente entrevista que le hace Alberto Mego (perseguido injustamente por la prensa burguesa) a Oswaldo Reinoso en la revista impresa Primero de Mayo, el autor de Los Inocentes dice que no acepta el sistema binario de los andinos y criollos, que él no se siente parte, ni nada por el estilo. Oswaldo refiere que hay escritores transgénicos (o sea l@s vedettes literarias que embelesan los certámenes literarios y las vitrinas culturales de este país) y escritores auténticos (o sea, los de cuño y puño). En vista de que la respuesta no me llega a convencer, con todo el respeto que le tengo a Oswaldo (en un mundo desbaratado por el excesivo uso y abuso de la información donde todos heredamos y “copiamos” algo cuasi subliminalmente, la autenticidad ya no es un bien, es una manifestación egotista), propongo que a los escritores TRANSGÉNICOS se opongan los escritores MULTIDROGOS RESISTENTES (categoría de tbc fortalecida por el excesivo abuso medicamentoso). Si hubiera alguien que ofreciera mejores definiciones, por favor manifestarse. Las propuestas quedan abiertas.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

En una reciente entrevista que le hace Alberto Mego (perseguido injustamente por la prensa burguesa) a Oswaldo Reinoso en la revista impresa Primero de Mayo, el autor de Los Inocentes dice que no acepta el sistema binario de los andinos y criollos, que él no se siente parte, ni nada por el estilo. Oswaldo refiere que hay escritores transgénicos (o sea l@s vedettes literarias que embelesan los certámenes literarios y las vitrinas culturales de este país) y escritores auténticos (o sea, los de cuño y puño). En vista de que la respuesta no me llega a convencer, con todo el respeto que le tengo a Oswaldo (en un mundo desbaratado por el excesivo uso y abuso de la información donde todos heredamos y “copiamos” algo cuasi subliminalmente, la autenticidad ya no es un bien, es una manifestación egotista), propongo que a los escritores TRANSGÉNICOS se opongan los escritores MULTIDROGOS RESISTENTES (categoría de tbc fortalecida por el excesivo abuso medicamentoso). Si hubiera alguien que ofreciera mejores definiciones, por favor manifestarse. Las propuestas quedan abiertas.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

En una reciente entrevista que le hace Alberto Mego (perseguido injustamente por la prensa burguesa) a Oswaldo Reinoso en la revista impresa Primero de Mayo, el autor de Los Inocentes dice que no acepta el sistema binario de los andinos y criollos, que él no se siente parte, ni nada por el estilo. Oswaldo refiere que hay escritores transgénicos (o sea l@s vedettes literarias que embelesan los certámenes literarios y las vitrinas culturales de este país) y escritores auténticos (o sea, los de cuño y puño). En vista de que la respuesta no me llega a convencer, con todo el respeto que le tengo a Oswaldo (en un mundo desbaratado por el excesivo uso y abuso de la información donde todos heredamos y “copiamos” algo cuasi subliminalmente, la autenticidad ya no es un bien, es una manifestación egotista), propongo que a los escritores TRANSGÉNICOS se opongan los escritores MULTIDROGOS RESISTENTES (categoría de tbc fortalecida por el excesivo abuso medicamentoso). Si hubiera alguien que ofreciera mejores definiciones, por favor manifestarse. Las propuestas quedan abiertas.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

En una reciente entrevista que le hace Alberto Mego (perseguido injustamente por la prensa burguesa) a Oswaldo Reinoso en la revista impresa Primero de Mayo, el autor de Los Inocentes dice que no acepta el sistema binario de los andinos y criollos, que él no se siente parte, ni nada por el estilo. Oswaldo refiere que hay escritores transgénicos (o sea l@s vedettes literarias que embelesan los certámenes literarios y las vitrinas culturales de este país) y escritores auténticos (o sea, los de cuño y puño). En vista de que la respuesta no me llega a convencer, con todo el respeto que le tengo a Oswaldo (en un mundo desbaratado por el excesivo uso y abuso de la información donde todos heredamos y “copiamos” algo cuasi subliminalmente, la autenticidad ya no es un bien, es una manifestación egotista), propongo que a los escritores TRANSGÉNICOS se opongan los escritores MULTIDROGOS RESISTENTES (categoría de tbc fortalecida por el excesivo abuso medicamentoso). Si hubiera alguien que ofreciera mejores definiciones, por favor manifestarse. Las propuestas quedan abiertas.

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Este lío de andinos y costeños me trae un recuerdo de inicios de los años sesenta. Ciro Alegría (mi padre) había vuelto al Perú después de décadas de ausencia forzada. En su casa recibía a escritores, críticos y colegas, casi todos más jóvenes que él. Allí conocí a Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Sebastián Salazar Bondy y Luis Felipe Angell. Todavía muchacho, yo guardaba silencio mientras escuchaba. Recuerdo a mi padre decir -lo recuerdo como si lo estuviera oyendo- que con el indigenismo no se acababa la literatura, que había mucho tema en la urbe, que de la urbe saldrían novelas tanto o más peruanas que las indigenistas. "El Perú es más grande que la sierra", decía, en actitud más de aliento a los escritores jóvenes que de simple constatación de un hecho cierto. Hablaba, pues, como si los jóvenes necesitaran permiso para ser escritores citadinos sin dejar de ser peruanos. "Cada quien escribe de lo que conoce", decía Ciro, "escribe lo mejor que puede y hay buenos y malos escritores y lo demás son vainas".

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

En esta época llena de desfallecimientos y omisiones la toma de situación y de conciencia es ineludible como en el caso del Pulpo Paul. Y esto se edita a consecuencia de la necesidad de manifestarnos como hombres libres y como escritores con una nueva responsabilidad, con una nueva actitud ante el acto creador, ante los hechos derivados de una realidad con la que no estamos de acuerdo.
PINCHO GRUESO quiere significar este punto crucial y culminante que vivimos. Y es también un punto de partida. Desde aquí empezamos a deslindar las situaciones literario-políticas del país.
Hemos nacido en el Perú, país latinoamericano, subdesarrollado, hemos encontrado ágiles ruinas, valores enclenques, una incertidumbre fabulosa y la mierda extendiéndose vertiginosamente.
De un lado los jaleos políticos, domésticos, con sus líderes torpes e ignorantes y de otro lado la sucia y poderosa mano del imperialismo norteamericano manejando a estos y desquiciando la voluntad de un pueblo.

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous el pulpo paul said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous EL NENE said...

soy el comentario nro 100 asi que todos los que leen esto me la chupan!!!!!!!!!!!!!!

July 08, 2010  
Anonymous GUSTAVO FAVERON said...

espués de pronosticar que España pasaría a la final del Mundial de Sudáfrica y sumado a otros aciertos mundialistas, el pulpo Paul se ha convertido en el oráculo de moda.

Ahora cualquier persona podrá consultarle al oráculo más acertado gracias a una aplicación de la web elpulpopaul.com. Este juego le permite preguntarle al animal, escribiendo sus preguntas y pone las posibles respuestas, entonces el pulpo virtual se inclinará por una de ellas, sino le gusta le puede dar de golpes.

Además, el pulpo Paul ya es tan famoso que cuenta con una aplicación en Facebook, donde da consejos. Esperemos que acierte en la final.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

La modelo paraguaya Larissa Riquelme cambió de camiseta y ahora se despojará de sus ropas si es que la selección española se clasifica a la final del Mundial de Sudáfrica 2010.

Como se recuerda, Larissa había anunciado que si Paraguay avanzaba a la final se desnudaba, pero el combinado guaraní se despidió de la copa del mundo, al caer por 1-0 a manos de la "Furia".

"En este momento hay que estar con la frente alto a pesar de la eliminación. Creo que la selección tuvo su punto más alto y estoy seguro que en el 2014 lo vamos a lograr", dijo Riquelme a RPP desde Asunción.

Además, la "Novia del mundial" anunció que mantiene la promesa de desnudarse, pero esta vez lo hará por los españoles.

"Si España pasa a la final, me desnudaré", señaló para la alegría de todos sus seguidores.

Finalmente, Larissa recalcó que visitará el Perú, aunque aún no sabe la fecha de su arribo

July 08, 2010  
Anonymous VIOLADOR HOLANDES said...

ME VOY A CACHAR A TODOS LOS QUE LEEN ESTE BLOG

July 08, 2010  
Anonymous PICHULA CON PAN said...

HENRY MILLER, EL OBSCENO PROVOCADOR DE AMÉRICA

Enrique Vila-Matas

Al evocar el nombre de Henry Miller en nuestra memoria literaria surgen, ligados a su nombre, términos como obscenidad, erotismo, desenfreno y escándalo. Sin embargo, estos posibles encasillamientos poco mérito hacen a la obra de este gran escritor norteamericano y no permiten apreciar el mundo de vitalidad, energía y desenfreno que el autor de los “Trópicos” abre ante los ojos del lector.

Henry Miller había nacido en la capital del mundo, Nueva York, un 26 de diciembre de 1891. Desde muy joven, conoció las calles y la inclemente vida urbana y, además, ejerció innumerables e inverosímiles trabajos. Durante un breve periodo de tiempo, asistió al City College de su ciudad natal, antes de marcharse a París, en 1930, huyendo de la Gran Depresión, que trajo abajo el sueño americano. En la Ciudad Luz, en la que residió durante diez años, llevó una vida bohemia, entregada al exceso y al desenfreno, la cual recreó en tres novelas eróticas de carácter autobiográfico, Trópico de Cáncer (1934), Primavera negra (1936) y Trópico de Capricornio (1939). Por aquellos años, data su extraño y retorcido romance con Anaïs Nin -quien prologó la primera edición de Trópico de cáncer-, y que fue llevado a la pantalla grande en la recordada película Henry y June, dirigida en 1990 por Philip Kaufman.

July 08, 2010  
Anonymous PICHULA CON PAN said...

HENRY MILLER, EL OBSCENO PROVOCADOR DE AMÉRICA

Enrique Vila-Matas

Al evocar el nombre de Henry Miller en nuestra memoria literaria surgen, ligados a su nombre, términos como obscenidad, erotismo, desenfreno y escándalo. Sin embargo, estos posibles encasillamientos poco mérito hacen a la obra de este gran escritor norteamericano y no permiten apreciar el mundo de vitalidad, energía y desenfreno que el autor de los “Trópicos” abre ante los ojos del lector.

Henry Miller había nacido en la capital del mundo, Nueva York, un 26 de diciembre de 1891. Desde muy joven, conoció las calles y la inclemente vida urbana y, además, ejerció innumerables e inverosímiles trabajos. Durante un breve periodo de tiempo, asistió al City College de su ciudad natal, antes de marcharse a París, en 1930, huyendo de la Gran Depresión, que trajo abajo el sueño americano. En la Ciudad Luz, en la que residió durante diez años, llevó una vida bohemia, entregada al exceso y al desenfreno, la cual recreó en tres novelas eróticas de carácter autobiográfico, Trópico de Cáncer (1934), Primavera negra (1936) y Trópico de Capricornio (1939). Por aquellos años, data su extraño y retorcido romance con Anaïs Nin -quien prologó la primera edición de Trópico de cáncer-, y que fue llevado a la pantalla grande en la recordada película Henry y June, dirigida en 1990 por Philip Kaufman.

July 08, 2010  
Anonymous PICHULA CON PAN said...

HENRY MILLER, EL OBSCENO PROVOCADOR DE AMÉRICA

Enrique Vila-Matas

Al evocar el nombre de Henry Miller en nuestra memoria literaria surgen, ligados a su nombre, términos como obscenidad, erotismo, desenfreno y escándalo. Sin embargo, estos posibles encasillamientos poco mérito hacen a la obra de este gran escritor norteamericano y no permiten apreciar el mundo de vitalidad, energía y desenfreno que el autor de los “Trópicos” abre ante los ojos del lector.

Henry Miller había nacido en la capital del mundo, Nueva York, un 26 de diciembre de 1891. Desde muy joven, conoció las calles y la inclemente vida urbana y, además, ejerció innumerables e inverosímiles trabajos. Durante un breve periodo de tiempo, asistió al City College de su ciudad natal, antes de marcharse a París, en 1930, huyendo de la Gran Depresión, que trajo abajo el sueño americano. En la Ciudad Luz, en la que residió durante diez años, llevó una vida bohemia, entregada al exceso y al desenfreno, la cual recreó en tres novelas eróticas de carácter autobiográfico, Trópico de Cáncer (1934), Primavera negra (1936) y Trópico de Capricornio (1939). Por aquellos años, data su extraño y retorcido romance con Anaïs Nin -quien prologó la primera edición de Trópico de cáncer-, y que fue llevado a la pantalla grande en la recordada película Henry y June, dirigida en 1990 por Philip Kaufman.

