Thursday, June 22, 2006

EN GARGANTA PROFUNDA: LA MADRE DE TODAS LAS GUERRAS EN LA LITERATURA

CON ESTE PRIMER DOSSIER(en total van a ser 3) DE LA POLÉMICA MÁS ENCARNIZADA QUE TUVO LA LITERATURA PERUANA, ESPERAMOS CONTRIBUIR A ESCLARECER DE QUE ESTAMOS HABLANDO CUANDO HABLAMOS DE MAFIA. DICHO POR LOS MISMOS "PADRINOS", PARA EVITAR A SUS INTERMEDIARIOS MENORES, A LOS TESTAFERROS DE SIEMPRE.

Lima, capital del resentimiento (Fernando Ampuero)
Lo que empezó como un reclamo trivial se torna ahora en un "yo no dije lo que dije" y, como de costumbre, en un "todos contra todos". Para quienes no están al tanto del desaguisado, la reciente polémica entre escritores criollos y andinos -una antigualla, por cierto- se inició por una cuestión de vanidad herida y de necesidad de llamar la atención. Un grupo de escritores andinos, liderados por Miguel Gutiérrez, se quejaba, y se queja aún, de que los autores limeños figuran más en la prensa que los andinos. Y que ello se debe, según Gutiérrez, al extraordinario poder de Alonso Cueto, Iván Thays y Fernando Ampuero, una secta de escritores limeños que tiene sometida a la prensa bajo su total dominio y control.(SIGUE EN EL PRIMER COMMENT)
(LEAN TODO EL ESPECIAL CON FOTOS INÉDITAS EN GARGANTA PROFUNDA)

42 Comments:

Blogger DINTILHAC said...

(SIGUE)

Es indispensable señalar que Cueto, Thays y Ampuero no dirigen la sección Cultural de ningún diario. ¿Cómo es que entonces esta presunta secta domina los medios? ¿Y cómo explican que, en los últimos días, nosotros, los poderosos controladores, hayamos permitido que nos agravie el pequeñín abusador en La República; Ortiz, Mora y Miguel Gutiérrez en Perú.21; un chiquillo ofendido y ventrílocuo (con su muñecón Reynoso) en Caretas, y uno que otro termocéfalo en El Peruano?
¡Qué control ni qué ocho cuartos! ¡Prensa parametrada era la de ellos en los años del velasquismo! Nos acusan de algo completamente estúpido. Y, a decir verdad, no creo que tales imputaciones les hagan mucha gracia a los jefes de las páginas culturales de los diarios de Lima. ¿Les gustará que Gutiérrez los considere los "siervos de la mafia"? ¿O acaso, en aras de lo políticamente correcto, lo que pretende este señor es intimidarlos para que, cuando un autor criollo o limeño publique un libro, no sea bien reseñado ni entrevistado en forma imparcial? Quién sabe.


Los desconocidos de siempre.

Ciertos escritores andinos, ya se sabe, han ordenado un zafarrancho de combate, buscando alianzas con otros egos insatisfechos. Y así, en un festival de invectivas y reproches, juntan fuerzas con algunos bravucones poetas de los setentas (recién salidos de las catacumbas, en un febril desempolvarse del olvido), y con la clásica reserva de espontáneos (ellos cuentan con amiguetes en diarios y revistas) dispuestos al cargamontón. Pululan, pues, los eternos resentidos (todos con su pesada mochila de expectativas frustradas), los que siempre operan en la sombra sin atreverse a dar la cara y, desde luego, los que no tienen vela en este entierro (por ejemplo, el pequeñín abusador, ventilando su alambicada jerigonza, y el alicaído Beto Ortiz Pajuelo, aislando frases de contexto y trasmutando un lío menor entre escritores en un desaforado ataque personal).
¿Qué busca este hatajo de exaltados? ¿Una invitación a la feria de Guadalajara? ¿Un flash de fotógrafo? ¿Un párrafo en la historia literaria local? Viéndolos tan coléricos, yo me digo, como en el poema de Brecht, ¡cuánto sufre esta gente! Lima es una ciudad patética, no poética. Y es que, aun cuando estamos llenos de poetas, no hay por aquí mucha poesía.
¿Quién lo ha nombrado el fiel de la balanza? En su envanecida visión de sí mismo, Miguel Gutiérrez se arroga el derecho de juez supremo y hasta se pone magnánimo. Él osa calificarnos como autores "de nivel medio considerable, incluso los mejores de entre ellos", dando por descontado que lo suyo es lo literariamente encomiable. ¿Y en qué criterios se ampara? La lucha de clases, sin duda. En el primer número de la revista Narración se publicaron Los dictámenes de Mao Tse Tung sobre el arte. Gutiérrez nunca fue socialista como ahora se quiere hacer pasar, sino maoísta. Y no hay que olvidar que hasta 1986, en su ensayo La generación del 50, afirmó nada menos que Abimael Guzmán era una inteligencia superior y el gran paradigma de los peruanos [Pág. 263]. (¿Quién es, entonces, el sectario? Sendero Luminoso sí que era una secta).
A tal punto resulta clasista en sus fobias que, en el congreso de Madrid, confesó en público que, mientras estudiaba en la universidad, odiaba sin ninguna razón, solo por su aspecto, a "un joven alto y blanco". Se trataba de Javier Heraud, a quien descubriera como poeta en un recital. Le costó mucho aceptarlo, dijo, y, al parecer, solo lo aceptó después de que este muriera acribillado en la selva de Madre de Dios.
Gutiérrez, por último, recoge el sentir telúrico de sus huestes y cae aparatosamente en la frivolidad. En Madrid -yo lo oí personalmente- admitió que las quejas de los escritores andinos eran excesivas y que estos tenían también cobertura periodística, al igual que los limeños, aunque las fotos de los limeños, enfatizó, siempre salían más grandes.
¿Qué revela tan pintoresca observación? Que el móvil de sus ataques es que no se siente lo suficientemente acariciado. Por eso fustiga a Oviedo y a Oquendo, tildándolos de antiguos mafiosos, y ningunea injustamente a Mirko Lauer, director con Oquendo de la excelente revista Hueso Húmero. No los considera destacados escritores, críticos y promotores culturales, sino definitivamente discriminadores y parte de un "cogollo clasista".
Yo dije en mi artículo Cora Cora Melody (Caretas, 1881) que Miguel Gutiérrez me parecía un soporífero. Ahora debo añadir algo más: es de hecho un escritor sobrevalorado.
Un diccionario de resentimientos. Casi desde su fundación, Lima es la capital del resentimiento. Somos muchos, nos percibimos diferentes, y pocos aceptan al otro. Cohabitamos en esta suerte de versión salvaje de una ciudad moderna. Aquí la tolerancia está devaluada y la degradación de la vida política nos contamina: reinan los corruptos, los cogoteros, las combis asesinas y, en lugar privilegiado, los maledicientes. Producimos resentidos en serie. Claro que algunos tienen sus buenas razones para detestar al prójimo, pero la mayoría, sobre todo en el país literario, busca pleitos por deporte (el juego del 'Palo ensebado', donde la diversión consiste en tirarse abajo a cualquiera que nos amenace con su éxito), o bien solo por lograr que sus nombres se conozcan. Sin embargo, ¿entienden todos cabalmente por qué son estos pleitos?
Para sacarle el jugo a tanta pelea, habría que escribir un Diccionario de resentimientos, dando los diversos motivos de los odios mutuos entre cada litigante, incluyendo al margen notas explicativas sobre la ira o las pataditas solapas de quienes gratuitamente se compran el pleito. Si A fustiga a B, digamos, y B está enemistado con C y D, entonces, estos últimos generan una virtual alianza con A y le hacen apanado a B y, de paso, le disparan a X y Z, por cuestiones tácticas o porque les sale del forro.

