Friday, October 24, 2008

MAFIA CONTRA MAFIA


Anónimo dijo...
Lo siento Gustavo por este desatino. Pero Ampuero desvirtuó el trabajo que había venido haciendo Alonso Rabi Docarmo y por qué digo esto, porque en lugar de ser el Suplmenento Dominical la ventana más interesante de la cultura peruana se convirtió en un club de amigos pitucos. Cueto, Tola, Sanchéz León, Niño, Thays, y por supuesto tú. El nuevo director del periódico, Paco Miró Quesada, mejor dicho alguien que no piensa en colleras pitucas, se la tenóa jurada a Ampuero, por otras cositas más y no sólo asunts de pituquería. Cuando Paco llegó al poder lo primero que hizo fue sacar a Ampuero que venía causándole todo tipo de problemas al periòdico, incluso como jefe de investigaciones. El domingo salió el Suplemento con nuevo formato, con pitucos o sin pitucos se nota el empobrecimiento.

22 Comments:

Anonymous gustavo faveron patriau said...

Fernando Ampuero ha salido del diario de la familia Miró Quesada, después de más de una década, obligado a dejar tanto la dirección del suplemento como la jefatura de la Unidad de Investigaciones del diario, unidad que descubrió hace unas semanas el enorme caso de corrupción cuya madeja se ha ido desenredando con el destape de los petroaudios.

October 24, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Pero Gustavo, el que está especulando eres tú. Más bien lo real es que tú eras del clan Ampuero desde antes de irte de Lima. No voy a caer en el insulto de que era tu amo, o tu patrón, era tú jefe y tú eras de su absoluta confianza. Ahora estas sangrando por la herida. No siempre se gana, Gustavo. Ahora perdiste tu y tu collera de pitucos, pero El Comecio es de ustedes y pronto las aguas volverán a su cauce. No te desesperes, love for you.

October 24, 2008  
Blogger Jacobo León said...

Paren el diario, que acá me bajo, dijo Ampuero.
Ya baja, baja, le dijeron.
Un sol veinte está el pasaje no te hagas el huevón.

October 24, 2008  
Anonymous Anonymous said...

¿y no generaba desconfianza el decanosaurio cuando publicaba al perro del hortelano I, II, II, IV.. o cuando hacía campañas delicuenciales como aquella contra la fallecida fiscal de la nación Adelaida Bolivar, o los publireportajes y cherrys a las ministras mas vendepatria de estas tierras, la zavala y meche araoz? y ni que decir de sus encuestas amañadas de apoyo donde siempre perdian los profesores, los sindicatos, los médicos, los campesinos y todos los que estaban en contra del sistema megacorrupto y entreguista del apra y su aliada la derecha cave.

Faverón sigo tu blog y no recuerdo que hayas criticado a ese comercio de don alejo, ese comercio que publicó la fotocopia de una carta de Roque Gonzáles dirigida a Polay y que no probaba nada salvo para los procuradores antiterrorismo de la republica bananera porque venía del principal diario del país.

bueno bueno ya no te hablo de Gonzáles y su injusta prisión que se acerca a los 8 meses, pues parece que tu blog solo soporta por año un caso de atropello a las libertades(el 2008 el "suertudo" fue el mayami-cubano Gorki). esperemos que el 2009 Roque Gónzales ya no esté en prisión y así te ahorres el post.

October 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Hemos vuelto al pasado. La retórica agitprop se está haciendo difícil de digerir.

Agitadores de blogs y de corridas de toros, parroquianos de la parte ficha de Quilca: hace rato que no agregan nada interesante. No soy amigo de Faverón ni enemigo de Ybarra ni nada parecido.

Pero si la onda va a ser acusar de vendepatrias a la gente y copiar y pegar a otros que les dicen "parásitos de la burguesía"...

González Prada les metería una cachetada por burros y faltosos. Si van a joder, jodan con contenido. Este blog está lejos de las polarizaciones fanáticas de muchos de sus comentaristas.