July 08, 2010  
Anonymous PICHULA CON PAN said...

HENRY MILLER, EL OBSCENO PROVOCADOR DE AMÉRICA

Enrique Vila-Matas

Al evocar el nombre de Henry Miller en nuestra memoria literaria surgen, ligados a su nombre, términos como obscenidad, erotismo, desenfreno y escándalo. Sin embargo, estos posibles encasillamientos poco mérito hacen a la obra de este gran escritor norteamericano y no permiten apreciar el mundo de vitalidad, energía y desenfreno que el autor de los “Trópicos” abre ante los ojos del lector.

Henry Miller había nacido en la capital del mundo, Nueva York, un 26 de diciembre de 1891. Desde muy joven, conoció las calles y la inclemente vida urbana y, además, ejerció innumerables e inverosímiles trabajos. Durante un breve periodo de tiempo, asistió al City College de su ciudad natal, antes de marcharse a París, en 1930, huyendo de la Gran Depresión, que trajo abajo el sueño americano. En la Ciudad Luz, en la que residió durante diez años, llevó una vida bohemia, entregada al exceso y al desenfreno, la cual recreó en tres novelas eróticas de carácter autobiográfico, Trópico de Cáncer (1934), Primavera negra (1936) y Trópico de Capricornio (1939). Por aquellos años, data su extraño y retorcido romance con Anaïs Nin -quien prologó la primera edición de Trópico de cáncer-, y que fue llevado a la pantalla grande en la recordada película Henry y June, dirigida en 1990 por Philip Kaufman.

July 08, 2010  
Anonymous VICTOR CORAL said...

Gracias a mi querido amigo Ángel Pardo he descubierto a un escritor marginal que me ha devuelto la fe en la literatura centroamericana: Horacio Castellanos Moya. La novela EL ASCO, cuya lectura adictiva me permitió acabarla en 2 horas, es una gran revelación para la literatura latinoamericana, dado que cualquier lector de nuestra periferia puede hacer suyas las críticas que hace a su país de origen: El Salvador, y trasladarlas a nuestra realidad.

Roberto Bolaño ha dicho de él:"un melancólico que escribe como si viviera en el fondo de alguno de los muchos volcanes de su país". Hay pocos ejemplares de sus novelas en las librerías limeñas, asi que tienen todo el fin de semana para descubrir a este gran escritor.

July 08, 2010  
Anonymous VICTOR CORAL said...

Gracias a mi querido amigo Ángel Pardo he descubierto a un escritor marginal que me ha devuelto la fe en la literatura centroamericana: Horacio Castellanos Moya. La novela EL ASCO, cuya lectura adictiva me permitió acabarla en 2 horas, es una gran revelación para la literatura latinoamericana, dado que cualquier lector de nuestra periferia puede hacer suyas las críticas que hace a su país de origen: El Salvador, y trasladarlas a nuestra realidad.

Roberto Bolaño ha dicho de él:"un melancólico que escribe como si viviera en el fondo de alguno de los muchos volcanes de su país". Hay pocos ejemplares de sus novelas en las librerías limeñas, asi que tienen todo el fin de semana para descubrir a este gran escritor.

July 08, 2010  
Anonymous VICTOR CORAL said...

Gracias a mi querido amigo Ángel Pardo he descubierto a un escritor marginal que me ha devuelto la fe en la literatura centroamericana: Horacio Castellanos Moya. La novela EL ASCO, cuya lectura adictiva me permitió acabarla en 2 horas, es una gran revelación para la literatura latinoamericana, dado que cualquier lector de nuestra periferia puede hacer suyas las críticas que hace a su país de origen: El Salvador, y trasladarlas a nuestra realidad.

Roberto Bolaño ha dicho de él:"un melancólico que escribe como si viviera en el fondo de alguno de los muchos volcanes de su país". Hay pocos ejemplares de sus novelas en las librerías limeñas, asi que tienen todo el fin de semana para descubrir a este gran escritor.

July 08, 2010  
Anonymous EL NEGRO MAMA said...

Abducido por los caprichosos habitantes del Planeta Jabulani, incluso desde unas semanas antes de que empiece el Mundial, debo confesar que no he estado leyendo periódicos ni blogs literarios, por lo que es imposible actualizar Moleskine Literario. Y ahora que el Mundial entra en la etapa más crítica, donde cada partido es una final, leeré menos que antes. Así que los dejo hasta el día en que se sepa quién ganó el Mundial en que celebraré (aunque mi favorito, Costa de Marfil, ya está casi casi descalificado), comentaré con amigos, opinaré diferente a todos, lloraré o reiré, me emocionaré y, al día siguiente, volveré a Moleskine Literario.

Por lo pronto, si les interesa el fútbol, los dejo con el blog EL FONDO DE LA TABLA que estoy administrando durante el Mundial. Ojalá se diviertan como yo editándolo.

July 08, 2010  
Anonymous EL NEGRO MAMA said...

Abducido por los caprichosos habitantes del Planeta Jabulani, incluso desde unas semanas antes de que empiece el Mundial, debo confesar que no he estado leyendo periódicos ni blogs literarios, por lo que es imposible actualizar Moleskine Literario. Y ahora que el Mundial entra en la etapa más crítica, donde cada partido es una final, leeré menos que antes. Así que los dejo hasta el día en que se sepa quién ganó el Mundial en que celebraré (aunque mi favorito, Costa de Marfil, ya está casi casi descalificado), comentaré con amigos, opinaré diferente a todos, lloraré o reiré, me emocionaré y, al día siguiente, volveré a Moleskine Literario.

Por lo pronto, si les interesa el fútbol, los dejo con el blog EL FONDO DE LA TABLA que estoy administrando durante el Mundial. Ojalá se diviertan como yo editándolo.

July 08, 2010  
Anonymous PINCHO CON VASELINA said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous PINCHO CON VASELINA said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous PINCHO CON VASELINA said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous PINCHO CON VASELINA said...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.

Necesario es, pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.

Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de ruptura.

July 08, 2010  
Anonymous PICHULA CON PAN said...

De los muchos problemas que ejercitaron mi temeraria perspicacia en años recientes, ninguno tan atorrante --tan rigurosamente atorrante, diré-- como la periódica reaparición de absurdos garabatos gramaticales pergeñados por la desplumada pluma del plúmbeo plumífero Gregorio Martínez.

Hace unos días, un lector de este blog que suele enviar mensajes con la singular firma de Pirulo (una raya más al tigre de nuestro absurdo diario), nos hizo notar que Gregorio Martínez había publicado en un blog un texto (uno de esos "ensayos" que en el Perú merecen premios al intelecto) titulado El diccionario no tiene pichula.

July 08, 2010  
Anonymous PICHULA CON PAN said...

De los muchos problemas que ejercitaron mi temeraria perspicacia en años recientes, ninguno tan atorrante --tan rigurosamente atorrante, diré-- como la periódica reaparición de absurdos garabatos gramaticales pergeñados por la desplumada pluma del plúmbeo plumífero Gregorio Martínez.

Hace unos días, un lector de este blog que suele enviar mensajes con la singular firma de Pirulo (una raya más al tigre de nuestro absurdo diario), nos hizo notar que Gregorio Martínez había publicado en un blog un texto (uno de esos "ensayos" que en el Perú merecen premios al intelecto) titulado El diccionario no tiene pichula.

July 08, 2010  
Anonymous PICHULA CON PAN said...

De los muchos problemas que ejercitaron mi temeraria perspicacia en años recientes, ninguno tan atorrante --tan rigurosamente atorrante, diré-- como la periódica reaparición de absurdos garabatos gramaticales pergeñados por la desplumada pluma del plúmbeo plumífero Gregorio Martínez.

Hace unos días, un lector de este blog que suele enviar mensajes con la singular firma de Pirulo (una raya más al tigre de nuestro absurdo diario), nos hizo notar que Gregorio Martínez había publicado en un blog un texto (uno de esos "ensayos" que en el Perú merecen premios al intelecto) titulado El diccionario no tiene pichula.

July 08, 2010  
Anonymous SALAS PAJERO said...

Daniel Salas dijo...

Javier: Yo pensaba que el tuyo era un blog serio. No entiendo por qué le das cabida a comentarios basura. Mi modesta opinión es que si te relajas tanto con los comentarios esto puede terminar en un degenere.

De lo que deberíamos estar debatiendo es sobre la definición de fascismo. A mí no me parece que a este gobierno se le pueda aplicar. Me parece que es autoritario a secas y que eso es suficiente para repudiarlo. No hay ninguna conspiración contra la cultura, hay pura y simple idiotez.

July 08, 2010  
Anonymous SALAS PAJERO said...

Daniel Salas dijo...

Javier: Yo pensaba que el tuyo era un blog serio. No entiendo por qué le das cabida a comentarios basura. Mi modesta opinión es que si te relajas tanto con los comentarios esto puede terminar en un degenere.

De lo que deberíamos estar debatiendo es sobre la definición de fascismo. A mí no me parece que a este gobierno se le pueda aplicar. Me parece que es autoritario a secas y que eso es suficiente para repudiarlo. No hay ninguna conspiración contra la cultura, hay pura y simple idiotez.

July 08, 2010  
Anonymous SALAS PAJERO said...

Daniel Salas dijo...

Javier: Yo pensaba que el tuyo era un blog serio. No entiendo por qué le das cabida a comentarios basura. Mi modesta opinión es que si te relajas tanto con los comentarios esto puede terminar en un degenere.

De lo que deberíamos estar debatiendo es sobre la definición de fascismo. A mí no me parece que a este gobierno se le pueda aplicar. Me parece que es autoritario a secas y que eso es suficiente para repudiarlo. No hay ninguna conspiración contra la cultura, hay pura y simple idiotez.

July 08, 2010  
Anonymous SALAS PAJERO said...

Daniel Salas dijo...

Javier: Yo pensaba que el tuyo era un blog serio. No entiendo por qué le das cabida a comentarios basura. Mi modesta opinión es que si te relajas tanto con los comentarios esto puede terminar en un degenere.

De lo que deberíamos estar debatiendo es sobre la definición de fascismo. A mí no me parece que a este gobierno se le pueda aplicar. Me parece que es autoritario a secas y que eso es suficiente para repudiarlo. No hay ninguna conspiración contra la cultura, hay pura y simple idiotez.

July 08, 2010  
Anonymous SALAS PAJERO said...

Daniel Salas dijo...

Javier: Yo pensaba que el tuyo era un blog serio. No entiendo por qué le das cabida a comentarios basura. Mi modesta opinión es que si te relajas tanto con los comentarios esto puede terminar en un degenere.

De lo que deberíamos estar debatiendo es sobre la definición de fascismo. A mí no me parece que a este gobierno se le pueda aplicar. Me parece que es autoritario a secas y que eso es suficiente para repudiarlo. No hay ninguna conspiración contra la cultura, hay pura y simple idiotez.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Hace ya buenas semanas que nos enteramos por Luz de Limbo de que la nueva producción literaria de Víctor Coral, “BOLAÑO PUTO”, estaba a punto de salir a la venta en Lima, por la editorial San Marcos. En una comunicación informal, Víctor nos cuenta brevemente algo más sobre ella:

“Bolaño Puto es en realidad el desarrollo en profundidad de la vida y obra de Roberto Bolaño, a través de una historia que encierra historias en la que los personajes, como casi siempre ocurre en los híbridos literarios (novela/ensayo), se ven obligados a replantear sus opciones morales. En una sociedad de moral relajada como la latinoamericana, o bien de velada ausencia de ética, la necesidad obliga a la transgresión, ¿no? Y Bolaño es un transgresor. El libro anda a caballo entre la novela existencialista, la biografía y la novela negra.
Bolaño Puto es la historia de un poeta y narrador, un creador y un detective salvaje”.

Giuliano Vecco F.

July 08, 2010  
Anonymous Giuliano said...

Amigos, buenas tardes.

Hay un sujeto COBARDE que está tomando mi nombre y me suplanta en algunos comentarios referidos al señor VÍCTOR CORAL. Específicamente, los comentarios relacionados a la obra de mi caro compatriota Roberto Bolaño.

Este señor ha enviado correos a los blogs de Ybarra, Rendón, Gárvich, a Sol Negro y algunos otros.

QUIERO DESDE AQUÍ DESMENTIR COMPLETAMENTE A ESE COBARDE QUE SI TANTA INQUINA TIENE CONTRA VÍCTOR CORAL QUE SEA HOMBRECITO Y DÉ LA CARA.