Cuando Ortiz, por citar un dato críptico reciente, me incluía entre Los Regios, ¿qué quería decirme? Alguna gente me dice: "Te ha dicho que eres un bacanazo y un presumido, como en todo su artículo". Sí, en efecto, pero aquí sería de gran utilidad el diccionario en cuestión. Aunque el dato es solo de interés para la mayor comprensión del lector y no enriquece en nada la polémica, Los Regios (apodo que con humor fraternal nos puso Blanca Varela, según Lucho Peirano) éramos un grupo de amigos escritores que montábamos bicicleta juntos (Julio Ramón Ribeyro, Antonio Cisneros, Guillermo Niño de Guzmán y yo), pero, por el fraseo de Ortiz en su artículo, obra como descalificación clasista. ¿Qué le fastidia en verdad? ¿Nuestra amistad? ¿O el hecho de que la hubiéramos pasado tan bien?

Termino esta nota, la última sobre este vano asunto, reproduciendo el poema LIMA, de Mateo Rosas de Oquendo, andaluz del siglo XVI que vivió en esta ciudad entre 1593 y 1598. Aparte de indicarnos que la palabra 'coimero' ya existía, su percepción resulta luminosa y puntual.

LIMA/ Un visorrey con treinta alabarderos/ por fanegas medidos los letrados/ clérigos ordenantes y ordenados/ vagamundos, pelones caballeros/
Jugadores sin número y coimeros/ mercaderes del aire levantados/ alguaciles, ladrones muy cursados/ las esquinas tomadas de pulperos/
Poetas mil de escaso entendimiento/ cortesanas de honra a lo borrado/ de cucos y cuquillos más de un cuento/ de rábanos y coles lleno el gato/ el sol turbado/ pardo el nacimiento/ aquesta es Lima y su ordinario trato.

June 22, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Este es Fernando Ampuero?, impresionante el grado de prejuicio que ese señor puede destilar, ya sabemos de donde sale Faveron.

June 22, 2006  
Anonymous JovenPeriodista said...

En parte estoy de acuerdo con Ampuero, mucho de lo que se ha dicho sobre esto de mafias o argollas es un bluf, por parte de gente resentida que no teniendo un trabajo creativo digno se dedica a intrigar y a oponer a unos contra otros. Si a la secta de Gutierrez le envidia tanto ver a Cisneros, Ampuero y Niño de Guzmán paseandose en bicicleta por barranco o miraflores. Muy sencillo, que invite a bicicletear a Reynoso, a Cronwell Jara, y a Paravicino, el problema es que cuando quieran hacerlo se van a llevar con una sorpresa, nadie de los mencionados sabe montar bicicleta.

June 23, 2006  
Anonymous belano said...

Ahora quieren hacernos creer que lo de la mafia es un bluf, eso cualquier cachimbo de letras de cualquier universidad no se la cree. Que no solo hay una mafia, y que hay otras que aun no sean podido mostrar plenamente, es un hecho cierto, la única cuestión es el nivel de hegemonía que tengan. Por ejemplo, ahorita Thays está negociando con varias editoriales españolas, para diseñar una estrategia que les permita manejar el mercado de libros de autor en el Perú, el se ha convertido en la cabecera de playa de esas editoriales, y ya se podrán imaginar quienes más están ansiosos de que esto se concretise muy pronto, no seamos ingenuos.

June 23, 2006  
Anonymous Anonymous said...

"¿Es correcto pensar que la literatura peruana vive un gran momento por los premios que acaba de acumular, o es más correcto pensar que acaba de ser amaestrada (o incorporada, para decirlo más amablemente) por el canon editorial español? No me cabe duda de que gran cantidad de libreros y lectores están de contentos; pero, a diferencia del viejo boom, que era diverso, hay algo estandarizado en el lenguaje y en la conceptualización de lo que se ha de narrar en esta literatura", ha declarado el poeta Rodrigo Quijano -de quién Iván Thays supone es uno de los que formo parte de la 'encuesta' realizada por Abelardo Oquendo en La República- a la luz de los resultados. En ésto, debo decir, coincido con lo que afirma Quijano. Esta asimilación/conformismo por parte de muchos escritores con el cánon español -en el que esperanzadoramente, leía en el blog de Javier Marías, algunos piensan que el cambio de editor en un grupo editorial importante, lease Alfaguara, podría poner fin a sus "criterios de máxima rentabilidad"-, es comprobable con sólo ver los premios obtenidos; esto es, los escritores vienen escribiendo no como realmente quisieran, sino, como la moda les impone -¿la salida de muchos a España, no nos dice algo?-. Y si miramos un mercado en donde las grandes editoriales prefieren, ya no, a los escritores que luchan por encontrar una voz personal, sino, sólo el best-seller, no habría porqué no pensar que los premios son unicamente publicidad; parte de maquinarias gigantescas de publicidad.

June 23, 2006  
Anonymous xavier said...