October 25, 2008  
Anonymous gustavo faveron patriau said...

Hablando con un amigo en Colorado, hace un par de días (me despedía de él, así que no tuve tiempo de decírselo), se me ocurrió que quizás el gran mal de la esfera intelectual peruana, por lo menos en el campo de la literatura, que es el que más me interesa, sea la narcolepsia: la tendencia inmanejable y súbita a desbarrancarse en el sueño.

Y no digo sueño como fantasía o como ensoñación: digo sueño como parálisis e inoperancia, como falta de reacción y como caída en el silencio.

Cada vez que en la crítica peruana, o en el mundo de nuestros escritores, parece iniciarse una polémica, el debate avanza a trompicones, un poco a salto de mata, sin dirección ni sustento, y llega siempre a un involuntario final abierto: no termina, no se alcanza conclusión alguna, nadie modifica sus posturas, nadie acepta nada del otro; los conceptos en juego, que al principio no fueron bien definidos, se hacen incluso más caricaturales, menos nítidos, más desdibujados; a la bulla la reemplaza el silencio, o, peor aún, un zumbido incómodo que es un mal sucedáneo del silencio.

La crítica peruana no es poco productiva, pero está diluida en la distancia: la mayor parte de nuestros críticos viven fuera del país, publican libros y ensayos en otros mundos académicos, casi siempre en el norteamericano, coinciden solo eventualmente en congresos, únicamente por azar alcanzan a leerse unos a otros, a saber lo que los demás han dicho o trabajado: no tienen un escenario propio, y en esa campana del vacío sus palabras no resuenan, o, si lo hacen, no suelen recibir contestación: cada quien pone un ladrillo en el trazado de una pared diferente.

Esa inmensa mayoría de críticos peruanos que se mueve en la academia americana está sujeta a sus leyes: son críticos que deben publicar sus ensayos en editoriales universitarias y en revistas profesionales, con la condición de que ambas, revistas y editoriales, sean arbitradas por colegas suyos bajo el sistema del peer review, es decir, sus textos deben ser evaluados por otros especialistas, casi siempre bajo la condición del anonimato, antes de ser aceptados.

Para esos académicos peruanos, como para cualquier otro en Estados Unidos, publicar sus investigaciones en editoriales y revistas que no sigan ese procedimiento es, en lo que atañe a sus currículos, una pérdida de tiempo: sus universidades no considerarán que ellos están haciendo un aporte real al campo si sus trabajos aparecen en revistas que no se ajusten a esa medida elemental de cualquier academia que se respete.

Y ocurre que en el Perú casi no existen las revistas de crítica o teoría literaria que sean peer reviewed: en este momento sólo se me ocurre pensar en Lexis, la revista de literatura y lingüística de la Universidad Católica, de larga existencia y no pocos aportes, pero que, lamentablemente, tiene una circulación muy restringida dentro del país y casi clandestina fuera de él.

Eso significa que cualquier académico peruano que, en el campo de la literatura, quiera publicar en una revista profesional que sus universidades extranjeras vayan a reconocer como tal, tiene que hacerlo en Lexis o hacerlo fuera del Perú, lo que, una vez más, contribuye al lamentable corto circuito del trabajo académico peruano.

Ahora bien, una revista profesional que cumpla con los estándares académicos internacionales no tiene que ser necesariamente publicada por una universidad: basta que tenga un comité formado por académicos, que haga claras las reglas del peer review, y que se forje un prestigio dentro del campo y dentro de esas coordenadas regulatorias. ¿Pasará mucho tiempo antes de que podamos contar con un abanico de posibilidades en el marco de esos requisitos, que son los que obedecen todas las publicaciones académicas serias del mundo?

¿O seguiremos jugando con las reglas de la narcolepsia, que nos empujan al sueño y la desatención cada vez que un colega publica algo que debería merecer ser sometido al debate, a la discusión y a la réplica, o ser tomado como punto de inicio para investigaciones mayores? ¿Alguien se animaría a empezar un proyecto así?