Atentamente,

Giuliano Vecco Fiorentini

PD: Estimado señor Gárvich, espero sepa distinguir el tono de mis mensajes. No deseo ocuparme más de esos comentarios apócrifos. Si ese cobarde -se de buena fuente de quien podría tratarse- tiene algún problema conmigo, que me escriba a givecco@gmail.com y arreglamos esto con los puños.

July 08, 2010  
Anonymous KARINA VALCARCEL said...

TALLER DE CREACIÓN LITERARIA - Lecciones para volar
JULIO 2010
Costo: S/.120
Horario: Viernes y Sábado de 3 a 6 PM.
Este 16 de julio empezamos con las lecciones para volar. El taller está orientado básicamente a la producción de textos literarios, sea en prosa o en verso, además de impartir nociones básicas sobre literatura y creación. Trabajar de forma personalizada con el alumno, procurando una visión y edición objetiva e útil de sus textos. Entregar referencias útiles, lecturas, separatas, etc. que sirvan de soporte y consulta.
Para mayor información pueden escribirnos a: letramala@gmail.com y a karinanobaila@gmail.com
Dictan:
Sandra Enciso
(Lima, 1982)
Poeta, editora de la reciente publicación "Mala letra" y promotora cultural. Ha organizado recitales en diversos centros culturales y ferias de la capital. Ha incursionado en la poesía audiovisual y en la intervención urbana. Textos suyos han sido publicados en distintos fanzines y soportes virtuales. Integrante del colectivo literario "Jaula ceniza".
http://saveitprettymama.blogspot.com/
Karina Valcárcel
(Lima, 1985)
Estudiante de ciencias de la comunicación. Fue editora de la publicación impresa de arte y literatura “Heridita” hasta su último número en el 2008. Ha publicado los libros“Poemas Cotidianos” (Casatomada, 2008) , "Una mancha en el colchón" (Lustra 2010) y en la plaqueta colectiva "Cuatro"(Paracaídas, 2009).
Estuvo a cargo del taller de creación literaria en Centro Cultural Alberto Quintanilla en el 2008 y del taller de creación literaria "Lecciones para volar" en la PUCP en el 2010. Ha organizado recitales, festivales, ferias en Lima y actualmente se dedica a promover distintos eventos de índole cultural.

July 08, 2010  
Anonymous KARINA VALCARCEL said...

TALLER DE CREACIÓN LITERARIA - Lecciones para volar
JULIO 2010
Costo: S/.120
Horario: Viernes y Sábado de 3 a 6 PM.
Este 16 de julio empezamos con las lecciones para volar. El taller está orientado básicamente a la producción de textos literarios, sea en prosa o en verso, además de impartir nociones básicas sobre literatura y creación. Trabajar de forma personalizada con el alumno, procurando una visión y edición objetiva e útil de sus textos. Entregar referencias útiles, lecturas, separatas, etc. que sirvan de soporte y consulta.
Para mayor información pueden escribirnos a: letramala@gmail.com y a karinanobaila@gmail.com
Dictan:
Sandra Enciso
(Lima, 1982)
Poeta, editora de la reciente publicación "Mala letra" y promotora cultural. Ha organizado recitales en diversos centros culturales y ferias de la capital. Ha incursionado en la poesía audiovisual y en la intervención urbana. Textos suyos han sido publicados en distintos fanzines y soportes virtuales. Integrante del colectivo literario "Jaula ceniza".
http://saveitprettymama.blogspot.com/
Karina Valcárcel
(Lima, 1985)
Estudiante de ciencias de la comunicación. Fue editora de la publicación impresa de arte y literatura “Heridita” hasta su último número en el 2008. Ha publicado los libros“Poemas Cotidianos” (Casatomada, 2008) , "Una mancha en el colchón" (Lustra 2010) y en la plaqueta colectiva "Cuatro"(Paracaídas, 2009).
Estuvo a cargo del taller de creación literaria en Centro Cultural Alberto Quintanilla en el 2008 y del taller de creación literaria "Lecciones para volar" en la PUCP en el 2010. Ha organizado recitales, festivales, ferias en Lima y actualmente se dedica a promover distintos eventos de índole cultural.

July 08, 2010  
Anonymous LA VERGA GOLEADORA said...

Lo dije antes. Si no llegas, aunque sea lo tienes que hacer con la pelota parada. Y este partido fue así. Hasta antes del gol, ninguno de los dos equipos había llegado mucho, y luego, cuando los alemanes se fueron a buscar el empate, por ahí que los españoles tuvieron un par, pero nada más.

Fue un partido bastante intenso: sin pronóstico, con pocos fouls y la pelota ni salía de la cancha. Los que transmitían el partido decían que había setenta y pico minutos jugados de los 90 que dura un encuentro y eso es bastante.

Pero si no puedes hacer gol jugando al fútbol, la otra alternativa es la pelota parada. Así es el fútbol. Los goles se hacen cuando tienes algo y España tenía fútbol aunque no podía entrar porque Alemania no le permitía, así que tuvo que sacar ventaja del juego aéreo, que es lo que mejor saben hacer sus centrales.

España tiene una escuela de jugar bien al fútbol, de llegar jugando con toques rápidos y Holanda también tiene lo suyo, y más todavía con esos dos jugadores que saben aprovechar espacios y errores del rival como son Robben y Sneijder. Si hay algo que pronosticar par la final, es que será un partido bien jugado, de buen fútbol, nada de partidos trabados ni cosas por el estilo. Va a ser un partido abierto donde ambos se van a dejar jugar y quien aproveche las oportunidades será el ganador.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Señores literatos:

Solo para aclarar que el día de ayer a las 10.35 pm ingresó por emergencia el paciente Iván Thays Gago, con una vuvuzela introducida en el ano y en estado de semiincosciencia.
Su actual estado es estable aunque habrá que practicarle una operación al colon por haber sido seriamente dañada por el rocoto molido que tenía el artefacto antes referido.

El paciente ha prometido no volver a llevarse por tales estados de envidia rabiosa.

De todas maneras tendrá que hacer un tratamiento psiquiátrico.

Atentamente.

Dr. Pickman
Gastroenterología
Hospital Rebagliatti

July 08, 2010  
Anonymous waldir saenz said...

ACERCA DEL AUTOR
Le pusieron Waldir por Didí, el ídolo de su viejo. Y pese a que nunca levantó una Copa del Mundo como el brasileño, ‘Wally’ se cansó de hacer goles con Alianza Lima e incluso se convirtió en el goleador histórico del club de La Victoria con 178 tantos. Dicen que jugaba como un ‘garoto’ en una época en la que Romario deslumbraba al mundo. Marcó 31 goles en 33 partidos (1993) e igualó el récord de Valeriano López como máximo anotador en una misma temporada. El autor de los goles imposibles, hace poco, logró otra gesta: regresó al Sport Boys a Primera División. Dice que sintió el festejo como si hubiera llevado a Perú al Mundial.

July 08, 2010  
Anonymous waldir saenz said...

ACERCA DEL AUTOR
Le pusieron Waldir por Didí, el ídolo de su viejo. Y pese a que nunca levantó una Copa del Mundo como el brasileño, ‘Wally’ se cansó de hacer goles con Alianza Lima e incluso se convirtió en el goleador histórico del club de La Victoria con 178 tantos. Dicen que jugaba como un ‘garoto’ en una época en la que Romario deslumbraba al mundo. Marcó 31 goles en 33 partidos (1993) e igualó el récord de Valeriano López como máximo anotador en una misma temporada. El autor de los goles imposibles, hace poco, logró otra gesta: regresó al Sport Boys a Primera División. Dice que sintió el festejo como si hubiera llevado a Perú al Mundial.

July 08, 2010  
Anonymous waldir saenz said...

ACERCA DEL AUTOR
Le pusieron Waldir por Didí, el ídolo de su viejo. Y pese a que nunca levantó una Copa del Mundo como el brasileño, ‘Wally’ se cansó de hacer goles con Alianza Lima e incluso se convirtió en el goleador histórico del club de La Victoria con 178 tantos. Dicen que jugaba como un ‘garoto’ en una época en la que Romario deslumbraba al mundo. Marcó 31 goles en 33 partidos (1993) e igualó el récord de Valeriano López como máximo anotador en una misma temporada. El autor de los goles imposibles, hace poco, logró otra gesta: regresó al Sport Boys a Primera División. Dice que sintió el festejo como si hubiera llevado a Perú al Mundial.

July 08, 2010  
Anonymous waldir saenz said...

ACERCA DEL AUTOR
Le pusieron Waldir por Didí, el ídolo de su viejo. Y pese a que nunca levantó una Copa del Mundo como el brasileño, ‘Wally’ se cansó de hacer goles con Alianza Lima e incluso se convirtió en el goleador histórico del club de La Victoria con 178 tantos. Dicen que jugaba como un ‘garoto’ en una época en la que Romario deslumbraba al mundo. Marcó 31 goles en 33 partidos (1993) e igualó el récord de Valeriano López como máximo anotador en una misma temporada. El autor de los goles imposibles, hace poco, logró otra gesta: regresó al Sport Boys a Primera División. Dice que sintió el festejo como si hubiera llevado a Perú al Mundial.

July 08, 2010  
Anonymous waldir saenz said...

ACERCA DEL AUTOR
Le pusieron Waldir por Didí, el ídolo de su viejo. Y pese a que nunca levantó una Copa del Mundo como el brasileño, ‘Wally’ se cansó de hacer goles con Alianza Lima e incluso se convirtió en el goleador histórico del club de La Victoria con 178 tantos. Dicen que jugaba como un ‘garoto’ en una época en la que Romario deslumbraba al mundo. Marcó 31 goles en 33 partidos (1993) e igualó el récord de Valeriano López como máximo anotador en una misma temporada. El autor de los goles imposibles, hace poco, logró otra gesta: regresó al Sport Boys a Primera División. Dice que sintió el festejo como si hubiera llevado a Perú al Mundial.

July 08, 2010  
Anonymous waldir saenz said...

ACERCA DEL AUTOR
Le pusieron Waldir por Didí, el ídolo de su viejo. Y pese a que nunca levantó una Copa del Mundo como el brasileño, ‘Wally’ se cansó de hacer goles con Alianza Lima e incluso se convirtió en el goleador histórico del club de La Victoria con 178 tantos. Dicen que jugaba como un ‘garoto’ en una época en la que Romario deslumbraba al mundo. Marcó 31 goles en 33 partidos (1993) e igualó el récord de Valeriano López como máximo anotador en una misma temporada. El autor de los goles imposibles, hace poco, logró otra gesta: regresó al Sport Boys a Primera División. Dice que sintió el festejo como si hubiera llevado a Perú al Mundial.

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA said...

Bueno tengo 34 años y nunca vi a mi pais jugar asi.
Holanda tiene una buena delantera, peligrosa y rapida, muy holandesa.
Pero españa tiene el mejor medio campo del planeta.
Como dejen jugar a españa...holanda esta perdida.
Como cierren lineas y pillen una buena contra los holandeses no perdonan...
Partido futuro muy duro.
Sera toda una final de mundial.
pero me inclino una victoria para españa ajustada y con dificultades... creo que holanda jugara al ataque y sera su perdición.

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA said...

Bueno tengo 34 años y nunca vi a mi pais jugar asi.
Holanda tiene una buena delantera, peligrosa y rapida, muy holandesa.
Pero españa tiene el mejor medio campo del planeta.
Como dejen jugar a españa...holanda esta perdida.
Como cierren lineas y pillen una buena contra los holandeses no perdonan...
Partido futuro muy duro.
Sera toda una final de mundial.
pero me inclino una victoria para españa ajustada y con dificultades... creo que holanda jugara al ataque y sera su perdición.

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA said...

Bueno tengo 34 años y nunca vi a mi pais jugar asi.
Holanda tiene una buena delantera, peligrosa y rapida, muy holandesa.
Pero españa tiene el mejor medio campo del planeta.
Como dejen jugar a españa...holanda esta perdida.
Como cierren lineas y pillen una buena contra los holandeses no perdonan...
Partido futuro muy duro.
Sera toda una final de mundial.
pero me inclino una victoria para españa ajustada y con dificultades... creo que holanda jugara al ataque y sera su perdición.

July 08, 2010  
Anonymous meche solaeche said...

Esta ha sido una semana extraña. He escuchado de más de una persona (amigos, conocidos y hasta de un ex) que el bíblico “no desearás a la mujer (u hombre) de tu prójimo” es un cliché pasado de moda y me he preguntado: ¿Cómo el sexo --con otro/as-- había trastornado la relación con su(s) pareja(s)? Lo único que he podido concluir de esta racha de confesiones, posturas, poses y nuevos tipos de “fidelidad” es: que viva la monogamia.