Quijano está descubriendo en público lo que ya comenzaba a ser evidente. Thays está en su papel de mayordomo del nuevo establecimiento "editorial" peruano, que es cada vez más español. Como la mayor parte de cosas en el mundo "globalizado", esto no es necesariamente un salto cualitativo para la literatura peruana. Los peores vicios del mercadeo editorial español nos afectan ahora de lleno, y será cada peor luego. Al margen de la validez y el mérito que puedan tener las deleznables novelas peruanas recientemente premiadas en el Madrid, el hecho macizo es que Alfagurara, al crear su "corralito" para consumo de Lima y algunas otras ciudades, está ya determinando desde ahora la calidad y el gusto de la producción narrativa "nacional". Y, a la par que los "agentes culturales" de Telefónica, Thays está para propagandizar esta empresa de normalización neocolonial.

June 23, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Parece que en las computadoras de La Católica han puesto un bloqueador para no entrar a puerto el hueco. Estuve intentando entrar toda la tarde y nada, que raro, tanta influencia tendrá Thays, que hasta pueden direccionar todo el sístema. Imaginense como sería cuando se convierta en asesor de las editoriales españolas.

June 23, 2006  
Anonymous la del tontodromo said...

Yo tampoco pude entrar, pero les paso un dato, un amigo me sugirió, entrar a la aplicacion (quitar programas) y eliminar el programa "blocker", una vez eliminado no vayan a reiniciar la compu, así la maquina les pida. Inmediatamente ya se puede entrar.

June 23, 2006  
Anonymous Iparraguirre said...

Último minuto: Thays ha sido internado por una fuerte depresión, hace ya más de una semana que no postea en su Blog, y está siendo sometido a una fuerte medicación a base de tranquilizantes. Al parecer una editorial española muy conocida por todos, le ha rescindido el contrato a raiz de la desafortunada publicación de una selección de cuentos muy comentada recietemente.

June 23, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Thays solo postea ahora sobre el mundial en su pagina de winning. EstA mAs feliz que nunca.

June 23, 2006  
Anonymous cachorro puñalero said...

Thays solo postea sobre un mundial imaginario que sólo el ve en plena crisis psicótica. Fluoxine y dolmen forman parte de su dieta diaria. LOs cachorros le siguen la corriente por compasión. En sus ´pcos raptos de cordurta, hace cálculos sobre cuántos de los siete mil ejemplares de su edición argollera terminarán apolillandose en su casa. Carambolea los ojos y repite: "Me comgpraré un galpong del Callao.... Nadie sagbrá de esto....Nadie!" Teme que Iparraguirre o Gallardo hallan comprado los únicos ejemplares vendidos de su antología y se ganen el pasaje a Nueva York que el mismo sugirió para premiar a los lectores de su adefeciera selección.

June 23, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Ahora se ve de donde el "ingenioso" Faveron saca sus originales ideas.

EL EQUIPO DE JAVIER MARÍAS

El novelista Javier Marías ha hecho una alineación futbolística con los escritores del siglo XX, según sus cualidades literarias. Marías recopiló sus textos sobre fútbol en Salvajes y sentimentales (Aguilar).

Portería. Dos que jugaron en su vida en esa posición: Vladímir Nabokov y Albert Camus.

Defensas. Lateral derecho Henry James por ser de largo recorrido. En el centro Dashiel Hammet que parecía un tipo duro. Y defensa izquierdo Malcolm Lowry que al ser bebedor sería uno de esos defensas duros que no dejan pasar a nadie.

Lateral izquierdo. Valle-Inclán, un autor muy vivo con malas pulgas a ratos.

Centro del campo. Tres de largo recorrido: Como trabajador Thomas Mann; como 10 y cerebro del equipo y mente clara y organizadora del juego Marcel Proust; y W. Faulkner que tiene mucho aliento.

Delantera. Jugaríamos con extremos: extremo derecho como siete Joseph Conrad, capaz en pocos metros de crear gran desconcierto y admiración; delantero centro Thomas Bernhard porque era muy agresivo; y con el 11, extremo izquierdo, uno de esos jugadores finos y creativos como Lampedusa.

Banquillo. En la portería Camus o Nabokov que se alternarían la titularidad con igual solvencia. Para momentos de crisis no estaría mal Conan Doyle que tendría gran capacidad de juego para el medio campo. Defensa, Raymond Chandler. Y delantera un poeta: W. Yeats.

El País, 4 de junio de 2006

June 23, 2006  
Anonymous Anonymous said...

oye leo, ya viste el cherrizazo que le hicieron a la gàrgola Coral en Somos? Qué pasó, no que lo habían botado como a un perro, como se merece de ese antro criollo.

June 24, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Desahuevense, pues, muchachones de Puertoelhueco y dedíquense a escribir las obra que les asegure la gloria. Les voy a contar algunas cosas que, al parecer, no saben. Primero que nada, el señor Ampuero es jefe de la unidad de investigación de El Comercio desde hace varios años. Pregúntenle a cualquiera que trabaje en El Comercio si él ejerce algún tipo de influencia en el contenido de secciones distintas a la suya y sabrán que, aparte de su fábrica de denuncias, el señor no tiene vela en ningún entierro al interior del decano. A muchos les consta que Ampuero trabaja hasta 14 horas diarias en las investigaciones que realiza junto con su equipo, así que sinceramente, no veo qué tiempo le puede quedar para intrigar contra otros escritores o dedicarse a destruir u obstaculizar carreras literarias ajenas a la suya, a menos, claro está, que ustedes exhiban alguna prueba irrefutable, pero eso, creo, es mucho pedirles. En cuanto al señor Cueto, hace tres años renunció a la esquina de Lampa y Miró Quesada, mantiene una columna semanal -bastante inocua, huelga decir- en Peru21 y vive de sus premios y las clases que dicta. Y como el señor Cueto dedica varias horas al día a escribir, dudo que le quede tiempo para dirigir la mafia. En lo tocante a Faverón, como saben, él se encuentra a unos 9.000 kilómetros del Perú y hasta donde sé, no controla nada en estos pagos. De hecho, escribe en Somos cuando buenamente puede, de modo que es falso que haya sacado del medio a Coral, porque ahora quien comenta libros en el semanario es Juan Luis Nugent. Lo de Coral y Thays es otro cuento. Pero no sigan persiguiendo fantasmas, ¡Qué manera de perder el tiempo! Ustedes, que se autoproclaman paladines del pensamiento independiente, lo único que ofrecen es un catálogo de insultos y maledicencias de dudosa fuente.