October 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Luz de limbo da sueño, y eso que ahora le ha puesto luces de color rojo para avispar al lector. En cuanto zona de noticias, bueno zzzzzzzz y es que el hombre solo copia y pega. Al otro extremo Rodolfo Ybarra con sus excentricidades y todo nos mantiene despiertos (aunque hay que tomarse algunas pepas para soportar los gruñidos). Bueno y tú... qué le vamos a hacer. Hay otros blogs por ahí, pero no dan batalla solo copian y pegan o son cajas de resonancias de otros bloggers..

October 25, 2008  
Anonymous datero del mercioco said...

Se mueve el piso tambien en Somos, y parece que Coral esta mas cerca de lo que muchos creen

October 25, 2008  
Anonymous Anonymous said...

leche va la rosa blanca y toda concha negra guiña la pulsera de su terror delicadísimo

October 25, 2008  
Anonymous te caiste faveron said...

Una buena noticia: el remplazo de Ampuero como jefe de la Unidad de Investigación será Miguel Ramírez, viejo sabueso del periodismo. Ramírez fue uno de los puntales de la investigación de la fábrica de firmas del fujimorimo y el hombre que investigó durante más de una década al narcotraficante Fernando Zevallos (lo que le valió el premio IPYS/Transparencia, el más importante a nivel latinoamericano). Gran tipo y gran periodista.

October 26, 2008  
Anonymous portero del mercioco said...

quien dijo bronca?

Señores: Por encargo de nuestro director, cumplo con informarles que el Sr. Fernando Ampuero del Bosque ya no pertenece a la planilla de la redacción de El Comercio.

Como ustedes saben, Fernando es un destacado profesional que ha desempeñado en la empresa importantes cargos. La revista Somos, el área periodística de Canal N, la Unidad de Investigación de El Comercio y, recientemente, el suplemento El Dominical han estado, en algún momento, bajo su responsabilidad y han alcanzado, con su aporte, importantes éxitos. Se le ha hecho la invitación a Fernando para que colabore en nuestras páginas con su fina pluma, que esperamos disfrutar pronto.

Le deseamos a nuestro colega y amigo lo mejor en los nuevos espacios profesionales en los que le toque desempeñarse.

Atentamente,

October 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Del periodista y escritor Ampuero y de la family Miro Quesada, no me sorprende conocer que tuvieron los audios y no dispusieron su publicación, es simplemente negocios de la family que preservar, fuera de toda discusión deontologica, moralista o de principios, esta gente es simplemente mercantilista, simples vendedores de mercado mayorista, mercachifles de baja estofa. Dinero y sus negocios, es lo que prima en estas gentes.No hay pais ni población que valga, es solo la mascarada para sus negocios a costa del pais.

October 26, 2008  
Anonymous rodolfo ybarra said...

EL INTELECTUAL HONESTO (I)

Cuando era profesor de colegio y de una conocida academia preuniversitaria –tiempos tristes aquellos- me preguntaba qué es lo que hace “honesto” a un intelectual (haciendo la salvedad que la palabrita “intelectual” es ya de por sí bastante complicada y genera conflictos, la palabra “honestidad” lo es peor). ¿En qué radica lo honesto de un intelectual? Acaso está en sus conocimientos, es decir que sus conocimientos estén ligados a una realidad concreta y no a situaciones delirantes, de lo que se desprende que el intelectual va a tener una base explicativa real, concreta y no metafísica –en el sentido lato- o llevado a la superchería. Acaso el intelectual solo debe responder ante las ideas y dejar de lado cualquier cuestión participativa, mucho menos si esta tiene algo que ver con algún tipo de esfuerzo físico o manual, etc. Acaso el lugar correcto para un intelectual sea un espacio apartado, una torre de marfil, donde sólo se le permita producir ideas, conceptos, teorías, y que la honestidad en ese medio propicio debería de brotar, como dice la biblia, por “añadidura”, etc.
En algunas conversaciones con otros profesores, algunos académicos y algunos “infiltrados”, borrachines, seudointelectuales (algunos, ahora, tienen blogs con nombres estrambóticos) llegué a escuchar que la honestidad del intelectual radicaba en el partido en el que militaban y que este marcaba, como a las reses, la honestidad de sus correligionarios. Obviamente estos intelectuales habían endosado sus principios a un partido que luego los traicionaría no sin antes, mancharlos de sangre y remordimientos (la historia sobre este asunto es larga y excede a este post, sin embargo prometo desarrollarlo en otro artículo).