¿CUÁL ES TU LÍMITE?
La noche del domingo estaba viendo con medio ojo Project Runway (mi nuevo vicio del fin de semana), exhausta después de la maratón de conversación, risas, comida, alcohol y rock n´ roll que supone cada visita de mi querida Alejandra a Lima, cuando de pronto timbró mi teléfono. Era mi mejor amigo local. Debo decir “local” refiriéndome a términos absolutamente geográficos, para evitar resentimientos de mi mejor amigo “universal” que vive fuera del país; así no siento que yo pongo los “cuernos” de la amistad con otro guapo chico, él no siente que “nadie ocupa su lugar” y todos felices.

Pude detectar por su voz que mi amigo estaba desesperado. Crisis al volante, pensé. Y empecé a revisar si en el pequeño bar que hay debajo del lavadero de la cocina quedaba algún resto de la fiesta de mi último cumpleaños.

July 08, 2010  
Anonymous meche solaeche said...

Esta ha sido una semana extraña. He escuchado de más de una persona (amigos, conocidos y hasta de un ex) que el bíblico “no desearás a la mujer (u hombre) de tu prójimo” es un cliché pasado de moda y me he preguntado: ¿Cómo el sexo --con otro/as-- había trastornado la relación con su(s) pareja(s)? Lo único que he podido concluir de esta racha de confesiones, posturas, poses y nuevos tipos de “fidelidad” es: que viva la monogamia.


¿CUÁL ES TU LÍMITE?
La noche del domingo estaba viendo con medio ojo Project Runway (mi nuevo vicio del fin de semana), exhausta después de la maratón de conversación, risas, comida, alcohol y rock n´ roll que supone cada visita de mi querida Alejandra a Lima, cuando de pronto timbró mi teléfono. Era mi mejor amigo local. Debo decir “local” refiriéndome a términos absolutamente geográficos, para evitar resentimientos de mi mejor amigo “universal” que vive fuera del país; así no siento que yo pongo los “cuernos” de la amistad con otro guapo chico, él no siente que “nadie ocupa su lugar” y todos felices.

Pude detectar por su voz que mi amigo estaba desesperado. Crisis al volante, pensé. Y empecé a revisar si en el pequeño bar que hay debajo del lavadero de la cocina quedaba algún resto de la fiesta de mi último cumpleaños.

July 08, 2010  
Anonymous Marco Aurelio Denegri said...

Una joven italiana fue hospitalizada de emergencia tras realizarle sexo oral a 18 varones. La pobre muchacha había tragado tanto semen que se intoxicó. De igual manera, hace unos meses, la actriz porno Carolin Berger fue internada tras querer romper récord de darle sexo oral a 200 hombres y con motivo del Mundial la pornstar Bobbi Eden prometió hacerle sexo oral a sus seguidores en Twitter si Holanda campeona, esperemos que no corra la misma suerte que las anteriores. El sexo oral es un tema del que se habla mucho, pero muy pocos saben bien cómo hacerlo o de dónde proviene esta práctica. Les puede sorprender.

"¿Me haces un fellatio?", dijo él. "¿Qué cosa?", respondió ella. "¿Me la chupas?", insistió el amante y esta vez su ninfa asintió con un "está bien". Ella desconocía aquel término en latín con el que se llama a la felación o estimulación bucal del pene. A muchos hombres les encanta esta práctica y tanto ellos como buen número de mujeres están felices de realizarla.

Bajó poco a poco sobre su miembro, hasta tenerlo frente a frente. Su intención era emular a Cleopatra, como una de las más famosas felatrices de la historia. Pero no tenía que convertirse en una mujer del antiguo Egipto, ni complacer oralmente a un millar de varones. Bastaba con apelar a sus ancestros y remontarse a la cultura peruana Moche -quienes ya gozaban de estos estímulos y les rendían culto en su cerámica- para deleitar a su hombre con una intensa succión.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Señores literatos:

Solo para aclarar que el día de ayer a las 10.35 pm ingresó por emergencia el paciente Iván Thays Gago, con una vuvuzela introducida en el ano y en estado de semiincosciencia.
Su actual estado es estable aunque habrá que practicarle una operación al colon por haber sido seriamente dañada por el rocoto molido que tenía el artefacto antes referido.

El paciente ha prometido no volver a llevarse por tales estados de envidia rabiosa.

De todas maneras tendrá que hacer un tratamiento psiquiátrico.

Atentamente.

Dr. Pickman
Gastroenterología
Hospital Rebagliatti
POR QUÉ NO LLAMARON A IVAN THAYS A CONVERSAR CON VILA-MATAS, MALOS, MALOS

July 08, 2010  
Anonymous EL CHANFLE said...

Alguien por ahí dijo que el “Chavo del Ocho” fue el primer sociodrama latinoamericano televisado, la primera novela del niño pobre. A quien se le puede ocurrir que semejante bodrio pueda ser el reflejo de Latinoamérica y de su pobreza -me niego a hablar de pobreza infantil-, salvo que ésta (por alguna dislocación cerebral) esté sembrada de puros imbéciles (que los hay pero no en esa medida), fronterizos y demás engendros que no saben nada de nada, y que viven como ratas (el Chavo vive en un barril) o como sapos saltando de aquí para allá para evitar pagar la renta (don Ramón es acaso el paradigma de los conchudos y vividores del barrio limense).
Por lo demás, ese obeso don barriga (reflejo del burgués decimonónico estereotipado hasta los tuétanos y que por ratos nos hace recordar al gordo atrabiliario de “En Octubre no hay milagros”) no nos dice nada nuevo. Nunca nos dijo nada nuevo, solo estirar la mano y poner cara de malo (bueno fuera en el sentido de malo del neorrealismo “Feos, Sucios y Malos” de Etore Scola, el popular y avaro “Jacinto”, ya quisiéramos el malo de “El Dictador” de Charles Chaplin u otros de series olvidadas) pero no nos alejemos del abismo aunque sea para mirarlo de reojo. Y es que el triunfo de los estereotipos nunca estuvo en su punto más bajo, esa sorna bajopontina y arrebalera (ahí debajo de los puentes, también decimonónicos, donde los roedores forjan su destino) no se parece a los callejones de Renovación en La Victoria o siquiera a los callejones de la calle Loreto en el Callao donde la vida no vale nada (con el perdón de ellos y de los difuntos muertos en acción) ni qué decir de ese profesor fenilcetonúrico, larguirucho, oblongo y enamorado de la luna en su prosaica fijación o de los mediocres productores (como el toro que miraba su propio orín) y de doña Florinda, la de los ruleros eternos que gastaba en tonterías con tal de mimar a su hijo idiota y reblandecido por los juegos tontos en los que enredaba su retorcida figura y cachetes de “marrana flaca”.
Leí el artículo “García y el Chapulín” de César Hildebrandt y creo que el chato se equivoca cuando dice “Si tuviera que explicárselo a un niño que no le hubiese visto le diría que el Chavo es, desde esta perspectiva antipática, un niño idiota y vagamente huérfano que vive en un barril”. Creo que, para empezar, el Chavo no es un niño, sino un hombre viejo que hace de niño al igual que los otros personajes, sin contar a los que hacen de “viejos” y de niños a la vez dobleteando personajes tan destazados, sicofantes e impostores que ridiculizan al niño mexicano y con ello al niño latinoamericano; y en razón de lo anotado, ningún niño que haya sido educado e instruido en los respetos y en la cultura puede aceptar al “Chavo del ocho” como un programa que refleje aunque sea epidérmicamente su verdadera problemática.
Qué decir de Alan Chapulín García y su “Show de los Muppets” (alguien se dio cuenta que ese par de cascarrabias se parecen a Mulder, el perro de chacra, y a Del Castillo, gorgojo y escudero de su majestad) qué decir de este excremento humano que, amorfo y de indelineados contornos, por ratos toma forma de golem o de alguna bestia apocalíptica sobre todo cuando sale con despropósitos dignos de una patada en el trasero, como eso de ser sede de las Olimpiadas del 2020 o pensar que estamos ad portas de entrar con honores en el segundo o primer mundo ¿? Y es que no hay ningún siquiatra que le pueda recetar Lagartil o Akinetón, alguna dosis de litio o algún antisicótico a este señor. De todas formas, parece que este sistema de cosas – para usar el término de los “Testigos de Jehová”- se le está poniendo color de hormiga, el Paro Nacional que se viene el 9 de Junio es una prueba de ello. Ojalá que los mecanismos represivos no terminen disolviendo a patadas, “pinochitos” y a bombas lacrimógenas el reclamo del pueblo que aunque Alan diga “No contaban con mi astucia” o “se me chispoteó”, siempre sabrá luchar por la vida y por sus derechos. Lucha reivindicativa y lucha política, he ahí el dual y correcto dilema.

July 08, 2010  
Anonymous EL CHANFLE said...

Alguien por ahí dijo que el “Chavo del Ocho” fue el primer sociodrama latinoamericano televisado, la primera novela del niño pobre. A quien se le puede ocurrir que semejante bodrio pueda ser el reflejo de Latinoamérica y de su pobreza -me niego a hablar de pobreza infantil-, salvo que ésta (por alguna dislocación cerebral) esté sembrada de puros imbéciles (que los hay pero no en esa medida), fronterizos y demás engendros que no saben nada de nada, y que viven como ratas (el Chavo vive en un barril) o como sapos saltando de aquí para allá para evitar pagar la renta (don Ramón es acaso el paradigma de los conchudos y vividores del barrio limense).
Por lo demás, ese obeso don barriga (reflejo del burgués decimonónico estereotipado hasta los tuétanos y que por ratos nos hace recordar al gordo atrabiliario de “En Octubre no hay milagros”) no nos dice nada nuevo. Nunca nos dijo nada nuevo, solo estirar la mano y poner cara de malo (bueno fuera en el sentido de malo del neorrealismo “Feos, Sucios y Malos” de Etore Scola, el popular y avaro “Jacinto”, ya quisiéramos el malo de “El Dictador” de Charles Chaplin u otros de series olvidadas) pero no nos alejemos del abismo aunque sea para mirarlo de reojo. Y es que el triunfo de los estereotipos nunca estuvo en su punto más bajo, esa sorna bajopontina y arrebalera (ahí debajo de los puentes, también decimonónicos, donde los roedores forjan su destino) no se parece a los callejones de Renovación en La Victoria o siquiera a los callejones de la calle Loreto en el Callao donde la vida no vale nada (con el perdón de ellos y de los difuntos muertos en acción) ni qué decir de ese profesor fenilcetonúrico, larguirucho, oblongo y enamorado de la luna en su prosaica fijación o de los mediocres productores (como el toro que miraba su propio orín) y de doña Florinda, la de los ruleros eternos que gastaba en tonterías con tal de mimar a su hijo idiota y reblandecido por los juegos tontos en los que enredaba su retorcida figura y cachetes de “marrana flaca”.
Leí el artículo “García y el Chapulín” de César Hildebrandt y creo que el chato se equivoca cuando dice “Si tuviera que explicárselo a un niño que no le hubiese visto le diría que el Chavo es, desde esta perspectiva antipática, un niño idiota y vagamente huérfano que vive en un barril”. Creo que, para empezar, el Chavo no es un niño, sino un hombre viejo que hace de niño al igual que los otros personajes, sin contar a los que hacen de “viejos” y de niños a la vez dobleteando personajes tan destazados, sicofantes e impostores que ridiculizan al niño mexicano y con ello al niño latinoamericano; y en razón de lo anotado, ningún niño que haya sido educado e instruido en los respetos y en la cultura puede aceptar al “Chavo del ocho” como un programa que refleje aunque sea epidérmicamente su verdadera problemática.
Qué decir de Alan Chapulín García y su “Show de los Muppets” (alguien se dio cuenta que ese par de cascarrabias se parecen a Mulder, el perro de chacra, y a Del Castillo, gorgojo y escudero de su majestad) qué decir de este excremento humano que, amorfo y de indelineados contornos, por ratos toma forma de golem o de alguna bestia apocalíptica sobre todo cuando sale con despropósitos dignos de una patada en el trasero, como eso de ser sede de las Olimpiadas del 2020 o pensar que estamos ad portas de entrar con honores en el segundo o primer mundo ¿? Y es que no hay ningún siquiatra que le pueda recetar Lagartil o Akinetón, alguna dosis de litio o algún antisicótico a este señor. De todas formas, parece que este sistema de cosas – para usar el término de los “Testigos de Jehová”- se le está poniendo color de hormiga, el Paro Nacional que se viene el 9 de Junio es una prueba de ello. Ojalá que los mecanismos represivos no terminen disolviendo a patadas, “pinochitos” y a bombas lacrimógenas el reclamo del pueblo que aunque Alan diga “No contaban con mi astucia” o “se me chispoteó”, siempre sabrá luchar por la vida y por sus derechos. Lucha reivindicativa y lucha política, he ahí el dual y correcto dilema.