June 24, 2006  
Anonymous portero de la catolica said...

Interezante esto del anónimo de las 1:41pm : "los escritores vienen escribiendo no como realmente quisieran, sino, como la moda les impone(¿la salida de muchos a España, no nos dice algo?).Y si miramos un mercado en donde las grandes editoriales prefieren, ya no, a los escritores que luchan por encontrar una voz personal, sino, sólo el best-seller, no habría porqué no pensar que los premios son unicamente publicidad; parte de maquinarias gigantescas de publicidad." Y más interezante aun las conclusiones del tal xavier: "Thays está en su papel de mayordomo del nuevo establecimiento "editorial" peruano, que es cada vez más español. Como la mayor parte de cosas en el mundo "globalizado", esto no es necesariamente un salto cualitativo para la literatura peruana. Los peores vicios del mercadeo editorial español nos afectan ahora de lleno, y será cada peor luego. Al margen de la validez y el mérito que puedan tener las deleznables novelas peruanas recientemente premiadas en el Madrid, el hecho macizo es que Alfagurara, al crear su "corralito" para consumo de Lima y algunas otras ciudades, está ya determinando desde ahora la calidad y el gusto de la producción narrativa "nacional". Y, a la par que los "agentes culturales" de Telefónica, Thays está para propagandizar esta empresa de normalización neocolonial". Ya que todas las pugnas y broncas empiezan a tener sentido ahora, a pesar de lo que diga el anónimo de las 7:54. Los llamados "Regios"(que generalizando podría incluir a Cueto, Thays , Faveron. Como dice Beto Ortiz, citando a Blanca Varela), estan limitados a sus propios horizontes literarios de Best Sellers, sus limitaciones narrativas los ubican claramente en ese paradigma, hecho que coincide claramente con las necesidades económicas y de poder de las editoriales españolas recientemente llegadas a nuestro país. Olvidandose de las voces personales y de los discursos más arriesgados, eso nunca les van a interezar a esas editoriales, salvo que después de muerto empiecen a hablar de ellos fetichista y oportunistamente, como hace Thays con Gaston Fernandez. Entonces lo que queda claro es que, mientras Ampuero y Cueto se hacen los suecos y aparentan estar en otra cosa, les dejan el trabajo sucio a Thays y a Faveron, sabiendo ellos perfectamente de la inminente llegada de esas editoriales.

June 25, 2006  
Anonymous Anonymous said...

En una reciente entrevista a Villa-Matas(lo único que vale la pena en España), menciona que algunas personas le habían recomendado leer a Ampuero, bueno, ya podemos imaginar quienes son los que le dieron semejante dato, y ya podremos imaginar las reacciones que esa lectura le ha podido producir.

June 25, 2006  
Anonymous miguel said...

Al respecto Thays afirma haber quemado sus escritos, en un acto de malditismo y de autenticidad sin precedentes, quizá a partir de ahora empiece una nueva etapa en su trabajo.

June 25, 2006  
Anonymous Replicante anónimo said...

Ampuero es mafioso de la casa, carajo a él nadie lo toca. Y eso de que trabaja como jefe de investigaciones es un decir, porque quien investiga es un cobrizo a quien tiene contratado a tiempo completo, puesto que el no sabe nada del tema. Tanto es así que programa a donde va a declarar va con el antesdicho pongo periodista (que para ser fancos, si sabe su chamba). Así nuestro escritor tiene todo el tiempo libre del mundo para asistir a cocteles, presentaciones de libros, charlar con Cueto y disponer sus cherries y entrevistas a todo nivel en los predios de los MQ. ¿Qué la columna de Cueto es inofensiva? Claro porque el tipo es low profile, pero miren las rajadas que se manda en la tiendecita blanca y en cafe del centro cultural pucp con Thays y otro adlater para manifestar su odio visceral contra Ricardo González u otro que le cae antipático. Irradia desde el temperamento aristocrático y engreido de quien se jura el centro del canon (y recibe cuantiosos montos por ser jurado y lector de muchas editoriales). Vive de sus premios...jajajaaj Y Facherón por favor, a´´el le interesa el capital simbólico de integrarse a la argolla como crítico cuchillero de fuste desde el extranjero. Capital sim´bólico, señores: ese es el centro del poder. Los aliados de Facheron deberían revisar V de Vendetta, pelicula que el facho reseñó en su Puente Semita y que le ayudaría a entender mejor el fenómeno del anonimato.

June 25, 2006  
Anonymous Eddie Fleishman said...

Esa nueva etapa de Thays puede ser la de ágil comentarista dewportivo

June 25, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Y eso de que trabaja como jefe de investigaciones es un decir, porque quien investiga es un cobrizo a quien tiene contratado a tiempo completo,

¿Crees que "un cobrizo" suena menos racista que escribir "un cholo"? A veces, la búsqueda de la corrección política solo lleva a nuevas formas de expresar viejos prejuicios, estimado replicante anónimo.

El cobrizo de la unidad de investigación.

June 25, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Yo creo que Ampuero investiga mientras va a esos cócteles, saraos, fiestas, y demás. No sé uds. a qué esperan para presentarse en esos actos públicos y hacerse un nombre. Total, aunque ajeno, el mundo es ancho.

June 25, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Mafia es mafia esten donde esten.siempre se comunicaran y darán las pautas de lo que se debe hacer es su modus operandi.Si no es Malcaca lo fue la gárgola y otros encubiertos mas.Como les dije mafia es mafia.

June 25, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Estimado señor cobrizo de la unidad de investigacion, que se queja de que lo llamen cobrizo en vez de cholo, pero firma como cobrizo. Usted es tan contradictorio que deberia pertenecer mas bien a la unidad de confusion. Epa! Ya entiendo que esta pasando con el Decano del periodismo nacional.

June 25, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Que buena muchachos, cada día estoy más orgulloso de ustedes. Pensamiento crítico, pluma ágil y sobretodo dignidad! Escriban escriban, aquí agudicen, afilen sus plumas como su ideas. El mundo está lleno de marranos necesitamos ideas filosas para empezar a desinflar el globo de lo infame. Y no se olviden que el humor es subversivo!!

Malcom X
desde el exilio
malcom-x-peruano.blogspot.com

June 26, 2006  
Anonymous ex de Somos said...