Un poeta, cuyos versos adornaban las paredes del baño de un bar en el centro de Lima, dijo - mientras extendía su vaso para que lo llenaran con cualquier licor- que la honestidad era una cuestión “subjetiva”, no dependía ni de lo que se supiera, ni del partido, ni de una religión, ni de nadie, sino que si a uno le convenía y hacía caso a sus intereses, pues entonces eso era ser “honesto”. En otras palabras, la honestidad era inversamente proporcional a las malas conveniencias y directamente proporcional a todo lo conveniente al intelectual. Con semejantes apreciaciones acudí cierto día, llamado por la curiosidad y por mis impulsos juveniles, donde un braman que había llegado de Estados Unidos al templo vedanta de Chosica para dar una conferencia sobre Filosofía y Lógica Hindú (aunque este no era exactamente el título verdadero). Vi cómo todos los prabhus se tiraban al suelo (natural saludo ante una deidad) para reverenciar al guru gringo de lentes gruesos (cuyo único mérito, pues no le conocí otro, era el de haber sido discípulo de swami prabhupadda). Por razones que iban contra mis propias creencias, y no por falta de respeto, me negué a reverenciar a este señor que no se inmutaba ante nada ni ante nadie y no respondía los saludos, había una soberbia (muy común en algunos mequetrefes) de la cual yo daría cuenta en un intercambio de saetas al momento de las preguntas y repreguntas al final de la exposición. No está demás decir de que luego del intercambio en inglés y mientras un prabhucito traducía lentamente -dándole un toque menos viral a mis palabras- el resto de vedantas iban dirigiendo sus miradas hacia mi persona como acusándome de un delito que no iba a poder resarcir ni en mil vidas (si es que la teoría de las reencarnaciones tendría compasión de mí). Con una maldición a cuestas dejé al gurú echando humo y dando rabietas en la curva de Chosica, antes del paradero de “El Pedregal”, y me vine a Lima con más preguntas de la que tenía en ese momento. Todavía no había cumplido los veinte años y mis interrogantes en torno a diversos problemas éticos venían creciendo como la espuma.

Desde esos tiempos, muchos conceptos relacionados a la honestidad del intelectual han desfilado, casi literalmente, ante mi persona:
he oído decir que la honestidad radica en que las ideas de este estén al servicio del pueblo del cual ha surgido. La frasecita de cemento de Vallejo brotaba sin mayores esfuerzos: “Toda voz genial viene del pueblo y va hacia él”. Sin embargo, en muchos casos la teoría no va con la práctica y la mayoría de los intelectuales que se deben, supuestamente, al pueblo, o llegan a ser grandes tiranos genocidas como esos seudolíderes que ahora dan sus arengas a las paredes de un penal de máxima seguridad, o, simplemente, logran hacerse pequeños reyezuelos necesitados para dar explicación cuando un hecho social acontece. Ellos son los líderes de opinión y discuten, sin mancharse, del problema del cholo, de la partidocracia, de la dedocracia, de la línea editorial de tal o cual revista, de tal o cual periódico, de tal escándalo político, etc. (¿Quien los entiende?).
Hay intelectuales que fungen de profesores y profesores que fungen de intelectuales. Por juicios lógicos entendemos que no todo profesor es intelectual y viceversa.
Hay intelectuales al paso e intelectuales de salón. Intelectuales con poses de maldito e intelectuales con apariencia de sacerdotes (estos últimos son los peores).
Hay intelectuales que se llenan la boca hablando de la realidad peruana (y son especialistas en el tema, o sea "grandes peruanistas”), opinan hasta por los codos y denuncian a boca de jarro (se exaltan, dan de pataletas, se arañan el rostro, se rasgan las vestiduras), sin embargo, radican felices en otros países y mandan sus colaboraciones a periodicuchos del medio, la reseñita de la semana, el articulastro de la quincena, el ensayículo del mes, para estar “in”, hasta han gestionado por la bajo su posible nacionalización con el país que los acoge. Sus “sufrimientos” o sus “indignaciones” son poco menos que poses, situaciones “necesarias” para satisfacer un ego desbordante y atrabiliario.