July 08, 2010  
Anonymous EL CHANFLE said...

Alguien por ahí dijo que el “Chavo del Ocho” fue el primer sociodrama latinoamericano televisado, la primera novela del niño pobre. A quien se le puede ocurrir que semejante bodrio pueda ser el reflejo de Latinoamérica y de su pobreza -me niego a hablar de pobreza infantil-, salvo que ésta (por alguna dislocación cerebral) esté sembrada de puros imbéciles (que los hay pero no en esa medida), fronterizos y demás engendros que no saben nada de nada, y que viven como ratas (el Chavo vive en un barril) o como sapos saltando de aquí para allá para evitar pagar la renta (don Ramón es acaso el paradigma de los conchudos y vividores del barrio limense).
Por lo demás, ese obeso don barriga (reflejo del burgués decimonónico estereotipado hasta los tuétanos y que por ratos nos hace recordar al gordo atrabiliario de “En Octubre no hay milagros”) no nos dice nada nuevo. Nunca nos dijo nada nuevo, solo estirar la mano y poner cara de malo (bueno fuera en el sentido de malo del neorrealismo “Feos, Sucios y Malos” de Etore Scola, el popular y avaro “Jacinto”, ya quisiéramos el malo de “El Dictador” de Charles Chaplin u otros de series olvidadas) pero no nos alejemos del abismo aunque sea para mirarlo de reojo. Y es que el triunfo de los estereotipos nunca estuvo en su punto más bajo, esa sorna bajopontina y arrebalera (ahí debajo de los puentes, también decimonónicos, donde los roedores forjan su destino) no se parece a los callejones de Renovación en La Victoria o siquiera a los callejones de la calle Loreto en el Callao donde la vida no vale nada (con el perdón de ellos y de los difuntos muertos en acción) ni qué decir de ese profesor fenilcetonúrico, larguirucho, oblongo y enamorado de la luna en su prosaica fijación o de los mediocres productores (como el toro que miraba su propio orín) y de doña Florinda, la de los ruleros eternos que gastaba en tonterías con tal de mimar a su hijo idiota y reblandecido por los juegos tontos en los que enredaba su retorcida figura y cachetes de “marrana flaca”.
Leí el artículo “García y el Chapulín” de César Hildebrandt y creo que el chato se equivoca cuando dice “Si tuviera que explicárselo a un niño que no le hubiese visto le diría que el Chavo es, desde esta perspectiva antipática, un niño idiota y vagamente huérfano que vive en un barril”. Creo que, para empezar, el Chavo no es un niño, sino un hombre viejo que hace de niño al igual que los otros personajes, sin contar a los que hacen de “viejos” y de niños a la vez dobleteando personajes tan destazados, sicofantes e impostores que ridiculizan al niño mexicano y con ello al niño latinoamericano; y en razón de lo anotado, ningún niño que haya sido educado e instruido en los respetos y en la cultura puede aceptar al “Chavo del ocho” como un programa que refleje aunque sea epidérmicamente su verdadera problemática.
Qué decir de Alan Chapulín García y su “Show de los Muppets” (alguien se dio cuenta que ese par de cascarrabias se parecen a Mulder, el perro de chacra, y a Del Castillo, gorgojo y escudero de su majestad) qué decir de este excremento humano que, amorfo y de indelineados contornos, por ratos toma forma de golem o de alguna bestia apocalíptica sobre todo cuando sale con despropósitos dignos de una patada en el trasero, como eso de ser sede de las Olimpiadas del 2020 o pensar que estamos ad portas de entrar con honores en el segundo o primer mundo ¿? Y es que no hay ningún siquiatra que le pueda recetar Lagartil o Akinetón, alguna dosis de litio o algún antisicótico a este señor. De todas formas, parece que este sistema de cosas – para usar el término de los “Testigos de Jehová”- se le está poniendo color de hormiga, el Paro Nacional que se viene el 9 de Junio es una prueba de ello. Ojalá que los mecanismos represivos no terminen disolviendo a patadas, “pinochitos” y a bombas lacrimógenas el reclamo del pueblo que aunque Alan diga “No contaban con mi astucia” o “se me chispoteó”, siempre sabrá luchar por la vida y por sus derechos. Lucha reivindicativa y lucha política, he ahí el dual y correcto dilema.

July 08, 2010  
Anonymous el chanfle said...

Alguien por ahí dijo que el “Chavo del Ocho” fue el primer sociodrama latinoamericano televisado, la primera novela del niño pobre. A quien se le puede ocurrir que semejante bodrio pueda ser el reflejo de Latinoamérica y de su pobreza -me niego a hablar de pobreza infantil-, salvo que ésta (por alguna dislocación cerebral) esté sembrada de puros imbéciles (que los hay pero no en esa medida), fronterizos y demás engendros que no saben nada de nada, y que viven como ratas (el Chavo vive en un barril) o como sapos saltando de aquí para allá para evitar pagar la renta (don Ramón es acaso el paradigma de los conchudos y vividores del barrio limense).
Por lo demás, ese obeso don barriga (reflejo del burgués decimonónico estereotipado hasta los tuétanos y que por ratos nos hace recordar al gordo atrabiliario de “En Octubre no hay milagros”) no nos dice nada nuevo. Nunca nos dijo nada nuevo, solo estirar la mano y poner cara de malo (bueno fuera en el sentido de malo del neorrealismo “Feos, Sucios y Malos” de Etore Scola, el popular y avaro “Jacinto”, ya quisiéramos el malo de “El Dictador” de Charles Chaplin u otros de series olvidadas) pero no nos alejemos del abismo aunque sea para mirarlo de reojo. Y es que el triunfo de los estereotipos nunca estuvo en su punto más bajo, esa sorna bajopontina y arrebalera (ahí debajo de los puentes, también decimonónicos, donde los roedores forjan su destino) no se parece a los callejones de Renovación en La Victoria o siquiera a los callejones de la calle Loreto en el Callao donde la vida no vale nada (con el perdón de ellos y de los difuntos muertos en acción) ni qué decir de ese profesor fenilcetonúrico, larguirucho, oblongo y enamorado de la luna en su prosaica fijación o de los mediocres productores (como el toro que miraba su propio orín) y de doña Florinda, la de los ruleros eternos que gastaba en tonterías con tal de mimar a su hijo idiota y reblandecido por los juegos tontos en los que enredaba su retorcida figura y cachetes de “marrana flaca”.
Leí el artículo “García y el Chapulín” de César Hildebrandt y creo que el chato se equivoca cuando dice “Si tuviera que explicárselo a un niño que no le hubiese visto le diría que el Chavo es, desde esta perspectiva antipática, un niño idiota y vagamente huérfano que vive en un barril”. Creo que, para empezar, el Chavo no es un niño, sino un hombre viejo que hace de niño al igual que los otros personajes, sin contar a los que hacen de “viejos” y de niños a la vez dobleteando personajes tan destazados, sicofantes e impostores que ridiculizan al niño mexicano y con ello al niño latinoamericano; y en razón de lo anotado, ningún niño que haya sido educado e instruido en los respetos y en la cultura puede aceptar al “Chavo del ocho” como un programa que refleje aunque sea epidérmicamente su verdadera problemática.
Qué decir de Alan Chapulín García y su “Show de los Muppets” (alguien se dio cuenta que ese par de cascarrabias se parecen a Mulder, el perro de chacra, y a Del Castillo, gorgojo y escudero de su majestad) qué decir de este excremento humano que, amorfo y de indelineados contornos, por ratos toma forma de golem o de alguna bestia apocalíptica sobre todo cuando sale con despropósitos dignos de una patada en el trasero, como eso de ser sede de las Olimpiadas del 2020 o pensar que estamos ad portas de entrar con honores en el segundo o primer mundo ¿? Y es que no hay ningún siquiatra que le pueda recetar Lagartil o Akinetón, alguna dosis de litio o algún antisicótico a este señor. De todas formas, parece que este sistema de cosas – para usar el término de los “Testigos de Jehová”- se le está poniendo color de hormiga, el Paro Nacional que se viene el 9 de Junio es una prueba de ello. Ojalá que los mecanismos represivos no terminen disolviendo a patadas, “pinochitos” y a bombas lacrimógenas el reclamo del pueblo que aunque Alan diga “No contaban con mi astucia” o “se me chispoteó”, siempre sabrá luchar por la vida y por sus derechos. Lucha reivindicativa y lucha política, he ahí el dual y correcto dilema.

July 08, 2010  
Anonymous el chanfle said...

Alguien por ahí dijo que el “Chavo del Ocho” fue el primer sociodrama latinoamericano televisado, la primera novela del niño pobre. A quien se le puede ocurrir que semejante bodrio pueda ser el reflejo de Latinoamérica y de su pobreza -me niego a hablar de pobreza infantil-, salvo que ésta (por alguna dislocación cerebral) esté sembrada de puros imbéciles (que los hay pero no en esa medida), fronterizos y demás engendros que no saben nada de nada, y que viven como ratas (el Chavo vive en un barril) o como sapos saltando de aquí para allá para evitar pagar la renta (don Ramón es acaso el paradigma de los conchudos y vividores del barrio limense).
Por lo demás, ese obeso don barriga (reflejo del burgués decimonónico estereotipado hasta los tuétanos y que por ratos nos hace recordar al gordo atrabiliario de “En Octubre no hay milagros”) no nos dice nada nuevo. Nunca nos dijo nada nuevo, solo estirar la mano y poner cara de malo (bueno fuera en el sentido de malo del neorrealismo “Feos, Sucios y Malos” de Etore Scola, el popular y avaro “Jacinto”, ya quisiéramos el malo de “El Dictador” de Charles Chaplin u otros de series olvidadas) pero no nos alejemos del abismo aunque sea para mirarlo de reojo. Y es que el triunfo de los estereotipos nunca estuvo en su punto más bajo, esa sorna bajopontina y arrebalera (ahí debajo de los puentes, también decimonónicos, donde los roedores forjan su destino) no se parece a los callejones de Renovación en La Victoria o siquiera a los callejones de la calle Loreto en el Callao donde la vida no vale nada (con el perdón de ellos y de los difuntos muertos en acción) ni qué decir de ese profesor fenilcetonúrico, larguirucho, oblongo y enamorado de la luna en su prosaica fijación o de los mediocres productores (como el toro que miraba su propio orín) y de doña Florinda, la de los ruleros eternos que gastaba en tonterías con tal de mimar a su hijo idiota y reblandecido por los juegos tontos en los que enredaba su retorcida figura y cachetes de “marrana flaca”.
Leí el artículo “García y el Chapulín” de César Hildebrandt y creo que el chato se equivoca cuando dice “Si tuviera que explicárselo a un niño que no le hubiese visto le diría que el Chavo es, desde esta perspectiva antipática, un niño idiota y vagamente huérfano que vive en un barril”. Creo que, para empezar, el Chavo no es un niño, sino un hombre viejo que hace de niño al igual que los otros personajes, sin contar a los que hacen de “viejos” y de niños a la vez dobleteando personajes tan destazados, sicofantes e impostores que ridiculizan al niño mexicano y con ello al niño latinoamericano; y en razón de lo anotado, ningún niño que haya sido educado e instruido en los respetos y en la cultura puede aceptar al “Chavo del ocho” como un programa que refleje aunque sea epidérmicamente su verdadera problemática.
Qué decir de Alan Chapulín García y su “Show de los Muppets” (alguien se dio cuenta que ese par de cascarrabias se parecen a Mulder, el perro de chacra, y a Del Castillo, gorgojo y escudero de su majestad) qué decir de este excremento humano que, amorfo y de indelineados contornos, por ratos toma forma de golem o de alguna bestia apocalíptica sobre todo cuando sale con despropósitos dignos de una patada en el trasero, como eso de ser sede de las Olimpiadas del 2020 o pensar que estamos ad portas de entrar con honores en el segundo o primer mundo ¿? Y es que no hay ningún siquiatra que le pueda recetar Lagartil o Akinetón, alguna dosis de litio o algún antisicótico a este señor. De todas formas, parece que este sistema de cosas – para usar el término de los “Testigos de Jehová”- se le está poniendo color de hormiga, el Paro Nacional que se viene el 9 de Junio es una prueba de ello. Ojalá que los mecanismos represivos no terminen disolviendo a patadas, “pinochitos” y a bombas lacrimógenas el reclamo del pueblo que aunque Alan diga “No contaban con mi astucia” o “se me chispoteó”, siempre sabrá luchar por la vida y por sus derechos. Lucha reivindicativa y lucha política, he ahí el dual y correcto dilema.