Que haya un problema estructural (marginación de una clase provilegiada por otra) a muchos niveles, no quita que si hayan argollas obvias.
Ambas cosas pueden coexistir. De hecho, la argolla "regia" es un síntoma de la marginación de clase/marketera/fashion.
Por favor, ya se dijo y se sabe (yo he sido testigo de ello al trabajar eventualmente en Somos unos meses) que Ampuero, Cisneros y Cueto DEBEN ser comentados. Varios redactores lo hacen porque les sirve para hacer puntos, conservar el trabajo y ganarse el favor de los bien situados Ampuero y Cueto.
El sistema por el cual funciona la argolla es perverso y está bien engrasado, eso sí. Ni Ampuero ni Cueto se tienen que dar el trabajo de decir claramente que les dediquen paginas a sus libracos (revisen: descaradamente, mientras eran Editores de Somos y El Dominical, han sido alabados en ESAS PUBLICACIONES)sino que es un privilegio que se da tácitamente.
Justificado por una curiosa retroalimentación: si sale siempre un comentario, es porque son buenos y actualidad cultural, por lo tanto, es necesario dedicarles un panegírico CADA VEZ que sale un nuevo libro.
Y eso es útil al statu quo cultural (y social): libros amiraflorinados, amables, inofensivos, idoneos para las editoriales españolas, que empiezan a llegar.

June 26, 2006  
Anonymous corrector del comercio said...

Los debates suelen ser productivos. Suelen, si uno trata de entender cuál fue el paso adelante que se dio tras la mal llamada polémica entre escritores “andinos” y “criollos”, se encuentra con que no se avanzó en ningún sentido. Nadie salió del debate con ideas distintas de las que tenía al ingresar en él. Quizá el error fue que, al plantear el problema, Miguel Gutiérrez no dio en el clavo: quiso culpar a un puñado de escritores de controlar la mayor parte de la prensa nacional sin tener en cuenta, que la propia publicación de ese artículo suyo (y los siguientes), en Perú 21, diario pariente de El Comercio, desdecía sus palabras flagrantemente, precísamente por que estaba teniendo tribuna donde supuestamente la secta mafiosa campea.

June 26, 2006  
Anonymous escrivano said...

¿Es realmente válido identificar a ciertos medios de prensa como El Comercio con la cultura "oficial"?, ¿cuál es el sentido de "oficial" que se le da a este término?.
Es bastante evidente que la real prensa oficial de la década fujimorista fue la prensa chicha, alquilada, cuando no vendida, al gobierno. Y es claro que la cultura que esa prensa promovio poco tiene que ver con la imagen que El Comercio da de lo que es cultura.
El Comercio es un diario conservador, que suele defender una idea de la cultura más relacionada con el museo y la biblioteca que con el taller y la calle. Los héroes culturales de El Comercio son los artistas más canónicos y firmemente establecidos: Vargas Llosa, Szyszlo, Blanca Varela, etc. Los héroes culturales de la prensa oficial desde hace mucho son más bien artistas populares como Dina Paucar o mitos urbanos como Chacalón.

La cultura de El Comercio es casi siempre elitista (pero no siempre), mientras que la de la prensa oficial es populista. Sin embargo, esto es interesante: El Comercio, dada esa concepción de la cultura que creemos percibir en él, suele concentrar entre sus redactores a artistas, poetas y escritores. Lo curioso es que, en contra de lo que la gente suele suponer, muchos de esos escritores no son precisamente adalides de la idea de cultura que más habitualmente se identifica con El Comercio.

June 26, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Inteligente post anonymus de 2:10. Aunque mezclas la prensa oficial del fujimorato con la del Toledismo, que no son la misma. La cultura popular que nombras desborda esos medios y se mete hasta en la TV hace tiempo. Sin embargo, aciertas en que el Decano de la prensa nacional es conservador y elitista. Y sobre la supuestamente paradojica condicion de "muchos de sus escritores" que sin ser conservadores ni elitistas trabajan en ese medio, no hay mayor asombro: Sera porque no hay chamba, pues. Se sobrevive. Y por mas contracultural que sea alguno de ellos, su funcion dentro del circuito del comercio es la de una pieza mas en la maquina de propaganda conservadora y elitista de que hablas. Sus textos -autocensurados para mantener el trabajo, y censurados por los respectivos editores- por mas que deslicen soterradamente algun mensaje de resistencia cultural terminan por ser comodificados, absorvidos como un poco de aji en el gran plato comercial que se expende cada mañana. Todo esto con respecto a esos periodistas culturales que como el Pereira de Tabucchi estan agarrados por la corbata. Pero casos muy distintos son los de "otros" periodistas culturales del mismo Comercio, conocidos argolleros cuya agenda ideologica si que coincide de pe a pa con el rancio conservadurismo de las momias de Miro Quesada.

June 26, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Lo gracioso fue que en ese debate sólo intervinieron hombres. Así que siguió la práctica del elitismo masculino.

June 27, 2006  
Anonymous escrivano said...

Si bien las escritoras peruanas no se sintieron parte del debate, una por lo menos si metió su cuchara en el debate, y lo hizo desde Peru21, fue Giovanna Pollarollo.

June 27, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Pero Pollarolo, en su texto se equivoca al decir que Miguel Gutierrez inicio el debate, cuando en realidad lo hizo Alonso Cueto

June 27, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Este es el texto de la Pollarolo:

¿Mucho ruido?
Por Giovana Pollarolo

La afirmación de Gutiérrez acerca de la existencia en los medios de una "mafia" o "argolla" que controla tanto la promoción de determinados escritores como el silenciamiento de otros, derivó en respuestas (ver: "Debate literario") a mi parecer equívocas. El cuestionamiento que Gutiérrez planteaba a lo que podríamos llamar la "política cultural" de los medios, fue rechazado airadamente por quienes se sintieron aludidos sin considerar que con su actitud negaban un problema de producción, difusión y recepción literaria que no podemos ignorar, más allá de la legítima defensa a la que tiene derecho quien es acusado de "mafioso" o "argollero" no siéndolo.
Lamentablemente, el privilegiado lugar que esta vez le dio la prensa escrita a un debate que se viene desarrollando desde diferentes espacios, ya sea en los blogs de Internet o en pequeños círculos y en voz baja, ha sido desperdiciado en ataques personales y clasificaciones simplistas en las que un buen número de escritores no encuentra lugar, ni tiene por qué encontrarlo. El público, que en su mayoría solo reconoce como escritores a Vargas Llosa y Bryce; y a Garcilazo, Palma, Vallejo y Ribeyro, debió sorprenderse no solo ante la noticia de que existen "otros", sino que estos "desconocidos" (algunos más, otros menos, pero nadie convoca multitudes) cruzan entre ellos insultos e ironías para afirmar o negar la validez de un debate centrado en etiquetas del tipo: "escritores costeños" vs. "andinos", "vendedores" vs. "no vendedores", "exitosos" vs. "envidiosos", etc. La divertida crónica de Beto Ortiz es la que mejor reseña, desde la ironía, las limitaciones y reducciones de esta polémica.
No es la discusión de lo que está pasando con nuestra literatura lo que genera la atención de la prensa escrita sino --como en los programas televisivos políticos, deportivos o de chismes-- las acusaciones y diatribas personales. La literatura es "la última rueda del coche" en los periódicos, ni qué decir en la televisión; y el escaso espacio que se le asigna no puede dar cuenta de la producción nacional que tampoco encuentra cabida en las escasas librerías ni sellos editoriales. Preguntarse por qué nuestro mercado literario es tan pequeño, por qué este no es accesible para muchos, si la pobreza de las páginas culturales es la causa del poco interés del público por la lectura o viceversa (no se da espacio porque los libros no venden), en función de qué criterios deciden los medios la cobertura a las publicaciones, o cómo plantear un debate literario crítico, horizontal y dialogante son algunos de los temas que esta polémica oculta; y que están pendientes.
Si se vuelve a la media voz luego del grito; o se sigue gritando, los lectores tendrán todo el derecho de preguntarse, como la protagonista de la novela de Carmen Ollé: ¿Por qué hacen tanto ruido?

June 27, 2006  
Anonymous escrivano said...

Alonso Cueto, con despacho escrito en caliente (por que se publicó tres dias despues de clausurado el congreso) desde el mismo Madrid, inicio el debate. Los editores de Peru21 ni siquiera han tenido el criterio de incluir este articulo de Cueto en su dossier de la polemica.

June 27, 2006  
Anonymous escrivano said...

Este es el texto de Cueto, que los dintilacos debieron también incluir.

Los debates de la narrativa peruana

Por: Alonso Cueto

Madrid.- Acaba de terminar el primer y quizá último congreso de narrativa peruana. Durante cinco días, en la acogedora Casa de América, en Madrid, se reunieron escritores, periodistas, editores y profesores para ventilar ideas y resentimientos con gran libertad, como ocurre en todo congreso que se precie de serlo. Gracias a la iniciativa del grupo Mirada Malva y de escritores peruanos residentes en Madrid, como Jorge Eduardo Benavides y Mario Suárez, pudimos asistir a las conversaciones de 40 invitados llegados de muchos sitios. En un gran discurso inaugural, Mario Vargas Llosa se refirió a las ventajas comparativas de ser escritor hoy: Hay más editoriales, más mercado y mejores condiciones que cuando él empezó, en los 50 (cuando lo mejor era ser publicado en el suplemento El Dominical, de El Comercio, dijo). "Mi primer conocimiento de Carpentier me vino de una revista francesa y solo supe de Borges por los libros que nos mostraba Luis Jaime Cisneros", recordó. Estuvo presente la Embajada del Perú, con Augusto Elmore a la cabeza, pero también con Fernando Olivera, quien organizó un cóctel en su residencia y asistió a algunas mesas.

En el encuentro, se plantearon temas interesantes y otros obsoletos, como la idea de una literatura andina enfrentada con una criolla. Que en el Perú no haya etnias puras (¿quién es andino y quién criollo? ¿no hay andinos que hacen literatura urbana y criollos que hacen literatura andina?) hacía este debate insufriblemente inútil. Fernando Ampuero dijo lo más correcto, que el único mandamiento de un escritor es escribir de lo que siente suyo, sea de donde sea. Algunos autores se quejaron de no ser reconocidos por los medios, como si fuera esencial para su vocación. Felizmente, otros, como Miguel Gutiérrez, recordaron que el reconocimiento es accidental y que llegó tarde a muchos, como Arguedas. Carlos Herrera hizo un ingenioso juego mezclando temas y estilos con un cubo movedizo. Estuvieron profesores que también son escritores, como José Antonio Bravo. El profesor Becerra, de la U. Complutense, afirmó, siguiendo un tema de Fernando Iwazaki, que el "cóndor ya pasó" en la literatura peruana (el boom hispanoamericano acabó cuando se separaron Simon y Garfunkel, dijo). Hubo frases fuertes, como la de Iván Thays, cuando dijo que el objetivo de algunos escritores regionalistas era "escribir para un lector occidental que tiene la cara y el cerebro de cáscara de nuez de Ricardo González Vigil". Por otro lado, los golpes que le propinó Sergio Galarza al crítico Leonardo Aguirre tuvieron eco en diferentes ponencias.

Benavides y Suárez trabajaron meses para que el congreso fuera exitoso. Todos los grupos y tendencias fueron invitados y, si tuvo calidad irregular fue, precisamente, porque refleja nuestra realidad. Benavides me dice que algo que ha aprendido de este congreso es que no podrá hacer otro. El lugar del escritor está frente a sus papeles.

June 27, 2006  
Anonymous belano said...

No se confundan muchachos, el primer artículo fue de Alonso Cueto, pero quién fijó los términos de la polémica, en su ponencia en Madrid, fue Miguel Gutiérrez

June 27, 2006  
Blogger DINTILHAC said...

Acabamos de recibir en GARGANTA PROFUNDA, este importante texto de Mario Suarez Simich, uno de los organizadores del ENCUENTRO DE ESCRITORES PERUANOS celebrado en Madrid. Para los que no lo leyeron, aquí va completo:


El Congreso de Madrid

De tirios y troyanos
Por Mario Suárez Simich *

El reciente encuentro de narradores peruanos, celebrado en la capital española durante mayo, continúa dejando secuelas de comentarios y opiniones. En esta oportunidad, el testimonio de uno de los organizadores aclara ciertos detalles que develan la actualidad del espacio literario peruano.