Nada más falso que estos señores que al igual que los intelectuales de la seudoizquierda parásita quieren aparentar una ética que no tienen y llenarse de respetos que ellos mismos no cultivan, y es que la honestidad para estos señores es como un mecanismo medioeval de tortura al cual, por ningún motivo, están dispuestos a someterse. Porque simplemente ellos están más allá del bien y del mal, en los limbos del erebo donde han instalado su bandera y donde nadie se atreverá a cuestionarlos.

Me pregunto si el principal deber de un intelectual es –y espero no equivocarme- estar donde se le necesita (para con su sapiencia ayudar o socorrer a su entorno más cercano) por qué diablos estos señores huyen del país y se van a colaborar en el desarrollo de otras naciones y de otras realidades. Por cierto, en un comment de este blog, encontré la “magnífica” idea que nadie le puede negar al intelectual que busque mejores horizontes de realización aún cuando estos choquen con la ética o con la vocación de servicio que, al parecer, a nadie le interesa. Sin embargo, no por esto voy a dejar de hacer esta pregunta, si es que a los intelectuales se les necesita en el campo o en los pueblos jóvenes o en comunidades alejadas: ¿por qué es que estos señores quieren atornillarse fuera de la nación que (no) les dio educación, oportunidades de trabajo, estatus social; esperando justo “eso” que no se les dio o se les dio mal. Y entonces podemos deducir que, aparte de falta de honestidad en estos intelectuales, hay un asunto de resentimiento soterrado, de odio supino hacia sus connacionales y a su país de origen, que no quieren aceptar. Por ello creo que el principal problema del intelectual, aparte de su conducta no ética para con los demás, es que no es sincero consigo mismo y sólo busca justificarse –aunque suene cursi- ante un mundo que le reclama participación activa y solidaria.

Resumo y concluyo esta primera parte de este post:

o es que la honestidad es una palabrita fuera de moda y, pues, simplemente estoy reflexionando sobre anacronismos,

o es que como dijo Freud: “todos sirven a un tirano” (“yo sirvo a la psicología”) y el intelectual deshonesto se sirve a sí mismo.


Ustedes qué opinan?
Publicado por RODOLFO YBARRA en 13:17 21 comentarios

October 26, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Lo chistoso es que Faveron se araña por la virginidad de Ampuero y NADIE PERO NADIE lo ha seguido. Ni el propio ampuero. Qué pena, Favi. Te peleaste con el Comercio. Ahora escribirás en la Primera?

October 27, 2008  
Anonymous ivan thays said...

Como si no hubiesen suficientes escándalos en el país, esta fotografía (más delatadora que aquella en la que Quimper mira a Rómulo León mientras los demás aplauden) muestra lo que todos han dicho anónimamente, con seudónimo o a grito pelado en innumerables blogs, y todos hemos querido negar. Ya no se puede negar más, una imagen vale por mil palabras: la Mafia Literaria existe. Y aquí, en torno a un pulpo a la parrilla, risotos y pescados fritos, se muestra la mafia plena viendo cuál es el siguiente golpe contra la "narrativa andina" que debemos dar. Los literaudios pronto saldrán a la luz. Se sospecha que un tal Faverón es el contacto en el exterior. Seguiremos informando porque este Moleskine Literario es un blog democrático e imparcial, como lo confirman los miles de anónimos que envían sus comentarios al blog (tranquilos, chicos, un día saldrán sus comments insultantes, todos están en lista de espera, uds. insistan nomás).