July 08, 2010  
Anonymous el chanfle said...

Alguien por ahí dijo que el “Chavo del Ocho” fue el primer sociodrama latinoamericano televisado, la primera novela del niño pobre. A quien se le puede ocurrir que semejante bodrio pueda ser el reflejo de Latinoamérica y de su pobreza -me niego a hablar de pobreza infantil-, salvo que ésta (por alguna dislocación cerebral) esté sembrada de puros imbéciles (que los hay pero no en esa medida), fronterizos y demás engendros que no saben nada de nada, y que viven como ratas (el Chavo vive en un barril) o como sapos saltando de aquí para allá para evitar pagar la renta (don Ramón es acaso el paradigma de los conchudos y vividores del barrio limense).
Por lo demás, ese obeso don barriga (reflejo del burgués decimonónico estereotipado hasta los tuétanos y que por ratos nos hace recordar al gordo atrabiliario de “En Octubre no hay milagros”) no nos dice nada nuevo. Nunca nos dijo nada nuevo, solo estirar la mano y poner cara de malo (bueno fuera en el sentido de malo del neorrealismo “Feos, Sucios y Malos” de Etore Scola, el popular y avaro “Jacinto”, ya quisiéramos el malo de “El Dictador” de Charles Chaplin u otros de series olvidadas) pero no nos alejemos del abismo aunque sea para mirarlo de reojo. Y es que el triunfo de los estereotipos nunca estuvo en su punto más bajo, esa sorna bajopontina y arrebalera (ahí debajo de los puentes, también decimonónicos, donde los roedores forjan su destino) no se parece a los callejones de Renovación en La Victoria o siquiera a los callejones de la calle Loreto en el Callao donde la vida no vale nada (con el perdón de ellos y de los difuntos muertos en acción) ni qué decir de ese profesor fenilcetonúrico, larguirucho, oblongo y enamorado de la luna en su prosaica fijación o de los mediocres productores (como el toro que miraba su propio orín) y de doña Florinda, la de los ruleros eternos que gastaba en tonterías con tal de mimar a su hijo idiota y reblandecido por los juegos tontos en los que enredaba su retorcida figura y cachetes de “marrana flaca”.
Leí el artículo “García y el Chapulín” de César Hildebrandt y creo que el chato se equivoca cuando dice “Si tuviera que explicárselo a un niño que no le hubiese visto le diría que el Chavo es, desde esta perspectiva antipática, un niño idiota y vagamente huérfano que vive en un barril”. Creo que, para empezar, el Chavo no es un niño, sino un hombre viejo que hace de niño al igual que los otros personajes, sin contar a los que hacen de “viejos” y de niños a la vez dobleteando personajes tan destazados, sicofantes e impostores que ridiculizan al niño mexicano y con ello al niño latinoamericano; y en razón de lo anotado, ningún niño que haya sido educado e instruido en los respetos y en la cultura puede aceptar al “Chavo del ocho” como un programa que refleje aunque sea epidérmicamente su verdadera problemática.
Qué decir de Alan Chapulín García y su “Show de los Muppets” (alguien se dio cuenta que ese par de cascarrabias se parecen a Mulder, el perro de chacra, y a Del Castillo, gorgojo y escudero de su majestad) qué decir de este excremento humano que, amorfo y de indelineados contornos, por ratos toma forma de golem o de alguna bestia apocalíptica sobre todo cuando sale con despropósitos dignos de una patada en el trasero, como eso de ser sede de las Olimpiadas del 2020 o pensar que estamos ad portas de entrar con honores en el segundo o primer mundo ¿? Y es que no hay ningún siquiatra que le pueda recetar Lagartil o Akinetón, alguna dosis de litio o algún antisicótico a este señor. De todas formas, parece que este sistema de cosas – para usar el término de los “Testigos de Jehová”- se le está poniendo color de hormiga, el Paro Nacional que se viene el 9 de Junio es una prueba de ello. Ojalá que los mecanismos represivos no terminen disolviendo a patadas, “pinochitos” y a bombas lacrimógenas el reclamo del pueblo que aunque Alan diga “No contaban con mi astucia” o “se me chispoteó”, siempre sabrá luchar por la vida y por sus derechos. Lucha reivindicativa y lucha política, he ahí el dual y correcto dilema.

July 08, 2010  
Anonymous el chanfle said...

Alguien por ahí dijo que el “Chavo del Ocho” fue el primer sociodrama latinoamericano televisado, la primera novela del niño pobre. A quien se le puede ocurrir que semejante bodrio pueda ser el reflejo de Latinoamérica y de su pobreza -me niego a hablar de pobreza infantil-, salvo que ésta (por alguna dislocación cerebral) esté sembrada de puros imbéciles (que los hay pero no en esa medida), fronterizos y demás engendros que no saben nada de nada, y que viven como ratas (el Chavo vive en un barril) o como sapos saltando de aquí para allá para evitar pagar la renta (don Ramón es acaso el paradigma de los conchudos y vividores del barrio limense).
Por lo demás, ese obeso don barriga (reflejo del burgués decimonónico estereotipado hasta los tuétanos y que por ratos nos hace recordar al gordo atrabiliario de “En Octubre no hay milagros”) no nos dice nada nuevo. Nunca nos dijo nada nuevo, solo estirar la mano y poner cara de malo (bueno fuera en el sentido de malo del neorrealismo “Feos, Sucios y Malos” de Etore Scola, el popular y avaro “Jacinto”, ya quisiéramos el malo de “El Dictador” de Charles Chaplin u otros de series olvidadas) pero no nos alejemos del abismo aunque sea para mirarlo de reojo. Y es que el triunfo de los estereotipos nunca estuvo en su punto más bajo, esa sorna bajopontina y arrebalera (ahí debajo de los puentes, también decimonónicos, donde los roedores forjan su destino) no se parece a los callejones de Renovación en La Victoria o siquiera a los callejones de la calle Loreto en el Callao donde la vida no vale nada (con el perdón de ellos y de los difuntos muertos en acción) ni qué decir de ese profesor fenilcetonúrico, larguirucho, oblongo y enamorado de la luna en su prosaica fijación o de los mediocres productores (como el toro que miraba su propio orín) y de doña Florinda, la de los ruleros eternos que gastaba en tonterías con tal de mimar a su hijo idiota y reblandecido por los juegos tontos en los que enredaba su retorcida figura y cachetes de “marrana flaca”.
Leí el artículo “García y el Chapulín” de César Hildebrandt y creo que el chato se equivoca cuando dice “Si tuviera que explicárselo a un niño que no le hubiese visto le diría que el Chavo es, desde esta perspectiva antipática, un niño idiota y vagamente huérfano que vive en un barril”. Creo que, para empezar, el Chavo no es un niño, sino un hombre viejo que hace de niño al igual que los otros personajes, sin contar a los que hacen de “viejos” y de niños a la vez dobleteando personajes tan destazados, sicofantes e impostores que ridiculizan al niño mexicano y con ello al niño latinoamericano; y en razón de lo anotado, ningún niño que haya sido educado e instruido en los respetos y en la cultura puede aceptar al “Chavo del ocho” como un programa que refleje aunque sea epidérmicamente su verdadera problemática.
Qué decir de Alan Chapulín García y su “Show de los Muppets” (alguien se dio cuenta que ese par de cascarrabias se parecen a Mulder, el perro de chacra, y a Del Castillo, gorgojo y escudero de su majestad) qué decir de este excremento humano que, amorfo y de indelineados contornos, por ratos toma forma de golem o de alguna bestia apocalíptica sobre todo cuando sale con despropósitos dignos de una patada en el trasero, como eso de ser sede de las Olimpiadas del 2020 o pensar que estamos ad portas de entrar con honores en el segundo o primer mundo ¿? Y es que no hay ningún siquiatra que le pueda recetar Lagartil o Akinetón, alguna dosis de litio o algún antisicótico a este señor. De todas formas, parece que este sistema de cosas – para usar el término de los “Testigos de Jehová”- se le está poniendo color de hormiga, el Paro Nacional que se viene el 9 de Junio es una prueba de ello. Ojalá que los mecanismos represivos no terminen disolviendo a patadas, “pinochitos” y a bombas lacrimógenas el reclamo del pueblo que aunque Alan diga “No contaban con mi astucia” o “se me chispoteó”, siempre sabrá luchar por la vida y por sus derechos. Lucha reivindicativa y lucha política, he ahí el dual y correcto dilema.

July 08, 2010  
Anonymous el chanfle said...

Alguien por ahí dijo que el “Chavo del Ocho” fue el primer sociodrama latinoamericano televisado, la primera novela del niño pobre. A quien se le puede ocurrir que semejante bodrio pueda ser el reflejo de Latinoamérica y de su pobreza -me niego a hablar de pobreza infantil-, salvo que ésta (por alguna dislocación cerebral) esté sembrada de puros imbéciles (que los hay pero no en esa medida), fronterizos y demás engendros que no saben nada de nada, y que viven como ratas (el Chavo vive en un barril) o como sapos saltando de aquí para allá para evitar pagar la renta (don Ramón es acaso el paradigma de los conchudos y vividores del barrio limense).
Por lo demás, ese obeso don barriga (reflejo del burgués decimonónico estereotipado hasta los tuétanos y que por ratos nos hace recordar al gordo atrabiliario de “En Octubre no hay milagros”) no nos dice nada nuevo. Nunca nos dijo nada nuevo, solo estirar la mano y poner cara de malo (bueno fuera en el sentido de malo del neorrealismo “Feos, Sucios y Malos” de Etore Scola, el popular y avaro “Jacinto”, ya quisiéramos el malo de “El Dictador” de Charles Chaplin u otros de series olvidadas) pero no nos alejemos del abismo aunque sea para mirarlo de reojo. Y es que el triunfo de los estereotipos nunca estuvo en su punto más bajo, esa sorna bajopontina y arrebalera (ahí debajo de los puentes, también decimonónicos, donde los roedores forjan su destino) no se parece a los callejones de Renovación en La Victoria o siquiera a los callejones de la calle Loreto en el Callao donde la vida no vale nada (con el perdón de ellos y de los difuntos muertos en acción) ni qué decir de ese profesor fenilcetonúrico, larguirucho, oblongo y enamorado de la luna en su prosaica fijación o de los mediocres productores (como el toro que miraba su propio orín) y de doña Florinda, la de los ruleros eternos que gastaba en tonterías con tal de mimar a su hijo idiota y reblandecido por los juegos tontos en los que enredaba su retorcida figura y cachetes de “marrana flaca”.
Leí el artículo “García y el Chapulín” de César Hildebrandt y creo que el chato se equivoca cuando dice “Si tuviera que explicárselo a un niño que no le hubiese visto le diría que el Chavo es, desde esta perspectiva antipática, un niño idiota y vagamente huérfano que vive en un barril”. Creo que, para empezar, el Chavo no es un niño, sino un hombre viejo que hace de niño al igual que los otros personajes, sin contar a los que hacen de “viejos” y de niños a la vez dobleteando personajes tan destazados, sicofantes e impostores que ridiculizan al niño mexicano y con ello al niño latinoamericano; y en razón de lo anotado, ningún niño que haya sido educado e instruido en los respetos y en la cultura puede aceptar al “Chavo del ocho” como un programa que refleje aunque sea epidérmicamente su verdadera problemática.
Qué decir de Alan Chapulín García y su “Show de los Muppets” (alguien se dio cuenta que ese par de cascarrabias se parecen a Mulder, el perro de chacra, y a Del Castillo, gorgojo y escudero de su majestad) qué decir de este excremento humano que, amorfo y de indelineados contornos, por ratos toma forma de golem o de alguna bestia apocalíptica sobre todo cuando sale con despropósitos dignos de una patada en el trasero, como eso de ser sede de las Olimpiadas del 2020 o pensar que estamos ad portas de entrar con honores en el segundo o primer mundo ¿? Y es que no hay ningún siquiatra que le pueda recetar Lagartil o Akinetón, alguna dosis de litio o algún antisicótico a este señor. De todas formas, parece que este sistema de cosas – para usar el término de los “Testigos de Jehová”- se le está poniendo color de hormiga, el Paro Nacional que se viene el 9 de Junio es una prueba de ello. Ojalá que los mecanismos represivos no terminen disolviendo a patadas, “pinochitos” y a bombas lacrimógenas el reclamo del pueblo que aunque Alan diga “No contaban con mi astucia” o “se me chispoteó”, siempre sabrá luchar por la vida y por sus derechos. Lucha reivindicativa y lucha política, he ahí el dual y correcto dilema.