Zeus, el dios de dioses de la mitología griega, lo era también de Las leyes no escritas. Honrar a los muertos, respetar al enemigo, ser leal en la amistad o brindar hospitalidad a los viajeros entre otras, eran conductas protegidas por Zeus, quien castigaba duramente a quienes las inflingían. En el contexto griego, la muerte de Aquiles es una consecuencia de su conducta luego de haber matado a Héctor. Arrastrar su cadáver alrededor de las murallas y tratar de impedir que se le dé los funerales que merecía el primer defensor de Troya, le acarrean el castigo de morir a manos de Paris de un flechazo en el famoso talón; es decir, privado de la gloria de morir en combate como le correspondía a un héroe griego.

Esas eternas leyes no escritas son las únicas en las que creo y respeto. Por eso, la madrugada del sábado 18 de junio, en la que M. A. Vázquez y yo embarcábamos a Lima a nuestro último ponente terminaba para mí, mi papel de anfitrión en el congreso y las obligaciones que ellas implicaban. Desde la clausura del evento de Madrid se han dicho y escrito muchas cosas sobre él. Libre ya de mis responsabilidades me toca decir lo que pienso como un participante más.

Creo, que la manifiesta división en dos grupos que desde hace tiempo se plantea y se vive entre muchos narradores peruanos (aparte de ficticia) es achacable a ambos bandos y ha sido generada por diferentes motivos; el principal, que no se conocen ni se leen. El día que llegaron los primeros asistentes al congreso, dos de ellos preguntaban a un tercero cuál de los otros era Óscar Colchado. Eso llamó profundamente mi atención, ya que extrapolando la situación no me cabía pensar, salvando las diferencias -mayores en el desconocedor que en el desconocido- a Octavio Paz preguntando en un congreso de escritores mejicanos por quién era Juan Rulfo.

El discurso de inauguración de Mario Vargas Llosa, resucitando tras las denominaciones de telúricos y evadidos la vieja polémica entre comprometidos y puros y su exhortación a escribir, sosteniendo que para ello no es necesario ser un telúrico/comprometido -lo que en el fondo es cierto-, corre el riesgo de convertirse en el Caballo de Troya de quienes interpreten que lo dicho por Vargas Llosa es una patente de corso para que mediáticos, outsiders, arribistas y arrastristas literarios sostengan que no existen diferencia entre escritores y escribidores. Todos sabemos que las hay.

ANDINOS, CRIOLLOS, RIVAGÜERITOS Y EL CHANCAY CULTURAL

Aunque algunos hayan negado que la polémica entre andinos y criollos no existió; sí la hubo, pero mal enfocada desde la perspectiva de los denominados andinos. Es un error, de parte de este grupo de escritores, llamar criollo así, "al bulto", a todo escritor que no comparta su canon. Ya lo es reconocer sólo dos grupos en la compleja y diversa producción narrativa peruana, pues deja fuera del debate a otros escritores -entre los que me incluyo- en el que podemos participar de pleno derecho. Esta supuesta división tiene su origen en una lectura equivocada de Mariátegui. Por supuesto que hay criollos, criollos a la manera que lo fue Valdelomar. Para el otro grupo me parece más acertada la denominación de rivagüeritos, a la manera que lo planteó M. Gutiérrez en su trabajo sobre la generación del 50.

Pero el peor de todos es plantear este debate desde una perspectiva extraliteraria: la manipulación mediática que un grupo de escritores realiza con la narrativa peruana. Si bien es cierto que un sector de la prensa y otros medios de comunicación ofrecen una visión sesgada del proceso narrativo peruano, eso es algo que deberían tener asumido y dejar de portarse como el coro de Las suplicantes. La razón es muy sencilla. El chancay cultural -jamás fue una torta- es tan reducido que al repartirlo sólo se recogen migajas. Evidentemente no alcanzaría para todos. Es por ello que este grupo de escritores tiende a mostrar, elogiar y alentar sólo una parte. Y aunque parezca perverso, no es malo, están defendiendo sus frejoles. Si a los dueños de El Comercio, Perú 21 o Caretas les parece bien contratar para su sección cultural a Ampuero, Cueto o Tahys y/o promocionar determinada narrativa o escritores, están en su derecho. Frente a esta realidad sólo queda hacer tres cosas: jamás comprarlos, siempre leerlos y combatir sus posiciones todos los días desde otros medios. Como muchos de esos escritores -neoliberales algunos de ellos ¡Oh ironía griega!- no sobrevivirían a la competencia, se ven obligados a silenciarla. Esa es una muestra de debilidad, no de fortaleza.

La confrontación entre andinos y rivagüeritos, y en general la de todas las tendencias de la narrativa peruana debe darse en plano literario, en el de los textos, con trabajos críticos profundos y desapasionados. Si como sostiene Ricardo Virhuez, las últimas novelas de Bryce son malas y aburridas, que lo demuestre con un estudio. Si Colchado, Castro, Bossio o Reyes Tarazona no merecen ser tomados en cuenta, que también lo demuestren. Que ambos bandos dejen ya de tirarse los coturnos a la cabeza y que abandonen ya la crítica impresionista de gacetilla o tertulia de café. Ninguna tendencia representa plenamente al Perú, todas son sólo una parte de ella. Decían los griegos que los dioses ciegan a aquellos que quieren perder; ya no es así, lo que hacen ahora es darles más ambición que talento.

DINA PÁUCAR, EL MERCADO ALTERNATIVO Y EL CANAL 7

En este contexto y entre líneas es que hay que leer la ponencia de Iván Thays y su referencia a la cantante Dina Páucar. Consciente de lo reducido del chancay cultural y para no poner en riesgo el mercado oficial ni las ventas de los rivagüeritos -me gusta el término-. Nos pide al resto de escritores que creemos un mercado alternativo, "chicha" en su versión, en el que podamos vender nuestros libros sin molestarlos. Esa es una posición que descansa en el miedo a la competencia en paridad de oportunidades, creo que hay que leerla así. Pero a diferencia de los que trabajan en medios privados, Iván lo hace en la televisión pública. Lo que significa que su sueldo sale del bolsillo de todos los peruanos y que ello lo obliga a una pluralidad en sus contenidos. Si no fuera así, -miren que va en condicional- todo el ímpetu con que se critica y se demanda a otros medios en los que no hay nada que hacer, podría ser canalizado para exigirle una mayor difusión de la variedad de la narrativa peruana en un canal que es de todos.