October 28, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Bueno, si alguno de esa mafia de segundones ad infinitum escribiera al menos decentemente, otra sería la interrogante. Sigue alardeando Thays, tu postura es cada vez más patética.
Pobre inútil.

October 28, 2008  
Anonymous ivan thays said...

jajaja, increíble, siempre eres el primero en mandar un comentario Dedos Ágiles.

Para que te quedes más envidiosín, te comento que también compartimos un pye de lúcuma y chocolate que estuvo buenazo. Un postre con cuatro cucharitas. Fue un momento medio gay, lo admito.

Un abrazo

Ñec Ñec

IVAN

October 28, 2008  
Anonymous Anonymous said...

O sea que lo puenteaste a Faverón. Eso no se hace....

October 28, 2008  
Anonymous Anonymous said...

Iván, si dices que tu maffia es democrática, entonces me gustaría pertenecer a ella. ¿Cuáles son los requisitos exigidos para formar parte de un grupo exigente en sus gustos, en sus preferenias culinarias? ¡Qué rico! No sean malos, acéptenme. ¿Cómo se hace para entrar? Si me envias tu correo e puedo escribir directamente. Yo también quiero salir co frecuencia en los periodicos, publicar en Planeta, ser alabado por Faveron, ser invitado a congresos y coocer lindas chicas. Porfa Iván.

October 28, 2008  
Anonymous gustavo faveron patriau said...

¿Y cómo es la mía? Estoy esperando mi parte del pye.

October 28, 2008  
Anonymous Anonymous said...

comentario censurado en notas moleskine:

"pescados capitales? qué misios! Vayan al Gloria.

Víctor"


Por qué Iván censura este comentario anodino sino porque cree que lo deja mal, lo descubre como lo que en verdad es: un clasemediero misio que quiere dársela de pituco.

El otro Víctor

October 28, 2008  
Anonymous Anonymous said...

DINTILAKOS!!!! EN EL PROXIMO DOMINICAL LOS LITERAUDIOS DE LA MAFIA!!!!!!!!

Alonso: Iván, compare, no me respondes mis emilios. Oye, estoy preocupado compare.

Iván: No te preocupez, ya converzé con Nandito. Todo eztá arreglado, y no va a zer.

Alonso: ¿Seguro? Pero si Nandito no te quiere ver ni en pintura.

Iván: Nada que ver. Todo ez pura pantalla. Él y yo zomoz uña y mugre. Zi lo dudas, chequea el próximo Dominical, que eztará en clave.

Alonso: A mi me pidió que escriba mi "canon". Tremendo pendejo. Eso seguro le joderá a Gut (inaudible) errez y a esa sarta de resentidos sociales.

Iván: Pendejo yo, que fue mi idea. Azí noz azeguramoz el regrezo de la argolla. Hazta menzión al cojudo de Faverón va a haber. Con ezto noz azeguramoz una reunión en North Carolina con todo pagado.

Alonso: Jajajaja, Un faenón, compare. Hoy por mi, mañana por ti, que nunca olvido un favor (ruido de estática) Oye, ¿qué fue eso? ¿Nadie nos estará escuchando?

Iván: Nunca ze zabe. Quizá zea el conchazumare del nuevo director, que no paza a Nandito. Ez otro cholo rezentido de la mancha de Gut (inaudible) errez y Rei (inaudible) nozo. Mejor cortamos. Chau chau, bezoz voladoz, te quiero mucho, cuando regrezez de Europa me traez algo de Le Clezio porque los del Nobel me cagaron, compare.

Alonzo: Esos resentidos. No saben que si Mario gana el Nobel, la argolla estará allí, más poderosa que nunca. Chau y deja las mariconadas para Gustavo.

Iván: Gustavo solo tiene ojos para su gordito. Bye bye, cuidate. Mua mua. Estás más churro que nunca.

October 29, 2008  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home