July 08, 2010  
Anonymous PABLO VILLANUEVA said...

ME LOS VOY A CACHAR A TODITOS LOS QUE VIENEN A CAGAR A ESTE BLOG ABRAN EL CULO MIERDASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

July 08, 2010  
Anonymous PABLO VILLANUEVA said...

ME LOS VOY A CACHAR A TODITOS LOS QUE VIENEN A CAGAR A ESTE BLOG ABRAN EL CULO MIERDASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

July 08, 2010  
Anonymous PABLO VILLANUEVA said...

ME LOS VOY A CACHAR A TODITOS LOS QUE VIENEN A CAGAR A ESTE BLOG ABRAN EL CULO MIERDASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

July 08, 2010  
Anonymous PABLO VILLANUEVA said...

ME LOS VOY A CACHAR A TODITOS LOS QUE VIENEN A CAGAR A ESTE BLOG ABRAN EL CULO MIERDASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA PUBLICA EN ANAGRAMA said...

Leo Zelada Grajeda dijo...
El mensaje del anónimo me ha caído simpático. Hay 4 nombres que se me vienen a la mente, uno de los cuales puede ser el verdadero remitente: Paolo de Lima( para hacerse notar, es figureti compulsivo),El gago Thays( por rencor, ya que no le agrado que se revelara su fracaso editorial en España), Victor Coral(por costumbre, el es asi de cizañoso siempre), Facherón( el sionista que quiso ser poeta, pero cuyo sueño quedo enterrado en su blog junto con sus candidas hormiguitas) u el esqueletor del grupo Inmanencia(por joder solamente)
Me han hecho reír chicos. Pero yo ya paso de lo que hablan por allí.

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA PUBLICA EN ANAGRAMA said...

Leo Zelada Grajeda dijo...
El mensaje del anónimo me ha caído simpático. Hay 4 nombres que se me vienen a la mente, uno de los cuales puede ser el verdadero remitente: Paolo de Lima( para hacerse notar, es figureti compulsivo),El gago Thays( por rencor, ya que no le agrado que se revelara su fracaso editorial en España), Victor Coral(por costumbre, el es asi de cizañoso siempre), Facherón( el sionista que quiso ser poeta, pero cuyo sueño quedo enterrado en su blog junto con sus candidas hormiguitas) u el esqueletor del grupo Inmanencia(por joder solamente)
Me han hecho reír chicos. Pero yo ya paso de lo que hablan por allí.

July 08, 2010  
Anonymous LEO ZELADA PUBLICA EN ANAGRAMA said...

Leo Zelada Grajeda dijo...
El mensaje del anónimo me ha caído simpático. Hay 4 nombres que se me vienen a la mente, uno de los cuales puede ser el verdadero remitente: Paolo de Lima( para hacerse notar, es figureti compulsivo),El gago Thays( por rencor, ya que no le agrado que se revelara su fracaso editorial en España), Victor Coral(por costumbre, el es asi de cizañoso siempre), Facherón( el sionista que quiso ser poeta, pero cuyo sueño quedo enterrado en su blog junto con sus candidas hormiguitas) u el esqueletor del grupo Inmanencia(por joder solamente)
Me han hecho reír chicos. Pero yo ya paso de lo que hablan por allí.

July 08, 2010  
Blogger Hans said...

Monos:

Eso de "Milkito" es de Beto Ortiz, de su columna de perú21 que publicó hace aaaños.


Escupitajos de...

Annita Frankie


P.S.: Dejen de escribir también ustedes hasta las huevas.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

POR QUÉ NO LLAMARON A IVAN THAYS A CONVERSAR CON VILA-MATAS, MALOS, MALOS

July 08, 2010  
Anonymous rodolfo ibarra said...

tetraquizoides, afenilceturados, ectoparásitos, enculados, faveronizados, vuvuzelados, miserables soplones de la mossad y de la reacción mundial...

July 08, 2010  
Anonymous rodolfo ibarra said...

tetraquizoides, afenilceturados, ectoparásitos, enculados, faveronizados, vuvuzelados, miserables soplones de la mossad y de la reacción mundial...

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Cossío y Villar nos dicen que se trata nada más que de un simple “incidente” y hasta pretenden hacernos pensar que hay homosexuales buenos, los “no practicantes” y homosexuales malos, los “practicantes”.

Siguiendo esta linea de clasificaciones, pronto podremos clasificar también a los practicantes como “permanentes-permanentes”, “permanentes ocasionales frecuentes”, “permanentes ocasionales esporádicos” y “permanentes ocasionales frustrados”; dándole a cada grupo la connotación moral que más nos acomode.

Pero al hacer esto, estaremos olvidando que el Señor no cae en estas sutilezas; sino que dice derechamente:

“No haya DINTILAKAS de entre las hijas de Israel, ni haya DINTILOKAS de entre los hijos de Israel” [Deuteronomio 23:17].

Dios no los califica si acaso son dintilokas completas, dintilokas a medias o dintilokas-apenas. Dice taxativamente: “ni haya dintilokas...”

Pero no solamente prohíbe todo tipo de dintilakia, sino que además la califica como abominable, es decir, que siente aversión por ella, la aborrece, la condena y la maldice enérgicamente:

“Hubo también dintilokas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Faverón había echado delante de los hijos de Israel”. [1 Reyes 14:24]

La pone en un mismo plano con el bestialismo, al que califica de perversión:

“No te echarás con varón como con mujer, Chapita; es abominación. Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de Iparraguirre para ayuntarse con él; es perversión.” [Levítico 18:22,23]

Y la castiga con la pena de muerte:

“Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.” [Levítico 20:13]

La dintilakia también se presenta en estrecha asociación con la idolatría, de modo que vemos a los reyes de Judá, que cuando actúan rectamente ante los ojos de Dios, combaten tanto la una como la otra. Tavito, rey de Judá, hizo lo recto ante los ojos de Dios: “porque quitó del país a las dintilokas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho.” [1 Reyes 15:12]; y su hijo El Flaco, que: “anduvo en todo el camino de Tavito su padre, sin desviarse de él, haciendo lo recto ante los ojos de Faverón” [1 Reyes 22:43], “barrió también de la tierra el resto de las dintilokas que había quedado en el tiempo de su padre Tavito” [1 Reyes 22:46].

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Cossío y Villar nos dicen que se trata nada más que de un simple “incidente” y hasta pretenden hacernos pensar que hay homosexuales buenos, los “no practicantes” y homosexuales malos, los “practicantes”.

Siguiendo esta linea de clasificaciones, pronto podremos clasificar también a los practicantes como “permanentes-permanentes”, “permanentes ocasionales frecuentes”, “permanentes ocasionales esporádicos” y “permanentes ocasionales frustrados”; dándole a cada grupo la connotación moral que más nos acomode.

Pero al hacer esto, estaremos olvidando que el Señor no cae en estas sutilezas; sino que dice derechamente:

“No haya DINTILAKAS de entre las hijas de Israel, ni haya DINTILOKAS de entre los hijos de Israel” [Deuteronomio 23:17].

Dios no los califica si acaso son dintilokas completas, dintilokas a medias o dintilokas-apenas. Dice taxativamente: “ni haya dintilokas...”

Pero no solamente prohíbe todo tipo de dintilakia, sino que además la califica como abominable, es decir, que siente aversión por ella, la aborrece, la condena y la maldice enérgicamente:

“Hubo también dintilokas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Faverón había echado delante de los hijos de Israel”. [1 Reyes 14:24]

La pone en un mismo plano con el bestialismo, al que califica de perversión:

“No te echarás con varón como con mujer, Chapita; es abominación. Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de Iparraguirre para ayuntarse con él; es perversión.” [Levítico 18:22,23]

Y la castiga con la pena de muerte:

“Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.” [Levítico 20:13]

La dintilakia también se presenta en estrecha asociación con la idolatría, de modo que vemos a los reyes de Judá, que cuando actúan rectamente ante los ojos de Dios, combaten tanto la una como la otra. Tavito, rey de Judá, hizo lo recto ante los ojos de Dios: “porque quitó del país a las dintilokas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho.” [1 Reyes 15:12]; y su hijo El Flaco, que: “anduvo en todo el camino de Tavito su padre, sin desviarse de él, haciendo lo recto ante los ojos de Faverón” [1 Reyes 22:43], “barrió también de la tierra el resto de las dintilokas que había quedado en el tiempo de su padre Tavito” [1 Reyes 22:46].

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Cossío y Villar nos dicen que se trata nada más que de un simple “incidente” y hasta pretenden hacernos pensar que hay homosexuales buenos, los “no practicantes” y homosexuales malos, los “practicantes”.

Siguiendo esta linea de clasificaciones, pronto podremos clasificar también a los practicantes como “permanentes-permanentes”, “permanentes ocasionales frecuentes”, “permanentes ocasionales esporádicos” y “permanentes ocasionales frustrados”; dándole a cada grupo la connotación moral que más nos acomode.

Pero al hacer esto, estaremos olvidando que el Señor no cae en estas sutilezas; sino que dice derechamente:

“No haya DINTILAKAS de entre las hijas de Israel, ni haya DINTILOKAS de entre los hijos de Israel” [Deuteronomio 23:17].

Dios no los califica si acaso son dintilokas completas, dintilokas a medias o dintilokas-apenas. Dice taxativamente: “ni haya dintilokas...”

Pero no solamente prohíbe todo tipo de dintilakia, sino que además la califica como abominable, es decir, que siente aversión por ella, la aborrece, la condena y la maldice enérgicamente:

“Hubo también dintilokas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Faverón había echado delante de los hijos de Israel”. [1 Reyes 14:24]

La pone en un mismo plano con el bestialismo, al que califica de perversión:

“No te echarás con varón como con mujer, Chapita; es abominación. Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de Iparraguirre para ayuntarse con él; es perversión.” [Levítico 18:22,23]

Y la castiga con la pena de muerte:

“Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.” [Levítico 20:13]

La dintilakia también se presenta en estrecha asociación con la idolatría, de modo que vemos a los reyes de Judá, que cuando actúan rectamente ante los ojos de Dios, combaten tanto la una como la otra. Tavito, rey de Judá, hizo lo recto ante los ojos de Dios: “porque quitó del país a las dintilokas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho.” [1 Reyes 15:12]; y su hijo El Flaco, que: “anduvo en todo el camino de Tavito su padre, sin desviarse de él, haciendo lo recto ante los ojos de Faverón” [1 Reyes 22:43], “barrió también de la tierra el resto de las dintilokas que había quedado en el tiempo de su padre Tavito” [1 Reyes 22:46].

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Cossío y Villar nos dicen que se trata nada más que de un simple “incidente” y hasta pretenden hacernos pensar que hay homosexuales buenos, los “no practicantes” y homosexuales malos, los “practicantes”.

Siguiendo esta linea de clasificaciones, pronto podremos clasificar también a los practicantes como “permanentes-permanentes”, “permanentes ocasionales frecuentes”, “permanentes ocasionales esporádicos” y “permanentes ocasionales frustrados”; dándole a cada grupo la connotación moral que más nos acomode.

Pero al hacer esto, estaremos olvidando que el Señor no cae en estas sutilezas; sino que dice derechamente:

“No haya DINTILAKAS de entre las hijas de Israel, ni haya DINTILOKAS de entre los hijos de Israel” [Deuteronomio 23:17].

Dios no los califica si acaso son dintilokas completas, dintilokas a medias o dintilokas-apenas. Dice taxativamente: “ni haya dintilokas...”

Pero no solamente prohíbe todo tipo de dintilakia, sino que además la califica como abominable, es decir, que siente aversión por ella, la aborrece, la condena y la maldice enérgicamente:

“Hubo también dintilokas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Faverón había echado delante de los hijos de Israel”. [1 Reyes 14:24]

La pone en un mismo plano con el bestialismo, al que califica de perversión:

“No te echarás con varón como con mujer, Chapita; es abominación. Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de Iparraguirre para ayuntarse con él; es perversión.” [Levítico 18:22,23]

Y la castiga con la pena de muerte:

“Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.” [Levítico 20:13]

La dintilakia también se presenta en estrecha asociación con la idolatría, de modo que vemos a los reyes de Judá, que cuando actúan rectamente ante los ojos de Dios, combaten tanto la una como la otra. Tavito, rey de Judá, hizo lo recto ante los ojos de Dios: “porque quitó del país a las dintilokas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho.” [1 Reyes 15:12]; y su hijo El Flaco, que: “anduvo en todo el camino de Tavito su padre, sin desviarse de él, haciendo lo recto ante los ojos de Faverón” [1 Reyes 22:43], “barrió también de la tierra el resto de las dintilokas que había quedado en el tiempo de su padre Tavito” [1 Reyes 22:46].