Creo que no es necesario insultar a nadie para decir lo que se piensa y a Iván se le ha insultado desde algunas páginas. Lamento esto, como lamento que Iván lo haya hecho desde la tribuna del congreso comparando una "cáscara de nuez" con el cerebro del crítico González Vigil. Pero también esto tiene una interpretación. Lo que en Virhuez son sólo exabruptos, en Thays es una estudiada estrategia para desacreditar a González Vigil y quitarle el puesto de "crítico oficial" y poder dictar lo que él entiende por canon. Los cánones no se establecen desde el gacetilleo o en una hora de programa a la semana incluyendo los comerciales, es un trabajo intelectual serio y riguroso.

CANTO XXII, LA MATANZA DE LOS PONENTES POR ALONSO CUETO

Parafraseando el refrán: no critica el que quiere sino el que puede. Alonso Cueto, en un artículo de Perú 21 sin más trámite y en una columna, calificó de "irregular" el contenido de las ponencias presentadas durante el congreso. Respetaría su opinión si hubiera asistido a la mayoría de ellas y no sólo a aquellas en las que participaban sus compañeros de grupo. Si no se hubiera ido de museos y toros con Ampuero y demás satélites. Ellos dos fueron "invitados" por la organización -ellos saben qué significan las comillas- y lo mínimo que podrían haber hecho es participar plenamente en el congreso, es lo que le correspondía como "invitados", así lo dictan las Leyes no escritas. Pero no sólo no lo hicieron, sino que además Cueto criticó al resto de sus compañeros, a la mayoría de ellos sin siquiera oírlos, y con el agravante de haber sostenido él mismo la más pobre de las ponencias; que ni siquiera fue una ponencia, sino que confundiendo a la organización del congreso con su agencia literaria, se despachó un soliloquio de promoción de su última novela. Espero que venda mucho en España, ya que le debería entonces a la organización el 10% de lo que gane. Pero no fue tan trágico como lo pinta Cueto. Hubo ponencias buenas, regulares y algunas malas, pero el balance fue positivo. Hasta una genial, la de Carlos Herrera, quien recurriendo al cubo de Rubic pudo ilustrar la compleja variedad en la que pueden dividirse los universos narrativos del Perú de hoy. Muy buena la de Paul Firbas sobre Gregorio Martínez o la de José Antonio Bravo sobre narrativa histórica. Y así una larga lista que obvio por motivos de espacio.

Empecé este artículo con una observación personal y termino con otra. Escuché de un escritor la peregrina idea de que el hecho de publicar en una gran editorial era suficiente argumento para sostener que aquellos que eran publicados por éstas, eran mejores que aquellos que publicaban en las pequeñas o se autoeditaban, como casi el 85% de narrativa peruana. A él y a quienes piensen como él les recuerdo el refrán: Lo que natura no da, Alfaguara no presta. Espero haber satisfecho a los dios

June 27, 2006  
Anonymous Anonymous said...

(esto dijo Cueto hoy en peru21)
Alonso Cueto: Lima nos opaca, nos quita vuelo y perspectiva

¿Qué le dejó el debate entre escritores?
Había odio y recelo. Aprovecharon esta circunstancia para expulsar lo que tenían guardado. Fue su ejercicio terapéutico y se acabó. Espero que ahora estén más tranquilos.

June 29, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Thays y Faveron son los instrumentos más reaccionarios que ha tenido la mafia. No tienen reparo en aliarse con cualquier tipejo que les permita fortalecer su hegemonía, ellos son los que hacen el trabajo sucio. Por eso creo que los dintilacos hacen bien en actualizar el debate ocurrido en Madrid, y hacernos recordar los insultos y agresiones vertidas por los "padrinos" Ampuero y Cueto. Por otro lado no es nada gratuito que Seix Barral haya iniciado sus actividades en el pais con esa lamentable antología de cuentos, por que ahora Planeta amenaza con reeditar los libros anteriores de Cueto, así que, que no nos extrañe sí Alfaguara reedita el "Mamotreto" de Ampuero o sí alguna de estas editoriales neo-colonialistas se digna reeditar cualquier cosa de Niño de Guzmán.

June 29, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Lo de PLANETA es lo típico de cualquer editorial que llega a un país nuevo y necesita de hacerse de una base de autores locales en sus filas. La razón para publicar a Cueto pasa por el bombo del Herralde, y el hecho de que la buena ubicacion de Cueto en los medios de prensa, así como su bien lograda red de contactos en el entorno cultural limeño garantizan a partir de ahora reseñas y publicidad a todo lo que publique PLANETA (lo mismo que sucedió con PEISA estos años). De otro modo, pensemos: ¿qué sentido tiene reeditar las obras de un autor publicadas hace 10 o 15 años y que hasta hoy no terminan de agotar los 1000 ejemplares de su primera edición? Desde el punto de vista del negocio habría que ser bien monse si no hubiera beneficios complementarios.

June 29, 2006  
Anonymous Anonymous said...

Para negar la existencia de una mafia argumenta AMPUERO:

"Es indispensable señalar que Cueto, Thays y Ampuero no dirigen la sección Cultural de ningún diario. ¿Cómo es que entonces esta presunta secta domina los medios?"

Dejemos que le responda el operador de la mafia fujimontesinista, su colega publicista Daniel Borobio:

"Cómo se me puede acusar a mí de peculado y malversación de fondos si yo nunca fui funcionario público."

Para ser operador de una mafia, no necesitas ser nombrado jefe, gerente, editor o lo que sea. Todo lo contrario.

June 29, 2006  
Anonymous Anonymous said...

La visión de Ampuero con relación a los escritores denominados "andinos" (y por lo tanto de todos aquellos que no pedalean con él en el mismo Circuito Beat) queda revelada en el sub-título que precede al párrafo que les dedica en el artículo que abre este post:

LOS DESCONOCIDOS DE SIEMPRE

Con esa desgraciada frase podemos entender cuál es la visión de Ampuero del hombre simple, del habitante humilde de nuestro país, de todos esos resentidos que no son unos papirriquis como él.
Buena, Ampuero. Vamos a sugerirle a los miembros de la CVR que utilicen esa frase para el capitulo de su informe dedicado a las víctimas de la guerra aún no identificadas.

June 29, 2006  
Anonymous julio -Debate Popular said...

Creo que lo que dice no es la verdad absoluta sino que habla desde un verdad relativa y desde la posición de las personas que no ocupan el lugar del otro y de alguna forma quieren hacerlo.

July 06, 2010  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home