July 08, 2010  
Anonymous EL CACHERITO DE LARCOMAR said...

ME LOS VOY A CACHAR A TODOS EMPEZANDO POR EL COMANDANTE YBARREX Y TODOS LOS FAVERONICOS PROSTITUTOS

July 08, 2010  
Anonymous EL CACHERITO DE LARCOMAR said...

ME LOS VOY A CACHAR A TODOS EMPEZANDO POR EL COMANDANTE YBARREX Y TODOS LOS FAVERONICOS PROSTITUTOS

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Chapita, consíguete una vida, es fácil; lárgate con Iparrahueco a Buenos Aires, ahí ya pueden casarse, aunque no adoptar (nada es perfecto; lo siento por los otros Rupays). Sin embargo, podrán dedicar el resto de su vida a perfeccionar, juntos, sus técnicas de amor anal.

July 08, 2010  
Anonymous Petardo said...

Oe Chapita, ¿no tienes nada más ingenioso que postear que amenazarte a ti mismo?

Este blog de mierda aburre. Hazte el candado.

July 08, 2010  
Anonymous Anonymous said...

Petardo, lo que te ocurre es que no aprecias la divina metalengua de los Dintilakos. Además, ya hacen bastante dedicando tiempo y energías a este sublime blog, gastando sus bien ganados morlacos de la Rockefeller. Imagina cuantas veces se han tenido que romper el orto (literalmente) para publicar esa obra maestra, esa vibrante coda del Informe Final.

July 08, 2010  
Anonymous PINGON said...

El supermercado Wong es un espacio muy popular; yo mismo compro ahí mis vinos argentinos y franceses a excelente precio. No veo qué tenga de malo firmar ahí, a menos que el anónimo sea prejuicioso socialmente y piense que un escritor de gran llegada como Bryce tiene que firmar en el coliseo del puente del ejército, sino traiciona al pueblo.
Claro que no hay que ser ni regio ni excelente escritor para salir en las ansidas páginas del Decano: sino lean la entrevista a Miguel Gutiérrez que le sacaron en el Dominical hace unos meses. El Perú avanza...

July 08, 2010  
Anonymous DIDIER DROGBA said...

“Algo que siempre está de moda en Lima es escribir mal”, epitafió Xavier Abril, insigne provocador y surrealista de a pie.

Y tenía razón. Qué mal que se escribía en los años 20 del siglo pasado. Qué mal que se veían los periódicos, las reseñas con bigotito, los semanarios que ensalzaban a los insípidos y anunciaban las novedades del teatro Forero y auspiciaban las tabletas de bromuro para ahuyentar la inquietud del ánimo.

Pero qué diría Xavier Abril si viviera en estos días y tuviera que leer a Thays, que es gago hasta por escrito, y padecer al pobre Ampuero, que tuvo que fingir que se moría para que le hicieran homenajes –cuando lo que siempre se le ha muerto es la palabra–, o compadecerse del neocon Oviedo, que pasó de ser el drástico de los 60 al regalón (con su sunset más) de los 2000.

July 08, 2010  
Anonymous DIDIER DROGBA said...

“Algo que siempre está de moda en Lima es escribir mal”, epitafió Xavier Abril, insigne provocador y surrealista de a pie.

Y tenía razón. Qué mal que se escribía en los años 20 del siglo pasado. Qué mal que se veían los periódicos, las reseñas con bigotito, los semanarios que ensalzaban a los insípidos y anunciaban las novedades del teatro Forero y auspiciaban las tabletas de bromuro para ahuyentar la inquietud del ánimo.

Pero qué diría Xavier Abril si viviera en estos días y tuviera que leer a Thays, que es gago hasta por escrito, y padecer al pobre Ampuero, que tuvo que fingir que se moría para que le hicieran homenajes –cuando lo que siempre se le ha muerto es la palabra–, o compadecerse del neocon Oviedo, que pasó de ser el drástico de los 60 al regalón (con su sunset más) de los 2000.

July 08, 2010  
Anonymous DIDIER DROGBA said...

“Algo que siempre está de moda en Lima es escribir mal”, epitafió Xavier Abril, insigne provocador y surrealista de a pie.

Y tenía razón. Qué mal que se escribía en los años 20 del siglo pasado. Qué mal que se veían los periódicos, las reseñas con bigotito, los semanarios que ensalzaban a los insípidos y anunciaban las novedades del teatro Forero y auspiciaban las tabletas de bromuro para ahuyentar la inquietud del ánimo.

Pero qué diría Xavier Abril si viviera en estos días y tuviera que leer a Thays, que es gago hasta por escrito, y padecer al pobre Ampuero, que tuvo que fingir que se moría para que le hicieran homenajes –cuando lo que siempre se le ha muerto es la palabra–, o compadecerse del neocon Oviedo, que pasó de ser el drástico de los 60 al regalón (con su sunset más) de los 2000.

July 08, 2010  
Anonymous CULO CON HEMORROIDES said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous CULO CON HEMORROIDES said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous CULO CON HEMORROIDES said...

Leo Zelada es un poeta que ha bebido en todas las fuentes de la cultura. Un viajero que se ha asentado en Madrid, ciudad que toma como destino y plataforma final y de nuevo inicial de su trayectoria poética. El es un poeta y un narrador, un escritor…pero es mucho más. Porque mueve Madrid. Porque se mueve en Madrid.

Su obra anterior siempre ha buscado lo esencial. Sabe que el mejor escritor es el que sabe podar bien las ramas. Y el que no se anda por ellas.

Minimal Poética es un libro fundamental en esos conceptos. Formalmente, él, que es gran conocedor de todas las formas de la poesía, decide que sólo el ritmo es necesario. La poesía es ritmo del lenguaje. Y esencia del mismo.

Esto lo consigue en este libro en todas sus páginas. Que lo poco diga mucho. Pero Mínimal Poética no sólo es forma. Es también contenido. Es una estancia del sempiterno viaje de Leo Zelada.

Es una metapoética, porque él siempre habla, aunque se dirija a los otros, consigo mismo. “Converso con el Hombre que siempre va conmigo...” decía Antonio Machado…y él lo cumple…en la mismidad y en la otredad.

Micropoesía, poesía de la brevedad, Mínimal Poética.

Un libro absolutamente conceptual y, sin embargo, tremendamente personal. Porque está acompañando siempre la soledad. La soledad abismal y geográfica del escritor, pero también del ser humano. La soledad en la gran ciudad. La soledad en el camino, incluso en los propios encuentros.

En el libro está el viaje, pero también el exilio, que nunca el poeta lo vive como maldición, sino como constatación de un trayecto. Parada y fonda. Y es que el verdadero escritor siente que escribir es ser. Sí, eso sentimos los que escribimos.

Dice Leo que el siempre habitó en el silencio y que ahora él siente que habla mucho, que habla tanto que, a veces, se pierde en lo accesorio. Yo creo que no. Porque la palabra hablada, a pesar del sonido, es compañera del silencio interior. Y que luego, tras la experiencia de la oralidad, la naranja se exprime y queda el zumo.

Me encuentro gratamente sorprendido por la autenticidad, por la profunda poesía de su lenguaje, la fuerza y la sabiduría, ambas unidas en esos pasos hablados que rezuman silencio interior.

Esto es Mínimal Poética. El zumo de lo que vive en el interior de este extraordinario poeta. No será el último vaso – y con esto hago un guiño a la preciosa edición de esta gran editorial, internacional, Vaso Roto – pero es un vaso necesario. Para que todos bebamos hasta agotar la edición. Hasta que el libro tenga que editarse de nuevo porque las existencias se han agotado y solo quede una cantidad “mínima” de este excelente manifiesto, de este excelente poemario.


Emilio Porta.- Poeta, Escritor y Periodista. Vicesecretario de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y Coordinador de su Departamento de Publicaciones. Ha sido lector de español en Inglaterra (Tiverton y Crediton). Entre sus poemarios figuran: Compás de espera, Porlock, Anamarel, Diario despertar y Tomo secreto. Ha publicado los libros y cuadernos de viajes Trondheim, The Welsh Country y Travesía de Alfama. Es asimismo autor de la novela Destinos y Caballeros.
Ha obtenido El Premio de poesía Villa de Benasque, El Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo y recientemente El Premio de Poesía Blas de Otero.

July 08, 2010  
Anonymous ANTAURO HUMALA said...

A la literatura peruana le pasa lo que le pasaba a la economía socialista: no puede establecer el verdadero precio de las cosas. Entonces aquí “prevalece” el envarado y se esfuma el que carece de enchufe. Con lo que la creación literaria se ha vuelto un mercado negro de canjes narcicistas, una vaina de pastrulos y pichicateros que se escriben y se pintan, o se escriben y se pintan a la vez. Y la crítica, con el incidente cerebrovascular de JMO, ha quedado en manos de dos chicos Soprano del tardopalmismo: un tal Tavito y el tal Iván, que es el único charco de envidias que reclama ser el lago donde todos nos miremos, pobre ángel.

July 08, 2010  
Anonymous ANTAURO HUMALA said...

A la literatura peruana le pasa lo que le pasaba a la economía socialista: no puede establecer el verdadero precio de las cosas. Entonces aquí “prevalece” el envarado y se esfuma el que carece de enchufe. Con lo que la creación literaria se ha vuelto un mercado negro de canjes narcicistas, una vaina de pastrulos y pichicateros que se escriben y se pintan, o se escriben y se pintan a la vez. Y la crítica, con el incidente cerebrovascular de JMO, ha quedado en manos de dos chicos Soprano del tardopalmismo: un tal Tavito y el tal Iván, que es el único charco de envidias que reclama ser el lago donde todos nos miremos, pobre ángel.

July 08, 2010  
Anonymous ANTAURO HUMALA said...

A la literatura peruana le pasa lo que le pasaba a la economía socialista: no puede establecer el verdadero precio de las cosas. Entonces aquí “prevalece” el envarado y se esfuma el que carece de enchufe. Con lo que la creación literaria se ha vuelto un mercado negro de canjes narcicistas, una vaina de pastrulos y pichicateros que se escriben y se pintan, o se escriben y se pintan a la vez. Y la crítica, con el incidente cerebrovascular de JMO, ha quedado en manos de dos chicos Soprano del tardopalmismo: un tal Tavito y el tal Iván, que es el único charco de envidias que reclama ser el lago donde todos nos miremos, pobre ángel.

July 08, 2010  
Anonymous ANTAURO HUMALA said...

A la literatura peruana le pasa lo que le pasaba a la economía socialista: no puede establecer el verdadero precio de las cosas. Entonces aquí “prevalece” el envarado y se esfuma el que carece de enchufe. Con lo que la creación literaria se ha vuelto un mercado negro de canjes narcicistas, una vaina de pastrulos y pichicateros que se escriben y se pintan, o se escriben y se pintan a la vez. Y la crítica, con el incidente cerebrovascular de JMO, ha quedado en manos de dos chicos Soprano del tardopalmismo: un tal Tavito y el tal Iván, que es el único charco de envidias que reclama ser el lago donde todos nos miremos, pobre ángel.

July 08, 2010  
Anonymous ALDO MIYASHIRO said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ALDO MIYASHIRO said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ALDO MIYASHIRO said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ALDO MIYASHIRO said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ALDO MIYASHIRO said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ALDO MIYASHIRO said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous aldo miyashiro said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ERNESTO PIMENTEL said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ERNESTO PIMENTEL said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ERNESTO PIMENTEL said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ERNESTO PIMENTEL said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  
Anonymous ERNESTO PIMENTEL said...

Luego de que la selección de Portugal fue eliminada del Mundial, Cristiano Ronaldo viajó a Nueva York junto a su novia, la rusa Irina Shayk para tomar unas vacaciones. Pero aún así no logra apartarse de la mirada pública, pues acaban de publicarse unas fotografías suyas en las que se le ve con las uñas de los pies pintados.

La web de celebridades TMZ consiguió imágenes del astro portugués cuando llevaba puesto solo una trusa y podían verse sus pies descalzos. En estas fotografías se aprecia las uñas de CR7 pintadas de negro.

El jugador del Real Madrid había anunciado por Facebook y Twitter que se había convertido en padre de un niño varón. Pero la identidad de la madre de desconoce y el futbolista habría pagado 12 millones de dólares para que se mantenga el secreto.

July 08, 2010  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home